#Política

Democracia deliberativa

7 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen

Vivimos tiempos agitados, con demandas ciudadanas de todo tipo y plenas de justicia, pero todo el debate nacional arrastra una debilidad que no hemos sido capaces de subsanar en el tiempo. Las prácticas democráticas están al debe en la sociedad chilena y en el contexto del destape de la corrupción con las debilidades y ausencia de nuestras instituciones fiscalizadoras, evidencian la pobreza de nuestra democracia en términos de funcionamiento y especialmente de deliberación.


Por lo pronto falta mucho para legitimar una nueva constitución, aunque se está avanzando, en algún momento debemos decidir la idea de instalar el plebiscito nacional, quizás antes de la nueva constitución democrática.  El plebiscito como mecanismo de solución a nuestras demandas, una alternativa posible, para dilucidar  lo que hoy se escucha con fuerza transversalmente, “no más AFP”, (ley reservada del cobre, Aborto), pues votemos para ello.

La democracia deliberativa en su concepción reconoce que los “ciudadanos son libres e iguales”, mediante un proceso de argumentación y raciocinio, son capaces de llegar a puntos de encuentro y acuerdos. Valorar la democracia implica una mirada del mundo y tomar ciertos compromisos de vida en la sociedad, hoy más que nunca tomamos conciencia del implícito moral que asumimos como ciudadanos al comprometernos a vivir en democracia.

El concepto de “deliberación” exige a la democracia deliberativa una conducta distinta a otras concepciones de democracia. Además, no es cualquier tipo de deliberación, ni tampoco se hace en cualquier lugar, ni de cualquier forma o modo. Esta deliberación es “una forma de debate cuyo objetivo es cambiar las preferencias que permiten a la gente decidir cómo actuar. La deliberación es “política” cuando lleva a una decisión que compromete a una comunidad. La discusión de un trabajo de seminario no es política: los participantes pueden aprender qué hacer en forma individual, pero no deciden actuar colectivamente. Por último, la “deliberación política democrática” se produce cuando el debate lleva a decidir por medio del voto. Si un dictador escucha una discusión y luego decide, la deliberación es política pero no democrática” (Przeworski, 2001 en Magendzo, 2007). 

Por lo tanto, la pregunta es cómo avanzamos en la toma de decisiones en que la ciudadanía se sienta participe y pueda deliberar con las autoridades correspondientes  en un dialogo productivo. En esta sociedad tan neoliberal en que se ha exaltado el individualismo es difícil aspirar en la  formación de un ciudadano participativo y deliberante. Como dice Bauman: “Si el individuo es el enemigo número uno del ciudadano, y si la individualización pone en aprietos la idea de ciudadanía y la política basada en principio, es porque las preocupaciones de los individuos en tanto tales colman hasta el borde el espacio público cuando éstos aducen ser los únicos ocupantes legítimos y expulsan a  codazos del discurso público todo lo demás” 

Indudablemente que lo vivido en Chile a partir del 2011 fue una práctica de formación ciudadana en terreno, con multitudinarias marchas, muchos cafés conversados, reuniones familiares, laborales y no en la academia. Por consiguiente tenemos por delante una complicada tarea con cambios culturales difíciles de superar cuando todas las señales dadas por los gobiernos, empresas y Constitución del 80, exacerbaron el individualismo en forma extrema (un buen ejemplo es la creación y permanencia de las AFP, Isapres y otras) y cuando hubo posibilidades de escuchar la opinión del pueblo, esta se negoció, por ejemplo en las reformas constitucionales del 89, se entregó un derrotado artículo 8 (sobre exclusión de las “ideologías totalitarias”) a cambio de la inutilización del mecanismo del plebiscito y la mantención de los enclaves autoritarios, (binominal, senadores designados, tribunal constitucional). Pensemos la importancia que tendría hoy la existencia del plebiscito como mecanismos de deliberación de la ciudadanía y solución de tantos problemas que nos agobian y que otros deciden por nosotros. Los uruguayos mediante plebiscitos han solucionado conflictos  complicados, como la propiedad del agua, ley de punto final, jubilaciones, voto exterior.

En el contexto político actual, debemos como ciudadanos conscientes del valor de nuestra democracia, instalar el debate inclusivo, la escucha activa, para que entre todos podamos defenderla en el sentido más profundo, que arranca de las raíces de nuestra humanidad, para encontrar parte de la verdad que está en todos nosotros. La democracia deliberativa no es de la mayoría por su peso en número, sino la democracia en la que el peso lo ponen las ideas, los argumentos y las reflexiones capaces de sumar mayorías y minorías por la identificación, comprensión y aceptación de que lo que se ha consensuado va en beneficio de todos y todas.

Como es sabido y la historia nos enseña, en el desorden político pueden emerger los caudillos, dictadores y demagogos que nuevamente vendrán a fomentar más individualismo y menos solidaridad, “todos ellos tienen en común el destierro de los ciudadanos de la esfera pública y la insistencia en que se preocupen de sus asuntos privados y que sólo «el gobernante debe atender los asuntos públicos». Sin duda, esto equivale a fomentar la industria privada y la laboriosidad, pero los ciudadanos no ven en esta política más que el intento de quitarles el tiempo necesario para su participación en los asuntos comunes”(Arendt)

Por lo pronto falta mucho para legitimar una nueva constitución, aunque se está avanzando, en algún momento debemos decidir la idea de instalar el plebiscito nacional, quizás antes de la nueva constitución democrática. El plebiscito como mecanismo de solución a nuestras demandas, una alternativa posible, para dilucidar lo que hoy se escucha con fuerza transversalmente, “no más AFP”, (ley reservada del cobre, Aborto), pues votemos para ello,  si en Inglaterra lo pudieron hacer por el Brexit, por qué nosotros no… acaso no somos los ingleses de Latinoamérica.

Mi amigo, colega y destacado académico en derechos humanos, Abraham Magendzo, construyó hace un tiempo los siguientes indicadores que informan sí estamos en presencia de una democracia deliberativa que todos podemos contestar y conversar. Entre los indicadores que nos revelan que sí estamos en una democracia deliberativa, podemos  listar a manera de ejemplo los siguientes:

 

  • En una democracia deliberativa aquello que es de interés público es político y por consiguiente, susceptible de deliberación y discusión pública; deliberación que no se agota en los debates que sostienen los representantes democráticamente elegidos.
  • En una democracia deliberativa se aprecia que hay disposición para argumentar, y persuadir a otros, y también dejarse convencer con explicaciones razonadas y razonables.
  • En una democracia deliberativa se favorece y se estimula la formación de una opinión pública informada que sólo censura aquella información o juicio que atenta contra los derechos humanos.
  • En una democracia deliberativa las personas, más que asumir una perspectiva individualista en relación a una situación pública que les incumbe o afecta, toman una posición colectiva, valorando la reciprocidad de argumentos y justificaciones.
  • En una democracia deliberativa se abren canales para que todos y todas participen en las decisiones que les conciernen y hagan valer sus argumentos racionalmente.
  • En una democracia deliberativa se da preferencia a la participación, la deliberación y la argumentación para lograr que ciertas políticas públicas se aprueben e implementen por sobre el ejercicio del poder corporativo o impositivo.

 

TAGS: #Democracia Ciudadanía Empoderada Democracia Deliberativa

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Sergio Welsh aguirre

31 de agosto

Mi querido y estimado carlos
Muy interesante tu artículo , totalmente de acuerdo en la nesecidad de una democracia participativa
Creo q la única forma de llegar a ello radica en la base y estructura de la educación
No estamos formando ciudadanos suficientemente educados civica y socialmente,
con una total ignorancia de lo q es la política y los deberes participativos de cada individuo en la sociedad
Todo parte desde la base y esta definitivamente debe renovarse y reforzarse
Para tener valores democráticos lo primero es saber q son estos y q implican

Fuerte abrazo
Sergio

01 de septiembre

Buena reflección de Sergio. Yo iría mas allá: a una rfefledcciòn por deliberar en forma positiva, no solo deliberar por deliberar, que en lugar del “no + AFP” o no + constitución o no mas de esto o de lo otro que llame a deliberar por cosas mejores.

Evitemos crear nuevamente una casta política demagógica que es elegida porque llama a las calle por una mejor educación pública y no importa si a consecuencia de eso la educación pública es un desastre mayor porque ya habrán sido elegidos, y para que los elijan de nuevo se llama para terminar con el sistema de previsión y no importará si a consecuencia de eso la previsión resulta peór porque después de ser reelegidos no faltará como convocar a la ciudadanía para decir no a algo, es demasiado fácil para ellos arruinar el país para conservar una buena pega. El demagogo siempre dirá que el desempleo que provoca con una reforma a los impuestos o un desastre que provoque en la educación es culpa de otros, aunque esté toda la ciudadanía con el gobierno aunque tenga a favor las dos cámaras del parlamento, aunque no tenga a quien culpar, en el futuro seguirá diciendo que todos los desastres que queden al poner en práctica sus propuestas serán porque no se hicieron como debiera y así seguirá proclamandose.

No es momento de convocar a mas o menos deliberación o participación, es momento de convocar a una participación responsable para que los políticos se hagan cargo del país de una vez por todas y no solo de ellos mismos.

Sergio welsh aguirre

31 de agosto

Me encantaría tb agregar una sugerencia :
Quisiera q el ministerio de educación hiciera una simple encuesta y enviará a todos los colegios de Chile para q nuestros jóvenes( de primero básico hasta cuarto medio ) respondieran este simple cuestionario ,
1.- q significa ser un país ??
2.- q es el gobierno de un país ??
3.- q significa ser un ciudadano ( deberes y obligaciones )
4.- q es democracia

Como básico , luego quizá preguntar q es y para q sirve , un presidente , un senador , un diputado, un consejal , un alcalde , un intendente

Creo q quedaríamos perplejos con las respuestas y números q nos entregarían !!

31 de agosto

Sergio , amigo querido de tantos años, tienes toda la razón, falta mas formación ciudadana, se esta iniciando un proceso y los países en crisis justamente toman mas conciencia, falta mucho, buena tus preguntas, pero debemos buscar entre todos y todas(como se dice ahora) una solución nuestros problemas y que mejor que plebiscitar , un abrazo ……ya nos veremos

Malva Hernández Castillo

31 de agosto

Muy bueno tu artículo. Me gusta tu planteamiento de una democracia deliberativa, pero yo estoy muy fuera de todo encuentro. Llegué a la edad del ermitaño, de la soledad y del desencanto.

31 de agosto

Malvita
Siempre se puede hacer algo por nuestro querido país, animo amiga, una palabra puede cambiar el inicio de un viaje , saludos

Servallas

05 de septiembre

Concuerdo con…..”Como es sabido y la historia nos enseña, en el desorden político pueden emerger los caudillos, dictadores y demagogos” eso es así y si no cuidamos esta frágil democracia, eso pasará.. nuevamente, concuerdo también que una democracia siempre debe ser deliberativa, pero en ese contexto aparece en el horizonte un punto oscuro que se indica en el artículo:..las “ideologías totalitarias”. Lo cierto que entre demócratas convencidos, el diálogo, los argumentos y hasta la noble aceptación que el otro tiene la verdad es un escenario posible, pero cuando hay en la mesa junto a demócratas ideologías totalitarias, eso no es posible, es un diálogo de sordos, es un encuentro con depredadores. El problema es que esas ideologías totalitarias reclaman su derecho a estar en la mesa, de intervenir, de legislar y aún de gobernar, y en la hora de la deliberación, nunca lo harán, porque se rigen por un credo, una verdad, algo que es imposible cambiar una vez que se ha asumido, me parece que Chile y quizás toda Latinoamérica tiene ese problema, y de allí sus convulsiones y conflictos.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Pero esto es la típica actitud del nuevo progresismo: individualizar las problemáticas y no ver más allá. Tal vez le resulta más fácil no detenerse en que la dictadura es más que un panelista que dic ...
+VER MÁS
#Política

El problema no es Melnick

Tanto USA como Corea del Norte, están en manos de líderes incapaces de asumir la responsabilidad que tienen en sus manos.
+VER MÁS
#Internacional

Estados Unidos, Corea del Norte: Choque de trenes

“La persona mayor tiene derecho a un sistema integral de cuidados que provea la protección y promoción de la salud, cobertura de servicios sociales, seguridad alimentaria y nutricional, agua, vestuario ...
+VER MÁS
#Sociedad

Adulto Mayor a focalizar sus necesidades, por una vejez digna

Así las cosas, el DOM de Santiago tendrá que aplicar el artículo 53º de la Ley Nº 19.880 para invalidar el mencionado permiso y en tal sentido le enviaremos esta columna por WhatsApp a Felipe Alessandr ...
+VER MÁS
#Municipales

Municipalidad de Santiago beneficia con ardides a cierta empresa

Popular

Lean el Informe Valech: en este país, personas fueron violadas por perros, les metieron ratas y arañas en sus genitales, les extirparon a las mujeres hijos de sus vientres metiéndoles los brazos a travé ...
+VER MÁS
#Justicia

Reserva de identidad de la Comisión Valech

Un gran aspecto que los cursos deben superar es que estos no solo se basen en la opinión de expertos. La opinión o los consensos forman la base de la pirámide de la calidad de la evidencia, en otras pala ...
+VER MÁS
#Salud

Reflexiones en torno a los cursos ofrecidos a los cirujanos dentistas

Fue tal el impacto de lo que se hizo en la comunidad que, en el 2013, se realizó un acto en el que se instaló una placa en memoria de Littré Quiroga y Víctor Jara; el homenaje contó con la presencia de ...
+VER MÁS
#Cultura

Población y memoria

Pero esto es la típica actitud del nuevo progresismo: individualizar las problemáticas y no ver más allá. Tal vez le resulta más fácil no detenerse en que la dictadura es más que un panelista que dic ...
+VER MÁS
#Política

El problema no es Melnick