#Política

Cuando el humor se apodera del político: ¿Quién ríe?

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

“El sentido del humor es el término medio entre la frivolidad, para la que casi nada tiene sentido, y la seriedad, para la que todo lo tiene. El frívolo se ríe de todo, es insípido y molesto, y con frecuencia no se preocupa por evitar herir a otros con su humor. El serio cree que nada ni nadie debe ser objeto de burla, nunca tiene algo gracioso para decir y se incomoda si se burlan de él. El humor revela así la frivolidad de lo serio y la seriedad de lo frívolo. Se trata de una virtud social: podemos estar tristes en soledad, pero para reírnos necesitamos la presencia de otras personas”. (Artes del buen vivir, deRoxana Kreimer)

Pongámonos serios con esto. La verdad es que esta es una dimensión poco estudiada en la ciencia política, supongo que no causa gracia, pero la tiene: da luces sobre una forma sutil, pero compleja de la erosión de la autoridad, más aún en un país como el nuestro, que tiende a sobrevalorar lo serio, lo riguroso y lo enérgico. Este desgaste de autoridad puede manifestarse en el abierto desacato a las órdenes del gobernante o simplemente en  “hago como que le hago caso, pero finalmente hago lo que quiero”.

Seamos claros. En tiempos pasados el humorista de palacio era el bufón, personaje medieval que se burlaba del rey. Debía hacerlo con ingenio y sagacidad, pues hacerle ver los errores al monarca nunca ha sido tarea fácil, el ego y soberbia, brotan a flor de piel. Pero el bufón pertenece a épocas en las que el poder del monarca se creía proveniente de Dios, entonces el rey no tenía que rendirle cuentas a nadie, él hacía las leyes y no quedaba sometido a su imperio. Hoy la situación es distinta: las monarquías absolutas son cosa del pasado (al menos en occidente).Hoy la soberanía popular es la fuente de todo el derecho. Y quizás por eso el humor es peligroso.

Cada discurso, cada aparición del gobernante es una tensa espera por el error, la equivocación, la palabra inapropiada. Cuando eso sucede, el pueblo, que suele ser imaginativo, a veces morboso con  los defectos del otro, tiene lo necesario para burlarse del poder, quizás porque se encuentra lejos de este, quizás porque el mismo poder le resulta una broma de mal gusto. No participa de él, pero debe someterse a él. Su única venganza,  entonces, es reírse del poderoso.

Ahora bien ¿qué requiere el humor para sacar a la luz pública las serias anomalías que implican las irrisorias actitudes de la autoridad,  las inoportunas intervenciones del gobernante, que lo han convertido en toda una celebridad mundial? Obviamente, se necesita libertad de expresión, es la única posibilidad de divertirse (salirse del vértice). La libertad de expresión implica el reconocimiento de uno de los valores centrales de la democracia junto a la justicia y la libertad. La sola discriminación de uno de ellos implica la inexistencia de todos y, al final, de la democracia en su conjunto. La libertad de expresión es una molestia, permite que todos opinen,  que todos se rían,  y así, al poder le resulta molesto. Pero esa molestia posee  un macabro trasfondo.

Los personajes públicos deben tener cuero duro, pero en Chile sucede algo curioso. Cuando la élite se ríe de ella misma no resulta ofensivo, porque la ropa sucia se está lavando en casa. Pero cuando irrumpe un “aparecido”, uno que viene de colegio con número a burlarse de los doscientos años de vida republicana suena ofensivo, resulta irritante. Al pueblo no se le permite burlarse de quienes han formado este país, y así entonces comienza la otra dimensión: la critica oculta, la conspiración de pasillo, el lobby abierto para poner cortapisas a la expresión del roterío.

No se sorprenda si aparece una ley que busque regular la infamia (o sea la ofensa pública que sufre la fama), pero en la misma definición está la contradicción. Si eres famoso eres ofensible, si no, estás muy próximo a la santa veneración. Pero para haber llegado a ser santo, creo que no habría que involucrarse jamás con el poder y sus extraños caminos. Al final sólo nos reímos de aquello que la elite nos permite, ese es el verdadero chiste. La elite se cuida, se protege y se celebra. Se ríe cuando quiere, cuando ella lo decide,  no cuando los otros lo creen necesario o  imprescindible. Quizás sea la única forma de lograr poner las cosas en su lugar, aunque sea nada más que transitoriamente, con un chiste.

—–

Fuente de fotografía

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

14 de agosto

No me queda claro o no estoy seguro de la capacidad que pueda tener un grupo (la Elite) por mucho poder que posea, para manipular los espacios de expresión que tiene “el roterio” o la gente en general para burlarse de la autoridad. Sin embargo me parece muy acertado el énfasis que le da al humor o a la sátira como factor de erosión de la autoridad, o de poder. Efectivamente es un aspecto poco estudiado por la academia, pero que con audacia e ingenio, podría perfectamente utilizarse como estrategia política en el caso que se quiera deslegitimar a un posible contendor o enemigo político. El riesgo de este hecho (en una escala macro) es que se genere un estado de anomia política en la sociedad o parte de la población, lo que tiende a elevar los niveles de insatisfacción y para algunos explica el surgimiento de ciertas conductas antisociales. Independiente de las variadas opiniones que puedan haber al respecto, es sin duda un tema digno de debate y estudio.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El humor funciona como válvula de escape para tabúes sociales, como crítica social y genera la consolidación de la pertenencia a un grupo, además de funcionar como defensa contra el miedo y la ansiedad ...
+VER MÁS
#Sociedad

El chiste, su relación con el inconsciente y su impacto con lo social

Si el Frente Amplio piensa seguir por el camino de la pureza, simplemente terminarán siendo parte de un humo colectivo que no perdurará, ya que perderán la credibilidad mal lograda. El pasado está lleno ...
+VER MÁS
#Política

¿Hay algo nuevo en El Frente Amplio? Un par de dudas

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

Popular

El desafío no es sólo “dejar contentos” a los actuales usuarios de la institucionalidad,  sino estar a la altura de las necesidades de un país, haciendo convivir las necesidades artísticas, cientí ...
+VER MÁS
#Política

Ministerio de las culturas, las artes y el patrimonio: nuevas oportunidades

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

No es posible que acciones cuyo propósito es proteger los derechos, por ejemplo, cuando se decide la separación e internación de un niño, generen un daño del que nadie se hace cargo finalmente. Bajo ni ...
+VER MÁS
#Sociedad

La crisis permanente del sistema de protección de la infancia en Chile

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje