#Política

21m en las calles de Pancho

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

A propósito de las duras imágenes de Valparaíso, que todo el país pudo ver por televisión el 21 de mayo, nos surgen, como a la mayoría del país, una serie de inquietudes. Desde la obvia pregunta, ¿quiénes son y qué pretenden estos sujetos?, nadie ha salido a revindicar el ataque e incendio a farmacias, establecimientos comerciales y al edificio del Concejo municipal de Valparaíso. Pero las imágenes hablan por sí solas, existió coordinación, planificación, y la ejecución premeditada de las acciones que condujeron al lamentable fallecimiento de un trabajador municipal.


Los verdaderos “luchadores sociales” son los que están insertos en el tejido social, no aquellos que financiados por la tarjeta de crédito de un padre distante, pueden darse el lujo de comprar herramientas y otros elementos, sólo para ir a destruir el mobiliario público.

Cada vez resulta más evidente la existencia de grupos autodenominados “anarquistas” en el medio universitario, éstos aprovechan cada convocatoria a marcha, movilización, paro o huelga, para copar el espacio público, y a la sombra de la multitud que se manifiesta pacíficamente, realizar desmanes y destrozos, con una violencia que no se veía en las calles de Valparaíso desde la dictadura.

En este contexto son destacables las declaraciones de los ex líderes estudiantiles Vallejo, Jackson y Boric, rechazando las acciones violentas, y lamentando que producto de estos hechos haya fallecido un trabajador. El mensaje es claro y simple, nada justifica transformar la protesta o la movilización social en una danza de muerte y destrucción.

¿Qué parte de esta reflexión de los jóvenes parlamentarios permea a las organizaciones estudiantiles y sociales en general?, está aún por verse. Falta todavía un compromiso amplio y transversal de todos los sectores sociales por el respeto a la vida, y a la convivencia en paz en nuestra sociedad. Un consenso mínimo ético, sin el cual nada podrá construirse sobre base sólida. El respeto por los otros, es esencial al sistema democrático, y los estudiantes de secundaria debieran saberlo. No se es más listo, ni más revolucionario, ni más progresista porque se grite más, o se tenga la audacia de irrumpir, bajo engaños, en el mismísimo palacio de La Moneda.

En tiempos en que es mal visto, reprender o llamar la atención a los jóvenes por las conductas impropias o incorrectas, se extraña la presencia de los padres y las madres, responsables primeros de la formación de los futuros ciudadanos, los futuros trabajadores, los futuros científicos. Como he dicho, celebro las palabras de los líderes estudiantiles que llegaron al parlamento, sin embargo se requiere más compromiso. No se puede por la mañana lamentar los hechos de violencia y destrucción del 21 M, y por la tarde respaldar a una de las organizaciones convocantes, que responsabiliza a la Presidenta por lo ocurrido.

Existe una profunda fractura entre la realidad de los millones de trabajadores que viven endeudados, con sueldos miserables y jornadas extenuantes, y  quienes salen a la calle, no para expresar una idea, ni apoyar una causa, sino para dañar o destruir.

Las organizaciones sociales de Valparaíso deberán asumir el protagonismo que corresponde, para cuidar de su ciudad, patrimonio de la humanidad, pero más importante que eso, para velar por la seguridad de sus conciudadanos, y de sus compañeros trabajadores. El tema no se resuelve con más carabineros en la calle, se resuelve con más organización social. Hacerse cargo de esta responsabilidad es un deber para los militantes de izquierda, ya que no existe nada más reaccionario que dañar a la propia clase trabajadora, mientras  predico la defensa de la misma.

Los verdaderos “luchadores sociales” son los que están insertos en el tejido social, no aquellos que financiados por la tarjeta de crédito de un padre distante, pueden darse el lujo de comprar herramientas y otros elementos, sólo para ir a destruir el mobiliario público.

A los jóvenes estudiantes sugiero la lectura de un viejo libro, cuyas ideas están muy vigentes “Revolucionarismo pequeño burgues”: anarquismo, trostkismo, maoísmo, de Boris Leibson. Verán allí que la pulsión por  la violencia en política, ha estado presente antes, como lo está ahora. Cómo procesamos esta pulsión para producir dentro del movimiento social, frutos saludables para el progreso humano, es un maravilloso camino de aprendizaje, que va muchísimo más allá de la emoción fugaz del enfrentamiento callejero.

 

TAGS: #Delincuencia #MovilizacionesSociales #Valparaíso

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Servallas

24 de mayo

Tengo la sensación que el llamado de Boric y compañía es para la galería, el típico discurso políticamente correcto pero no vinculante con ninguna acción, en  parte digo esto por las contradicciones que señalas. Ahora mirando el fondo de asunto, concuerdo con tu postura, el verdadero luchador social esta en el tejido social, se preocupa de que sus hijos estudien, tiene intenciones de no repetir la paupérrima vida de sus padres, cree muy poco en los partidos políticos y sus cantos de sirena,  es responsable, se preocupa de hacer ver a otros los problemas de injusticia y desequilibrio en un marco de respeto a si mismo y los demás, así mismo es propositivo, el problema es que se hace con los desadaptados, con los delincuentes, con los anarquista, con los adoradores de la violencia, con los enfermos de odio y envidia?. Quizás la solución sea restablecer el estado de derecho o al menos no seguir debilitándolo.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Si el debate electoral pasado se había centrado en el cuestionamiento al modelo económico y político, en éste no apareció como principal temática durante la campaña. Sin embargo, con la votación con ...
+VER MÁS
#Política

Elecciones 2017: de vuelta a la política

Las izquierdas, en general, debieran poner todo el peso de su voluntad para escapar de la permanente exaltación de los elementos contradictorios y abocarse, a la vez, a la formulación de la síntesis que ...
+VER MÁS
#Política

Atomización de la política (o como naufragar eternamente)

Movilizarse hoy en este paro de advertencia, será preferentemente una acción que llevará agua a los molinos de la campaña de engaños y argumentos oportunistas de una derecha neoliberal que lucha por to ...
+VER MÁS
#Política

El paro del sector público y el sentido común

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

¿Cuál debiese ser la preocupación esencial? Primero que todo, brindarle al INE, de una vez por todas, la autonomía que requiere. De esa forma, se evitan suspicacias sin bases o gustos políticos como el ...
+VER MÁS
#Economía

Censo 2017 ¿Un déjà vu? ¿Problema del INE, del gobierno o del Estado?