#Política

El baile de los cabreados

16 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En este país ya somos muchos los que estamos cabreados.

Cabreados del circo, cabreados de que se regalen los recursos del país con un Royalty chanta, de que se defraude al fisco y con unas donaciones se pueda salir libre de polvo y paja. Cabreados de que no haya reconstrucción en el sur, de que deje a niños con tirosinemia, cuya vida depende de un remedio, abandonados a su suerte. Cabreados de que no haya una Oposición ante todo esto.

La Concertación no entiende (o peor, prefiere no entender) que la ciudadanía está harta de su lógica del mal menor y de búsqueda de alianzas que, en definitiva, sólo suele beneficiar a la misma casta política. Hace poco vimos la terrible votación que terminó por aprobar el Royalty minero, una vergüenza que sólo nos hace recordar las tristes consecuencias que ya antes ocurrieron por regalar nuestros preciados recursos naturales.

Como país debemos ver el show de una Concertación (seamos justos, no toda la Concertación, sólo la parte más poderosa, temerosa de primarias y defensora de intereses mezquinos) que parece cada día más cómoda con la situación actual. No sólo NO HACE una oposición fuerte y con convicción, sino que se vuelve cómplice de arreglines sucios (¿qué mejor momento para sacar medidas de secretismo en las comisiones del Congreso?). Quizás con la idea de que si a la larga algo sale mal, podrán levantar el dedo acusador y ganar un par de votitos para las próximas elecciones… y bueno, si todo sale bien, vamos sacándole el jugo a los beneficios.

Lenta, aunque quizas ya no tan tímidamente, se está formando un sentimiento, un ansia de oposición ciudadana, que no es otra cosa que personas cabreadas con la manera en que se están haciendo las cosas. Personas que, gracias a las redes, ven que no están sol@s en ese sentir, sino que le acompañan miles. Y que demostramos, de nuevo gracias a las redes, que SÍ SOMOS CAPACES de organizarnos de manera explosiva y espontánea para protestar, tal como ya se pudo ver con el caso de Punta de Choros. Podemos estar de acuerdo o no con lo conseguido con esa protesta -quizás no se consiguió un fin más alto que la llamada del Presidente a un lobbista y que este detuviera en ‘ese’ lugar la termoeléctrica, y a cambio de quizás qué-, pero no notar que ahí ocurrió algo importante, o peor aún, quitarle valor y no tomarlo como un punto de partida para cosas más grandes, es algo torpe y miope. Barrancones puede llegar a ser (si nos lo permitimos) un puntapié, un gérmen de inquietud ciudadana y de un indicio de que hay herramientas (Internet) que antes no teníamos para poder suplir la poca cultura de movilización ciudadana.

Exigir una marcha ilustrada a un país que perdió todo rastro de escuchar y escucharse en las calles y que, hasta hace unos meses consideraba una medida absurda e inútil protestar pacíficamente en la calle, es darse con una autozancadilla. Esto no significa que la gente tenga que salir desaforada a la calle a exigir porque sí. Pero es posible ver que algo pasó ese día y es el inicio para que nosotros nos preocupemos de informarnos y de no tener miedo al que dirán. ‘La historia es nuestra’.

Esta es una oposición incipiente, que recién da sus primeros pasos, quizás algo desorientados aún, pero el sentimiento de hastío es más fuerte. Es una Oposición desde la guata, no desde la calculadora.

Si bien yo mismo soy testigo de que durante esas protestas Carolina Tohá cruzaba las filas de personas que marchábamos en su camino a una reunión en La Moneda para tratar el tema de Barrancones, me sorprende no tener noticia de que haya surgido una voz firme y clara de gente concertacionista marcando oposición. Durante la huelga mapuche también hubo algunos diputados concertacionistas que, brevemente, se sumaron a la huelga de hambre, pero se echó de menos una acción más de bloque. Alinco fue de las pocas voces de protesta frente a lo que pasó con el Royalty, al resto se les veía muy conforme. Hubo quienes alzaron la voz frente a los niños con tirosinemia, pero la situación va de mal en peor y nadie parece querer darle atajo.

Por la trampa del binominal es muy poco lo que se puede hacer sin esta Concertación, a la que se le ve engordando en la UTI. El tiempo del shock post elecciones ya pasó, no hay excusas para esta falta de acción. ¿O no bastó lo ocurrido en diciembre pasado para ver que la gente no votará por ustedes por verlos como la opción menos mala que vendrá al rescate? ¡Gánense el apoyo!

Una vez pasada la anestesia minera en el país, creo que bastarán una chispas para que de nuevo veamos gente marchando en las calles, y gracias a Internet estos serán actos cada vez más coordinados y en todo el país.

Al grupito de miembros roñosos y apolillados de la Concertación con miedo a los cambios: si no se nos unen, no nos estorben.

———————————-

Foto: Gonzalo Zapata / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

26 de octubre

Tengo que reconocer que esta columna me ha representado absolutamente. He sido de la concertación desde siempre (nunca militante en algún partido). Por lo mismo ha sido tremendamente doloroso ver como este conglomerado se ha “perdido” bajo el peso de su propios errores. Y mas doloroso aún es darse cuenta que hoy, a 8 meses del nuevo gobierno de la alianza, la oposición sigue enfrascada en peleas pequeñas y luchas internas que no tienen nada que ver con nosotros “la gente”. Es verdad, estamos cabreados, avergonzados, dolidos, desilusionados. Pero no por eso menos activos sino todo lo contrario, Y somos millones!

26 de octubre

100% de acuerdo con lo expresado en esta columna. Somos un gran sector de la ciudadania que estamos hartos de como se están haciendo las cosas, y de ver como la concertación no asume su papel de oposición. Me disgusto bastante que fueran “el mal menor” en las pasadas elecciones, pero lamentablemente asi fue, y aun están dentro de ese concepto.

29 de octubre

Al igual que tú absolutamente de acuerdo con la columna.

26 de octubre

100% de acuerdo. La figura de la concertación se achica a la sombra de un SP que crece

27 de octubre

¿no será mucho el amor por este gallo?

27 de octubre

Yo creo (y es parte de mi crítica) que no es que Piñera haya ganado las elecciones pasadas, sino más bien la Concertación se dejó aplastar por su propia autocomplacencia. La única sombra que Piñera forma es de la carpa de un circo de papelitos y piedras que ha levantado, queriendo ocultar con ella problemas como los que menciono arriba.

Ríos de tinta -y bits- se han derramado criticando a este Gobierno. Mi posteo apunta a ver cómo se genera una oposición a todo esto; una vez organizada, dejar en evidencia las flaquezas del gobierno se irá dando rápidamente: piensa que, sín oposición, casi a diario vemos cómo se tropieza solito.

26 de octubre

Lo que sorprende, a 9 meses de la derrota, es la ausencia total de un ánimo revisionista, crítico. Necesaria para una refundación, la autocrítica no sólo ha estado ausente, sino que al parecer ya ha sido defenestrada y enterrada antes de existir. El acto del 5 de octubre pasado sugiere que el camino fue hacerse los lesos, insistir, majaderamente, que la Concertación vive, ilusamente además, llena de salud. Hay que atreverse a matar a la Concertación, para de una vez por todas, poder decir: ¡La Concertación ha muerto, Viva la Concertación!

26 de octubre

Independiente de que existan salvadores o nuevos rostros que pudieran encauzar a una cantidad de personas descontentas, creo y por eso estoy de acuerdo con varios pasajes de este artículo que el SALVADOR hace rato que no existe y sumándome al comentario anterior no habría ningún problema en dar por “muerta a la concertación”. El salvador que buscamos creo que está en las herramientas que ofrece la Web por la capacidad de infinita difusión, cooperación y efectividad que de buena forma, a veces logra. Ojo con el a veces, sé que no hay que endiosarla.

26 de octubre

Sinceramente, por más que crea que este país está perdido y me diga varias veces que no tenemos vuelta, siempre hay algo que frena el pesimismo o la inercia. Ni siquiera hablo de hechos puntuales, sino de algo más abstracto: debe haber más que este Chile que nos pintan. Hasta puede ser optimismo disfrazado de cabreamiento, no lo tengo claro. Algo me interesa este tema si me doy unos minutos para comentar.

Como Cristian, a veces pienso que no hay que pedir peras al olmo (llámese ciudadanía informada-ilustrada) y pienso que la pega la han hecho muy bien los ideólogos de derecha: instalar la convicción de que somos personas individualistas y que competimos por egoísmo. Y aún así, no dejo de pensar que, con eso a cuestas, ese horrible juicio sobre nuestros hombros, no debería detenernos para pensar en ‘movernos’ ‘en pedir lo que es nuestro’. Una simple pregunta desde esa lógica: ¿no quieres que tu familia, amigos, conocidos, gente que aprecias tenga lo que merece?. Si sé, no es nada altruista, no te pones en los zapatos del desconocido, se fue toda la moral del bien común a la punta del cerro, ni siquiera sé si ‘se lo merecen’, pero el país en el que crecí, me ha hecho elucubrar estas tonterías.

Sin embargo, esta columna expone lo siguiente: hay indicios de disconformidad, las personas están inquietas. Hay un germen; débil, desorientado, pero existe.

Póngale el nombre que quiera: “la concertación se la farreó”, “no me identifico con la derecha”, “derecha y concertación son lo mismo”, “No sé qué voy a hacer cuando jubile”, “Boleteo y no tengo derecho a licencia”, “No quiero que me planten un basurero de proporciones al lado de mi casa”, “Mi hijo apenas aprendió a sumar en el colegio”.

Hay algo ahí y todos nuestros ‘representantes en el congreso’ deberían estar más atentos.

26 de octubre

ah, en resumidas cuentas: no tenga miedo de exigir.

26 de octubre

Tal vez la mía sea una reflexión mezquina, a lo mejor porque disiento. Hoy nos es más cómodo exigir desde cómodo palco, desde la mejor información y los mejores nichos desde donde podemos opinar, por ejemplo este, el que otorga el Quinto Poder. Muchos políticos seguro sondean su diario actuar a partir de que la opinión ciudadana esta a un par de bits.
Cuando recordamos la cita de Allende “La historia es nuestra” vale bien la pena terminarla señalando que …y la “hacen” los pueblos. No la twittean ni la opinan. Entonces la pregunta es. Cuántos de nosotros hacemos?

26 de octubre

Supongo que el proponer debate, darle uso al derecho que todo ciudadano tiene de poder expresar su opinón y disconformidad puede llegar a ser considerado por algunos como algo cómodo. Por mi parte, encuentro más cómodo aun sentarse en los laureles de los viejos -aunque reconocidos- logros de la Concertación. El problema, Pedro, es que la Concerta se ha armado de todo un listado de pretextos (en la medida de lo posible, el mal menor, qué ha hecho quién, etc…) para terminar malamente justificando el por qué no escuchan lo que la gente, con todo el derecho del mundo, les exige.

Se les ha formado una dura costra de falta de autocrítica y lo peor que puede hacer la Concertación es hacerse la ofendida en vez de atinar a ver que la gente necesita que de una buena vez reaccionen y hagan oposición a tantas barbaridades que están ocurriendo.

Qué hacemos entonces, Pedro? Nos quedamos mirándonos las caras preguntándonos quién ha hecho qué, o de una buena vez agarramos la pelota y comenzamos a hacer juego?

27 de octubre

Los gobiernos de la Concertación representaron el retorno a la democracia -en la medida de lo posible- después de 17 años de dictadura. Sin embargo, este retorno de la antojadiza vedette llamada democracia produjo un letargo en la conciencia política del común de las personas, dejando toda la responsabilidad de la dirección social, política y económica del país a terceros. Nuestra voluntad política quedó asi guardada en el cajón de los recuerdos. Nos vendieron la pomada del cambio, de la añorada alegría, pero sólo recibimos un nuevo envase para un modelo que ya llevaba años en carrera.

Confiamos -no sé si ingenuamente- en que delegar absolutamente nuestro actuar político en terceros sería lo mejor para la patria, país, nación o como queramos llamarlo. Sólo participamos activamente -de nuevo, en la medida de lo posible- en las elecciones municipales, parlamentarias y/o presidenciales. ¿Y el resto del año? bien gracias y no se preocupe, aquí en Chile las instituciones funcionan, siga no más con su letargo.

La Concertación tiene la gran responsabilidad -o fue un cómplice a gran escala- de haber continuado la matanza de nuestra historicidad, de alejarnos de las decisiones que conllevan el devenir de este país.

¿Qué es todo este cabreamiento como llama Cristian a este sentir que compartimos muchos? Pienso que el tema va más allá del medio. Los propios medios se encargan de desviar la atención hacia las formas más que a los fondos, olvidando nuestro cabreamiento, sepultándolo, invitándonos a guardarlo en el cajón, junto a nuestra responsabilidad civil, política, social o como quieran llamarlo. Los medios han sido superados por sus objetivos económicos, dejando de lado los sociales.

El cambio de mando desde los sectores políticos de centro-(pseudo)izquierda y a otro de centro-derecha, despertó en algunos el ser político que todos llevamos, ese que antes aparecía sólo para las elecciones. Opinamos, criticamos, chaqueteamos pero no hay una fuerza que aglutine todo esto. Seguir esperando a que la Concertación despierte es simplemente creer que hay vida después de la muerte. Podemos decir parafraseándo a Nietzsche que “La Concertación ha muerto y parece que la mataron los hombres”, hombres ambiciosos que sólo pensaron en no perder el poder. Ahora la Concertación es parte del museo político y debemos hacer todo lo posible para que así sea.

La realidad actual necesita de una nueva fuerza o no sólo una. Necesitamos un cambio político, que renueve la sinergia social, política y económica. Un cambio de verdad, no de eslogan, un cambio que conlleve a que esta larga y angosta faja de angustias la sintamos de verdad como nuestra.

¿Cómo concentramos este sentir? ¿Cómo le damos cuerpo, alma y -por cierto- un buen cerebro? La idea es que el cabreamiento nos devuelva nuestra condición de actores políticos y no nos transforme en -o confirme como- cabras de un rebaño.

¡Viva Chile Cabrones!

27 de octubre

¡Valiente!

27 de octubre

Es la sociedad civil, independiente del actuar de organizaciones corporativas como los partidos , la que debe defenderse de los golpes que da el poder a los ciudadanos…actuando libremente y de manera conjunta e independiente.

Lo denunciado en cuanto a las mineras y los desechos denota claramente que ni la Concertación ni la Alianza actúan en función de los ciudadanos y su bienestar sino en función de sus propios intereses grupales…ese egoísmo colectivo que las élites ejercen de manera coordinada.

Angel

17 de julio

Kale9u,a ferramenta do Google e9 itnrena e os dados ficam na prf3pria empresa .o problema de dominae7e3o de homens pelos homens e9 uma situae7e3o humana. Na rede digital ela se desloca de eixo, ganha novas nuances, mas basicamente a situae7e3o permanece a mesma, desde que um homem da caverna tornou outro escravo dele.abrae7os,Valeu a visita!

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Donde las prácticas a las que se apunta con fiereza (incluso con cierto espíritu de superioridad moral) como responsables de la deslegitimación de la institucionalidad, del ejercicio de lo público, no s ...
+VER MÁS
#Política

Tropiezos del Frente Amplio: ¿Crónica de un fracaso o de aprendizaje?

Medio siglo después exorcicé aquellos fantasmas de Life que me producían tanto espanto y escribí un novelón de 400 páginas sobre el infierno del Somme entre 1916 y 1918 que algún día estará en los ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un verano en el Somme

Proteger la identidad cada día se hace más urgente y necesaria. Aysén no puede ni debe cerrarse a ninguna actividad productiva o de servicio; pero debe exigir que las actividades se desarrollen con una b ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Los proyectos ZOIT en Aysén, deben incluir estudios de carga

El boxeador que privilegia el espectáculo, lo hace en desmedro de su propia salud, más en una época en que incluso el uso del bucal era escaso, con guantes que apenas cumplían las medidas de seguridad m ...
+VER MÁS
#Deporte

Manuel Castillo: el estilista contra el público

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable