#Política

Autoconvocación Ciudadana

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

imagen


Pueblo: ¿nos podemos autoconvocar, digitalmente, para preparar el desarrollo de una Asamblea Constituyente? No sé si preguntar si podemos o queremos, o bien si estamos dispuestos a participar de ese sitio y al mismo tiempo darnos el trabajo de estar allí.

¿Para qué?, sugiere el título. No quiero añadirle en el mismo que es para establecer la Asamblea Constituyente, que muchas personas repiten y corean. Pienso que es mejor explicarlo dentro del texto, y por ello así lo hago.

A esto añado dos razones importantes. Una política y una de eficiencia. La política, realmente, está inmersa dentro del marco legal y constitucional, en donde sabemos que hay varias entidades de Estado que regulan la creación de la Asamblea Constituyente, misma que son una barrera a su establecimiento, y todos lo sabemos, porque de lo contrario ya la hubiéramos hecho.

Esta realidad, que se transforme en “una razón”, es porque nos dice que no hemos podido crear la A.C., lo que nos sugiere que no estamos haciéndolo y lo que nos permite pronosticar un futuro incierto para su realización, y que, por más que la deseamos, o la desean algunos, ese pronóstico es que no la tendremos vía mecanismos institucionales. Disculpen si eso no satisface a quienes creen en su realización con el “permiso” del Estado, el Parlamento, los Penta que financian sus campañas, el Tribunal Constitucional, los capitales extranjeros, y, en general, la mafia toda, digamos, para resumir de alguna forma que en parte siento que me interpreta.

Por otro lado, la razón de eficiencia nos dice que “parecemos mendigos incapacitados ineficientes”, pidiéndole cosas al Parlamento y al Gobierno. Si le pedimos, y léanlo de nuevo, “si le pedimos” lo que queremos a quienes son precisamente quienes no lo conceden, entonces, seguiremos sin conseguirlo, por lo tanto, no tenemos que pedirlo, sino que hacerlo nosotros, los ciudadanos, los trabajadores, diría alguien por ahí, pero, en resumen, prepararnos para desarrollar la Asamblea Constituyente y, en particular, una en la que reflexionemos de forma digital, reuniéndonos en un sitio, para que estemos todos los queremos estar y para que lleguen muchas ideas para llevarla a cabo con éxito y, en particular, lograr por su medio éxitos que nos hagan estar más conformes con lo que hacemos, al mismo tiempo que estamos más preparados y organizados para plantearnos nuevos desafíos.

Mi posición en relación a todos los “malabares” que ocurren en política y economía, además de política económica y economía política, respecto a lo que la gente quiere, es que necesitamos conversar digitalmente para poner en marcha la autoconvocación ciudadana con la intención de llevar a cabo la Asamblea Constituyente, porque, como dije, si la esperamos del Estado, no llega, y así las soluciones que necesitamos se tardan, y ojo, que para que lleguen, deben especificarse cuáles han de ser aquellas cosas en las que hemos de trabajar, diciendo qué cosa haremos, dónde o cómo, con qué y cuándo, etcétera.

A buen entendedor: quien tenga la capacidad de hacerlo, convoque al pueblo a reunirse en un sitio donde conversar acerca de quiénes y cuántos indios somos, y qué queremos hacer, para elaborar un plan que lo lleve a cabo… ¿Qué te parece esta idea o postura, Fermín? ¿Crees que sea necesario presentarle la idea a un caudillo político de la clase charlatán, de cuyas fotos en estos días se aprecian algunas en el sitio? ¿Por qué lo creerías necesario, si nunca lo han querido hacer?

Pueblo: ¿nos podemos autoconvocar, digitalmente, para preparar el desarrollo de una Asamblea Constituyente? No sé si preguntar si podemos o queremos, o bien si estamos dispuestos a participar de ese sitio y al mismo tiempo darnos el trabajo de estar allí. ¿Qué opinas tú de esto, si eres partidario de la Asamblea Constituyente, ya que no aparece por ningún lado del horizonte su realización?

TAGS: #AsambleaConstituyente

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

21 de marzo

Peón de Jehová, hay algo muy cierto en lo que dices y es que debemos autoconvocarnos. No podemos esperar que un elemento de la fauna política actual, a excepción quizás de la llamada “bancada estudiantil”, se haga el tiempo o demuestre voluntad; y aún con esa voluntad, compartimentados como estamos sería un saludo a la bandera. Ya puedes apreciar cómo siguen produciéndose situaciones contrarias al sentido común, ajenas además al respeto por la función pública; continúa siendo dañada, además, la Fe pública en actuaciones vergonzantes de quienes son los llamados a diseñar los esfuerzos para construir país.
Creo que se hace urgente que el pueblo se manifieste, pero con una solidez que no deje espacio a dudas, con una masividad incontestable en lo que a determinación por cambios profundos y democráticos se refiere.
Personalmente, deseo comentarte y a quienes lean este comentario, ya que haces la pregunta en tu artículo, que dentro de un mes iniciaré una marcha a pie hasta Arica -desde Valdivia, donde me encuentro-, para después arribar a Santiago, desde el norte.
Mi intención? Aglutinar ciudadanos, al pueblo, a través del viaje, pasando por todas las capitales regionales desde Valdivia hasta Arica y de regreso a Santiago, con cuyo apoyo entregar en La Moneda y en el Congreso Nacional, un pliego de exigencias a las autoridades políticas que constará de los puntos necesarios de considerar para satisfacer las urgentes necesidades de cambio que requiere nuestra nación para impedir que Chile y su gente, siga siendo rehén de los amarres constitucionales, la ausencia de derechos civiles, la falta de vergüenza de personeros políticos y de figuración pública, además de las prácticas empresariales en el mundo privado.

Debemos poner de manifiesto, y provocar con esa presencia multitudinaria, no digamos de una simple marcha de un día o dos, sino de una columna tan masiva que la vista se pierda en ella, y que se mantenga aglutinada por tiempo suficiente en la capital, que esa fuerza, esa presencia espontánea llegó para quedarse, para hacer carne el clamor nacional por una mejor política, mejores prácticas y -lo más importante- alimentar decisivamente la potencia de la manifestación en términos de su masividad, con la población de Santiago que se sienta llamada a apoyarla.

Soy un convencido de que con la suficiente visibilización, con la suficiente información acerca de esta marcha, pasaremos de esperar que “alguien haga algo” a hacerlo por nosotros mismos. A medida que el apoyo ciudadano vaya aumentando mientras avanza la columna, iremos organizando la preparación de este pliego cuya base ya tengo bosquejada, además de asignar responsabilidades con objeto de que sin importar la masividad de este esfuerzo, sea un grupo humano ordenado, un sólo cuerpo, ajeno a provocaciones, impermeable a esfuerzos de división, suficientemente fuerte para impedir fracturas de cualquier tipo. Será una marcha de paz, pero de ciudadanos activos y pensantes, republicanos.

La marcha, esta manifestación como expresión de presión política ciudadana y popular, la denominaré “Marcha por el futuro de Chile y su gente”.
Voy a iniciarla, mis circunstancias actuales me lo permiten. Necesitaré ayuda para producir expectativa a nivel nacional y también apoyo logístico cuando esta idea sea la de muchos, cuando mi caminata se transforme en una marcha de miles. Habrá que alimentar a la gente, hidratarla, podremos hacerlo con la ayuda de las universidades, del pueblo en el camino; hay que también preparar el itinerario. Todo eso lo estoy ya fraguando, pero llegado el momento en que esta idea cristalice en el apoyo ciudadano a nivel multitudinario, como aspiro, que esa es la idea en primer lugar, habrá que preocuparnos porque nuestra gente esté en buenas condiciones para la marcha. Son miles de kilómetros, puedes sacar la cuenta: Valdivia-Arica-Santiago, pasando por todas las capitales regionales como interludio aglutinador de masas, antes de continuar a la siguiente.
Leo que perteneces al área multimedial, te manejas en redes. Ayúdame. Es un proyecto hermoso, pero solo no sirve, necesito el apoyo de mi pueblo. 2015 es el año.

Cristián.
clloyola@uc.cl
88190245

22 de marzo

¿Apoyo logístico para el caballero?… Claro, por qué no !. Te puedo fabricar volantes… Yo imprimo, tú distribuyes…

Pero, espérate un poquito. Creo que necesito entender mejor lo que quieres decir. Interpreto que quieres hacer una marcha. Valdivia Santiago quizá sería suficiente esfuerzo para comenzar, creo yo.

Por otro lado, hablas de proponer cosas a la autoridad gubernamental, luego de la marcha, pero, … digo… tanto esfuerzo para una marcha para decir qué ? … Osea, explica el qué, para entenderlo mejor.

Ahora, le daré una vueltecita a la tortilla para verla desde otro lado. Si hablo de autoconvocarse en la forma que lo expuse, esto significa organización.

Organización del qué, del cómo, y del todo lo que sea necesario. Significa identificación de metas y programación de operaciones. Diría en resumen que es una cosa científica lo que se debe hacer.

Por otro lado, tú me hablas de una marcha y … a pesar de que esto a mucha gente le ha parecido un gran recurso pro los intereses de lo que sido “el pueblo”, pedirías a la autoridad, al final de la marcha, que ellos echen una manito de gato al sistema para que no nos jodan tanto…

Pero, ¿quién quieres que haga lo necesario en el país para que vivamos una democracia?.

Por un lado, si se lo pides al Gobierno, luego de la marcha, ¿por qué supones que ellos lo van a hacer, si no lo han hecho?, además, ¿qué esperas que hagan? y ¿en qué grado crees que nos sentiremos satisfechos cuando lo hayan hecho?… ¿Los harán en los próximos cuatro años o cuándo?…

Por el otro el lado de la tortilla, está el hacerlo nosotros.
Según como lo entiendo, de eso es lo que hablo. De una autoconvocación ciudadana genuina que se pinte a sí misma el país que quiera y que luego se organice para hacer realidad su propuesta… Si es necesario, el poder del Estado y del Gobierno debiera tomarlo la ciudadanía.

A este nivel, cualquiera nos puede decir wow… chanta la moto, eso no puede pasar, entonces, yo no quisiera que la ciudadanía tomase el poder a manos de un charlatán y no de una capitanía ciudadana que se organiza para el ejercicio de sus operaciones, con la implicancia vital de el por qué y el para qué nos organizamos…

Lo repito. La ciudadanía puede tomar el poder, pero, debe demostrar que está suficientemente crecidita para conseguirlo y lo suficientemente madura para conservarlo.

Es decir, debemos demostrar un mínimo de organización y un máximo de inteligencia en nuestras propuestas, de lo que habría de llamarse el programa de gobierno que formuláramos.

En resumen, yo no puedo declarar que una marcha no sea útil, sin embargo, prefiero los objetivos de la marcha y las razones de todos los por qué, de forma transparente y debatida. Esto porque, por ejemplo, la que se llamó la mesa social, para mí nunca fue una mesa social. Fue una mafia social. No distinta a todos los partidos políticos que evitan el debate con la gente en sus sitios en internet. Sin transparencia y con evidencias de mostrar deficiencias en su preparación para el logro de sus objetivos, a mi parecer, porque esperan que la autoridad los haga.

Yo veo que no lo han hecho. No quieren hacerlo. No quieren que exista una real democracia. Tú puedes mencionarme cien cosas que te gustaría que arreglara el Gobierno y el sistema político. Yo sólo quiero una: democracia y ellos no la van a construir… Es decir, o la construimos nosotros, o nunca será.

Si alguien se pregunta cómo construimos la democracia, la respuesta pienso que se mueve en torno a la organización digital de la sociedad civil y la simulación de una herramienta que nos acerque al objetivo tal como lo pudiera ser una Cámara Ciudadana Digital, ya que de esta forma nos planteamos proyectos y con la misma metodología de debate colectivo estudiamos su viabilidad y repercusiones.

Además de todo esto, ¿ sigue siendo necesario tomar el poder ?… Si esto es un sí rotundo dentro de nosotros, ¿por qué marchar en una caminata?… ¿Porque al final de la caminata el poder político será del pueblo chileno y no de la mafia política y económica?… ¿Quién nos concedería ese poder?… ¿La mafia de los partidos políticos?…

Por el lado contrario, si la necesidad de tomar el poder se convierte en un sí rotundo, pienso que es mejor prepararse de forma digital para tomarlo, en vez de ocupar ese tiempo en caminar por Chile, tal vez exponiendo a peligros y un item otros a sus posible caminantes, o a sus resguardadores, al mismo tiempo que se crea una gran sensación de preocupación en muchas personas…

Pienso, en síntesis, que todavía no estamos preparados para ejercer una civilidad con más recursos a nuestro alcance…

¿Será que nuestros líderes y el liderazgo de la Sra. Presidenta los podemos poner en tela de duda en términos de hacer realidad los sueños de la ciudadanía?

Tantos líderes que tenemos… Son caleta… Yo típico que los leo en la red, por ejemplo, y altiro siento como que desde sus palabras sale olor a líder…

¿Nunca te ha pasado eso?…

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Este es un tema muy relevante y no menor y del cual debemos esperar la mayor atención de los candidatos, así como propuestas específicas diferentes de las aplicadas hasta el presente.
+VER MÁS
#Salud

Salud, tema central en la elección presidencial

En “Tapete” podemos observar que la motivación del trabajo del artista para con el espectador es la búsqueda del cuerpo que se puede apreciar en la fotografía; un cuerpo que se presenta como una mera ...
+VER MÁS
#Cultura

Tapete: exposición de Gabriel Navia

Chile no está en caos, Chile no es un mal país, Chile no va cuesta abajo, es todo lo contrario, basta de engañar a los chilenos, la banca tiene ganancias históricas, CODELCO, tiene las mejores ganancias ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Chilezuela y la caricatura que quieren instalar

En términos generales el IPSA se ve fuertemente influenciado por la especulación del mercado, que puede ser llevada al común de las personas y que tiene por objeto solo hacer un volador de luces frente a ...
+VER MÁS
#Economía

La caída del IPSA y como esta pretende influir en la votación

Popular

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos

El Gobierno Regional de Antofagasta debe jugar un rol más protagónico, fue su principal promesa de campaña en materia de Derechos Humanos.
+VER MÁS
#Política

Ex cuartel DINA-CNI de Antofagasta declarado monumento nacional