#Política

Contra el Tribunal Constitucional

8 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En algún momento del siglo recién pasado alguien pensó que la Constitución Política, además de ser un conjunto de declaraciones de buena crianza, debía ser aplicable a la vida real.


Es imperativo revisar el rol, las atribuciones e incluso cuestionar la existencia de un Tribunal Constitucional en una Nueva Constitución teniendo presente que, cada vez que les entregamos una atribución o facultad es a costa de menguar el poder de nuestros votos hasta convertirlos en irrelevantes.

Y que, además, los tribunales ordinarios de justicia no estaban calificados para resolver los conflictos que se produjeran entre la aplicación de las leyes ordinarias y lo que dice el texto de la Constitución: así que desde 1945 en adelante surgieron los tribunales constitucionales en muchas democracias, aunque otras no lo juzgaron necesario.

En Chile creamos uno en 1970, pero solo desde el año 2005 tiene una atribución especial: puede declarar la inconstitucionalidad de las leyes antes que inicien su vida jurídica, es decir, incluso puede destruir leyes antes de que estas entren en vigencia.

Esto es una atrocidad y le explico porqué: usted, en el ejercicio de su derecho a voto, libre e informadamente elige a los parlamentarios de su preferencia para que le representen en el Congreso Nacional y voten las leyes que nos han de regir a todos. También usted elige al co-legislador, el que hace que las cosas pasen: el Presidente de la República.

Entonces, perfectamente puede ocurrir (y ocurre) que se apruebe en el Congreso una ley por la amplia mayoría de los parlamentarios, con el acuerdo del Presidente de la República (que a través de esa ley cumple una promesa electoral, por ejemplo) y además, con el masivo respaldo de la población.

Y cuando todo parece auspicioso, a días de que la ley entre en vigencia, el Tribunal Constitucional (o TC) sentencia que la ley es inconstitucional o, lo que es lo mismo, que tu voto y el de tus representantes no importan, poniendo punto final al asunto: lo prometido, aprobado y querido nunca será ley de la República porque 10 abogados cincuentones y bien remunerados, que viven entre Vitacura y Las Condes, así lo han decidido (en realidad, a veces basta el voto de 4 de ellos).

¿Pero qué ha pasado?, ¿Quiénes son estos “todopoderosos”, esta tercera cámara legislativa de la que no nos han informado?, ¿Cómo es que pueden imponer su personal perspectiva de la Constitución a todo el país, cuando carecen de legitimación democrática?.

Podemos responder, parafraseando una conocida serie televisiva que “la Constitución es oscura y está llena de terrores”, y esta atribución del Tribunal Constitucional es uno de ellas.

La verdad es que los miembros del TC no son jueces reales, es decir no son personas que tengan una preparación judicial, que hayan hecho una carrera en el ámbito de la justicia y que, en virtud de su antigüedad, conocimientos y méritos hayan sido designados jueces constitucionales, sino que son personas elegidas por el poder político conforme a su militancia partidista: 3 por el Presidente de la República (que elige a quienes le son afines), dos por el Senado y dos por la Cámara de Diputados (por cuoteo: uno mío, otro tuyo).

No se me malentienda: en el Tribunal Constitucional hay profesionales y académicos muy solventes, pero el 70% del total no están allí por sus méritos, sino por una decisión política.

En este punto hay que destacar que el único órgano que actúa decentemente es la Corte Suprema, que llama a concurso público para proveer los tres cupos que ella designa y elige entre quienes considera con mejores méritos conforme a su curriculum y trayectoria.

Entonces, ¿cuál es la resulta concreta de las lógicas del cuoteo en la elección de los miembros del Tribunal? Muy sencillo: cada vez que se aprueba una ley la minoría derrotada va al Tribunal Constitucional y como saben que la composición del tribunal les favorece (actualmente hay cuatro Ministros de Gobierno y seis de oposición) derriban la legislación aprobada por los representantes elegidos por el pueblo.

Este es un juego perverso que se ha llevado a extremos. Tal como les dije, en el Congreso Nacional la elección de los Ministros del Tribunal Constitucional se hace por cuoteo y se vota en pares; cada sector presenta su candidato cuando le toca “el turno” y a cambio de que se lo aprueben, aprueba también el que haya presentado el otro sin cuestionar nada: “si tú votas por mi Chacal de Nahueltoro yo voto por tu Cabro Carrera” es una situación perfectamente factible. No buscan abogados o académicos de prestigio o de reconocida solvencia intelectual, sino operadores políticos fieles al que lo presenta como candidato.

Si creen que exagero en lo mal que funciona esto, les recuerdo lo que pasó en las últimas designaciones del Senado: a las 9 de la mañana se sabe que los candidatos son Nelson Pozo y Cristián Letelier; y antes que pudiéramos averiguar de quiénes se trataba (no son especialistas en Derecho Constitucional ni juristas conocidos), a las 11 del mismo día ya estaban aprobados.

No olvidemos que ser ministro del Tribunal Constitucional es uno de los cargos más relevantes de la República y, por lo mismo, los estándares democráticos hacen necesario examinar los méritos de los candidatos en un proceso deliberativo, abierto y transparente. Al final solo supimos que de los elegidos uno era de la UDI y el otro era el candidato del PS.

Pero después de esta ilustración de nuestra realidad, respondamos cuestiones principales: las democracias ¿necesitan que existan los Tribunales Constitucionales? Sabemos que la mayoría de los países cuentan con ellos, pero hay países de democracia indubitada, como Holanda y Nueva Zelandia que no los tienen. Ergo, no son elementos imprescindibles de los sistemas democráticos.

¿El Tribunal Constitucional chileno es una entidad autónoma e independiente de la contingencia política que tiene como norte velar por la primacía constitucional? La respuesta a esto es bastante más compleja, pero tenemos elementos orientativos: cada vez que se presentan asuntos con un componente ideológico, los ministros del TC se alinean casi invariablemente con las ideas conservadoras o progresistas de quienes les eligieron, actuando y decidiendo como un tribunal político. Su autonomía política no tiene nada de evidente.

¿Debe existir en nuestro país un Tribunal Constitucional con la facultad de vetar o bloquear a priori las leyes que aprueban los parlamentarios que han sido elegidos por los chilenos? Este es el último punto que quiero abordar: entiendo que los Ministros del TC no tienen legitimación democrática para eso; otra cosa distinta es que conociendo de un caso examinen si la aplicación que se hace de una ley es contraria a la Constitución y por ende la declaran inaplicable al caso concreto, pero ello es muy distinto a extenderles un cheque en blanco para que vayan por la vida anulando las leyes del Congreso.

En conclusión, es imperativo revisar el rol, las atribuciones e incluso cuestionar la existencia de un Tribunal Constitucional en una Nueva Constitución teniendo presente que, cada vez que les entregamos una atribución o facultad a una instancia que carece de generación democrática, es a costa de menguar el poder de nuestros votos hasta convertirlos en irrelevantes.

TAGS: #NuevaConstitución Tribunal Constitucional

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

04 de junio

Señor no entiendo para que tanto afàn de otra constitución si no tendrá un organismo con la autoridad para hacer de la constitución la norma suprema. Practicamente en todos los países hay organismos que limitan la legislatura de turno para proteger la constitución y el estado de derecho.

La verdà es que esto de la nueva constitución han sido puros palos de ciego.

Saludos

La absurda campaña por una nueva Constitución

04 de junio

Señor no entiendo para que tanto afàn de otra constitución si no tendrá un organismo con la autoridad para hacer de la constitución la norma suprema. Practicamente en todos los países hay organismos que limitan la legislatura de turno para proteger la constitución y el estado de derecho.

La verdad es que esto de la nueva constitución han sido puros palos de ciego.

Saludos

04 de junio

Si, la mayoría de los países tienen tribunales constitucionales (no todos), pero en la generalidad de los mismos no tienen la facultad de destruir/anular las leyes del Parlamento, sino solo declararlas inaplicables a casos concretos.

Solo cuando una ley no tiene ninguna posibilidad de que sea constitucional, en ningún ámbito, están autorizados para declarar su inconstitucionalidad con efectos generales.

A modo de sugerencia, le invito a que participe en los Encuentros Autoconvocados: oyendo a la gente descubrirá decenas de razones para cambiar la Constitución.

04 de junio

Si, es un comentario razonable y tambien lo da a entender su artìculo, pero entonces habria que suprir el cuestionamiento a la existencia del TC en el artículo porque eso seria un remedio peòr que la enfermedad.

En realidad no necesito asistir a ningun encuentro para escuchar las trasnochadas criticas a la constitución actual. LO que me gustaria seria leer de uina vez lo que se propone a cambio. Todavia quedamos algunos con algun dedo en la frente que queremos leer algo ántes de aprobarlo o rechazarlo.

Saludos

Servallas

05 de junio

Estimado, lo complicado del asunto es que los representantes “populares” que se eligen, es decir aquellos “designados” por los partidos políticos, muchísimas veces no son gente que entienda el alcance y mérito de lo que proponen, es más, muchos no tienen ni idea si es constitucional o no, y no cambiarán sus posturas, recuerde que son “ideológicas”, no buscan el bien común   per sé. Entonces ¿quién mira en perspectiva las futuras leyes cuando hay duda? ¿contraloría?, esta para interpretar lo que está, ¿El gobierno?, se entrometerá en asuntos en los que tiene intereses y muchos, ¿el grupo contrario?, ya perdió la pelea y lo mismo, su visión es ideológica, ¿los tribunales de justicia?, respóndase solo. Que vivan en el barrio alto ¿que importa?, cualquier hijo de vecino que le va bien en la vida intenta cambiar de barrio, les pasa hasta los futbolistas. Ahora ¿como hacer que sea gente confiable, ética, apolítica, de criterio amplio, muy, muy preparada, y que además entienda todos y cada uno de los vericuetos , significados y alcances de la constitución ?suena a extraterrestre. Entonces quizás es más sano decir : no me gusta el TC porque no aprueba lo que yo quiero que aprueben y listo. Pero si yo fuera Ud.  no me preocuparía, lo volarán de un plumazo y la muchedumbre aullará.

06 de junio

Tres alcances:
– Una cosa es que nuestros representantes estén desconectados de los representados y otra cosa distinta es que el TC de Chile pueda anular o destruir las leyes del Congreso.
– Que vivan en las mismas comunas es el resumen de otras cosas: son todos de un sector específico de la sociedad santiaguina, interactúan con similares, tienen el mismo rango de edad, afrontan las mismas contingencias y, sin embargo, deciden por los chilenos de todo el país. No hay diversidad y la gente de regiones para estos efectos no existe.
– Dice usted que sería más sano de mi parte si reconociera que “no me gusta el TC porque no aprueba lo que yo quiero”, lo que indica que al parecer no me he dado a entender bien: lo que yo planteo es que no tienen legitimidad democrática para destruir leyes o para darles su bendición. Me importa un carajo lo que sentencien: yo cuestiono que decidan cosas que no es normal que decidan.

Cristian

06 de junio

Esto es una defensa bastante burda al derecho de cualquier populista a destruir la institucionalidad e instaurar incluso una dictadura. Con el argumento de este tipo, si entra una ley donde se decreta que no somos mas personas libres sino que somos propiedad del estado entonces esta bien que eso se apruebe porque es el deseo de la gente, que votó tan informadamente por sus representantes.
Ningun pais serio creeria que eso es razonable, sino todo lo contrario, es una soberana estupidez.

La constitucion esta por encima de las mayorias de turno por una razon muy simple: Los destinos de un pais se protegen de las contingencias, se vela por su estabilidad.

La constitucion raya la cancha y lo que las autoridades transitorias hagan tiene que estar dentro de esos limites. Cambiar los limites tambien esta permitido pero es logico que eso debe requerir un consenso cercano a lo unanime.

Lo que este tipo propone aqui es simplemente autorizacion para destruir un pais. Y lo siento, eso no lo van a tener.

06 de junio

Agradezco su sinceridad. Mientras lo leía me parecía escuchar “El tribunal es nuestro: no pasarán, comunistas de mierda”.
Pero deben ser ideas mías.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Enarbolar la pureza como un objetivo a conseguir, debe ser tal vez la gran evidencia de la carencia de un real proyecto transformador.
+VER MÁS
#Política

La impura política de los puros

La coherencia y la cohesión han estado ausente en la dirigencia del FA. No han tenido la coherencia para permitir que los militantes de base designen las candidaturas a diputados en los diferentes distritos.
+VER MÁS
#Política

¿El veto a Mayol es congruente con la renovación de la política?

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Popular

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje

No es posible que acciones cuyo propósito es proteger los derechos, por ejemplo, cuando se decide la separación e internación de un niño, generen un daño del que nadie se hace cargo finalmente. Bajo ni ...
+VER MÁS
#Sociedad

La crisis permanente del sistema de protección de la infancia en Chile