#Medios

Nuestro derecho a saber

4 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Por Claudia Lagos  y Victoria Uranga

 

Este año la conmemoración del Día Mundial de la Libertad de Prensa tiene como foco el derecho a saber.  Parte de ese debate se concentrará en el Seminario "El Derecho a saber en el Chile del Bicentenario", que se realizará durante la mañana del 4 de mayo en la Biblioteca de Santiago. El énfasis es provocador, ya que lo común es que se reivindique el derecho a informar, que el año pasado tuvo que lamentar la muerte de 77 periodistas. Un dato revelador e inquietante: La gran mayoría de ellos no estaban cubriendo guerras, sino que reporteaban noticias locales. Es decir, la labor más rutinaria para el periodismo está revestida de riesgos.

 

Sin embargo, el derecho a saber nos sitúa en el lugar de las llamadas audiencias y específicamente, en las necesidades que tenemos como ciudadan@s. ¿Qué es lo que necesitamos saber? ¿Cuál es la información pertinente y necesaria que requerimos para ser ciudadanos activos y responsables? ¿De qué requerimos estar informados para tomar decisiones en libertad? ¿Cómo y cuánto demandamos a los medios más y mejor información?

 

La mayoría de las personas probablemente no se hace estas preguntas cuando hojea un diario o ve las noticias al llegar del trabajo. Lamentablemente, es un derecho bastante invisible que se vuelve radicalmente evidente más bien cuando se clausura o sufre un daño profundo. Esto, porque el derecho a saber tiene consecuencias en todos los otros derechos.

 

En la agenda hay varios temas que se relacionan con este derecho a saber y los medios de comunicación. La Nación como medio público (o, más bien, el debate por la necesidad y el rol de los medios públicos, en general), la todavía no promulgada Ley de servicios de radiodifusión comunitaria y ciudadana y la ley de televisión digital son sólo algunos ejemplos de asuntos que tendrán consecuencias en muchos chilen@s, pero que no han sido parte de un debate público, vigoroso e informado.

 

Lamentablemente, nuestro derecho a saber puede verse vulnerado de muchas maneras, más aún si tenemos escasa conciencia de él. Desde la precariedad en que los periodistas se desenvuelven regularmente, lo que incluye las escasas posibilidades de desarrollar investigación periodística de calidad; la obstrucción deliberada de informaciones o las construcciones periodísticas parciales. Este último es probablemente una de las debilidades más notorias en nuestro país. Con una evidente concentración medial, hablar de pluralismo es para algunos sectores algo ajeno y añejo, que no responde al Chile moderno que quisiéramos ser. Efectivamente: la escasa diversidad del universo mediático e informativo vigente no se corresponde con una sociedad moderna y democrática como la que queremos construir y, por eso, la pregunta por el pluralismo está más presente que nunca. 

 

Para asegurar el derecho a saber es necesario promover y garantizar pluralismo en el sistema medial, así como también al interior de cada uno de los medios (a través de pactos con los lectores, manuales de estilo públicos y accesibles a la ciudadanía), de manera que la gente pueda escoger dónde y cómo informarse. 

 

Nuestra sociedad es diversa. Enhorabuena. Por lo tanto, la necesidad de saberes distintos requiere de una polifonía de posibilidades en donde buscar información, no homogeneidad en las construcciones periodísticas. ¿Consideramos –ud. y cada uno de nosotros- esto, como un derecho?

——————————————————————————————————————

 

Claudia Lagos: Coordinadora del Programa de Libertad de Expresión del Instituto de la Comunicación e Imagen, Universidad de Chile.

Victoria Uranga: Directora Cátedra Unesco "Medios de comunicación y participación ciudadana", Escuela de Periodismo de la Universidad Diego Portales.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

03 de mayo

Exigir el derecho a saber viene después de un ejercicio personal, que es el deseo de saber. Ese ejercicio, sin embargo, se hace por necesidad, la que debe formarse desde pequeños.

Luego de saber viene lo más dificil. Hacer….

Luego de hacer viene lo más dificil. Revisar…

Luego de revisar viene lo más dificil. Corregir…

Escuchar, hablar, convencer, aprender, enseñar y cambiar. Vaya tareas importantes que se emprenden al saber.

03 de mayo

Hola Christian: Concuerdo con que tiene una dimensión personal muy importante, pero también es social y colectiva, de manera que se vuelve un derecho que tiene conotaciones más allá de mis intereses ¿Cómo lo ves?

03 de mayo

Claro que es social y colectivo, lo que pasa es que creo que desde una perspectiva más actual, la dimensión colectiva está muy determinada por la pereza individual. Existe una sensación de estar muy al alcance de los conocimientos solo por el hecho de estar “conectado”
El hecho de compartir espácio físico con tantas personas ha provocado esa sensación de “dejarse llevar” sin necesidad de activar las propias energías. Vivir cerca de los expertos inhibe el desarrollo personal, lo que produce esta letargo intelectual. En mi ambito laboral (aviación) hay un dicho que es “revert to basics” que se usa en situaciones de emergencia. Y los “basics” son, a mi juicio, individuales…

03 de mayo

Paradójico parece observar como en plena sociedad del conocimiento surge justamente lo contrario:” la sociedad del desconocimiento”. Hombres y mujeres “invisibles” haciendo una labor “invisible”, viviendo en ralidades “invisibles” abundan más de lo esperado…..la promesa inconclusa, la falsa profecía de internet como un artefacto social para dar poder a quien no lo tiene parece no ser tan lineal, no tan directo, pues ciertas asimetrías que favorecen la visibilización se menatienen a pesar de que en general las herramientas están harto más a la mano que en los años 80.
Hay tareas por hacer y mucha….

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Un diálogo temprano, planes de relacionamiento comunitarios inclusivos y pertinentes, evidentemente deberán anticipar y/o prevenir efectos adversos en los territorios, y por ende evitar remediar “malas ...
+VER MÁS
#Medio Ambiente

Diálogo y remediación

Cabe preguntarse si el nuevo “estándar ético” del que habla la senadora Goic solo es aplicable a episodios de violencia intrafamiliar, como el protagonizado hace 15 años por el diputado Ricardo Rinc ...
+VER MÁS
#Política

Insulza: ¿Arica, siempre Arica?

Así fue como vimos entrevistas y reportajes de niños, niñas y adolescentes cruzando el río Bravo o aventándose el desierto entre Sonora y Arizona. Mediatizando esta tragedia se acuerpaba la denuncia de ...
+VER MÁS
#Internacional

Niños, niñas y adolescentes migrantes: carne de cañón

Si todas las víctimas de incesto hablaran, el coro sería ensordecedor. Quienes se han atrevido a exponer públicamente su tragedia resultan ser una minoría insignificante en comparación con quienes la o ...
+VER MÁS
#Internacional

El incesto, un delito oculto

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Las luchas anteriores por la filiación, el divorcio y la píldora fueron apenas el comienzo de nuevas luchas. El aborto en 3 causales, el matrimonio igualitario y la identidad de género son las banderas d ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

La militancia joven y los cambios que vienen

Enarbolar la pureza como un objetivo a conseguir, debe ser tal vez la gran evidencia de la carencia de un real proyecto transformador.
+VER MÁS
#Política

La impura política de los puros