#Medios

TV digital ¿cómo asegurar un sistema sustentable y mejor que el actual?

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En España, el año 2004 comenzó a implementarse por segunda vez la televisión digital, bajo promesas de mayor diversidad, calidad e interactividad. El gobierno de turno decidió que las empresas de televisión de alcance nacional que ya estaban en el negocio analógico y otras que habían quedado en el limbo producto de la primera digitalización fallida, tendrían en el soporte digital los mismos 6mhz que eran necesarios para emitir en analógico, argumentando para ello un extraño derecho de preferencia. Extraño porque en digital, con esos mismos 6mhz, una misma empresa ahora podía transmitir 4 señales/canales distintos, multiplicando por 4 sus posibilidades de participación en la industria televisiva. Todo esto se hizo por decreto. No hubo concursos, salvo cuando ¡oh! se descubrió luego de años de negativas que todavía había espacio para un canal más en analógico, y que fue adjudicado a un conglomerado de empresas afín al gobierno de turno. En el mismo consejo de ministros se decidió entregar un múltiplex en digital a todos los canales existentes y abrir a concurso la licencia en analógico que recayó en La Sexta.

El resto de la historia incluye muchos detalles en los que no quiero detenerme (por ejemplo: ¿qué pasó en el camino con las televisiones comunitarias?). Todos ellos darían para escribir una saga policial o un thriller. Lo importante es mirar el proceso hoy, a 5 años del inicio de la transición y a casi un año de haberse producido el apagón digital, para ver en qué momento esas promesas originales del cambio tecnológico se volvieron imposibles de cumplir. Hoy día, con la televisión digital, la calidad y la diversidad televisiva en España ha disminuido. Para ello, tres datos de la causa:

a) Un estudio de los estrenos de ficción de origen nacional durante el año 2008 mostró que los segundos y terceros canales digitales de los canales privados que emitían previamente en analógico (Telecinco y Antena 3), no superaron los 3 nuevos estrenos de origen nacional durante el año en cuestión. Algo similar ocurrió con los canales que habían participado de la primera digitalización, como Veo y Net TV. Por el contrario, su parrilla estaba compuesta de manera importante por estrenos de origen latinoamericano (concentrados en telenovelas provenientes a su vez de empresas monopólicas en sus respectivos mercados nacionales, tales como Televisa o Venevisión) y en la saturación de una estrategia programática basada en reposiciones: de las 1200 horas de ficción en español emitidas por los canales generalistas de alcance nacional que emitían sólo en digital en 2008, poco más de 200 horas correspondieron a horas de estrenos de producción nacional. En torno al 85% de las horas de programación de ficción en español era repetición de programas, españoles o latinoamericanos.

b) El caso español también ha puesto en evidencia la incapacidad de las empresas televisivas para administrar en digital 4 canales en vez de 1 y seguir siendo rentables. Para ello, bajo la presión encubierta ejercida por la asociación de empresas privadas de televisión, el gobierno volvió más blandas las leyes de concentración para despejar el camino a fusiones como la que acaba de realizarse entre Telecinco y Cuatro, de manera que ahora una misma empresa privada es dueña de 2 múltiplex, lo que equivale potencialmente a ser dueño de 8 canales. Sin embargo, una de las primeras decisiones de Telecinco tras la fusión ha sido poner punto final al canal de noticias CNN Plus (que antes formaba parte de los canales de Cuatro) y lo ha reemplazado por un canal 24 horas dedicado al reality show Gran Hermano. El cese de la publicidad en los canales de la empresa pública RTVE también debe ser entendida en este contexto: dejar la torta publicitaria en menos manos. Por ahora, la medida está beneficiando a RTVE en términos de audiencia. Sin embargo, una parte de su recaudación está siendo cuestionada por los organismos de regulación de la competencia de la Unión Europea y en la medida que otra parte de su recaudación depende de los beneficios que obtengan las televisiones privadas, su éxito actual no tiene bases sólidas.

c) Por último, está el tema de la interactividad: la única que existe no es más que una vía de financiamiento de los propios canales privados, por medio de teletiendas, tarotistas y votaciones telefónicas de diversa índole y especie.

De esta manera, actualmente en los canales españoles de alcance estatal no sólo tenemos mayor concentración, sino que también peor calidad. Canales que dejan de emitirse y otros que privilegian la programación de bajo coste y de bajo aporte sustantivo. Una televisión pública sin publicidad, pero en una situación de ventaja precaria.

Chile se encuentra en estos momentos en una situación similar a la de España en 2004, cuando se empezaban a tomar las primeras decisiones para el desarrollo de la televisión digital. Es cierto que la transición española a la televisión digital ha sido tan calamitosa que nadie querría cometer los mismos errores. Lamentablemente, vemos que en Chile se están repitiendo varias de las erróneas decisiones tomadas al otro lado del charco. En nuestro pais se da por sobre entendido que los actuales canales de alcance nacional se beneficiarán de 6mhz en el soporte digital, en base a un derecho de preferencia argumentado de manera tergiversada; también es posible que la asignación de concesiones digitales a estos canales se haga por decreto y sin concurso (el decreto supremo 264 firmado por Piñera e impugnado por parlamentarios de la Concentración abre las puertas a esta situación). Por último, opiniones como la del académico Valerio Fuenzalida dan a entender que los actuales canales barajan la posibilidad de utilizar algunas de sus futuras nuevas señales como canales de pago para conseguir financiarse (¿se convertirían en megafusiones en caso de no obtener beneficios?), desnaturalizando el sentido original que otorgó Bachelet a la televisión digital cuando decidió introducir en el congreso los dos proyectos de ley correspondientes (el de TVN y el del CNTV).

Asimismo, el fracaso de los nuevos canales digitales españoles de alcance nacional como promotores de la industria audiovisual interna (al respecto, el aporte de las televisiones públicas regionales es mucho más gravitante, sobre todo en el caso de las comunidades autónomas con identidades culturales más fuertes) también debiera llevar a preguntarnos si para la entrega de nuevas concesiones los organismos competentes debieran exigir sólo una buena oferta técnico – financiera (que es lo que actualmente está en el proyecto de ley) o si también es un requisito indispensable conocer -y también evaluar- las ofertas programáticas de los concursantes. Aunque en abstracto hay muchos investigadores y también políticos que temen a esta evaluación sustantiva por su potencial subjetividad, la experiencia española confirma la necesidad y relevancia de desarrollar criterios para evaluar sustantivamente a los proyectos candidatos a obtener concesiones digitales.

Por último, el plan técnico de televisión digital que el actual gobierno ha anunciado que se hará público en marzo próximo, debiera responder a preguntas como las siguientes: ¿Chile necesita o puede sustentar financieramente más canales generalistas de alcance nacional que los actuales? ¿Por qué no privilegiar un modelo de televisión regionalista que contribuya a la descentralización cultural e informativa del pais, de financiamiento mixto? ¿O un modelo de televisión comunitaria, que entienda el uso participativo del soporte audiovisual como una estrategia para aumentar los índices de desarrollo humano a nivel local o de comunidades de intereses? En este sentido y buscando la sustentabilidad financiera del sistema, también sería lamentable si en una decisión política el plan técnico privilegiase la alta calidad (HD) por encima de la mayor diversidad de canales.

Tal como está, ninguna de estas cuestiones está resueltas adecuadamente en el proyecto de ley que se debate en el parlamento. Es preciso que el proyecto en discusión se haga cargo de las consecuencias de ciertas omisiones o deje establecidas las instancias por medio de las cuales las instituciones estatales o gubernamentales competentes puedan convertir la digitalización en una auténtica herramienta de democratización de la comunicación.

———————–

Foto: Digital Conversion – emersunn / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

12 de enero

Qué interesante el ejercicio de mirar lo de España.

Creo que el tema se podría analizar ad-infinitum, pero particularmente me llama la atención lo poco atractiva que me resulta la programación de la TV española, tanto pública como comercial, últimamente. La calidad de los contenidos emitidos es tan diferente a la que he visto de otras televisiones europeas que me pregunto repetidamente si el problema radica en la cultura de quienes hacen televisión y de la audiencia, y si extrapolo eso a la situación chilena temo un panorama aún peor.

Me gustaría incorporar dos reflexiones:

1: El rol del Estado es favorecer el desarrollo humano en condiciones igualitarias, especialmente aplicando recursos donde hay más vulnerabilidad. Dado que creo existe extrema vulnerabilidad cultural, creo que el recurso público (espectro) y también una fuerte inversión en contenido deben ser lo que predomine en la TV pública que queremos. Dicho de otra manera, la TV pública como gasto social, en el mismo espíritu en que países con mejor calidad de vida invierten en educación y salud.

2: Con la creciente masividad de la Internet como infraestructura para la conectividad, la extrema granularidad y la personalización, los privados que quieran hacer TV comercial ya no tendrán excusa para necesitar espectro propio, y el Estado no puede tener ninguna razón (salvo intereses poco transparentes) para subvencionarlos por esa vía.

Juntando estos dos puntos: creo que de aquí a que esté resuelto el tema técnico y legislativo de la TV digital, el espectro para emisiones de libre recepción para ese entonces se debe destinar totalmente a TV estatal, educativa, comunitaria y remitida a políticas de incremento del desarrollo cultural, y que los privados aprovechen la Internet, por la cual bajo nuestro modelo el usuario debe pagar, para que entonces el usuario pague extra con atención o dinero para ver sus productos.

Lo que cambiaría todo sería que tuviéramos Internet de libre acceso para todos los ciudadanos, pero eso –a mi pesar– no parece estar ni en el proyecto de los más extremos utopistas hoy.

13 de enero

Ignacio, con respecto a tu primera pregunta: “¿el problema radica en la cultura de quienes hacen televisión y de la audiencia?”, los investigadores Hallin & Mancini sostienen que los países mediterráneos (y por extensión, los que han recibido su influencia en América Latina) tienen sistemas mediáticos del tipo “pluralista polarizado” caracterizado entre otras cosas por el alto nivel de partidismo político en los medios, un sistema partidista de control de la radiotelevisión, una democratización tardía y un menor desarrollo de la autoridad racional – legal, que coexiste con la presencia del clientelismo. Es este “tono” el que explica muchas de las decisiones tomadas en España respecto del sistema de medios, no sólo durante los gobiernos de Zapatero, sino que también antes. En nuestro pais, la situación no es muy diferente: a pesar de que la Concertación promovió un modelo altamente privatizado de comunicaciones, está igualmente atravesado de razonamientos partidistas y clientelares. Es claro que desde una posición así las audiencias son subestimadas o derechamente menospreciadas.

Tus reflexiones siguientes tocan EL punto clave: el de las políticas de comunicación. Lamentablemente, tanto los gobiernos de la Concertación como este de la Alianza han intentado eludir una reflexión de este tipo más allá de la dimensión técnica del asunto, creo que básicamente por miedo a tocar los intereses privados en el sector. Se trata, sin embargo, de la pérdida de una gran oportunidad para incrementar nuestro nivel desarrollo en un sentido sustantivo. La tarea de quienes investigamos y somos activistas en estos temas consiste en seguir entregando argumentos fundamentados que evidencien la necesidad de que las autoridades se decidan a pensar en los medios más allá de cuándo, cuánto y cómo aparecen en ellos. Y trabajar colaborativamente con quienes ya realizan este trabajo de democratización de las comunicaciones desde las bases sociales. El camino es lento, pero mantengo la esperanza.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Es bueno cuestionarlo aunque sea en tono sarcástico como lo hago en este texto. Y es urgente hacerlo en días en que el lugar común intenta disfrazar una movida comercial empresarial de algo que necesita ...
+VER MÁS
#Política

Visita del Papa: el nuevo triunfo empresarial

A Chile no le hace bien que nuestros argumentos base sean las descalificaciones, que a final de cuentas, poco impactan en la intención de voto.
+VER MÁS
#Política

La eterna contradicción del voto informado

Todos debemos estar convencidos de que la Contraloría tiene que disponer de más poderío para que su importante tarea, que busca la probidad en todos los ámbitos del quehacer nacional, sea una realidad e ...
+VER MÁS
#Política

El gobierno no desea que la Contraloría ejerza bien su trabajo

Yo en lo personal siempre he pensado que el más poderoso es quien puede hacer lo que quiera, quien simplemente sus actos no le conlleven consecuencias alguna, puesto le da lo mismo lo que piensen de él.
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Quién es el más débil?

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada