#Medios

Matías del Río, el vocero de un conformismo disfrazado de periodismo

19 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Finalmente se supo el nombre de la persona que reemplazará a Amaro Gómez Pablos como pareja de la periodista Mónica Pérez en el noticiario central de TVN. La persona es Matías del Río, ex rostro de Chilevisión y conductor del extinto Tolerancia Cero. Frente a la noticia los creyentes más acérrimos en el cuento de su “objetividad” se mostraron felices, mientras que quienes ven en el nombramiento simplemente la perpetuación de una manera bastante dudosa de hacer periodismo, rabiaron y hasta cuestionaron la calidad periodística del profesional. Mal que mal- así nos han dicho por lo menos- Televisión Nacional de Chile es un canal público, por lo que genera reacciones en la ciudadanía.


Ése es el rostro que un canal como TVN quiere poner todas las noches a contarnos las noticias. Uno que dice parecerse al periodismo de hoy, pero que huele a leguas a ese reporteo que nunca reporteó, a esos entrevistadores que nunca entrevistaron y a esos cronistas que nunca hicieron una crónica real de lo que pasaba y pasa en Chile.

Si es que uno habla de Matías del Río, lo primero en lo que debe poner ojo es en las formas por sobre el fondo. El periodista ha sido insistente en mostrar en sus formas una cierta objetividad, como si estuviera hablando desde un sentido común, desde una neutralidad imperceptible, pero que está ahí presente y que él defiende con todas sus ansias. Con toda su fuerza moderada, todo con tal de que no se note que lo está haciendo. Cuesta darse cuenta, pero cuando uno logra hacerlo, se da cuenta de que todo el análisis supuestamente sesudo y contundente, no es más que la repetición de una idea central: cualquier idea que rompa el extremismo de su neutralidad, se vuelve peligrosa.

Tal vez por eso lo pusieron por años como “moderador” del debate en ese desaparecido programa de los domingos en donde cada miembro de la mesa jugaba a ser inteligente. Él era el que, desde su supuesta objetividad militante, buscaba aterrizar las discusiones. O mejor dicho: encauzarlas hacia lo que convenía a un relato. Su relato. Su religión. Su subjetividad transformada en lo que debía ser; en el periodismo que debía reinar si es que queríamos seguir siendo una democracia en donde lo democrático era visto con malos ojos.

Del Río ve en cada exaltación algo enervante. Se pone nervioso cuando las palabras fuertes son expresadas con convicción  y con la saliva saliendo de las bocas. Lo encuentra tremendo, poco democrático-tomando en cuenta su idea de democracia- e intenta parar esas pulsiones del entrevistado. Y esto pasaba en Chilevisión si es que la persona que estaba hablando en la mesa dominguera no era Villegas. Para él Fernando era un personaje. Un tipo que dice las cosas como son, por eso reía con sus arranques medios fascistoides. Y eso ocurre porque Matías cree más en los 90 que en el presente. En ese régimen en donde los únicos que podían hablar eran los Villegas, los Hermógenes y todo ese grupo  de personajes que rompían con el silencio cómplice de la transición para hablar fuerte y decir exactamente lo mismo que el sistema pensaba. El periodista prefiere a los rebeldes reaccionarios que a los que verdaderamente muestran su rebeldía.

Matías del Río es la última carta de ese periodismo muerto que no se da cuenta de que lo está. Ese periodismo noventero en donde lo importante era codearse con la lógica de la transición; aplaudir a los “cerebros” de ese nuevo país que se construía a base de conveniencias y miedos. Ese periodismo que tan bien le hizo al sistema que instauró Pinochet, ya que nunca cuestionó la dictadura y la vio como algo que era parte de un pasado que era mejor olvidar. Un pasado oscuro, claro,  pero que debía estar lejos de ese presente en donde el concepto de “unidad”  se instalaba, en los diarios en los que él trabajó, como un gran castrador de pensamientos y, por ende, cuestionamientos a lo que sucedía.

Ése es el rostro que un canal como TVN quiere poner todas las noches a contarnos las noticias. Uno que dice parecerse al periodismo de hoy, pero que huele a leguas a ese reporteo que nunca reporteó, a esos entrevistadores que nunca entrevistaron y a esos cronistas que nunca hicieron una crónica real de lo que pasaba y pasa en Chile. Ese ejercicio del periodismo que no fue más que la vocería de un conformismo.

 

 

TAGS: Televisión TVN

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Miguel

01 de octubre

Qué manera de escribir mal para no decir nada.

Gladys Reimann

02 de octubre

Miguel que manera que desde el anonimato descalificar un análisis, sin argumentar porqué. Tirar una piedra y esconder la mano.

02 de octubre

De lo que entiendo de la columna, ¿El periodismo debe ser militante?..y en particular, ¿de izquierda?

03 de octubre

Dónde dice eso? Entendiste todo lo contrario. El periodismo de Del Río es militante y no lo dice esa es mi crítica. Vayamos a clases de comprensión de lectura y después saquemos conclusiones

servallas

02 de octubre

Una vez más, triste manera de pensar que descalifica, ridiculiza y demoniza otros chilenos. Normalmente cuando una  ideología invade nuestros pensamientos nubla la tolerancia, oscurece la razón.

03 de octubre

Dónde lo descalificó? No le tengamos miedo a las ideas! Ni menos a las críticas profesionales. No sé dónde está esa ideología que dices. Ése es el buen trabajo de Matias, que su dogma es imperceptible ante nuestros ojos y todo lo que lo critique lo calificamos como “ideología “

servallas

05 de octubre

Estimado: esto es descalificar: “mientras que quienes ven en el nombramiento simplemente la perpetuación de una manera bastante dudosa de hacer periodismo”, ¿quiénes lo ven así?, ¿Ud.? y esto también lo es “O mejor dicho: encausarlas hacia lo que convenía a un relato. Su relato. Su religión….”, por otra parte, la ironía normalmente sirve para ridiculizar al otro, o a otros, esto es ridiculizar frente a la idea de ser objetivo :“Frente a la noticia los creyentes más acérrimos en el cuento de su “objetividad”…, y esto es demonizar : “como un gran castrador de pensamientos y, por ende, cuestionamientos a lo que sucedía…” y esto muestra que Ud. adhiere a una forma de pensar de trinchera, amigos y enemigos ¿ me entiende?, el tema de las ideologías, Ud. juzga la persona sobre la que comenta comulgando con el otro grupo con el cual Ud. no comulga, pero quizás Ud. no tiene pruebas, mire : “Y eso ocurre porque Matías cree más en los 90 que en el presente. En ese régimen en donde los únicos que podían hablar eran los Villegas, los Hermógenes y todo ese grupo de personajes.”. Estimado articulista, estamos tan revueltos, sin respeto por nadie, nos tratamos tan mal entre chilenos que de tanto en tanto tenemos guerras civiles, a veces sin darnos cuenta aparecen crueles grupos ideológicos que ven estos temas como sus propias guerras personales, han habido cuasi revoluciones, hemos tenido dictaduras, es decir horror, muchos inocentes mueren porque nos descalificamos sin sentido, sería bueno no ser tan duro con las personas, porque al fin y al cabo no ayudamos en nada.

05 de octubre

Yo sí creo que es la “perpetuación de una manera bastante dudosa de hacer periodismo”.

Porque del Rio es un ejemplo del periodista domesticado. Uno que repite lo que los jefecitos le dicen que haga. Uno que ve una noticia que es falsa y no hara nada, porque le pagan para que lo diga. No va a ser un ancla, es un hombre paja.

Es increible que existiendo internet, y tantas formas de investigar, cada vez haya menos periodistas que hagan lo que deben, y prefieran venderse al mejor postor. Como del Rio. Por eso la gente, a la hora de las noticias, prefiere ver los Simpsons en Fox.

Catalina

05 de octubre

Buen título de columna: “less is more”.

05 de octubre

Matias del Rio es un periodista del siglo XXI. O sea, de esos que cree que arma polemica repitiendo lo que dice la gente; que llama “analisis” a revisar articulos de El Pais y El Mundo; que leyo cuatro comentarios por twitter y lo llama “investigacion”.

No se si es de derecha, o de izquierda o siquiera tiene alguna conviccion. Lo que se es que si ya era insoportable ver las noticias por TVN porque el acentito de Gomez-Pablos ni siquiera los españoles lo entendian (aunque es peor el noticiario del canal 13, que se ha convertido en teleofertas), ahora sera una perdida total de tiempo. Matias del Rio es insulso, preocupado por lamer botas a sus jefecitos que hacer trabajo periodistico de verdad.

Ser un opinologo es refacil. Ser periodista requiere hacer algo que del Rio no aprendio: «Lo principal del periodista es buscar la verdad y la calidad de la información» Bob Woodward y Carl Bernstein.

08 de octubre

“encausarlas” debería ser “encauzarlas”

09 de octubre

Cierto, no sé por qué caí en ese error.

08 de octubre

Desde que tengo conocimiento las noticias y el periodismo han sido manoseado por los gobiernos de turno y no hablo de pico tiempo recuerdos de niño cuando el presidente era Don JORGE ALESSANDRI RODRÍGUEZ a la fecha,prensa muchas veces sensacionalistas tanto hacia la derecha como la izquierda ambos bandos manejan al pueblo informado desde el punto de vista que es conveniente a sus patrones políticos CHILE necesita una prensa autónoma del poder fáctico es demasiado AMARILLISTA

08 de octubre

El periodista criticado simplemente da cuenta del tipo de periodismo existente en el modelo de sociedad en que se desempeña. O lo hace en los medios periodísticos pertenecientes a grupos económicos y al servicio de sus intereses de clase, o lo hace en los medios estatales al servicio del duopolio político, también cooptado por los poderes económicos y fácticos, cuyo único fin es mantener las cosas tal cómo están o peores. Exigirle que se comporte como si existiera un periodismo libre, analítico y veraz no pasa más allá de ser un ejercicio de buenas intenciones, y lo único que le asegura es que le llegue la carta de desvinculación, como le llaman ahora al despido.

Nicolás

08 de octubre

También soy periodista, como Francisco, como Matías. Creo entender la idea de la columna en el sentido de que plantea que Del Río es un tipo que usa formas correctas para llevar todo por el camino de un statu quo. No para dar paso a contenidos nuevos. Si se quiere, “un Rafa Araneda” de la hora de las noticias.

Tengo mi opinión personal sobre Del Río, que no viene al caso. Lo que sí leo es que Francisco critica la figura discursiva de TVN de tenerlo a él al frente de las noticias.

Pero respecto de los noticiarios chilenos creo que prácticamente da lo mismo quién sea o si es periodista o no: ponen a tipos a leer las noticias y nada más. En las ediciones de las 21 horas son meros locutores, no hay opinión ni entrevistas. esto con o sin Matías del Río. Si el formato sigue siendo el mismo, pueden sentar a un periodista de El Ciudadano, de Punto Final, de La Segunda o el antiguo Mega y sería exactamente igual. El lector es casi ornamental, pero pasó a ser “un rostro”.

Lourdes

08 de octubre

“Jugaba a ser inteligente”. Que soberbia intelectual y que forma de totalizar el discurso.
Del Río no calienta a nadie, pero el autor de esta columna, al criticar el supuesto deber ser de Del Río, instala su propio deber ser y su idea de como debiesen ser las cosas. Es de pésimo gusto también en el párrafo de “cuando las palabras fuertes son expresadas con convicción” no solo la forma en que expresa como NO debiesen ser las cosas, sino que se aventura a definir el ideario y convicciones de Del Río, como si fuera un lector de mentes, o como si haber visto Tolerancia 0 fuera suficiente para sacar tamañas conclusiones – y no desarrollarlas por supuesto como cuando habla de su idea de democracia-.
Bien mediocre, si hubiera sido yo en su lugar y hubiera terminado por escribir esto, habría preferido el conformismo de no publicar a publicar esto.

Alberto

09 de octubre

Tal cual.

08 de octubre

LA ÉPOCA DE LOS GRANDES PERIODISTAS QUE TODOS CONOCEMOS PASÓ HACE RATO. AHORA SON LECTORES DE NOTICIAS E INCLUSO ALGUNOS LAS LEEN LO QUE ES UNA VERGUENZA.
IMPERA EL SISTEMA QUE AHORA TODO POSIBLE BUEN ESPÍRITU EN TAL SENTIDO COMO DIJO ALGUIEN DE LOS COMENTARISTAS ESTÁN PENDIENTES DE LOS QUE ESTÁN DETRÁS Y DIRIGEN EL ASUNTO, ALGUNOS POSAN DE SABIOS Y SE MANDAN TREMENDOS CONDORITOS. ES UNA PENA PERO ASÍ ES EL SISTEMA, APLASTA, DEFORMA Y APABULLA.

06 de diciembre

Asertivo comentario,de echo ya no veo el noticiario de TVN,otra equivocación del canal.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Piñera tuvo la falta de ética de designar como director de Gendarmería de Chile a Iván Andrusco, quien fuera miembro de los aparatos represivos de la dictadura en un organismo conocido como la Dicomcar ...
+VER MÁS
#Política

La Lista de la Desvergüenza de Piñera: Derechos Humanos y Codelco

No hay espacios para avanzar cuando mi meta es que pierda el otro, solo se avanza cuando nuestra meta es solo que gane Chile.
+VER MÁS
#Política

Mi discurso presidencial

Soluciones existen, sin embargo, hoy el real problema radica en la falta de voluntad política de las entidades públicas, pues el Estado o los municipios son a menudo tan malos pagadores para las pymes com ...
+VER MÁS
#Política

La necesidad de agilizar proyecto que apura pago a pymes

¿Cómo podemos creer que Piñera logrará un alto crecimiento en un eventual nuevo gobierno? Considerando que él no fue el causante de ese alto crecimiento, por lo que no se puede asegurar de que Piñera ...
+VER MÁS
#Economía

El crecimiento económico de Piñera: ¿Logro del gobierno o mera suerte?

Popular

Sebastián Piñera intentó implementar una política presidencialista, plebiscitaria, técnica, suprapartidaria y eficientista, basada en el objetivo de articular a la derecha, al tiempo que maximizaba foc ...
+VER MÁS
#Política

Las falacias de la excelencia gubernamental de Piñera

Hoy la esclavitud no está legitimada, pero se calcula que existen unos 38 millones de esclavos en el mundo, por ejemplo en India es una realidad que se oculta y allí hay unos 16 millones esclavos.
+VER MÁS
#Economía

Lo que oculta la globalización ¿Comprarías cosas hechas por esclavos?

Mi conclusión es que Sebastián Piñera en materia de educación defenderá los intereses de los nodos principales de su red: sostenedores privados y Ues privadas.
+VER MÁS
#Educación

Red de Piñera en educación: sostenedores privados, Elige Educar y Ues privadas

Lo que antes era una carrera ganada para el expresidente, hoy es la madre de todas batallas y el resultado ahora más que nunca es incierto.
+VER MÁS
#Política

La segunda vuelta, la madre de todas las batallas para la derecha