#Política

¿A quién le teme Bachelet?

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

No fue con las banderas del empresariado que triunfó en 2013 Michelle Bachelet. Tampoco con las de los grupos conservadores ni con las del crecimiento económico por sobre cualquier otra consideración. Fueron los movimientos sociales los que, durante los años previos, relevaron y sembraron los contenidos de lo que posteriormente sería el programa que permitió a la Presidenta asumir su segundo período, hace ya catorce meses.


Tal es la política actual, donde la rearticulación social es parte de las fórmulas a aplicar para doblar la mano a un horizonte que no se ve promisorio para la mudanza general que se requiere.

La lucha por educación pública, gratuita y de calidad, una Patagonia sin represas, más poder y recursos para las regiones, derecho a ejercer la libertad individual en lo valórico, y una nueva Constitución fueron demandas que se ganaron en la calle. Entendiendo por ella no solo la protesta social pública sino también el trabajo en conversatorios, asambleas, diálogos ciudadanos, o educación popular, donde el conglomerado llamado Nueva Mayoría no fue particularmente protagonista. Menos aún en poner tales exigencias en el centro del debate nacional y local.

Pero nobleza obliga. Es preciso reconocer que sí hubo algunos actores y colectivos políticos que estuvieron presentes desde un origen en la movilización, pero fueron muchos -quizás demasiados- los que simplemente se subieron al carro cuando ya se vislumbraba la victoria. Tanto dirigentes como simples militantes y funcionarios del Estado, para quienes lo que se exigía en la calle parecía escrito en arameo hasta que Michelle Bachelet lo incluyó en su programa y terminaron siendo entusiastas de las nuevas demandas. Hasta que la Presidenta diga lo contrario. Pero eso es materia de otra columna.

Lo concreto es que la Nueva Mayoría pudo llegar al poder, entre otros factores, porque abrazó -en alguna medida- el camino de la transformación. Del cambio que nos permita retroceder como uno de los países OCDE con mayor índice de desigualdad e ir desmantelando un modelo que mercantiliza derechos sociales como la salud, previsión, y bienes comunes como el agua y la naturaleza en general. Y en este proceso, su aliado lógico y legítimo debió ser la ciudadanía, los movimientos sociales, la gente de a pie que vive los efectos de un esquema de desarrollo que profundiza la injusticia socio-ambiental.

Puede ser el fantasma del populismo el que llevó a este gobierno a no buscar las alianzas correctas para afrontar con fuerza lo comprometido. Error clave al comprender que la ruta hacia el horizonte propuesto requiere de una importante correlación de fuerzas de la ciudadanía; más aún, en el derrotero que deben atravesar una nueva educación, Constitución y qué decir de un nuevo sistema medial, todas de carácter contracultural. Y a este lado del mesón no están los recursos económicos ni los medios de comunicación, solo el pueblo llano y la convicción de que el estado de cosas debe cambiar.

La letanía de la mirada técnica -vista como opuesta a la de la ciudadanía, que es la realmente democrática- que delega en una elite las decisiones, aún permea cierto actuar del Estado. No se niega que sea aquella una variable a considerar, mas no puede ser exclusiva ni la preeminente a todo evento. Porque, en sí misma, la visión técnica encierra una paradoja. Así lo expusimos en el seminario-coloquio Ciencia, Ciudadanía y Experticia en la Evaluación de Impactos Ambientales: ¿Un diálogo cada vez más nutrido? organizado por la USACH y el Centro de Extensión del Senado, a mediados de mes en la sede del Congreso en Santiago. Toda evaluación científico-técnica parte de una visión de sociedad, dado que debe existir una primera decisión, política, sobre qué investigar y qué no. De qué evaluar o, dicho en simple, dónde poner el ojo. Y, lamentablemente, muchas veces tal discernimiento está cruzado por intereses económicos particulares y por una mirada de desarrollo productivista basado en la sobreexplotación de la naturaleza y de las personas. Es ese factor técnico-económico el que también campea cuando uno escucha tanto análisis y argumento serio.

Y así como el gobierno no quiso aliarse con quienes eran sustento de su programa, hoy aparece -más que nunca- asociado a quienes nunca estuvieron de acuerdo con este. Incluso no solo en lo económico con el gran empresariado. Baste ver cómo en la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados el ministro del ramo recurre a citas textuales de parlamentarios de oposición para disminuir al máximo la protección de los glaciares. O cómo en Aysén en el Consejo Regional de Desarrollo Energético las autoridades intentan balancear insistentemente a favor de quienes pretenden mantener el paradigma mercantil de la energía y de alto impacto ambiental y social, el derrotero de definición de nuestra futura matriz eléctrica.

Hoy Bachelet, como ha sido históricamente con la Concertación, parece temer más a quienes buscan mantener las cosas tal cual, que a los que quieren cambios de verdad. Ha optado por ponerse del lado de aquellos que han sido responsables de la crisis de legitimidad, desencanto e indignación que cruza la sociedad. Tal es la política actual, donde la rearticulación social es parte de las fórmulas a aplicar para doblar la mano a un horizonte que no se ve promisorio para la mudanza general que se requiere. Sin embargo, esta no sería  la primera vez en que la elite proponga, y la ciudadanía la que disponga. Es cosa de repasar la historia.

TAGS: #PolíticasPúblicas Ciudadanía Michelle Bachelet

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La Agenda 2030, si no involucra al poder económico, representado por las Grandes Empresas y Grandes Inversionistas, tiene poco que hacer convirtiéndola en una declaración de buenas intenciones, pero sin ...
+VER MÁS
#Chile 2030

Agenda 2030: falta un actor importante

Se requiere un Consejo Nacional de Inteligencia que esté por encima de las figuras enclenques y populistas de políticos que no se atreven a hacer cambios porque no son capaces de pronosticar los resultado ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Educación, vacaciones y lluvia

Las luchas anteriores por la filiación, el divorcio y la píldora fueron apenas el comienzo de nuevas luchas. El aborto en 3 causales, el matrimonio igualitario y la identidad de género son las banderas d ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

La militancia joven y los cambios que vienen

El fenómeno de la migración ha ido en aumento en la última década y es consecuencia propia de la realidad de Sudamérica, de sus procesos políticos, su desarrollo económico y de la globalización. Ant ...
+VER MÁS
#Sociedad

Inmigración en Chile: la Norma vigente y su enfoque de seguridad nacional

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Enarbolar la pureza como un objetivo a conseguir, debe ser tal vez la gran evidencia de la carencia de un real proyecto transformador.
+VER MÁS
#Política

La impura política de los puros