#Política

Bachelet y la segunda vuelta

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Estos días también me han convencido personas que siento muy leales con la democracia y la ciudadanía, personas que muchas veces anónimamente o desde dirigencias sociales han luchado más que varios de mis amigos facebooklucionarios. Tipos que expusieron su vida en dictadura y que hasta vivieron desde la apatía frente a la Concertación, pero que hoy, gracias al acuerdo con el Partido Comunista y la Izquierda Ciudadana han vuelto a confiar y ponerse a disposición de esta Nueva Mayoría, donde son claros en decir: esto no es la Concertación.

Las dudas entre votar por Michelle Bachelet o Marcel Claude eran bastantes. Creo que Claude puso temas reimportantes en la mesa. Trajo la conversa pesimista y casi utópica del café a la franja.

Al pasar los días, fue el mismo candidato, más allá de sus ideas, el que fue alejando mi voto. No me gustó esa personalidad de dueño de fundo tan autoritaria de “aquí yo sé todo y, por lo tanto, te dejaré de ignorante”. Sí, está bien, una vez es divertido, dos es interesante, pero ya a la tercera asumes que el día que tú te acerques a hablar con él, es muy probable que sufras el mismo trato.

Es más, sentí también cierta prepotencia de sus propios partidarios, en el sentido de “el que no está con Marcel es un gil que no cacha ná”, por decir algo piola o suave.

Y claro, es probable que uno sea un tipo inocente, pero como nunca se ha dado cuenta, no le gusta que se lo digan a cada rato.

Esa parte de la campaña de sus seguidores en medios sociales fue pésima: ningunear a cuánto chileno no sentía simpatía por Marcel.

Por otro lado, los demás candidatos, ninguno me parecía muy estadista. Quizás el que más se acerque en contenido e ideas, sea Marco Enríquez–Ominami. Pero algo me pasa que no le creo, nomás. Y eso es fuerte a la hora de pasarle el país a alguien.

Sí, a Bachelet se le mostraba con varios amigotes supuestamente buenos para nada, pero como no veía dentro de los demás candidatos mucha más gente, también uno podría pensar: “Ok, acá sólo estoy viendo al candidato, no a sus amigos ni menos amigotes. Al menos, a los otros, ya los conozco”.

En fin, estos días, para la segunda vuelta, donde se supone que asista el porcentaje que asista a votar, Bachelet ganará, igual iré a las urnas. Primero, porque es un día que para un ñoño como yo es entretenido: ir, marcar, doblar, pegar la estampilla, llegar a casa y comenzar a conocer las estadísticas de las primeras mesas escrutadas.

Estos días también me han convencido personas que siento muy leales con la democracia y la ciudadanía, personas que muchas veces anónimamente o desde dirigencias sociales han luchado más que varios de mis amigos facebooklucionarios. Tipos que expusieron su vida en dictadura y que hasta vivieron desde la apatía frente a la Concertación, pero que hoy, gracias al acuerdo con el Partido Comunista y la Izquierda Ciudadana han vuelto a confiar y ponerse a disposición de esta Nueva Mayoría, donde son claros en decir: esto no es la Concertación.

No sólo la candidata me da confianza, desde la química propia de los seres humanos nomás, sino que siento confianza política por este tipo de personas, en particular por muy buenos amigos del PC y la Izquierda Ciudadana a los que siempre los vi luchar y no ser comprendidos, más allá del cliché, y que hoy sí pueden alcanzar logros soñados.

Esa es la invitación que he escuchado estos días. Y es la invitación en la que he creído.

———

Foto: Michelle Bachelet / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Quizás si la primigenia conjunción de mestizos solariegos españoles y pueblo mapuches, allá en el siglo XVII en el espacio físico y cultural del Biobío Maulino, represente una de las primeras expresio ...
+VER MÁS
#Política

La sociedad comunitaria de derechos comunes. Utopía para el presente

En la actualidad, con las nuevas técnicas de administración, publicidad y manejo de datos, que crecen exponencialmente, en cuatro años se puede hacer tanto daño, (o tanto bien, según sea el propósito) ...
+VER MÁS
#Política

Lo que el Frente Amplio no ve, y otros tampoco

La falta de votantes es un efecto más de la despolitización neoliberal que se impuso durante 17 años y que sin duda transformó a la sociedad chilena. Y ante esa situación hemos escondido la cabeza. Los ...
+VER MÁS
#Política

Aprendiendo de una vez por todas a ser ciudadanos

Pasamos muchas situaciones difíciles como toda urgencia pública. Pero no volví a sentir que alguien se moría frente a mí, sin poder hacer nada porque a otros les importan más las fotos y los titulares.
+VER MÁS
#Política

Diciembre 2013: Hospital inaugurado sin recursos. Gracias por nada

Popular

Los candidatos y sus equipos tienen la responsabilidad de enunciar Programas que permitan pasar a un escalón o piso superior de desarrollo nacional, como lo está haciendo China, Corea, Singapur
+VER MÁS
#Política

¿Votar por personas, consigna, imágenes o Programas de Gobierno?

Una acción clara para hacer realidad esto, es la creación de una Empresa Nacional del Litio, que quizás no va a ser competitiva al comienzo de su ciclo de vida, pero puede volverse competitiva con el tie ...
+VER MÁS
#Energía

Litio, la última oportunidad

Piñera tuvo la falta de ética de designar como director de Gendarmería de Chile a Iván Andrusco, quien fuera miembro de los aparatos represivos de la dictadura en un organismo conocido como la Dicomcar ...
+VER MÁS
#Política

La lista de la desvergüenza de Piñera: Derechos Humanos y Codelco

La eclosión de este nuevo candidato metamorfoseado producto final de su desesperación por llegar al poder, más que ser admirable o asombroso, lo ha transformado en el hazmerreír induciendo en él compo ...
+VER MÁS
#Política

Piñera metamorfoseado por Kafka