#Política

Del “no pudimos” de la Concerta al “no queremos” de la Nueva Mayoría

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hoy no hay ejercicios de enlace, la Cámara Alta no tiene enclaves extra electorales y el sistema electoral está siendo forzado, a punta de movilización y participación, a representar un poco, pero sólo un poco, mejor a nuestra sociedad.

Mucho se ha elucubrado sobre por qué la Nueva Mayoría se allanó a realizar un acuerdo en torno a la Reforma Tributaria en circunstancias que en el papel tenía los votos suficientes para aprobar en su totalidad lo planteado desde el Ejecutivo.  Propuesta original que, si uno adhiere al concepto de mandato que se entrega a un Presidente electo, es lo que en concreto quería esa ciudadanía que dio el triunfo a Michelle Bachelet.

Para los ciudadanos que no están familiarizados con el quehacer político, tal suena extraño.  A claudicación imperdonable, en circunstancias que lo comprometido no era un cambio aguachento sino de fondo y estructural.

Hoy por hoy, al interior de ambos bloques evaluaciones sobran.

Los negociadores oficialistas ufanos por haber logrado que la Alianza concurriera con su apoyo a subir los impuestos para financiar una gran reforma educacional.  Incluso algunos, como el senador Andrés Zaldívar, justificando un acuerdo entre cuatro paredes señalando ingeniosa pero dramáticamente que la plebe no entiende que en este tipo de gestiones “no todos pueden entrar a la cocina”.

Lo que él no comprende es que la verdadera democracia, más que asimilarse a un menú preparado por expertos chefs de habla desconocida, debe parecerse a una olla común con aporte colectivo y para la satisfacción de la mayoría.

En la vereda opuesta, la tesis del mal menor.  Que una iniciativa que habría sido muy perjudicial para el país se pudo transformar en algo menos malo, aprovechando de afianzar por todos los medios (que los tienen) que tal es el mecanismo óptimo para gobernar y legislar: el consenso entre unos pocos.  Porque, para qué estamos con cosas, en este acuerdo no estuvieron todos los que son (ni siquiera de ambas coaliciones), sólo algunos.

Y, cuales maridos engañados, en los extremos de ambos conglomerados: dirigentes  reclamando, por disímiles motivos, que el acuerdo es nocivo.  El PC, la Izquierda Ciudadana y el MAS con la idea de profundizar los cambios, parte de la UDI y RN con la de frenarlos. Esto es tan cierto que incluso algunos ya amenazan con recurrir al Tribunal Constitucional.

Luego de tal diagnóstico, es necesario reflexionar por qué parte de la Nueva Mayoría se allanó a tal entelequia.  La respuesta es simple: era en su propio interior que no tenía los votos.

El partido símbolo que actúa como oposición al programa dentro del conglomerado oficialista es la Democracia  Cristiana.  Y esto no es una conclusión afiebrada, basta leer la prensa para concluir aquello.  Y, por qué no decirlo, también una parte del Partido por la Democracia, con su pléyade de expertos tecnoeconómicos que, como dice un joven por ahí, carecen de calle tanto como abundan de Excel.  Es la derecha nuevamayorista que, desnuda en su visión de país, por arte y magia de las mayorías parlamentarias se quedó sin enemigo al cual responsabilizar. Y que quienes en la izquierda se aferran a una gobernabilidad con cargo a la soberanía popular, llaman de otra forma para evitar un posible desbande desde el centro.

Todo esto podría ser legítimo, mas no hacer campaña subiéndose a un programa que no les representaba.  Eso aquí y en todas partes se llama fraude.

Lo ocurrido hace rememorar la justificación de la ex Concertación para no avanzar en los cambios que habrían permitido hacer de Chile un país más justo, más democrático, más inclusivo.  “No podíamos”, fue la constante explicación.  Que Pinochet, que los senadores designados, que el binominal.  En el fondo, la culpa la tenía la derecha.

Hoy no hay ejercicios de enlace, la Cámara Alta no tiene enclaves extra electorales y el sistema electoral está siendo forzado, a punta de movilización y participación, a representar un poco, pero sólo un poco, mejor a nuestra sociedad.  Esto sólo si nos restringimos exclusivamente a quienes van a votar y no a ese universo de casi un 60 por ciento que se autoexcluyó de las últimas elecciones.

Se comienza a aclarar el panorama sobre las tendencias -del clivaje izquierda/derecha histórico- que se han endilgado a los distintos partidos de ambas coaliciones.  Algo que se ahondará con la discusión de las reformas educacional y política en ciernes, y con los cambios que se incorporen al sistema electoral, que aunque prevemos no permitirán democratizar completamente el escenario harán que las justificaciones de antaño ya no tengan asidero.

Y así es muy probable que pasemos paulatinamente del “porque no pudimos” de ayer, al claro, simple y más honesto “porque no queremos” de hoy.

TAGS: #NuevaMayoría Política de los consensos Reformas

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

01 de agosto

El comentario de Patricio me parece contingente…pero me permito un complemento. La Nueva Mayoría es solo un conglomerado donde, circunstancialmente, se “juntan” (por que “unen” me parece exagerado dado el abanico) “obligadamente” Partidos Políticos que van desde la Derecha/Centro Derecha/Centro Izq. (vaya despelote) como la DC hasta el PC que visto en el contexto político, poco le queda de Izquierda (tal como el PS). Y esto no es por mero gusto, es sencillamente porque la Dictadura y la Derecha Dura nos cambio los monos instalando el Modelito que hoy tenemos. Como dice un amigo…”LA DESORGANIZACION MEJOR ORGANIZADA”.¡Vaya lio! ¿ha? ..¿como se arregla este entuerto?..Creo que necesita algo mas que voluntad, mas que definiciones políticas..¡se necesita encontrar el modo de neutralizar a la DERECHA y sus medios de comunicaciónes!..¿cómo?..CREANDO MEDIOS QUE DIFUNDAN LA VERDADERA NOTICIA, SIN FARANDULA…que oriente a la ciudadanía y NO LA CONFUNDA. Si bien en cierto que la NM tiene problemas por “la variedad y matices” (como dice Walker) que politicamente los separa, enfrentado a los grandes cambios que rompen la hegemonía de la DERECHA y EL MODELO, su capacidad ý experiencia política les permitirá CUMPLIR CON EL PROGRAMA. Ojalá que, dada la proyección de los cambios en el tiempo, ¡¡QUE SEAN CAPACES DE VER EL BOSQUE, QUE QUEDARSE MIRANDO EL ARBOL!!.Saludos

01 de agosto

BACHELET ES EL PASO AMBIGUO, MELIFLUO, TIBIO, ANODINO, SERVIL POR EL MANEJO DEL PODER estatal sin alterar ni una sola de las comas del poder y gobernando para complacer a los de $iempre.

Ella no despenalizó el aborto en Chile, sino que se contentó con dar la pastilla del día después.
No nacionalizó la educación privada, ni frenó la usura bancaria contra los y las estudiantes.
Ella no dialogó con los y las mapuches, ni les preguntó sus nombres…solo mató algunos.
Ella no devolvió el mar a Bolivia. No tomó ni una sola medida histórica.
Ella no TOCA ni con un pétalo a las AFP. a las ISAPRES.
Es ciega, sorda y muda frente al espurio Código Laboral

No tomó ni un solo riesgo, no representó ni una sola amenaza para el Chile de las élites y las transnacionales que se llevan el Cobre, el sueldo de Chile.

Michelle Bachelet, representa la democracia aburrida y gastada que cambia en tono cordial a uno por el otro y el otro por la otra.
Es la que lleva el cuento de que las cosas se cambian poco a poco., mientras… sonríe .

Es la que lleva el cuento de que la situación va mejorando poco a poco y que ha cambiado…en nada!…aire contaminado , nada mas.

NO HAY QUE ESPERAR ABSOLUTAMENTE NADA DE ELLA: NADA

01 de agosto

La situación es difícil para el país, y también para cada uno de los ciudadanos que votaron por la Presidenta. Falta que pase un poco más de tiempo; es prematuro para juzgar o calificar. Pero ya hay indicios de que en algunos ámbitos, ni se cumplirán algunas promesas, ni se cumplirá el Programa. Y entre las vacas sagradas y los cambulloneros de siempre, todo se va a diluir. Uno de los ámbitos a que nos referimos es el Medio Ambiente, su Ministerio y la institucionalidad creada a medias, y funcionando a décimas partes. No hay visión general, no hay visión de las prioridades; no se sabe exactamente hacia dónde va el barco que navega bajo el nombre de Chile. Es de esperar que esta vez haya un poco más de inteligencia, y menos muñequeo, de ése que finalmente no aporta nada significativo. La des-ilusión va a ser demasiado grande…

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Durante la visita del Papa Francisco, hubo un acontecimiento que puede ser   la lápida a la  profunda crisis de legitimidad de  nuestras  instituciones.  
+VER MÁS
#Política

Corrupción sistemática y decadencia institucional

El objetivo de LITMU con “Literatura de Mujeres” es hacer uso de una capacidad, un talento que puede ser trabajado
+VER MÁS
#Cultura

El escribir de Literatura de Mujeres

Nadie nace racista ni homofóbico ni misógino; son patrones con los que somos criados y están en  el hogar, la escuela, la sociedad, en nuestro entorno.
+VER MÁS
#Internacional

El racismo como ADN de la humanidad

¿Cuántas Yahairas podría tener Guatemala si desde mucho antes de nacer ya tuvieran un lugar protegido y enriquecedor en el cual crecer y desarrollarse?
+VER MÁS
#Internacional

Los genios perdidos y el caso de Yahaira Tubac en Guatemala

Popular

Para una economía relativamente pequeña como la chilena, el tamaño de estos grupos es extraordinariamente mayúsculo.
+VER MÁS
#Economía

Chile y su Concentración Económica

No nos olvidemos que la discriminación en Chile no es un fenómeno exclusivo de chilenos contra inmigrantes, sino que de chilenos contra chilenos, sin miramientos a su nivel ni condición social
+VER MÁS
#Política

Racismo y discriminación, la otra cara de nuestro Chile profundo

Se podría pensar que el nuevo gobierno de Piñera apuntará a una restauración mercantilista y conservadora. Así como sería lógico que toda la Nueva Mayoría coincidiera con el Frente Amplio en una age ...
+VER MÁS
#Política

Chile ¿Qué está en riesgo?

Esta forma de adoctrinamiento es contraria al “libre pensamiento”, resultando en personas con las cuales no es posible dialogar ni llegar a acuerdo con ningún tema valórico, ellos sienten que están d ...
+VER MÁS
#Política

Debemos defender el estado laico y la libertad de pensamiento