#Medios

The Clinic is dead

31 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La complicidad del lector con su medio fue perforada en una arbitrariedad de su director. El ajusticiamiento textual del país sin Núremberg hizo su excepción en Pablo Longueira. Con esto, se desfondó la razón de ser de The Clinic.

The Clinic surgió como medio satírico, casi lindante en la difamación. Durante todos estos años, el autoproclamado «pasquín» ajustició el legado de la dictadura militar y el conservadurismo entrelazado en nuestra identidad. Al país sin Núremberg, sólo le quedó refugiarse en la burla. Sólo eso quedaba frente a la permanente sensación de impunidad flanqueada por gobiernos inmovilizados, un Congreso empatado y un duopolio mediático celoso de sus intereses.

El quincenario devenido semanario contó los días para la muerte de Pinochet. Mientras tanto, aprovechó de reírse de sus parafernálicos ingresos al Hospital Militar cada vez que lo sometían a proceso. Si Pinochet no daba material, eran sus acólitos –tanto sus contemporáneos como sus herederos. Si no eran sus acólitos, eran sus costumbres. Y si no eran sus costumbres, eran sus siniestros lugares comunes –sin ir más lejos, Colonia Dignidad.

The Clinic creó pertenencia desde el disenso, toda vez que fue el portavoz de las voces periféricas. Su visión –invocando «misión y visión»– consistió en la adhesión a las causas invisibilizadas y tergiversadas por la cuadrilla informativa de los poderes fácticos.

Y todo lo estoy diciendo en tiempo pasado porque The Clinic se acabó.

Se acabó el miércoles en la noche, cuando Patricio Fernández, director del medio, escribe –so pretexto de editorial– desde la edición electrónica una carta de disculpa a Pablo Longueira, al mismo hombre cuyo apellido fue completado en la tinta como quien «la tiene corteira», popularizando dicha oración como sobrenombre perpetuo, a la vez que marca de identidad de la publicación.

«Nunca fue nuestra intención, ni jamás lo sería, burlarnos del adolorido. Menos si se trata de un contendor bien valorado», explicó Fernández para defenderse de la portada de la última edición de la revista, en la que un macho Jaime Guzmán abrazaba a una hembra Longueira. Además, Fernández ahonda que no habría festinado con Longueira de no haber cerrado la edición dos días antes de ocurrido el aviso de la deserción del líder UDI de la contienda presidencial.

La complicidad del lector con su medio fue perforada en una arbitrariedad de su director, quien se parapeta despersonalizado en la primera persona plural. El ajusticiamiento textual del país sin Núremberg hizo su excepción en Pablo Longueira, partícipe del aparato dictatorial. Con esto, se desfondó la razón de ser, la visión –insisto: «misión y visión»– de The Clinic.

Aunque quizá esto venía sucediendo de antes.

Conforme pasaron los años, el «pasquín» evolucionó en la forma y en la medida de sus dueños. Dejó de ser la unión de disidencia y periodismo, pasando a fusionar entrevistas misceláneas con un Artes y Letras reinterpretado. El «firme junto al pueblo» pasó a ser la ostentación de la refinación progre. La convocatoria se redujo en la misma proporción como se ganaron centímetros de cintura.

Hasta que llegó un límite, ese momento cuando las provocaciones se convirtieron en un peso que sobraba, en grasa. En palabras del propio Fernández en la mentada disculpa, «lo que pudo ser una joda molesta, se volvió inaceptable».

Con esta media tinta, un medio se separa de su audiencia. Con esa media tinta, The Clinic optó por ser Topaze.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
raul eduardo

19 de julio

Brunito, unas clases de periodismo, urgente!!!

Catalina Stgo.

20 de julio

Don Raúl:

Por respeto al autor de esta columna y a quienes la han leído (solo los que se sientan identificados con estas palabras que escribo). Y si le interesa, también, por respeto propio. Le propongo que cuando exponga una idea o reflexión, tal como lo ha hecho el autor, don Bruno. Usted, solo si tiene la capacidad intelectual (bajo ninguna circunstancia hay intención de someterlo a un estado que desconoce). Comparta qué quiso expresar con esa frase escueta, críptica y mal redactada.

De esa forma podemos desarrollar un diálogo virtual, en el cual, estoy segura, usted tendrá herramientas para poner en práctica.

saludos cordiales

Memorario

20 de julio

“Firme Junto a Longueira” Patricio Fernández cambia slogan del The Clinic. Canard Fernandez ahora es empresario Pyme, y por Fernandez anuncia públicamente que “esta perdiendo la memoria”, eso pasa cuando las faltriqueras y cuentas de banco están llenas, se olvida el pasado de pobre con ambiciones. Llegó a la cima Fernandez y ahora viene el olvido.

20 de julio

El autor hizo un artículo de opinión, no un reportaje.

Te faltan unas clases de… cualquier cosa.

Marco de las Mercedes

24 de julio

Lamentablemente no puedo responderle a Catalina STGO. directamente, pero NO puede pedirle a otra persona que redacte bien si ella redacta de esa forma… por favor!!!

19 de julio

cri cri

20 de julio

¿Quién dejó al grillo usar el computador de este hombre?

22 de julio

muchos pensamos lo mismo Keko de tu artículo sobre la depresión

Mike Schurri

19 de julio

Old news perrito.

19 de julio

cuanto te banco bruno.
el clinic puso una portada con pinochet muerto y la contra portada con el ojo semiabierto. fue la burla máxima, lo definitivo.

y ahora siemdo una sombra petimetre de si misma pide disculpas?

qué pasó the clinic, antes eras chévere

Gastón López

19 de julio

un compilado de aforismos…y de los malos.
un escribidor que sufre el flagelo de la eyaculación precoz.

bernardo

19 de julio

¿y the clinic ya salio en los simpson?

Cristian Galvez Jimenez

19 de julio

Larga vida a The Clinic

garyok

19 de julio

The clinic.. Tu no puedes disculparte..

20 de julio

Yo creo que The Clinic es un buen pasquín, y cumple su función de venderse como una revista contestataria y rebelde.

Si la discusión es sobre la integridad de sus ideas en contraste de sus acciones, vamos a perder el tiempo. Cada quien que lea lo que quiere, si se sienten bien leyendo un Clinic en la calle para diferenciarse de los cuicos y los fifí, perfecto. Si por otro lado prefieres guardarte esos miserables pesitos y dejar de pensar como un estereotipo con patas, entonces olvídalo y déjalo existir como el zombie paltón y cínico que es.

Marco de las Mercedes

24 de julio

Larga vida a The Cinic?

Héctor Carreño Navarro

22 de julio

Bruno
no puedo estar mas de acuerdo con tu apreciación, lo digo por que en un programa en la red de la semana pasada estuvo Patricio Fernandez y una frase del me dejo plop!!. Dijo que le “encanto el gobierno de Ricardo Lagos y que hizo transformaciones profundas en este pais”, lo anterior me parece risible si un cambio hizo Lagos fue aliarse con los empresarios por su miedo enfermizo, tanto fue asi que los empresarios salieron amandolo e hicieron negocios jugosos de los cuales hasta el Banco Estado se presto, con su amigo personal Jaime Estevez al cual por los servicios prestados (prestamos a luksic y cobros de tarjetas) lo ponen de lustrabotas presidente en Cruzados S.A
Creo que Patricio Fernandez al crecer su “pasquin” tomo mas auspiciadores y ya no podia ser contestario porque implicaba perder ingresos y su estilo de vida, asi que simplemente se aburgueso. El dinero amigos mios lo corrompe todo

saludos

Mirita_

22 de julio

Bueno, The Clinic hace rato que dejó de ser un diario irreverente.
Además, de copiar su “Firme junto al pueblo” del viejo Clarín de Chile para tiempos de Alberto “Gato” Gamboa.
Últimamente más bien convertido en “El Mercuriuo de La Nueva Mayoría”

Marcelo

22 de julio

Si creen q The Clínic es la voz rebelde de los medios escritos entonces esta todo perdido. Sin duda en su momento fueron un aire renovador y necesario pero en ningún caso molestaron tanto como para q hoy se les acuse de vendidos… De hecho hoy este pasquín es la letra propia de una vanguardia chilena q gusta deL opio q ofrece nuestro sistema económico…

Nada de q alarmarse mis amigos

25 de julio

Afortunadamente, no todo está perdido. EL MONO GAMBA (www.gamba.cl) ha venido a suplir al vendido The Clinic, recuperando su espíritu original.

Grande Mono!

Rodrigo Valencia Roe

23 de julio

Es un juicio de valor que no comparto, aunque cualquier miembro de la alianza que quiera gobernar Chile se merece el mayor desprecio y ridiculización, si el excepticismo y la hipocrecía, alcanzan validez con la excusa del hijo enfermo…, no queda otra que ofrecer disculpas, No siempre hay que ir hacia adelante, es bueno de vez en cuando retroceder para seguir avanzando…, afect RVR.

23 de julio

The Clinic ¡firme junto a Longueira!

24 de julio

Patricio Fernandez Chadwick… ¡la sangre tira!

Javier Merrill Valdés

24 de julio

Algo tendrá que reemplazar a “The Clinic”, hace rato ya que no lo compro…

24 de julio

Primero, da como para una columna el hecho?? definitivamente no, segundo, no es posible comparar a pinochet con longueira, longueira es un personaje respetado por todos los sectores politicos, pinochet no. Por último ser irreverencia no significa irrespeto a todo evento, eso es ridiculo, personalmente me parecieron loables las disculpas de The clinic. Finalmente el autor no necesita clases de nada, sólo necesita unas pastillitas de ubicatex y considerar que su resentimiento social, no lo tiene todo el mundo.

tufo Melero

25 de julio

“longueira es un personaje respetado por todos los sectores politicos” Guuuajjaaardooouooaaaaaaafff….!! Me hiciste vomitar.

25 de julio

The Clinic… es un mal necesario para un país como el nuestro, donde los medios y los periodísta, que necesitan también “comer y alimentar a su familia”… hace rato que tienen frente a sí, un bozal de pan, el que vigilan con celo El Mercurio, La Tercera y los canales de televisión abierta de Chile. The Clinic es hoy una apologia permanente a lo peorcito de la escatología nacional… pero que carajo: “a faltan de pan, buenas son las tortas” -pa´los que le gusten las toratas, claro.

Tomas Marambio Retamal

25 de julio

Independiente del comentario que se hace sobre las disculpas que pidio The Clinic,el cual comparto.Quiero hacer un alcance,sobre una entrevista que le hicieron al Director del Pasquin,en Mentiras Verdaderas.Me quede plop, cuando este señor manifesto que el Papa Benedicto AliaS RATZINGER fue un gran Papa y que el Papa actual no seria capaz de emular o mejorar la gestion de Ratzinger.No se si por ignorancia,o por que esta de acuerdo con la trayectoria,de el, olvida que este Sr.Ratzinger) fue la inquisicion moderna de la Iglesia Catolica,Persiguiendo sin piedad a los cristianos que se reunian bajo el alero de la Teologia de la Liberacion y en las Comunidades Cristianas Populares de America Latina,Los Cristianos que durante la Dictadura se reunian para seguir luchando con fe en un mundo mejor de justicia y libertad,pueden dar fe, como al final, consiguieron acallar la nueva Iglesia mas cristiana y mas consecuente con la realidad de la lucha de los Pueblos Latinoamericanos.Ojala se informen bien los que hacen comentarios,de la indole que hizo el Sr Fernandez

Joan Montt

26 de julio

Pienso que the clinic perdio su razon de ser cuando todos los medios se volvieron theclinic. Hace 5 años hubiese sido impensable que la Segunda o el Mercurio citaran al the clinic. Hoy lo hacen a menudo. Ante este cambio de escenario,theclinic perdio su esencia. Ademas ahora Fernandez asesora a Bachelet. Se volvio conservador.

28 de julio

Huuuuuuuuu, Yerko-Puchento lo haría mejor.
Honor y Gloria a la Consecuencia.

Peter Kaprá

07 de agosto

The Clinic no necesita pedir disculpas, su ser mismo es indis-culpable y, a la vez, es “indis” y “culpable”, aunque no por ello debe ser juz-gable, conde-nable ni orden-able. ¡Es mejor que hable! LONG-LIFE The Clinic, Death not Dead. Off-Shore.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Si el debate electoral pasado se había centrado en el cuestionamiento al modelo económico y político, en éste no apareció como principal temática durante la campaña. Sin embargo, con la votación con ...
+VER MÁS
#Política

Elecciones 2017: de vuelta a la política

Las izquierdas, en general, debieran poner todo el peso de su voluntad para escapar de la permanente exaltación de los elementos contradictorios y abocarse, a la vez, a la formulación de la síntesis que ...
+VER MÁS
#Política

Atomización de la política (o como naufragar eternamente)

Movilizarse hoy en este paro de advertencia, será preferentemente una acción que llevará agua a los molinos de la campaña de engaños y argumentos oportunistas de una derecha neoliberal que lucha por to ...
+VER MÁS
#Política

El paro del sector público y el sentido común

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

¿Cuál debiese ser la preocupación esencial? Primero que todo, brindarle al INE, de una vez por todas, la autonomía que requiere. De esa forma, se evitan suspicacias sin bases o gustos políticos como el ...
+VER MÁS
#Economía

Censo 2017 ¿Un déjà vu? ¿Problema del INE, del gobierno o del Estado?