#Política

Carlos Larraín, el patrón

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En don Carlos el concepto de democracia nunca ha sido muy bien aceptado por lo mismo; lo encuentra algo desordenado, espantoso y parte de una especie de post modernismo bastante atroz. No le parece que quienes tengan que gobernar sean elegidos popularmente porque qué sabe esa masa media ambigua que llaman pueblo. ¿Quiénes son sus antepasados? ¿Qué han hecho por la estabilidad del país?

Carlos Larraín debe ser el gran protagonista de estos últimos días en los encuentros y desencuentros de la Alianza. Su voz despectiva y tu tono de viejo oligarca nacional ha aparecido -al igual que en los últimos casi diez años- constantemente en la discusión y en la maquinación de propuestas dentro del sector. Esto, tal vez, lo hace porque no quiere que lo pillen volando bajo quienes se encuentran debajo de su escala social y moral. Mal que mal él es Larraín y, si quisiera, podría estar cortando la gran cantidad de hortensias que colman su jardín, en vez de estar dedicado a temas tan poco honrosos como el tejemaneje de una coalición que, seamos sinceros, más se sustenta en el empresariado que en la política.

Pero no. Prefiere estar al servicio de Chile, o mejor dicho, de su Chile. Ése que construyeron sus antepasados, y en el que solamente los  buenos hombres de apellidos vinosos, o de cierta historia familiar, circulaban por los pasillos del poder luego de llegar de esos fines de semana en que se dedicaban a descansar toda su bondad en sus tierras. En esas merecidas tierras que eran para ellos como la metáfora perfecta de una sociedad virtuosa: es decir, un feudo en el que el poder de decisión de sus integrantes estaba sometido a lo que los patrones, los adultos y los que realmente sabían cómo funcionaba este país, pensaban. Porque,  al igual que las vetustas monarquías europeas,  creían haber recibido casi como una herencia divina el manejo de los otros, los morenitos, los ignorantes: los peones.

En don Carlos el concepto de democracia nunca ha sido muy bien aceptado por lo mismo; lo encuentra algo desordenado, espantoso y parte de una especie de post modernismo bastante atroz. No le parece que quienes tengan que gobernar sean elegidos popularmente porque qué sabe esa masa media ambigua que llaman pueblo. ¿Quiénes son sus antepasados? ¿Qué han hecho por la estabilidad del país? ¿De dónde vienen y hacia dónde irán si es que ellos, los patrones les  indican el camino? No lo sabe. No lo entiende y no pretende entenderlo. Para él y los suyos la construcción social de manera vertical ha sido bastante más interesante, menos bulliciosa, y sin tanta chimuchina como la que se ha desbarrancado en el último tiempo. Es más efectivo, según su percepción,  dar algunos fuertes golpes de poder desde arriba antes de recibir pequeños y desestabilizantes golpecitos desde abajo. Así lo supo siempre, y así lo entendieron los militares, quienes a lo largo de la historia han defendido sus intereses en pro de un orden y una institucionalidad que, en el fondo, solamente ha beneficiado a los suyos, a quienes deben comandar el poder según ese supuesto, y ficticio, mandato divino según el que creen regirse.

Es por lo anterior, que el presidente de Renovación Nacional ha manejado su ejercicio político dando pequeños golpes desde arriba, desde su posición, incluso para manejar  a sus aliados y  a sus pares, a quienes no encuentra lo suficientemente alcurniosos para respetarlos. Y es por esto, y muchos otros factores, por los que la derecha está en la situación en que se encuentra. Don Carlos con sus constantes arranques de personalismo, e interés hacia su persona y lo que él -y su casta por supuesto- encuentra necesario para el orden de esté-su-país.

Es por esto, que sin ningún pudor, ha roto toda clase de pactos ya sea con el Presidente como con sus aliados de la UDI. Ha llegado, también,  hasta el punto de manejar voluntades en la oposición proponiéndoles acuerdos con cierto aspecto reformador que no son más que la perpetuación de un sistema. Ha sido capaz de presentar hasta a Chahuán- ¡Sí, Chahuán!- como posible carta presidencial de su partido, y todo con tal de mantener lo que a él le parece bien, porque así lo enseñaron desde chico; así fue criado para mantener sus principios, y el de su estrato social, por sobre lo que los demás desde una lejanía democrática intentan proponer.

Pero lo que más le molesta a don Carlos, es que a él- ¡qué se han imaginado!- le impongan algo. Por lo mismo no dará su brazo a torcer con la Evelyn, hasta que ella llegue arrodillada ante él con la cabeza gacha y el ego desinflado, porque a él nadie le preguntó si la quería como candidata y eso, como patrón que es, lo  encuentra último.

———–

Imagen

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Elber Galarga

31 de julio

Mucha afirmación, poca argumentación, y peor, nada de fundamentos. Mal.
Sí, mal que haya llamado a Chahuán ¿pero realmente toda una columna sin sentido para decir “no me gustó”?
Honremos el espacio que se nos entrega para expresarnos.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Si el debate electoral pasado se había centrado en el cuestionamiento al modelo económico y político, en éste no apareció como principal temática durante la campaña. Sin embargo, con la votación con ...
+VER MÁS
#Política

Elecciones 2017: de vuelta a la política

Las izquierdas, en general, debieran poner todo el peso de su voluntad para escapar de la permanente exaltación de los elementos contradictorios y abocarse, a la vez, a la formulación de la síntesis que ...
+VER MÁS
#Política

Atomización de la política (o como naufragar eternamente)

Movilizarse hoy en este paro de advertencia, será preferentemente una acción que llevará agua a los molinos de la campaña de engaños y argumentos oportunistas de una derecha neoliberal que lucha por to ...
+VER MÁS
#Política

El paro del sector público y el sentido común

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

¿Cuál debiese ser la preocupación esencial? Primero que todo, brindarle al INE, de una vez por todas, la autonomía que requiere. De esa forma, se evitan suspicacias sin bases o gustos políticos como el ...
+VER MÁS
#Economía

Censo 2017 ¿Un déjà vu? ¿Problema del INE, del gobierno o del Estado?