#Política

El Despertar de Brasil

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El ciudadano está cansado de ver a la clase política acomodándose a las diversas situaciones por su interés personal, nótese que no sólo indigna la corrupción presente, sino que el alejamiento de los intereses de los ciudadanos y la imagen de trabajar sólo en la búsqueda del aseguramiento del patrimonio familiar y de la continuidad de sus reinados políticos.

Brasil está viviendo una nueva realidad. Sus habitantes están más conscientes y exigen con más propiedad sus derechos o en estricto rigor, el retorno de los deberes que debe cumplir el Estado.

Este retorno ya no significa lo mínimo posible, significa lo máximo, tanto en calidad como en cantidad.

Se han organizado innumerables marchas y protestas por todo el país, tanto en las grandes ciudades como en las pequeñas villas. La ciudadanía ya no considera el paradigma de las necesidades múltiples que deben ser cubiertas con los recursos escasos. Desean y exigen todo. Por lo tanto, sus intenciones son obtener lo máximo en calidad de vida, lo que puede ser expresado principalmente en torno a la seguridad, al transporte, a la salud y a la educación.

¿Qué desea en específico la ciudadanía? No es sencillo interpretar un colectivo en tan breves líneas, pero considero que se pide, en realidad se exige, más respeto, consideraciones por las condiciones de vida y una cierta retribución por todos los sacrificios realizados.

El ciudadano está cansado de ver a la clase política acomodándose a las diversas situaciones por su interés personal, nótese que no sólo indigna la corrupción presente, sino que el alejamiento de los intereses de los ciudadanos y la imagen de trabajar sólo en la búsqueda del aseguramiento del patrimonio familiar y de la continuidad de sus reinados políticos.

El comportamiento anteriormente descrito se ha tornado insoportable para el ciudadano, quien requiere, en realidad exige, una planificación del futuro, donde exista la posibilidad de vivir con dignidad y no solo de sobrevivir. La última gota del vaso fueron los gastos en la construcción o adaptación de los estadios para la realización de la Copa de las Confederaciones.

Muchos escándalos financieros de corrupción y gastos mayores a las obras mismas fueron publicados. Hubo noticias de algunas muertes de trabajadores e informaciones sobre la calidad de los materiales, aspectos que en conjunto permiten cuestionar la calidad de las obras realizadas, pues era muy complejo determinar cuánto se invirtió efectivamente en los estadios.

De todas maneras, existe claridad de que aprovechar el momento en que el mundo está mirándonos fue la oportunidad de abrir la heridas de nuestros sistemas, exponiendo los problemas y exigiendo soluciones inmediatas, pero permanentes.

Tal vez la característica más importante del movimiento está en el hecho de que en su generación no existió la participación de los partidos políticos, o sea, sin la utilización de una charla hecha en los gabinetes o determinada bajo los lineamientos de algún dirigente iluminado.

A partir de la primera manifestación, que se realizó en función de los precios del transporte público, hoy existen muchas cosas en discusión. Las exigencias van desde los precios de los combustibles, pasando por las condiciones para el ejercicio de derechos, la utilización o aplicación del dinero público, los valores de los impuestos, dentro de muchas otras.

Es impensable perder esta oportunidad y permitir que las cosas vuelvan al estado anterior, ahora no se pude volver atrás. Es necesario, es imprescindible, seguir adelante y empezar la construcción de un nuevo Brasil, donde sea posible creer en las instituciones.

Hoy el gobierno central está preocupado con la situación. Ha propuesto medidas  esdrújulas, como cambios en nuestra constitución, contratación de médicos cubanos y realización de consulta popular acerca de cambios en las leyes de organización de los partidos políticos.

De todos modos,  las manifestaciones continúan pues no son cambios legales los que se están exigiendo. Se exige modificaciones en el comportamiento, es decir, que las promesas finalmente sean cumplidas. No se puede aceptar más actitudes individualistas en el tratamiento de la cosa pública. Es justamente un paso más del que lograron los indignados, quizás en esta ocasión se pueda materializar las exigencias y aún es más, esto puede ser un ejemplo para que la ciudadanía del resto de Latinoamérica también se ponga de pie.

* Entrada escrita por Carlos César Dias, Máster en Banca y Finanzas,
Coordinador de Democracia Activa en Brasil.

 

 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Donde las prácticas a las que se apunta con fiereza (incluso con cierto espíritu de superioridad moral) como responsables de la deslegitimación de la institucionalidad, del ejercicio de lo público, no s ...
+VER MÁS
#Política

Tropiezos del Frente Amplio: ¿Crónica de un fracaso o de aprendizaje?

Medio siglo después exorcicé aquellos fantasmas de Life que me producían tanto espanto y escribí un novelón de 400 páginas sobre el infierno del Somme entre 1916 y 1918 que algún día estará en los ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un verano en el Somme

Proteger la identidad cada día se hace más urgente y necesaria. Aysén no puede ni debe cerrarse a ninguna actividad productiva o de servicio; pero debe exigir que las actividades se desarrollen con una b ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Los proyectos ZOIT en Aysén, deben incluir estudios de carga

El boxeador que privilegia el espectáculo, lo hace en desmedro de su propia salud, más en una época en que incluso el uso del bucal era escaso, con guantes que apenas cumplían las medidas de seguridad m ...
+VER MÁS
#Deporte

Manuel Castillo: el estilista contra el público

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable