#Política

Campañas del terror y trampas.

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Los acuses de “campañas del terror” llevadas por el adversario (o enemigo), tan propio de nuestra historia electoral mediata e inmediata, son un certificado de democracia. No importa si provienen del oficialismo o la oposición. Gritar contra la campaña del terror del otro, contra el supuesto descrédito, contra la alarma irracional del contrario, es una alerta viva de que no hay secretos, de que no hay trampas. 

De trampas, traiciones y engaños hay en nuestra historia criolla episodios, que vistos bajo la perspectiva del tiempo, llegan a ser tan emblemáticos como ilustradores. Situaciones que surgieron desde la vehemente cosmovisión de algún caudillo, hasta complejos ardides fraguados con crueldad y mente fría, en reuniones secretas.

En gran medida, nuestra convulsionada historia es fruto de tales episodios. Hechos que marcaron al Estado y a las personas que en el futuro iban a dirigirlo. Situaciones diversas, aunque con una característica común: su periodicidad. Es que cada cierto tiempo la historia se remece con algún hecho brutal que la mutila, o que la regenera totalmente. Periódicos a tal punto, que bien podría hablarse, sin mucho margen de error, de una suerte de ley histórica, o  mejor aún, una cierta ley de la política en Chile: No hay política sin trampa.

La mayoría de nuestras revoluciones y momentos cruciales han seguido ésta ley. Siempre nacidas en el secreto, en una traición bien disimulada. Abiertamente el engaño, el subterfugio, o la sedición incontrolable, son de la esencia de nuestra política.

Ejemplos son muchos, pero basta pensar en nuestro tumultuoso siglo XIX: A O’higgins le llovían aplausos por todas partes, hasta que en una encerrona se habló con la verdad, y el dictador cayó. Años más tarde, el motín de Quillota sorprendió totalmente a Portales, con un coronel resuelto a asesinarlo. Más trágico todavía fue lo de Balmaceda, que bien no terminaba su mandato, aunque nunca esperó la guerra civil que terminó abruptamente un largo periodo político, y también su vida.

¡Qué duda hay de que nuestra política se ha construido en el tiempo bajo el secreto y el engaño! La historia nos muestra la evidencia. Ahí están sus consecuencias: sangre y más sangre. Por eso es que cuando en política se dicen las cosas tal como se piensan, “pan pan vino vino”, da esperanza. Cuando se habla con la verdad, sin eufemismos. Aún cuando la crítica sea destructiva o alarmista, o cuando la intención sea solamente ganar o no ser humillado en una elección. Allí también hay, por lo menos, algo de sinceridad. Algo.

De esta forma, los acuses de “campañas del terror” llevadas por el adversario (o enemigo), tan propio de nuestra historia electoral mediata e inmediata, son un certificado de democracia. No importa si provienen del oficialismo o la oposición. Gritar contra la campaña del terror del otro, contra el supuesto descrédito, contra la alarma irracional del contrario, es una alerta viva de que no hay secretos, de que no hay trampas. La democracia se juega en el desconocido terreno de la verdad. Sin ambages, aunque sea dolorosa e impopular.

Podrá sonar algo bruto, pero es bastante lógico. Las democracias saludables se construyen a partir de líderes que dicen y hacen lo que piensan. Lo que realmente piensan. Sociedades en que prima el debate abierto, sin tabúes, y en que la opinión pública tiene ilimitada y certera información sobre sus líderes políticos. Lo contrario es una distorsión soterrada, que erosiona poco a poco y enferma a las sociedades. De esto último, la política de guerra fría, y en general del siglo XX, es paradigma. Todo hecho en secreto, utilizando la trampa, e instrumentalizando el poder militar y la violencia política. A la antigua.

En los 60’s, las alarmas por campañas del terror fueron innumerables, aunque siempre tramposas. En la elección de Frei Montalva, por ejemplo, la derecha y la DC hablaron abiertamente del “terror” para amedrentar a la población sobre el socialismo de Allende. Nada más legítimo y sincero que aquello. Simple, decir las cosas tal como se piensan. Sin embargo, en secreto la DC recibía el apoyo financiero de la CIA, y más temprano que tarde, el terror se tomaría las calles de Santiago por 17 años. La histórica ley de la política en Chile de nuevo. El secreto, la trampa, y sus nefastas consecuencias.

Consecuencias, que como todas las de su especie, tienen causas. Advertirlas es lo complejo. Por eso, es tan importante que en el mundo actual, se diga lo que se piensa tal cual se piensa. Y esto se valore. Que una persona udi-católica rechace el matrimonio igualitario por la razón que realmente está en su cabeza: la homosexualidad es una abominación. Y que no se diluya por el bien superior del niño, de la familia, y otras entelequias tanto o más difusas para ocultar lo que realmente se le enseña y piensa. Asimismo, los comunistas hablen de socialismo, de colectivismo y de marxismo, y no de democracias populares, término tan propio y falaz del metalenguaje de izquierda, utilizado para justificar conceptualmente procesos revolucionarios que han devenido en dictaduras.

Sólo de esta forma se protege a la sociedad. Hablar con la verdad en política, y nada más. Eso no es terror ni ataques injustificados, sino simplemente dejar el eufemismo para la retórica y la poesía. Se trata justamente de construir democracia sin campos minados. Sin sangrientas sorpresas, que se destapan súbitamente como ollas, que pueden oscurecer décadas, y a veces hasta siglos enteros. Por esto es que las campañas del terror son esencialmente democráticas, sobre todo en situaciones determinantes en la vida de los países. Advertir a la población sobre lo nefasto que es el proyecto político del otro, si se piensa, es un síntoma de buena salud.

Esto ocurre hoy. La presidencial, en un momento histórico como éste, no podía estar al margen. La nueva mayoría ha acusado campaña del terror del sector contrario. Es verdad. La derecha resignada a perderlo todo ha vaticinado el desastre, la anarquía, el terror. Perdido totalmente el debate de ideas y ante el proyecto transformador (y revolucionario) de la izquierda, sólo queda defender el modelo con advertencias desesperadas. Y eso debía ocurrir. La derecha chilena, oligarca y reaccionaria por designio de la historia, ha procurado siempre el “status quo” en la sociedad. Ése es, en cierto modo, su rol en la política. Sin embargo, el golpismo militar y el autoritarismo autocrático ya están superados en la derecha. No son instrumentos válidos en la acción política del siglo XXI. Esto implica que las ideas y los proyectos ahora deben defenderse en el terreno de las elecciones, la prensa, los foros internacionales. Con lenguaje duro y a veces incorrecto, pero en democracia. Por esto la “campaña del terror” del sector más conservador de nuestra sociedad, es un símbolo de salud democrática. Significa que el debate y la deliberación son actores principales, y no llevan los papeles de reparto que en la historia política llevaron a crisis institucionales y golpes de Estado. La sociedad respira, y fuerte. Nada se oculta tras reuniones secretas y actas confidenciales. La democracia tal cual debiese ser.

Cuenta la leyenda, que Allende al inicio del fatídico 11 de septiembre, y ante la imposibilidad de comunicarse con Pinochet , casco y fusil en mano, le preguntó angustiado a uno de sus asesores sobre el destino del inubicable general: “ Pobre Pinochet. Debe estar preso”. Concluyó. Para los melancólicos, Salvador murió engañado. Murió sin saber que con los golpistas estaba también aquel en quien confió ciegamente su lealtad y compromiso. El mismo de tantas jornadas de abrazos y uno que otro whisky de fin de semana. Él nunca le habló con la verdad. Eso sí es terror.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Alex Eduardo Olivares Villablanca

15 de diciembre

Definitivamente no hay nada más sano para la democracia que la verdad por delante, que de una vez por todas se dejen los eufemismos, se hable claro y fuerte.
Se diga por ejemplo que en la UDI un alto porcentaje de sus dirigentes, (o por lo menos los históricos e influyentes), militantes y simpatizantes son homofóbicos e intolerantes, (en distinto grado, pero homofobia e intolerancia al fin), tratando de imponer desde su mezquina y minoritaria posición, sus pensamientos e ideologías al resto de la sociedad.
Por otro lado decir abiertamente que la izquierda chilena, busca por todos los medios perpetuarse en el poder, manipulando al electorado desde su cómoda posición, que les da el saber que este país siempre ha sido un país de centro izquierda y que si en alguna oportunidad la ciudadanía le presto el voto a la derecha, no fue más que un préstamo el cual rápidamente pueden recuperar.
Por ello es imperativo que se siga practicando la verdad ante todo, que todos los sectores políticos enfrenten a los votantes y sus adversarios en la arena política, con las manos abiertas, aunque parezca campaña del terror, ya que al sincerar sus posiciones ayudan a la democracia, para que los electores tomen una decisión informada. A no olvidar que de tanto mentir, engañar y ocultar, llega el momento en que el descrédito se apodera de la población y lleva a no creer en nada de lo que se les diga por verdadero que sea, algo muy bien sabido por el poder Legislativo y Judicial, los más desprestigiados en nuestros días, ya que la sociedad en su conjunto les cree muy poco y desconfía de ellos, por ende esto último le hace muy mal a la democracia.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Debemos entender que el individualismo está subyugado a lo colectivo y si queremos algo, debemos ver cómo encajaría dentro del ideario de las propuestas de otras personas, a veces tan alejadas de lo que ...
+VER MÁS
#Política

Sobre qué prioridades y una reflexión sobre Venezuela

La derecha “cavernaria” y la derecha “liberal” se unifican en la estrategia de control, ambas apuntan a mantener un statu quo mediante la articulación de un discurso conservador que se muestra como ...
+VER MÁS
#Política

La falacia de la libertad

El ex presidente Mujica, tal cual lo refirió en sus ruedas de prensa en Chile, repartió lo que había entre aquellos que entendió más lo necesitaban y muchas veces lo dispuso excediendo sus atribuciones ...
+VER MÁS
#Política

Hay que complejizar más la figura de Pepe Mujica

Guiller hizo lo correcto al no comprometerse con un eventual abrazo de oso por el FA, no pueden ofrecer coherencia como bloque, por cuanto su identidad está en formación, no han matado a ningún padre
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: al centro de una izquierda vacía

Popular

Una acción clara para hacer realidad esto, es la creación de una Empresa Nacional del Litio, que quizás no va a ser competitiva al comienzo de su ciclo de vida, pero puede volverse competitiva con el tie ...
+VER MÁS
#Energía

Litio, la última oportunidad

Los candidatos y sus equipos tienen la responsabilidad de enunciar Programas que permitan pasar a un escalón o piso superior de desarrollo nacional, como lo está haciendo China, Corea, Singapur
+VER MÁS
#Política

¿Votar por personas, consigna, imágenes o Programas de Gobierno?

Piñera tuvo la falta de ética de designar como director de Gendarmería de Chile a Iván Andrusco, quien fuera miembro de los aparatos represivos de la dictadura en un organismo conocido como la Dicomcar ...
+VER MÁS
#Política

La lista de la desvergüenza de Piñera: Derechos Humanos y Codelco

La eclosión de este nuevo candidato metamorfoseado producto final de su desesperación por llegar al poder, más que ser admirable o asombroso, lo ha transformado en el hazmerreír induciendo en él compo ...
+VER MÁS
#Política

Piñera metamorfoseado por Kafka