#Medios

Discriminación y medios: Nuestro propio Avatar

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En diciembre de 2009, cuando se estrenó la película Avatar, varios medios de comunicación dieron amplio espacio a la historia de los dongria kondh de Orissa, en la India: al momento del éxito de Avatar, esta comunidad se encontraba luchando desde hacía años contra la minera Vedanta, que quería extraer bauxita, mineral con que se fabrica el aluminio, desde las entrañas de la montaña sagrada de este pueblo animista.

Otros medioambientalistas quisieron que el director de la película, James Cameron, se pronunciara sobre el conflicto que tienen las comunidades indígenas de la Amazonía ecuatoriana con la empresa estadounidense Chevron-Texaco. La empatía frente a la conexión entre pueblos originarios, naturaleza, espiritualidad y supervivencia de las especies tuvo su peak en la agenda mediática en las semanas posteriores al estreno de Avatar.

Los medios chilenos no escaparon a eso: aseguraban que Avatar se había inspirado en los dongria kondh. O en los indígenas neozelandeses. O en los amazónicos. Y que, oh sorpresa, todos éstos mantenían conflictos con sus gobiernos y corporaciones internacionales donde la explotación o supervivencia del medioambiente se encontraban en entredicho.

Frente a dicha sensibilidad mediática hacia los conflictos indígenas ubicados a miles de kilómetros de distancia, uno no podía dejar de preguntarse por qué, como periodistas, no habíamos viajado al sur a indagar a fondo en las múltiples y complejas demandas de nuestros propios pueblos originarios. O por qué no se trasladaron al valle del Huasco, para indagar en las resistencias de las comunidades de origen diaguita contra el proyecto binacional de la minera canadiense Barrick Gold.  Nos gustaría ver sus caras, escuchar sus voces, indagar en sus trayectorias vitales y sus relaciones con el medioambiente. Algunos lo han hecho, pero la excepción no hace la regla.

La cobertura noticiosa, entonces, de la huelga de hambre de los mapuche procesados por ley antiterrorista no ha variado mucho frente a lo que ya se ha constatado en ocasiones anteriores respecto de las construcciones simbólicas sobre los pueblos originarios, en general, y los mapuche, en particular.

Un estudio sobre representación de los niños, niñas y adolescentes mapuche en la prensa de la Araucanía, realizado por el ICEI por encargo de la UNICEF hace un par de años, concluyó que su presencia es escasa y se privilegian miradas simplistas, arquetípicas, relativas al llamado “conflicto mapuche” o, bien, folklóricas y esencialistas.

De acuerdo a investigaciones que han desarrollado académicos de la Universidad de la Frontera (UFRO), la construcción noticiosa sobre qué es ser mapuche en Chile y en la Araucanía es parcial, discriminatoria y con mayor preocupación por el orden y las inversiones que por la cuestión indígena.

Del mismo modo, y según han constatado los estudios realizados en la UFRO a que aludimos, hoy algunos reporteros de Temuco y alrededores se inhiben de cubrir ciertos aspectos del llamado “conflicto mapuche” para evitar las citaciones judiciales que han debido enfrentar en oportunidades anteriores, disminuyendo evidentemente la cantidad y calidad de la información de ciertos aspectos del problema.

Evidentemente, el ejercicio periodístico exige recortar la “realidad”, fragmentarla, digerirla y reorganizarla de tal suerte que calce con los 5 mil caracteres de espacio o los 90 segundos al aire, lo que tiene entre sus ventajas la capacidad de ilusionarnos con la idea de que estamos informados. Pero, por otro lado, significa que dichos recortes suelen inspirarse más en prejuicios que en consideraciones noticiosas que inspiran el derecho a informarnos y a informar.

Hay una cuestión más preocupante aún: la mirada acrítica de buena parte del periodismo frente a la vigencia de leyes que le entregan atribuciones abusivas a los organismos de seguridad y de persecución penal en una sociedad que alardeamos de democrática. Claro, no habría problema mientras sean indígenas los acusados de terrorismo. Se nos olvida que las arbitrariedades del sistema penal alcanzan hoy a algunos, pero mañana pueden ser otros. Incluso, nosotros.

Parece ser que como periodistas y editores, somos muchos más sensibles a las legítimas demandas de los pueblos originarios que se ubican al otro lado del mundo y cuyas resistencias no impactan en nuestro “desarrollo” económico y productivo o en las inversiones que traerían la promesa de salir del subdesarrollo. O bien porque las cámaras de comercio y gremios locales de esos conflictos aparentemente lejanos no alcanzan a copar la agenda mediática de los medios en este lado del mundo. Parece ser que como editores y reporteros, carecemos de la empatía con los aymará, los mapuche o los kawésqar, en peligro de desaparecer, y mantenemos la vaga ilusión de que pertenecemos a una sociedad homogénea, blanca, urbana y globalizada.

————————————–

Foto: Manifestación mapuche – Eduardo Chamorro / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

13 de octubre

Hola Claudia
Es que parece ser que parte del desafío es “trabajar” mejor el proceso de autoconciencia en a lo menos dos dimensiones básicas 1) desde dónde construimos lo noticioso y 2) las consecuencias de nuestras opciones. Considero que uno de los grandes daños ha sido el perfilar la objetividad como valuarte del periodismo ya que oculta la serie de opciones implica el trabajo periodístico cotidiano.

cariños,
Victoria

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Así fue como vimos entrevistas y reportajes de niños, niñas y adolescentes cruzando el río Bravo o aventándose el desierto entre Sonora y Arizona. Mediatizando esta tragedia se acuerpaba la denuncia de ...
+VER MÁS
#Internacional

Niños, niñas y adolescentes migrantes: carne de cañón

Si todas las víctimas de incesto hablaran, el coro sería ensordecedor. Quienes se han atrevido a exponer públicamente su tragedia resultan ser una minoría insignificante en comparación con quienes la o ...
+VER MÁS
#Internacional

El incesto, un delito oculto

En conclusión, en razón a que los milagros son posibles, esperaríamos que Enea a partir de ahora se enmarque en las directrices empresariales establecidas recientemente por la CPC en el Castillo Las Maja ...
+VER MÁS
#Municipales

Las más grandes empresas se enmarcarán en la probidad

La Agenda 2030, si no involucra al poder económico, representado por las Grandes Empresas y Grandes Inversionistas, tiene poco que hacer convirtiéndola en una declaración de buenas intenciones, pero sin ...
+VER MÁS
#Chile 2030

Agenda 2030: falta un actor importante

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Enarbolar la pureza como un objetivo a conseguir, debe ser tal vez la gran evidencia de la carencia de un real proyecto transformador.
+VER MÁS
#Política

La impura política de los puros