#Política

Del chamullo a la razón

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

No puedo no culpar a las administraciones que han gobernado Chile durante los últimos 40 años por la huella negativa que han dejado en nuestra gente. Si hoy una gran masa de chilenas y chilenos no quiere participar es por culpa de nuestra clase política por gerontocrática, por su poca capacidad de autocrítica y renovación, por su ceguera infinitamente renovable, por su ceguera ante el descontento social.

Existe una creencia generalizada y ciega de que pasan y pasan gobiernos y las cosas no cambian, asumiendo que la vida funciona así y no sobrepasa esos límites. De la misma manera, está esa noción de que la persona que habla mucho de política comienza a vivir de los sueños y se aleja del funcionamiento real del mundo. En esa delgada línea comienzan los consejos a los jóvenes de que se alejen de la política partidista, o de que tengan mucho cuidado porque “los peces grandes se comen a los pequeños”. No faltan aquellas recomendaciones de aprovechar mientras se pueda, porque “en la política está la papa”. Algunas de ellas, muy ciertas.

Sin embargo, inmediatamente surgen algunas reflexiones de las que uno, como persona política, no se puede abstraer. Esa delgada línea entre la discusión política y el chamullo comienza a surgir, separando las confianzas entre quienes toman las decisiones y la gran mayoría de ciudadanas y ciudadanos. A eso viene esta columna, a intentar responder por qué “chamullo” tanto.

¿Qué por qué se me ocurre hablar tanto de política? Porque cada persona intenta alcanzar sus sueños construyendo, en la medida que alcanza lo imposible, cosas concretas. No falta el niño que quiere ser futbolista o astronauta, o la persona que quiere dejar de trabajar para descansar después de muchos años. Pues bien, la meta de este columnista es cambiar lo existente aunque sea en lo más mínimo. La utopía, quizás, es convencer de que llegará el día en que vendrán gobiernos que trabajarán de verdad por la gente, y harán cambios que se verán.

¿Que por qué pensar tanto en política, si las cosas no van a cambiar nunca? Es cierto que el funcionamiento del mundo está atado entre poquísimas manos. No obstante, existen dos grandes opciones: O me quedo viendo cómo mi país se queda en el mismo estado de cosas de siempre o hago algo, aunque sea lo más mínimo, para cambiarlo. No es necesaria la fuerza; puede ser esbozando una sonrisa al atender a alguien o imaginando una nueva forma de hacer las cosas. Son pequeños gestos los que, sumados, contribuyen a cambiar la existencia.

¿Que uno solo no puede hacer nada? Es verdad. Una persona sola no tiene mucho campo de acción para llevar a cabo lo que piensa. Sin embargo, si es capaz de convencer a sus semejantes de buscar nuevos caminos para transformar de manera trascendental lo que observa a su alrededor, puede hacer mucho. La diferencia está en hacer carne las ideologías y aterrizar las utopías.

No puedo no culpar a las administraciones que han gobernado Chile durante los últimos 40 años por la huella negativa que han dejado en nuestra gente. Si hoy una gran masa de chilenas y chilenos no quiere participar es por culpa de nuestra clase política por gerontocrática, por su poca capacidad de autocrítica y renovación, por su ceguera infinitamente renovable, por su ceguera ante el descontento social. Civiles y militares por igual han dejado en el país la idea de que todo hay que dejarlo en manos de “los políticos”, y que ya nada se puede hacer.

La gran diferencia entre los muchos que se han visto y quienes realmente pensamos en el interés superior de nuestros semejantes antes que en nosotros es que ese “chamullo” tiene sustento, incluso más de alguna explicación sustentada de lo que nos tiene en este presente. Pasa también por ser consecuente con lo que se piensa, se dice y se hace, y por mostrarse sincero para con quienes confían en el trabajo de quien quiere ejercer la noble y difícil labor de representar a una comunidad ante las instancias de decisión.

La gente tiene un poder que pocas veces ha dimensionado en nuestra historia republicana, y se ha dejado llevar por proyectos elitistas y cupulares que al final terminan excluyéndola de las grandes transformaciones. La meta personal de quien expone estas letras es cambiar eso, luchar por procesos microdemocráticos que nos lleven a transformar Chile para siempre, de devolver la capacidad de creer y soñar a quienes hoy muestran desconfianza. No desde el mesianismo, sino desde la comunidad.

Sí, por eso hablo siempre de la misma lesera, por eso no me quiero callar nunca, por eso chamullo tanto: Porque quiero pasar del chamullo, a la razón y, espero que dentro de poco, a la acción.

——

Fuente de fotografía

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Donde las prácticas a las que se apunta con fiereza (incluso con cierto espíritu de superioridad moral) como responsables de la deslegitimación de la institucionalidad, del ejercicio de lo público, no s ...
+VER MÁS
#Política

Tropiezos del Frente Amplio: ¿Crónica de un fracaso o de aprendizaje?

Medio siglo después exorcicé aquellos fantasmas de Life que me producían tanto espanto y escribí un novelón de 400 páginas sobre el infierno del Somme entre 1916 y 1918 que algún día estará en los ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un verano en el Somme

Proteger la identidad cada día se hace más urgente y necesaria. Aysén no puede ni debe cerrarse a ninguna actividad productiva o de servicio; pero debe exigir que las actividades se desarrollen con una b ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Los proyectos ZOIT en Aysén, deben incluir estudios de carga

El boxeador que privilegia el espectáculo, lo hace en desmedro de su propia salud, más en una época en que incluso el uso del bucal era escaso, con guantes que apenas cumplían las medidas de seguridad m ...
+VER MÁS
#Deporte

Manuel Castillo: el estilista contra el público

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable