#Política

De la memoria y el poder popular constituyente

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El proceso está lanzado, el parto se hace entonces inminente, de nosotros y nosotras depende que el camino no se desvíe, para lo que es imperativo estar vigilantes y participativos. Porque tenemos la fuerza de la historia, y no hemos perdido la memoria.

La conmemoración de las fechas, de los triunfos populares, es una necesidad casi biológica, una necesidad del sistema social que da cuerpo a ese inmenso ser llamado pueblo.

Lamentablemente, el intenso control social, político, mediático y económico que ejercen los medios de comunicación en este país, y sobre otros pueblos oprimidos que forman parte del llamado mundo subdesarrollado, ha intentado arrebatarnos nuestros símbolos. Sólo han querido dejarnos la bandera y el escudo, como si esas imágenes pudieran disociarse del espíritu emanado desde las poblaciones, los campos o las caletas pesqueras. Somos testigos entonces, de las acciones coordinadas y metódicas de los poderosos capitales que controlan los gobiernos de los países del mundo para que los trabajadores y trabajadoras pierdan la memoria, para que dentro de nuestro acerbo cultural de clase no existan imágenes que nos comprueben que la lucha coordinada de los actores sociales es capaz de transformar esta sociedad injusta, opresora y poco fraterna.

Este control sistémico puede llegar a ser desarticulado, sólo mediante el análisis dialéctico de la historia y de los procesos sociales; esto significa que debemos de ser capaces de comprender cuál es la base de las contradicciones que operan dentro de nuestras sociedades y desde allí proponer formas de lucha coordinada y amplia que agrupen la mayor cantidad de fuerzas sociales posibles en pos de un objetivo común como es la felicidad de las personas. 

Arduas son las tareas entonces a las que debemos abocarnos como entes conscientes y constructores de nuestras sociedades. Comprendiendo siempre que ninguna forma de participación ni herramienta de lucha está vedada al transitar esa campaña permanente que es la de la dignidad y la autodeterminación social.

Debemos analizar y comprender cuáles son las condiciones que gobiernan nuestro país. Chile tiene sus propias y particulares realidades sociales producto de las formas productivas agrarias que han dominado desde la época de la colonia –en este punto sólo recordar que Chile ha tenido breves momentos en su historia donde sus gobiernos han apostado por un proceso de industrialización, uno de ellos y quizá el más ambicioso y generoso el catapultado con el triunfo de la Unidad Popular- considerar la multiculturalidad y multinacionalidad de los pueblos que habitan este territorio patrio, la configuración de sus ecosistemas y la correlación de fuerzas y alianzas que terminan por constituir la trama política de nuestro sistema republicano.

En términos políticos, podríamos considerar que hemos transitado desde un régimen colonial a uno neocolonial, de uno de producción agraria basada en la acumulación de tierras a uno de extracción de recursos naturales concentrado en compañías trasnacionales. Esta condición actual, en la que nuestra república basa su generación de riquezas, produce una acumulación sostenida de divisas en las cuentas de poderosas familias, en desmedro de la condición de vida de las poblaciones, villas, pueblos y ciudades de nuestros territorios y los de Latinoamérica.

Los procesos de emancipación popular y ciudadana, que estimulados por una correlación positiva de fuerzas se vieron potenciados en las décadas de los 50 y 60; se enfrentaron con la sangrienta realidad de la intervención del imperio del norte y las dictaduras militares que sometieron a nuestras repúblicas a tortura, desaparición y muerte. En este doloroso período, nuestro país vio retroceder el relativo avance de los derechos humanos y ciudadanos: se disolvió el senado, se intervino groseramente el poder judicial, se eliminó el derecho a huelga, el derecho a reunión, el derecho a la educación, entre otros; y se privatizó toda empresa que despertaba la ambición de la coadministración civil de los militares de turno en la llamada Junta de Gobierno.

Fue en este oscurísimo período de nuestra historia reciente, que se redactó y promulgó la constitución que sigue vigente hasta nuestros días, una constitución escrita por un puñado de seudointelectuales conservadores y serviles a los poderosos. Este proceso constituyente fraudulento, fue en lo político, liderado por Jaime Guzmán, una de las mentes inteligentes del neoliberalismo latinoamericano. Al respecto, interrogado sobre el proceso, dijo con aire de gran demócrata “Si llegan a gobernar los adversarios, se vean constreñidos a seguir una acción no tan distinta a la que uno mismo anhelaría” Cabe hacerse la pregunta entonces: ¿Por qué si concentraban el poder total se vieron en la necesidad de promulgar una constitución?¿Por qué si tenían el poder económico y el poder militar se dieron a la tarea de establecer esta constitución de fraude?

Ya decíamos, que un pueblo orgulloso no debe abandonar ninguna herramienta para alcanzar su emancipación y soberanía; esta sentencia es conocida y asumida por las elites poderosas, ellos saben que aunque concentren el poder económico y militar, y que por momentos concentren también el poder político, el pueblo tiene memoria y es esta memoria la que una vez activada devuelve la intención política a las fuerzas sociales y populares.

No existe entonces, ningún proceso de cambio profundo de la sociedad, si no se ha dado inicio al proceso político, es en este momento cuando la enorme diversidad de fuerzas se agrupa en un objetivo común, que no es otro que capturar parte del poder que históricamente ha secuestrado el poder económico.

Es importante darnos cuenta que el proceso político necesario para acumular la energía potencial necesaria para dar inicio a la construcción de una república igualitaria, justa y fraterna se enmarca en las líneas trazadas por la Constitución. Es este marco general, el que abre los espacios o constriñe hasta hacer colapsar las intenciones obreras, es este marco el que levanta representantes ficticios, como algunos de esos “honorables” que dicen hablar en nombre de la gente y que sólo representan sus particulares intereses, es el marco constitucional el que entrega la base social y productiva desde la que el pueblo construye sus relaciones políticas. Es por esto que una nueva constitución debe emanar desde y por el pueblo soberano. Que sinsentido sería que los mismos fungidos como senadores o diputados gracias a la maquinación antidemocrática que es el sistema binominal, fueran quienes redactaran y propusieran la constitución de nuestra república.

Chile ha dado inicio al proceso constituyente, las fuerzas sociales y populares representadas en movimientos sociales, organizaciones sociales no gubernamentales, partido de clase obrera, movimientos políticos, agrupaciones culturales, agrupaciones y movimientos religiosos y partidos de concepción humanista y progresista han comprendido que será imposible modificar la estructura de injusticia, de no caminar la senda de la unidad programática. El proceso está lanzado, el parto se hace entonces inminente, de nosotros y nosotras depende que el camino no se desvíe, para lo que es imperativo estar vigilantes y participativos.

Porque tenemos la fuerza de la historia, y no hemos perdido la memoria.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
JUAN MOLINA F.

28 de julio

QUIZAS FALTA ENCONTRAR A LOS VERDADEROS POBRES, LOS VERDADEROS NECESITADOS….., EL VERDADERO PUEBLO, ESE QUE SIENTE COMO PUEBLO QUE ES EXPLOTADO Y MARGINADO Y NO AQUEL SEUDO PUEBLO QUE SABIENDO QUE NO TENDRÁ PARA LLEGAR A FIN DE MES, PERO IGUAL SE ENDEUDA, IGUAL QUIERE TENER EL ÚLTIMO CELULAR……, Y SE DESENTIENDE DE LOS PROBLEMAS QUE TIENE A LA VUELTA DE SU CASA…..

Henyerbert Adrián Vidal

30 de julio

Interesante síntesis de estos últimos decénios de nuestra historia, de nuestra lucha por hacer de éste un lugar mejor, en donde opresión, crimen, maquinaciones, desigualdades e intereses han tenido como objetivo privarnos de nuestro derecho soberano a la libertad y finalmente a ser felices. Comparto plenamente el sentimiento de unidad y convicción de este mensaje y que este es un nuevo comienzo al cual todos debemos sumarnos en contra de esta subyugación corporativa. Por que para lograrlo, debemos comenzar por creerlo.

erwin perez sepulveda

31 de julio

compartiendo la perspectiva, creo necesario también plantear que históricamente Chile no ha sido un estado-nación inclusivo de sus minorías económicas y sociales ni menos aun de las étnicas. Sin desconocer el nivel de grosería respecto de los propios chilenos alcanzado en la ultima dictadura militar, que obviamente no incluye a los miembros de las élites históricas y que han concentrado el poder desde la salida de la corona española del mismo, creo que se hace mucho más poderoso el proceso si atacamos a la histórica hegemonía colonialista (o neo) aun existente que emana de las históricas élites y a las que la mayoría del pueblo chileno aun les vota y escucha, olvidando que han tenido siempre en sus manos las reales posibilidades de inclusión y no lo han hecho debido a su visión europeo-norteamericana y racista, que ubica a las manifestaciones culturales propiamente populares como ajenas y lejanas a los proyectos de país y de “progreso” y “desarrollo”. Para ejemplo me basta la candidatura de Roxana Miranda, que incluso es vapuleada por su “origen” social y nivel educacional, cuando pienso que eso debiera importar un nada, dado que todo chileno tiene el derecho de postular a este tipo de competencias, claro, existe el tema del costo que obviamente hace imposible a los sectores populares levantar candidatos. Sueño con que en este país eso jamás pese para categorizar nuestro valor como personas, pero ya todo lo que ocurre es un nuevo comienzo, abrazo también tu optimismo del proceso en comento amigo…salú!!!

31 de julio

Estimado:
Comparto el fondo y la forma de lo que planteas. Un ejemplo latinoamericano de proceso sociocultural que, apropiado de la cosmovisión indigenista, fue capaz de plantear la contradicción de clase, es el que nos hereda la revolución Zapatista. Supongo que estamos lejos de ver materializado un proceso como ese, sin embargo me parece interesante potenciar el actual momento, siempre con la esperanza de cambiar esta realidad tan charcha.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La propuesta de un mecanismo de justicia transicional es la genuina alternativa a la propuesta de "Paz para la Araucanía" que recoge el Plan Araucanía del gobierno, la cual reitera las propuest ...
+VER MÁS
#Política

Justicia transicional sin mano dura en Araucanía: la solución política

"Es claro que un candidato a las primarias presidenciales pudiera en segunda instancia, solicitar una prioridad con razones y argumentos válidos sobre un territorio."
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: una crisis, una prueba

La poca o nula conciliación entre un Chile del pasado más bárbaro de su historia, coronado en su Constitución con un TC politizado y una propuesta de modernidad democrática, representado en las reforma ...
+VER MÁS
#Política

Constitucionalidad: un desencuentro lleno de futuro

Con este raciocinio, el atropello en Barcelona sería no solo responsabilidad del grupo terrorista islámico que se lo adjudicó, sino que también de “muchos lados”. Entre esos muchos lados podríamos ...
+VER MÁS
#Internacional

Trump y el atentado en Barcelona

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje