#Política

El descontento transversal en las encuestas y la política del carisma

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Las encuestas de opinión pública presentadas los últimos días, a diferencia de lo que podría pensarse, no muestran resultados beneficiosos para ningún sector político. Por el contrario, reflejan un descontento generalizado con las principales coaliciones, y sólo se atisba el posicionamiento de algunos líderes carismáticos.

Un primer punto llamativo de las encuestas  CEP y Adimark entregadas recientemente, son las cifras de aprobación al gobierno y específicamente a la gestión presidencial. La encuesta CEP (Junio-Julio 2010) arrojó un  45% de aprobación al gobierno y la encuesta Adimark  (Julio 2010), un 46%. Estos números son negativos para el gobierno por dos razones: 1) Los resultados son más bajos que en los gobiernos anteriores a la misma fecha,2) Los datos muestran una tendencia  a la baja en la aprobación (caída de 6 puntos porcentuales en comparación al mes de Junio según Adimark).

Si bien esto podría parecer una buena noticia para la oposición, los resultados son aún peores para la Concertación.  Según la CEP tan sólo un 26% aprueba el accionar del conglomerado, mientras que según  Adimark la cifra es un 33 % de aprobación al actuar de la Concertación en su rol opositor.

Estos resultados pueden tener su explicación en diversos factores.  Las expectativas generadas por un nuevo gobierno siempre son altas, pero lo son aún más en los casos en que cambia la coalición gobernante. Las promesas de una nueva forma de gestión difícilmente se pueden cumplir de la misma forma en que se plantean en un contexto de efervescencia electoral. La realidad obliga a hacerse cargo de problemas concretos y enfrentarse a constantes complicaciones. El terremoto y  el problema del transporte público son ejemplo de ello. Es posible que con el tiempo están cifras vayan aumentando tras este primer desencanto.

La oposición, en tanto, difícilmente podría esperar resultados distintos, ya que no ha logrado ordenarse internamente a nivel de partidos y no ha respondido a la contingencia como un conglomerado unificado. Tan sólo han actuado algunos personajes políticos de forma individual frente a respectivos problemas puntuales. De este modo difícilmente la opinión pública puede realizar una evaluación de la oposición como un conglomerado identificable.

Lo esperable, en este contexto de desencanto, es que las coaliciones apuesten por referentes individuales que tomen distancia de sus  partidos de origen. Los datos muestran que la opinión pública cada vez se identifica menos con las coaliciones (según CEP un 50% no se identifica con ninguna coalición) y una gran cantidad de personas no se identifican ni con el gobierno ni la oposición (22% según Adimark). Sin embargo la opinión pública sí destaca figuras específicas dentro de las coaliciones como es el caso de Bachelet  que se perfila lejos como la figura más importante de la Concertación (con un 58% según CEP seguida muy de lejos del 3% de Lagos), y Lavín en la Coalición por el Cambio (28% seguido por el 5% de Hinzpeter).

Por lo tanto, el escenario político demuestra un descontento con la gestión de todos los actores políticos, y resulta esperable que la tendencia se oriente a cada vez más a la competencia entre líderes reconocidos por sus atributos personales, más que por su procedencia política. Él éxito electoral por lo tanto dependerá quién tenga un líder carismático más competitivo y no de una determinada posición política.

 

* Rodrigo Silva J. es cientista político de la UDP y © Magíster Ciencias Sociales. U Chile.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

06 de agosto

Durante años (por lo menos la última década), encuesta tras encuesta de opinión, la valoración de la actividad política se hunde. El ciudadano común desconfía de los políticos, pierde identificación con respecto a los partidos o coaliciones, y en general asume “que las cosas no van a cambiar”; educación, salud, empleo… Yo he oído que es un lugar común eso de criticar a la política, que es un lugar de desahogo internacional echarle la culpa a los políticos; y quizá sí hay algo de eso, que “cada país tiene los políticos que merece”.
Pero en lo personal, a mi me incomoda demasiado ver que ellos, nuestros políticos, no se den por aludidos. Toman minutos en cámara, radio, y prensa para “interpretar” los puntos de aprobación y desaprobación respectivos, pero ni uno sólo es capaz de ponerse de pie y decir: “Saben, llevo 20 años en la política (o más) y me da vergüenza que no seamos capaces de convocar a la ciudadanía, y que ni siquiera confíen en nosotros. ¿Que hemos hecho tan mal?” La verdad es que la política se mantiene por la pura inercia de las grandes tradiciones políticas, los grandes conglomerados políticos y su impresionante despliegue de publicidad electoral. La inercia se caracteriza por no necesitar de mayores sacrificios o renovación de fuerzas.

Aún así me sorprendo con las dificultades de la instalación del nuevo gobierno y las dificultades de la instalación de la nueva oposición, de mí juicio los segundos van peor. La incapacidad de realizar una autoevaluación e intentar renovarse, pero también veo que no les conviene hacerlo, y en este tipo de personajes la conveniencia manda, manda “lo políticamente correcto”.

Último. Bachelet y Lavin son las respectivas figuras reconocibles en la actualidad. La reciente presidenta y el dos veces candidato, ¿alguien puede calcular la visibilidad que estos dos personajes juntan? ¿el costo en inversión publicitaria que significaría levantar otro nombre que tenga el mismo reconomiento entre los chilenos? Estos dos están para el “Hall of Fame de las grandes marcas chilenas”. Nuestra política es tan carente de contenido que difícilmente alguna de nuestras colaciones vaya a darse el trabajo de arriesgar la siempre confiable y segura inercia.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

Lo único que hoy tenemos claro es que estos próximos cuatro años de gobierno será una constante lucha ideológica, y se nos viene una gran reestructuración del sistema político actual, en el que los p ...
+VER MÁS
#Política

Lo que nos queda por hacer

Nos tendremos que acostumbrar a un nuevo escenario político que llegó para quedarse, en donde se han configurado tres bloques en el poder que podrían repetir la experiencia de los tres tercios.
+VER MÁS
#Política

El nuevo centro político

El próximo domingo 17 de diciembre los chilenos tendrán que poner en la balanza dos culturas que se resisten a compartir de manera simultánea el mismo espacio
+VER MÁS
#Política

Chile frente a Chile

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

¿Cuál debiese ser la preocupación esencial? Primero que todo, brindarle al INE, de una vez por todas, la autonomía que requiere. De esa forma, se evitan suspicacias sin bases o gustos políticos como el ...
+VER MÁS
#Economía

Censo 2017 ¿Un déjà vu? ¿Problema del INE, del gobierno o del Estado?