#Medio Ambiente

Nuestros desastres, nuestro cambio climático

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

La política ambiental en Chile ha estado sujeta principalmente a influencias exteriores, la matriz de estas políticas proviene de sugerencias internacionales y acuerdos entre Estados.


Los tercermundistas nos estamos inundando, secando y quemando debido a una historia de colonialismo productivo.

El 26 de marzo del 2015, el Ministro de Agricultura, Carlos Furche, dio una cuenta pública del año ya transcurrido de gobierno y comentó algunas futuras medidas, los conceptos ausentes de ésta cartera no son menores, me refiero al concepto de Sustentabilidad y Cambio climático. Pero el problema ambiental no tiene que ver con apuntar sólo medidas sectoriales, sino encontrar políticas que ambiciosamente apunten a prevenir, más que apalear, lo que claramente hemos estado acostumbrado a observar como voyeristas de un placer culpable, ver como el medio ambiente se depreda.

Los no más de 20 años de desarrollo en políticas medio ambientales que tiene Chile ha estado caracterizados por un sobre impulso tardío de estos temas, institucionalmente todavía está en plena maduración, y esta pubertad política no sólo en comparación con pares “desarrollados”, sino también porque todavía no se concretan materialmente las ultimas legislaciones, sobre todo estructurales de la Ley 20.417. Sin embargo el problema de la precaria y eficaz legislación chilena en este tema contemporáneo, no es sólo por la poca regulación ambiental desde nosotros para nosotros, sino también de lo que otros hacen con nosotros. Porque está bien, tenemos falencia en  una política territorial sustentable, no tratamos nuestro suelo con efectiva responsabilidad, nuestra política de depredación de los recursos naturales continúa con cambio climático encima y por último, pero no menor, no democratizamos nuestro medio ambiente.

Pero hace falta otra arista de este problema, ya que la depredación no la hace el Estado de Chile, sino privados, dueños de producción internacionales, que muchas veces son nuestro ejemplos a seguir de política ambiental, porque claro, la Unión Europea tiene bonita legislación, con impuestas verdes y que pague el que ensucia, pero qué política tiene para sus trasnacionales, que no ensucian sus tierras sino las nuestras. Estos TLC’s suscritos con potencias que mencionan trabajo ambiental común entre las partes quedan al debe cuando ocurre lo que estamos viendo, catástrofes naturales, los cuales sin duda alguna, contienen responsabilidades de empresas trasnacionales,- nos ayudan países hermanos y vecinos, no los Estados que saquean lo nuestro-.

Ban Ki-moon en su discurso de apertura del CAP 20 desarrollado en diciembre del año pasado, apunta noblemente a la mayor participación y colaboración de los países para desarrollar medidas universalizadas contra el cambio climático, y cito textual una interesante exhortación: “..climate issues are not separate from development issues – climate finance cannot be treated separately from development finance. They are quite literally two sides of one coin.” Y razona claramente en perspectivas de equilibrar la sustentabilidad, porque es necesaria mayor inversión en el cambio climático igualando la inversión en el desarrollo económico. Saludo esas palabras y las comparto, pero no basta con aquello, hay que evidenciar que la efectiva correlación internacional por el cambio climático y el medio ambiente también debe apuntar a visibilizar la crisis ambiental que está llevando a cabo un sistema de depredación universal, él no debe pedir solidaridad a los Estados, sino responsabilidad, porque los tercermundistas nos estamos inundando, secando y quemando debido a una historia de colonialismo productivo.

TAGS: Cambio Climático

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Queremos que los educadores disfruten de su profesión, que se sientan realizados y orgullosos de tener uno de los trabajos más relevantes, que benefician a quienes nosotros consideramos justamente las per ...
+VER MÁS
#Educación

Educación de párvulos, la profesión más importante del mundo

La ley de pesca es mucho más que pesca, es una deuda pendiente con Chile. Es la luz de alerta para entender que nuestra democracia es frágil y las políticas públicas pueden conllevar privilegios inexpli ...
+VER MÁS
#Política

Ley de pesca, mucho más que pesca

Se espera que en este mes de campaña el sector de los grandes empresarios y las consultoras y bancos de inversiones redoblen sus mensajes sobre el impacto positivo para la inversión si gana Piñera y vice ...
+VER MÁS
#Política

El balotaje y un nuevo ciclo político

Hagan lo que hagan los seguiré respetando, esto es política y todo puede cambiar en dos segundos, pero si queremos dejar de lado las políticas del terror, pensar que no hay ningún punto de acuerdo entre ...
+VER MÁS
#Política

Pacto RD-RN-Evopoli

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno