#Política

Cambio en el gobierno del cambio

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El cambio, finalmente ha ocurrido, u ocurrirá . Uso el verbo ocurrir porque los terremotos, los vendavales, los tsunamis , todos esos fenómenos que alguna vez, en el mundo de los seguros se llamaban “actos de Dios” para eludir algunos pagos, no son causados directamente por la voluntad de los hombres.

Dirán que esto es un disparate porque el cambio de gabinete es, según lo establece la Constitución, acto exclusive de un solo hombre, el presidente de la República.

Éste es, precisamente, el problema. El cambio al interior  de un gobierno que llegó al poder  por su promesa de cambios del anterior sistema de gobierno, su famosa y ahora olvidada nueva forma de gobernar.  Este cambio de gabinete ocurre porque una serie de fenómenos sociales actúan como si estuvieran concertados para causar un determinado efecto. Ocurren simultáneamente fenómenos tan distintos como Hidroaysen,  toma de conciencia de las carencias de nuestra educación, la lentitud de la reconstrucción, el despertar de algunas regiones, el festival de abusos en el campo del crédito, la insatisfacción de los agricultores, los temores de que el cobre siga la lamentable senda de las sanitarias,  los escándalos de Kodama y otros cuantos que se me escapan y que harían monótona la lectura por su extensión.

Da la impresión, pues, que el cambio de gabinete ocurre no porque el gobernante sienta la necesidad de que tal o cual nombre entre (o salga) de su gabinete, sino porque le parece una manera de aplacar los clamores que se desprenden la incompleta lista que mencionamos. Como aquellos cambios que los entrenadores ordenan en los últimos minutos  para hacer tiempo o para “enfriar” el partido. De la misma manera, cada nuevo ministro cuenta con un par de meses en los que su actuar está en capilla, protegido de críticas porque, justamente, él está ahí para hacer bien lo que su antecesor estropeó.

También, tal como el jugador saliente recibe aplausos del público, los ministros que dejan sus funciones reciben del mandatario homenajes de compromiso y lealtad y el fracaso de su gestión ( más evidente en algunos casos que en otros)  recibe un ecuménico y piadoso manto de silencio.

Esta es la ceremonia, el ritual con el que nuestro mundo político produce los cambios de gabinete. Nada hace pensar que aquel que se avecina, en el decir de todos los observadores de la política nacional, vaya a ser diferente. De paso, quiero decir que esto se está escribiendo a las once de la mañana del lunes , cuando todo es aún un rumor.

Nada indica, en cambio, que un   gabinete nuevo vaya a solucionar alguno de los múltiples problemas que se perciben en el momento actual. Desde luego, no cambiará los rasgos de personalidad del gobernante y tampoco podemos exigírselo. Su carácter no será menos impulsivo, ni cesarán sus legendarias faltas de cortesía. El discurso no será  menos frecuente ni  menos dogmático. Su confiabilidad, que marca récords en las encuestas, tampoco aumentará. Sus fantásticos desatinos sólo disminuirán en la medida en que él decida cambiar las promesas estridentes y los anuncios rimbombantes por el silencio sabio de la prudencia.  

Creemos que la demora de los cambios que estamos comentando se debe a que hoy por hoy, hay pocos candidatos que cumplan el perfil  que el presidente cree necesitar. Una curiosa mezcla de historial limpio, buen prestigio, firme compromiso con los principios del gobierno ( sean estos cuales sean) y, sobre todo, lealtad a toda prueba.  Todo esto, más una paciencia casi heroica para soportar frecuentes interrupciones, no pocos llamados de atención y unos cuantos raspones de pintura. Otro requisito no menor es el de una fantasía generosa en términos de interpretar la realidad para (no) confundir las legítimas expresiones de la juventud con un imprudente exceso, las necesidades de los damnificados con protestas injustificadas e impacientes; el lucro lógico y justo de quien trabaja en la educación con especulaciones financieras absolutamente inmorales; el combate contra la miseria con  siniestras maniobras financiera que en otras latitudes conducen a la cárcel…

Así y todo, desde una posición claramente opositora, les deseamos a los nuevos ministros que tengan éxito. Que logren respirar el mismo aire que se registra en la calle( bastante contaminado, por lo demás). Que logren escuchar a través del estrépito de la calle, las voces que gritan los manifestantes. Que sepan establecer con los parlamentarios de la oposición , como también con los propios, un diálogo libre de dogmas, respetuoso y creativo. De manera que a través de ellos se pueda dictar leyes sabias e inteligentes, que nos acerquen un poco a la justicia que nos ha abandonado casi del todo.

Que así sea.  

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

18 de julio

Estimado Pedro:

Tengo la sensación que los cambios no tienen que ver necesariamente con acallar las voces manifestantes, ni solucionar los problemas legislativos que el país tiene. Es más creo que aunque cambiaran a todos, el panorama no cambiará mucho. El punto es que estos movimientos responden a intereses mayoritariamente políticos, el Presidente y los partidos de la Alianza están preparando la cancha a los futuros candidatos presidenciales, así es como vamos a empezar a ver como el Ministro L. Golborne comienza a aparecer en pantalla solucionando los problemas de reconstrucción a punta de billete y por supuesto “buena planificación”, ya visto como deja vu en el rescate, y los dividendos en las encuestas que este trajo.

Punto aparte es también analizar que cada vez que se puede, se espera que el Gobierno actual desenvaine una varita mágica que haga desaparecer o apaciente el inquieto espíritu de los “desconformes” y que solucione el fatidico sistema educacional que “tanto mal le ha hecho a esta sociedad”. Pero lo curioso es que muchos no cuestionan en absoluto los esfuerzos precarios de administraciones pretéritas, y lo que parece más increíble es que tengan el deseo intransigente que los cambio se hagan A-H-O-R-A cual deseo de hambuerguesa.

El cambio esta solo representado por la Entropía, y en ella solo existen cambios que se gestan en base a aportes y sustracciones de energía….por supuesto no inmediatas…ni individuales.

Saludos,

18 de julio

Muy posiblemente tienes razón y también están pensando en perfilar a un candidato presidencial que los salve de una catástrofe electoral.
Lo que sí está claro es que poco o nada hay que esperar de los nuevos ministros en lo que se refiere a los reales problemas del país.
Saludos

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

En “Tapete” podemos observar que la motivación del trabajo del artista para con el espectador es la búsqueda del cuerpo que se puede apreciar en la fotografía; un cuerpo que se presenta como una mera ...
+VER MÁS
#Cultura

Tapete: exposición de Gabriel Navia

Chile no está en caos, Chile no es un mal país, Chile no va cuesta abajo, es todo lo contrario, basta de engañar a los chilenos, la banca tiene ganancias históricas, CODELCO, tiene las mejores ganancias ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Chilezuela y la caricatura que quieren instalar

En términos generales el IPSA se ve fuertemente influenciado por la especulación del mercado, que puede ser llevada al común de las personas y que tiene por objeto solo hacer un volador de luces frente a ...
+VER MÁS
#Economía

La caída del IPSA y como esta pretende influir en la votación

Ya ni rastros quedan del poderoso partido del cual fue a partir del año 1964 con el ascenso al poder de Eduardo Frei Montalva, teniendo el control absoluto en la Cámara, alcanzaba el tercio del Senado, pe ...
+VER MÁS
#Política

Requiem para una DC

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos