#Política

Ciudadanía y Concertación: ¿De quién es la culpa?

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP
Los resultados de las últimas encuestas, y particularmente la Adimark, nos muestran una notable desafección de la ciudadanía con los partidos políticos y las coaliciones. Si bien este panorama se viene desarrollando desde hace mucho tiempo, ciertamente han influido en él los movimientos sociales que se han tomado las calles en los últimos meses.
 
Buena parte de la crítica recae sobre los partidos y la “clase política”, que no ha logrado “encantar a la ciudadanía” y que se ha quedado atrapada en prácticas añejas y dignas de la mafia siciliana. Asumiendo que parte de esas críticas son ciertas (hoy en día cualquier almacén de barrio tiene un sistema contable mejor que el de un partido político; no hay claridad respecto a la militancia; las lógicas de los caciques siguen siendo predominantes; la institucionalidad del país aún dista bastante de ser efectivamente democrática; etc) planteo la siguiente pregunta: ¿Pretender que los partidos “encanten” a la ciudadanía no es pensar en los ciudadanos como un instrumento de las colectividades? ¿No será mejor asumir que los partidos políticos deben ser un instrumento de la ciudadanía?
 
A mi juicio, la respuesta que mejor satisface los requerimientos de las sociedades modernas es la segunda. Los partidos deben ser un instrumento de la ciudadanía, la cual debe poner los temas en la palestra y utilizar la estructura partidaria para pasar desde las demandas gremiales a demandas políticas, que interrelacionen todos los temas en una propuesta transversal e ideológica de construcción social. En ese contexto, debemos asumir que buena parte de la responsabilidad del inmovilismo actual de los partidos políticos es nuestra, de los ciudadanos, y particularmente de los jóvenes.
 
No podíamos pedirle, durante los 90 o en la década pasada, a Patricio Aylwin o a Ricardo Lagos que se encargaran de darle mística a sus respectivos partidos, ni de ir a las federaciones de estudiantes a activarlas, o a las poblaciones a entusiasmar a los dirigentes para que articularan sus demandas. Ellos se presentaron a las elecciones para gobernar, ganaron y cumplieron con esa tarea, bien o mal según sea la óptica de cada uno.
 
En primer lugar, buena parte de la responsabilidad radica en quienes dirigieron las juventudes de la Concertación durante los años en que fuimos gobierno. En esas circunstancias, la labor de los dirigentes jóvenes se hace doblemente difícil, porque evidentemente las presiones por parte del gobierno van a ir en el sentido de la desmovilización y el orden. Sin embargo, es labor de las juventudes mantener el sentido de constructiva rebeldía y ser quienes justamente movilizan y articulan lo que otros quieren desmovilizar. Si no hay fuerza para aquello, las juventudes se transforman en los garzones que sirven la mesa o bien en agencias de empleos estatales, como ocurrió en muchos casos.
 
Por otra parte, hay responsabilidad de parte de todos los jóvenes que nos sentimos entusiasmados por la política. El aporte de la dirigencia estudiantil, el aporte a nivel de discurso y de estrategia son sumamente importantes, pero también se necesitan jóvenes que asuman la responsabilidad de la militancia política y que intenten cambiar desde dentro las lógicas de las cuales hablaba en un principio. Ciertamente, esa es la labor más difícil y tal vez la menos excitante, pero sí la más necesaria si es que efectivamente queremos sanear la institucionalidad de nuestro país y avanzar hacia el desarrollo con partidos políticos que efectivamente respondan a su labor, y que sean un instrumento de la ciudadanía para producir los cambios.
 
Hoy en día muchos se preguntan si acaso la Concertación, esa coalición que tiene más rechazo que la derecha, puede o no ser la solución a la crisis que estamos viviendo. No sé si la Concertación es el remedio y me da un poco lo mismo. Lo que sí sé es que la alianza entre el centro y la izquierda es la base fundamental de ese remedio y que buena parte de la responsabilidad del cómo se estructure y se defina en los próximos años va a depender de lo que hagamos los jóvenes que creemos en dicha fórmula. Con iniciativa y con proactividad, pues si en los 90 ya era necesario que los jóvenes asumieran sin miedos su propia identidad y aportaran sin frenos a la construcción de la política, hoy se hace simplemente imprescindible.
——————
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
cindy-iriarte

16 de julio

Buen enfoque. Agregar que la Concertación se vio reforzada por la resistencia moral, ética y humana contra el régimen anterior y reconocer que democratizó y dio gobernabilidad al país, y es por la corrupción y la debilidad frente a la delincuencia que la coalición de derecha llega al gobierno, creo que el mayor error fue dar pescado y no enseñar a pescar, una educación gratuita, con calidad y con un direccionamiento país claro, es a mi juicio enseñar a pescar, las canastas, si bien son humanitarias, gravan las presupuesto futuros y generan dependencia, y además mueren con el cobre.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Se espera que en este mes de campaña el sector de los grandes empresarios y las consultoras y bancos de inversiones redoblen sus mensajes sobre el impacto positivo para la inversión si gana Piñera y vice ...
+VER MÁS
#Política

El balotaje y un nuevo ciclo político

Hagan lo que hagan los seguiré respetando, esto es política y todo puede cambiar en dos segundos, pero si queremos dejar de lado las políticas del terror, pensar que no hay ningún punto de acuerdo entre ...
+VER MÁS
#Política

Pacto RD-RN-Evopoli

Ética, Consecuencia, Compromiso y Dignidad, ideas que no se pueden perder en la vida que seguramente en este escenario reivindicarían nuestros colegas, pues, los dolores que nos queda son los compañeros ...
+VER MÁS
#Sociedad

Trabajo Social: Pasados Inquietos

Ahora Piñera contará con el 100%% de los votos de Kast y hará laboriosos esfuerzos, utilizando el vocablo humanistas cristianos, para que los escasos votantes de Goic se plieguen a su candidatura.
+VER MÁS
#Política

Guillier versus Piñera : ¿quién será presidente?

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno