#Política

Chile, laboratorio político

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Chile tiene el discutible privilegio de ser un laboratorio político. Cómo no recordar la vía chilena al socialismo, con vino tinto y empanadas, encabezada por un mandatario que se hacía llamar Compañero Presidente, de origen burgués, aficionado a la buena mesa y que no hacía ningún asco a un buen whisky de 18 años. Un hombre templado y mesurado, de cuya genuina convicción democrática y popular algunos dudaban hasta aquella fatídica mañana de martes cuando en ella dejó la vida y el sello de un hombre íntegro y cabal.

El mundo entero estaba expectante ante este experimento que trataba de combinar dos elementos políticos que se pensaban incompatibles: la democracia y el socialismo. Hoy habrá que concluir que el modelo se hizo fracasar porque tenía claros indicios de viabilidad. La CIA, el modelo económico capitalista y los empresarios locales se coludieron para que la vía chilena terminara en un barranco.

El término del experimento coincidió con el nacimiento de otro. La doctrina del shock, como lo ha bautizado Naomi Klein en su libro homónimo. De la escasez a la abundancia en 24 horas, cuando se abrieron los acaparamientos previos y se desató sobre la población un torrente instantáneo de café soluble, pollos congelados, papel higiénico, leche, pasta dentífrica, repuestos de automóvil, televisores y otro sinnúmero de bienes de consumo que habían desparecido de los escaparates por arte de magia.

Se impuso entonces a sangre y fuego el modelo de mercado más ortodoxo imaginable, con principios dogmáticos y verdades de mercado reveladas desde Chicago, la Roma de  los jerarcas de la nueva religión económica y sus pupilos nacionales. Se reprivatizó todo lo que se pudo, se generaron fortunas en un santiamén y aportamos a la nueva verdad con algunas joyas como las AFP y las ISAPRE. La libertad de emprendimiento adquirió rango constitucional y la política, esa deleznable actividad que nos encadenaba, fue rebajada a la calidad de trajín antipatriota y clandestino.

El régimen naciente sólo podía mantenerse en pie mediante una represión brutal cuyos macabros detalles y dimensiones algunos sólo creyeron después de que había terminado. Regresó la democracia en gloria y majestad, contra todas las predicciones pesimistas en alas de una alegría que se cantó  a todo pulmón. Y -cómo no- se inició un nuevo experimento: La transición a la chilena. En la medida de lo posible. Tratando de cocinar una tortilla sin romper los huevos. La democracia de los acuerdos, se le llamó y muchos creímos en ella.  Duró 20 años y se rompió como había llegado: por las urnas.

Otro experimento. La época del cambio. Primero hubo que inventar todas aquellas cosas que debían ser cambiadas. La corrupción, la delincuencia, la ineficiencia, el despilfarro, el amiguismo, la burocracia. Si revisamos las cifras objetivas que miden todos estos fenómenos, veremos con nitidez que los problemas citados, si bien en alguna medida eran reales, en la mayoría de los casos estaban completamente dentro de parámetros aceptables en la región. Y se desató el nuevo régimen, anunciado con el estrépito de un devastador terremoto. A mitad de camino, nos damos cuenta de que, por una parte, los cambios no vienen y por otra,  que los problemas eran más serios que las peores críticas escuchadas. La educación es un desastre, la política ambiental no existe, la inequidad crece, el desarrollo es ficticio y la democracia agoniza en sus propias carencias y vicios.

Ha llegado, o llegará muy pronto la hora de preparar con cuidado nuestro próximo ejercicio de retorta. Elijamos bien sus constituyentes,  elaboremos un programa de gobierno basado en necesidades reales y establezcamos  un plan de trabajo realista y fluido. No seamos ingenuos, revisemos las diversas invitaciones que recibiremos en un análisis sereno e informado. Reforcemos y vigilemos nuestra democracia para que nadie nos la arrebate. Basta ya de ejercicios fallidos. A ver si ahora pasamos a la historia no por nuestros fracasos, sino por la certeza de nuestras opciones. Está bien ser país de loca geografía, pero no, de una historia errática y demencial.

———-

Foto: HikingArtist / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

22 de diciembre

Pedro:

Tus artículos tienen mucho de rescatable y te felicito por ello, sobre todo por la intención, pero, a mí me gusta separar lo histórico o lo analítico de lo propositivo y me gustaría comentar en relación a lo que dices, obviando la montonera de zancadillas que han hecho imposible la construcción de la sociedad que queremos y que en definitiva presentan una perspectiva de futuro de tales características que hacen preveer que, se haga lo que se haga, comprendido como esfuerzos marginales luchando contra un sistema brutal y gigantesco, se entiende que es sencillo pronosticar que esos esfuerzos serían inútiles, sin embargo, juguemos a modelar bajo condiciones ideales y por favor respóndeme a algunas preguntas en relación a lo que dices en tu último párrafo…

¿Qué elementos componentes fundamentales requiere el próximo ejercicio de retorta?…

¿De qué forma eliges bien a sus constituyentes?, ya que si te refieres a los parlamentarios, nosotros no elegimos a nadie, nos los imponen y a todos nos queda la sensación de que su gestión es deficiente…

¿Cómo elaboramos un Programa de Gobierno?, ya que el Programa de Gobierno de cualquier coalición que presente una candidatura viene empaquetado y de hecho, el Programa es menos importante que el personaje de la candidatura, tal como lo fue en el caso de Bachelet, donde luego de ser ya “la” candidata, apareció el Programa… Con Frei, nunca hubo Programa…

¿Cuál crees que debe ser el plan de trabajo al que te refieres?…

¿Como reforzamos nuestra democracia para que nadie nos la arrebate?, especialmente considerando que no tenemos precisamente una democracia, y espero que coincidamos en ello, así es que difícilmente podemos vigilar el queso, ya que apenas podemos contemplar como el gato juega con los ratones…

Etcétera… Insisto en que me parece digno de destacar el hecho de que haya alguien que exprese su deseo de realizar ciertas cosas que mejoren el estado de la sociedad en nuestra nación, sin embargo, creo que es necesario ser específicos y, al hablar de ello, procurar definir los elementos que harían previsualizar que es factible seguir determinado camino rumbo a lo que deseamos como ciudadanos, ya que he leído bastantes artículos llenos de proposiciones generales en relación a lo que se debiera hacer en el país, pero, no salta la liebre o no se definen actos, elementos constitutivos, o una proposición acabada que oriente la opinión ciudadana hacia un consenso y a la vez unión de voluntades detrás de una proposición única que tenga un sentido integral, o más acabado, o bien pensado, y a la vez específico y de preferencia presentado con un sentido técnico y no meramente propositivo y de orden general y eventualmente filosófico, ya que esto último sabemos que ha sido un cáncer con el que algunos políticos han hecho sus campañas cuando en realidad no tienen un plan que detallar…

De eso creo que la gente se siente hastiada, del cuento vago y de proposiciones generales y demasiado específicas en algunos puntos que no muestran el sentido general e integral que debe concederle un Programa de Gobierno a una nación que tiene tantas situaciones problemáticas y a una ciudadanía que espera tanto de la suma de la acción de las capacidades de los recursos humanos del país y de los recursos naturales y productivos que deben ser puestos al servicio de las necesidades y aspiraciones de los hijos de la patria…

http://www.camaraciudadana.cl

dfgdfgd

22 de diciembre

Gracias por el comentario.
Tus preguntas son pertinentes y difíciles de responder. Creo que todos debemos aportar, pero siempre deberá haber alguien quien ordene y priorice las propuestas de la gente. Se suponed que ese papel lo debieran jugar los partidos y organizaciones políticas. También sabemos que no lo han hecho.
Afortunadamente existen estos medios de comunicación, los twitter, los blog, etc. Me imagino, con cierta cuota de optimismo, que estos están siendo leídos y analizados. Las elecciones que vienen se van a decidir en el plano de las comunicaciones, creo que no veremos tanta gigantografía de candidatos profetas sino más bien los comentarios, en su mayoría agudos, de twitter.
En todo caso, el programa será definido, pienso, en las demandas que han planteado los estudiantes y que han sido acogidos por una amplia mayoría.
Un gobierno que inicie seriamente las reformas mencionadas en mi anterior columna ya sería un enorme progreso.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Con la escasa información y poca congruencia que aún se tiene de los programas de los candidato(a) s a la presidencia y de cara a los resultados a obtener a marzo del 2022 así: ¿No sería lo mismo el ca ...
+VER MÁS
#Política

¡Atención electores de Chile!

Esto no se trata de quién gana y quién pierde, se trata de devolver la vida al boxeo, en general como historiador escribo columnas sobre la época dorada del boxeo entre 1930-1960 cuando el boxeo llevaba ...
+VER MÁS
#Deporte

La vuelta del público al boxeo

Entonces les enseñamos a los niños que si quieren ganar un partido deben dar directo al hueso para dejar deshabilitado al contrincante. Ese directo al hueso se refleja en las famosas planchas, (cuando ent ...
+VER MÁS
#Internacional

En el fútbol, como en la vida misma

Los embarazos en niñas y adolescentes menores de 14 años no son producto de una violación aislada, sino por lo general se producen por abuso sexual reiterado. Su enorme incidencia ya no permite continuar ...
+VER MÁS
#Internacional

Ese cuerpo no te pertenece

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena