#Política

Derecha, dictadura y derechos humanos

9 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Llegó la hora de que las nuevas generaciones de derecha, expresemos nuestra empatía con el sufrimiento ajeno y terminemos con los absurdos homenajes hacia quienes son responsables, directa e indirectamente, de las atrocidades que se cometieron sistemáticamente durante 6.025 días.

Crecer escuchando visiones derechistas respecto a lo sucedido en Chile tras la elección de Allende, tiende a construir una imagen que se colapsa con los antecedentes que hoy en día salen a la luz.

Gracias a todos esos programas de los cuarenta años del golpe, creo que a mis 36 años, tengo claro lo que quiero y no quiero para Chile. Es más, a la luz de los relatos que aparecieron en el programa de Informe Especial, “Hijos Invisibles”, siento que todo análisis basado en economía, gestión de gobierno e ideologías políticas, es eclipsado y superado por los antecedentes de violaciones a los derechos humanos, que aniquilan cualquier tipo de argumento que desee reivindicar la dictadura. Llegó la hora de que las nuevas generaciones de derecha, expresemos nuestra empatía con el sufrimiento ajeno y terminemos con los absurdos homenajes hacia quienes son responsables, directa e indirectamente, de las atrocidades que se cometieron sistemáticamente durante 6.025 días.

No soy ingenuo, entiendo a quienes vivieron injusticias durante el tiempo de la UP. De hecho, mi padre me contaba cómo los GAP entraban al restaurant que administraba, a tomar y comer a destajo, pagando luego con pagarés sin fondo. Así mismo siento que faltan programas interesados en evaluar si la situación chilena fue resultado del Gobierno de Allende (Altamirano) o de una disputa entre la Unión Soviética y Estados Unidos. Comprendo también a quienes mencionan acciones violentistas del MIR que mataron a civiles, y no desconozco que había quienes desearon que Chile pasara del socialismo al comunismo. Quizás la única duda que tengo es si Gabriel Valdés, con un poco más de tiempo, pudo haber logrado un nuevo plebiscito o si directamente el Golpe era el botón para resetear el país. En fin, ese es tema de historiadores y cientistas políticos que puedan integrar la historia libres de influencias. Hoy quiero hablar de otro tema.

Escuchar los vejámenes que se cometieron en dictadura, te golpean fuerte. Profesionalmente se aprecian dos cosas graves. por un lado, se nota una improvisación asquerosa, que justificada en la búsqueda de una verdad inexistente, dio rienda suelta a escenas infernales; por otro lado, reconocemos cómo seres infrahumanos, amparados en un rol de investigador maquiavélico, compensaron sus deseos más macabros en “ordenes” de mandos superiores con sintonía patológica. Hechos como violaciones sexuales, electrocución de embarazadas, quema de personas vivas, asesinato de padre frente a sus niños, desaparición de cuerpos mediante uso de explosivos, programas de exterminio y desaparición de restos, etc, corresponden a acciones realizadas por personalidades psicopatológicas del peor tipo, que nunca pensaron en servir al país, sino sólo en dar rienda suelta a sus perversiones.

Estos hechos los condeno y repudio, y estoy seguro de que si algún día mi hijo me pregunta, le diré la verdad: durante la dictadura muchas bestias estuvieron sueltas, y muchas aún lo siguen estando.

Pero no soy ciego, ni fundamentalista, atrocidades se comenten en todos lados, bajo todos tipo de modelos políticos, porque siempre existirá alguien que se siente con el derecho de abusar de la dignidad del ser humano para imponer su visión. Kim Jong-Un en Norcorea y Fidel en Cuba, Israel en Palestina y Estados Unidos en Abu Ghraib y en Guantánamo, son algunas muestras de ello. Antes fue Idi Amin en Uganda, Hitler en Alemania, Stalin en la URSS, Torquemada en Europa y Nerón en el Imperio Romano. La historia universal está llena de bestias, pero el tema no es ese.

Cuando se debate sobre derechos humanos no se puede jugar al empate. Incluso si quieren señalar que estábamos bajo “guerra civil”, concebir que la tortura es parte de la guerra, no permite entender cómo algunos uniformados, entrenados para proteger a ciudadanos chilenos, decidieron violar a una mujer o introducirle un tubo para que una rata entre a su vagina, como parte de un interrogatorio. Amigos míos, eso es socio y psicopatía pura.

Respecto a quienes dicen estar aburridos del tema, bueno, mientras un imbécil decida homenajear a un símbolo de estas atrocidades, estos programas son necesarios. Ahora bien, en privado que haga lo que quiera, e incluso puedo llegar a estar de acuerdo en la sobre exaltación de la figura del ex Presidente Allende, pero bueno, eso es un juicio político que dista mucho del juicio moral condenatorio que todos debemos tener sobre los crímenes antes descritos.

Quienes deseamos actualizar a la derecha, debemos comprender que nuestra función en la política es proponer un sistema distinto a los modelos estatistas que hoy reinan en Sudamérica, debemos ser capaces de defender las libertades individuales y el derecho a elegir, pero no podemos hacer la vista gorda a la falta de regulación del mercado; podemos proponer un modelo basado en valores, cristianos, universales, laicos o lo que sea, podemos ofrecer al electorado lo que queremos para Chile, pero siempre pesando qué nos habría pasado si hubiésemos vivido lo mismo, si nuestro padre hubiese sido lanzado al mar, si nuestra madre hubiese sido violada por muchos, si nuestros tíos hubiesen sido quemados vivos y si nosotros hubiésemos sido abandonados en una plaza de un país desconocido. ¿Acaso no querríamos que nunca volviera a suceder?

TAGS: #DerechosHumanos Detenidos Desaparecidos

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Alejandro Saez

18 de diciembre

Cuando la evaluación de un hecho histórico está cargada de emotividad, es muy difícil ser justo.
Chile de los ’70 era muy diferente del CHile actual. No solo en su paisaje, sino en sus valores. La juventud entonces, se criaba aprendiendo que los hombres resolvían sus problemas a puñetes. El líder de un curso era el mejor peleador, y ese mérito era más importante que el rendimiento académico. Los vecinos se cruzaban en la calle e intercambiaban insultos (por sus diferencias políticas) y de ahi pasaban a la violencia física. Los soldados chilenos concurrían a capacitaciones en otros países, para aprender a combatir el socialismo…
¿Puede entonces juzgarse como hoy un hecho violento? desde luego puede juzgarse, pero no como hoy. Sin duda estuvo mal, pero sus orígenes están en lugares más profundos.
Visto en el contexto de esos años, el Golpe Militar fue una respuesta proporcional a los problemas del país, y valorada por la inmensa mayoría de los chilenos (me incluyo). La DC apoyó el Golpe, mayoritariamente.
Y desarrollo posterior de los hechos fue también gradual. Cada día que pasaba, cambiaba la moral universal, por tanto la violencia comenzaba a ser criticada con mayor severidad.
Así pues, siento demasiada rigurosa tu apreciación. Lo que hizo mal, tiene “porqués” y sin duda alguna, esos hechos nunca más volverán a repetirse, por el bien de Chile.

18 de diciembre

Gracias.
Que buena manera de presentarme un contexto que no viví.
Y también espero que nunca se vuelva a producir.

19 de diciembre

Chan chan
Jajajaja GIO!

Estabas escuchando RATM?

La idea de la política debe ser no perder el norte… LAS PERSONAS CON NECESIDAD!… Social!!!

Un abrazo y la honestidad de tu reflexión….. NOTABLE

solopol

19 de diciembre

Habitualmente se nos pide hablar de política, se nos empuja a interesarnos y participar, pero el discurso imperante desde hace 40 años, referido a la dictadura, la UP, gira en torno al modelo o estrategia de desarrollo economico, a las virtudes del neoliberalismo o de una economía socialdamócrata, o más estatista. Soy más partidario de la segunda alternativa, pero creo no va por ahi el tema. La conversación política gira en torno a un asunto de dinero, unos quieren un mayor crecimiento, generar más riqueza, otros buscan una mejor reparticion de las ganancias. Pero, en el fondo, se trata de una discusion por plata, y es esta discusion la que venimos viviendo desde hace muchas décadas, y cada vez mas acentuadamente. Entonces se dejan de lado aspectos obvios, por ejemplo si a alguien se le pregunto qué modelo economico elegir, teniendo en cuenta además que ninguna decision es definitiva, la democracia permite cambiar cualquier decision o modelo que se adopte ya que es la eleccion de una sociedad en un momento del tiempo, y la opinion o preferencia de esta puede cambiar. Por tanto, pienso, hay una discusion muy cerrada y muy restringida que abarca 40, o tal vez más años de nuestra historia, en que los temas, el dia a dia, lo que dicen los diarios, el interes de las personas, se ha reducido notablemente. Por ejemplo, la vida urbana no interesa sino en la medida que se refiera a un asunto economico, cuanto ganan las comunas mas pobres y cuanto ganan las mas ricas, y no, por ejemplo, si, pobres y ricos conviven en una misma comuna. Incluso la vida cultural se ve permeada por este interes desorbitado por la plata, no por la existencia del mercado necesariamente, ya que todo arte entendido como “politico” termina siendo una discusion acerca de la pobreza y de la riqueza y las desigualdades sociales (economicas). Y por supuesto, los derechos humanos, con todo lo que conlleva la condicion humana, es un interes en el ultimo lugar de la tabla, pero léase ultimo de los ultimos. Por lo mismo, cuando se habla de dictadura, incluso la izquierda cae en un discurso materialista, y ya la dictadura en sí no pasa a ser lo más relevante o lo más terrible, sino que el “modelo” adoptado (con el cual yo estoy en desauerdo): importa mas que la dictadura haya implantado afps, isapres, privatizado la educacion y la salud, que la dictadura misma. Razon por la que nunca nos preguntamos quien toma las decisiones, quien elige el modelo, y si esta decision realmente tiene que ser definitiva, como muchas veces creemos que es. Porque en una democracia las decisiones de los gobiernos, salvo raras excepciones, son temporales, aun en un espacio muy largo de tiempo, pueden durar decadas, pero se pueden revertir. Entonces, a lo que voy, es que la vida en comunidad de la sociedad chilena, su discurso, su dialogo, es asombrosamente simplista. Para unos la dictadura estuvo “bien” porque “crecio la economia”: para otros la dictadura estuvo mal porque “aumento la desigualdad” (argumento con el que estoy de acuerdo, pero no es lo importante aqui). Pienso que cuando se habla de la dictadura y sólo se resalta su consecuencia economia se banaliza el problema. Es verdad que es importante, pero no es lo más importante. Lo que importa es lo que dice tu columna: por ahi va el asunto, y ocupas las palabras adecuadas, tanto afectiva como intelectualmente. Lo que asombra, y debe terminar alguna vez, es ese reduccionismo en que estamos inmersos que es pasmoso y va mucho más allá de lo entendible, de lo “practico” o lo “racional”. El exceso de racionalismo puede ser irracional. El abuso de argumentos materialistas para describir una realidad humana cansa, aburre, agobia, y hace pensar que vivimos en un mundo y una sociedad sin sentido, que no va a ninguna parte y que realmente genera mas depresion y cansancio que cualquier otra cosa. Si no queremos vivir asi es necesario cambiar nuestra forma de pensar. Saludos y gracias por la columna.

Salvador Saffie

19 de diciembre

El problema de la derecha es la izquierda. Y el problema de la izquierda es que fracasa cuando se termina el dinero………….. De los demás.

solopol

19 de diciembre

El problema de la gente que cree en un solo sector político es que es imbécil, o cara de raja, o una mezcla de las dos.

28 de diciembre

¡Qué tierno! Quizás también con el tiempo le lleguen los insights “económicos” acerca la acumulación de riquezas de ciertos grupos en el periodo de dictadura NO precisamente por sus aptitudes empresariales y los insights “políticos” de que la dictadura tuvo un origen de presiones políticas surgidas de la guerra fría.
Imagino ya habrá leído el informe Valech (cumple ya 10 años público y de libre acceso – excepto durante una semana en el gobierno de Piñera) y el informe Church del senado de los EEUU publicado en 1975. Algunas párrafos de este último para el bronce:

“One institution in Chile which was used in a general anti-Allende effort was the newspaper chain EL MERCURIO. Both the United States government and ITT were funneling money into the hands of individuals associated with the paper. That funding continued after Allende was in office.”

“The covert action “spoiling” efforts by the United States during the 1970 campaign did not succeed: Allende won a plurality in the September 4 election. Neverteless, the “spoiling” campaign had several important effects.
First, the “scare campaign” contributed to the political polarization and financial panic of the period. Themes developed during the campaign were exploited even more intensely during the weeks following September 4, in an effort to cause enough financial panic and political instability to goad President Frei or the Chilean military into action.
Second, many of the assets involved in the anti-Allende campaign became so visible that their usefulness was limited thereafter. Several of them left Chile. When Allende took office, little was left of the CIA-funded propaganda apparatus. Nevertheless, there remained a nucleus sufficient to permit a vocal anti-Allende opposition to function effectively even before the new President was inaugurated. ”

The propaganda campaign included several components. Predictions of economic collapse under Allende were replayed in CIA-generated articles in European and Latin American newspapers. (…)
Second, the CIA relied upon its own resources to generate anti-Allende propaganda in Chile. These efforts included: support for an underground press; placement of individual news items through agents; financing a small newspaper; indirect subsidy of Patria y Libertad a group fervently opposed to Allende, and its radio programs, political advertisements and political rallies; and the direct mailing of foreign news articles to Frei, his wife, selected leaders, and the Chilean domestic press.

The freedom of the press issue was the single most important theme in the international propaganda campaign against Allende. Among the books and pamphlets produced by the major opposition research organization was one which appeared in October 1972 at the time of the Inter-American Press Association (IAPA) meeting in Santiago. As in the 1970 period, the IAPA listed Chile as a country in which freedom of the press was threatened.

De hecho, volviendo a la cuestión de los derechos humanos de los que hace el quid de su columna ¿sabe cuándo los gringos “supieron” que habían atropellos a los derechos humanos en Chile? “1974, October 25 The Inter-American Commission on Human Rights of the O.A.S. reports “grievous violations of human rights” in Chile.” A octubre del año siguiente, 1975, las naciones unidas sabían de 11 centro de tortura acá. O sea, se supo de inmediato el ejercicio de torturas ¿y algo se hizo para detenerlo? Al contrario: duró 17 años la dictadura y a nuestro flamante tirano se le dio el puesto de “senador vitalicio” vía constitución de 1980 – la misma que sigue hoy en día con ciertas modificaciones cosméticas. Perdone mi expresión, pero ¿¡qué es esa hueá de “senador vitalicio”, si ni siquiera nadie eligió a Daniel López de presidente!?
En fin. Estoy solo disgregando.
Creo que lo único que me ata a los relatos de izquierda es que hay una defensa de la política interior a las intromisiones extranjeras. Y ello desde la caída de la URSS es más claro: que un gobierno sea de izquierda (verdadera, no como esta cosa que tenemos aquí en Chile) es plantearse como autárquico por lo menos en lo político sin hacer caso de lo que el imperio diga.
Ni siquiera sé que sentido de estatista es lo tan terrible que puede significar… más bien creo que la propaganda ha destruido la posibilidad de entender correctamente los alcances y límites de la planificación centralizada. La propaganda y la ideología permean la academia y la historia, y eso se traduce en que aun hoy es oscuro dar con una receta que nos diga qué es lo eficiente o no en administración económica de un Estado.
Empero, si algo ha de sacarse en limpio de este comentario, es que para mí lo natural es que la riqueza se quede con quienes la producen y quienes históricamente han sido los conquistados, más que con quienes, teniendo en un comienzo la ventaja de la fuerza se hicieron del capital hasta acumularlo en niveles donde la competencia se ha vuelto un espejismo como lo que se hoy.

Le dejo una adivinanza ¿quién dijo ‘No habrá elecciones en Chile durante mi vida ni durante la vida de mi sucesor” ?

28 de diciembre

Gracias por la información indicada en tu respuesta, siempre es grato leer en inglés, más aún cuando sobre documentos que de los cuales no tenía conocimiento.
Asimismo te doy las gracias por la condescendencia y la ironía, ser subestimado también es una sensación que me genera agrado, pocas veces tengo el placer de interactuar con mentes tan brillantes.
Quizás mi única duda es esta ¿leíste la columna o sólo te hiciste una impresión con la foto?
En fin, más allá de lo que determinas como propaganda, no me gustan los gobiernos / estados centralmente planificados, principalmente porque me gusta elegir y me cuesta confiar en las determinaciones de terceros.
Ahora bien, reconozco que no tengo conocimientos suficientes para decir si el modelo inglés, alemán, sueco, francés, canadiense u holandés es el mejor; pero si se que en un Chile estilo Cuba, Venezuela o como la Argentina de hoy, no quiero vivir.

Gracias y estaré atento a tus demostraciones de sabiduría.

29 de diciembre

Yo también me adjudico ignorancia en temas económicos y precisamente mi observación general es que es, en la práctica, al ser imposible evitar intromisiones extranjeras en política y economía interna se sigue que no se puede hablar de qué es mejor, si “estatismo” vs “libre mercado”, ya que ambos son imposibles como proyectos sociopolíticos al ser basados en conceptos ideales. Esto sucede en todas las ciencias, por ejemplo, en física los planos sin roce o los gases ideales son modelos que deben ser ajustados a lo empírico, no obstante – y esto lo dejo como conjetura – la economía no ha pasado primero por una etapa de perfeccionamiento de sus modelos descriptivos, sino que ha dictaminado normas desde el apriorismo que fallan ante experimentación (juego del ultimatum). Veo que ud. es psicólogo así que es espero que capte rápidamente este punto.
Ahora bien, mi campo de saber dista de la economía, – he abusado de la ironía y me disculpo si se me pasó la mano – pero siempre he tratado de informarme tanto de versiones “estándar” o “mainstream” de la historia universal y chilenas, así como también de las versiones alternativas y considero que todos debiesen hacerlo incluyendolo a ud. Mi reacción tan negativa nace de una frase suya “En fin, ese es tema de historiadores y cientistas políticos que puedan integrar la historia libres de influencias. Hoy quiero hablar de otro tema.” Me parece espantosa esa especialización nefasta que refleja la frase. Creo que tener una interpretación de la historia es requisito previo a cualquier proyecto político, puesto que saber cómo han actuado las naciones a lo largo del tiempo es, por ejemplo, indispensable para saber cómo plantearse como proyecto-nación a futuro. Abundo en esto un poquito más: Chile en particular ha estado desde hace varias décadas bajo la égida gringa. Esto no es explícito, pero DEBE ponernos en guardia a la visión de mundo que hemos importado desde ellos. Sin embargo, tal dominio tácito no surge de la pura observación empírica – como dice Hume, ver salir el Solo todos los días no es suficiente para deducir que mañana saldrá – sino que es necesaria una interpretación histórica del pasado de la nación y del lugar que ocupa en el presente. Recién ahí es posible plantear REALMENTE cual es el grado de acción que tiene un proyecto político para llevar a cabo reformas más o menos profundas. Lo que dejé citado es básicamente literatura básica para llevar a cabo esta interpretación, imprescindible desde mi perspectiva y prescindible desde la vuestra, de la historia.
Perdón si no me expliqué mejor y si no aporto en lo inmediato datos más concretos, pero por ahora he explicado el origen de mi exabrupto.
Pase buen fin de año.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Si el debate electoral pasado se había centrado en el cuestionamiento al modelo económico y político, en éste no apareció como principal temática durante la campaña. Sin embargo, con la votación con ...
+VER MÁS
#Política

Elecciones 2017: de vuelta a la política

Las izquierdas, en general, debieran poner todo el peso de su voluntad para escapar de la permanente exaltación de los elementos contradictorios y abocarse, a la vez, a la formulación de la síntesis que ...
+VER MÁS
#Política

Atomización de la política (o como naufragar eternamente)

Movilizarse hoy en este paro de advertencia, será preferentemente una acción que llevará agua a los molinos de la campaña de engaños y argumentos oportunistas de una derecha neoliberal que lucha por to ...
+VER MÁS
#Política

El paro del sector público y el sentido común

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno