#Medio Ambiente

Norte Grande: ¿Por qué no a las termoeléctricas?

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP
La energía es un área estratégica en cualquier país. Lo es tanto como la educación, la salud o el buen manejo económico. Se requiere de una política de Estado en materia energética fraguada en un debate serio, técnico, económico, social y político respecto de cuáles son las mejores alternativas para actuar en el presente y planificar el futuro.
 
El mundo atraviesa por dos procesos importantes para tener en cuenta el tema energético. En primer lugar, el indiscutible cambio climático, fenómeno que no sólo tiene consecuencias en materia ambiental, sino también humanas y socioeconómicas. Hablamos de aumento de los precios de los alimentos, debido a sequías e inundaciones, migraciones, encarecimiento de productos y servicios tan importantes como el transporte. El segundo elemento de análisis, corresponde al aumento de los precios del petróleo que ha hecho que los países desarrollados, preferentemente la Unión Europea, opten por modelos alternativos, para evitar la dependencia del crudo y el gas. Cabe pensar que muchas de las buenas intenciones en materia de energías renovables son producto más que de la buena voluntad ecológica, de una maniobra geo-estratégica en el tablero del poder global.
 
Chile enfrenta un escenario complejo en esta situación, en primer lugar porque su economía abierta y globalizada le obliga tener que considerar todos los aspectos fuera de nuestras fronteras. El crecimiento económico basado en la exportación de materias primas, preferentemente el cobre, hace que nuestra economía sea casi mono-exportadora, cuestión criticada frecuentemente por varios economistas y políticos. Sin embargo, los gobiernos no se han atrevido a enfrentar el desafío del desarrollo con otra mirada que no sea el mercado, y los cambios que se necesitan para dar un giro de 180º se ven obstaculizados por los intereses de las grandes empresas y de una clase política que se encuentra o coludida o es francamente cobarde a la hora de avanzar en el camino correcto.
 
Con un centralismo agudo que tiene al país con niveles de desigualdad vergonzosos para una nación que ha entrado al club de los ricos (OCDE), no permite que los territorios decidan por sí mismos las estrategias necesarias para su desarrollo y tampoco cuenten con los medios económicos para llevarlos a cabo en caso de tener dichas ideas. Un sistema que se encuentra ahogando al país, concentrando en la Región Metropolitana en los próximos años alrededor de 8 millones de ciudadanos, muchos buscando esas oportunidades negadas en sus zonas de origen y que -por lo que se sabe en materia de economía y urbanismo- es incierto que encuentren lo que buscan.
 
¿Y qué tiene que ver esto con las termoeléctricas? Mucho. Pues nuestro modelo de desarrollo basado en el crecimiento económico con retoques sociales para mantener la tranquilidad social, se encuentra en franco deterioro, pues no logra mejorar los niveles de igualdad social y se encuentra generando además un daño al medio ambiente presente y futuro.
 
El sistema eléctrico chileno opera con cuatro sub-sistemas, uno de ellos es el sistema interconectado del Norte Grande, el cual abastece de energía a las regiones XV, I y II. Su generación es eminentemente termoeléctrica con un 99,64% y sólo un 0,36% de centrales hidroeléctricas, según datos de la Comisión Nacional de Energía. Las termoeléctricas son elegidas, como ya lo sabemos, por su baja inversión de partida, su rápida construcción y su rentabilidad, todos criterios económicos para un objetivo claramente social y de desarrollo.
 
Pero las termoeléctricas generan también grande niveles de contaminación, principalmente por la emisión de CO2 y los vertidos de agua caliente sobre el mar, dañando seriamente todo ecosistema local, como así también la flora y fauna marina. Su impacto ecológico es dañino y no supone en absoluto, al menos directamente, beneficios para el desarrollo de los territorios, sus habitantes y la biodiversidad.
 
Por otra parte, siguiendo también datos de la Comisión Nacional de Energía, existen dos tipos de clientes en el mercado eléctrico: los clientes libres o no regulados y los clientes regulados (que son los ciudadanos). La demanda energética de los clientes libres supone el 61%, por lo tanto las necesidades energéticas son principalmente de las empresas, las grandes empresas que necesitan de energía barata para poder competir en los mercados nacionales e internacionales. De ello dependen miles de puestos de trabajo, supuestamente. Éste puede ser el mayor argumento de quienes optan por energías baratas y sucias como las termoeléctricas, lo que nos debe llamar a pensar que el uso de la energía a carbón (o de diesel y gas combinado) es síntoma y no la causa de la enfermedad. Las causas se encuentran en nuestro modelo de crecimiento y desarrollo que nos obliga a optar siempre con el criterio de costo-beneficio económico, sin pensar en los daños en el futuro.
 
Pero si pensamos como ellos, deberíamos pensar también que existen otros criterios, más allá de los ambientales, para pensar que la dependencia de una matriz termoeléctrica en el sector productivo del Norte Grande de Chile (el mayor productor de cobre del país y el mundo) es perjudicial a mediano y largo plazo. Esto se encuentra en las materias primas que deben utilizarse para la producción de energía termoeléctrica. Según el Centro de Despacho Económico de Carga del SING, el gas representa el 53% de la capacidad instalada del sistema. Como bien sabemos el gas debe ser importando, con altos costos para el país producto de las relaciones internacionales que tiene nuestro país con productores como Argentina o Bolivia. Lo que convierte a Chile, a pesar de utilizar una herramienta más barata como la termoeléctrica, en dependiente de la compra y los precios del gas. Finalmente la demanda máxima bruta es (entre los años 2001 – 2010) menor a la generación máxima bruta, lo que nos hace pensar qué no existe ninguna urgencia por dotar al Norte Grande de Chile de más centrales termoeléctricas y es perfectamente posible optar por diversificar la matriz con una estrategia de mediano y largo plazo que vaya remplazando la actual matriz por energías limpias.
 
Alternativas para el Norte Grande de Chile
 
El gobierno de Chile ha realizado diversos estudios de modelación para determinar las opciones de energías renovables no convencionales en el país. Ellas incluyen energía solar, eólica, geotérmica y maremotriz. En caso de la primera y segunda, el Norte Grande de Chile tiene condiciones de excelente calidad para brindar una opción de recambio en el sistema actual. Los estudios, sin embargo, advierten de que no existen aún las suficientes ventajas económicas para que dichas inversiones sean rentables. Es necesario avanzar por lo tanto en las causas y no sólo luchar contra las consecuencias, puesto que nuestra lucha será fútil de no ser capaces de ofrecer alternativas viables para el norte del país y el país en general. Se requiere de estudios (por lo tanto, dinero) para conocer y fundar las propuestas, políticas de atracción de inversiones en materia de ERNC y por sobre todo conocer la viabilidad técnica que implicaría instalar granjas fotovoltaicas y campos eólicos.
 
El país puede contar, al igual como lo hizo con la CORFO, con una Corporación de Fomento de las Energías Limpias que colabore en estudiar, buscar y por qué no, financiar proyectos de generación de energía limpia.
 
Actualmente, CORFO ofrece varias subvenciones para proyectos de pre-inversión, pero estas no son suficientes con un sistema de precios que favorece las energías sucias, al menos en el norte. Por lo cual es necesario realizar profundos cambios a nivel legislativo, para continuar avanzando.
 
No quiero dejar de mencionar la ley 20.257 que permite que a partir del 2010 el 10% de la energía retirada deba ser generada por ERNC. Dicha ley es un avance sustantivo pero insuficiente como ya lo ha recalcado Chile Sustentable.
 
Decir “No a las Termoeléctricas” es decir no a un modelo de desarrollo basado en las ganancias de un pocos para la desigualdad social, económica y política de unos muchos. Tenemos territorios que deben cargar con las externalidades ambientales que significan tener generación de energía contaminante y que además no dejan más allá del empleo ningún rédito de desarrollo para las ciudades que afecta.
 
La energía producida por las termoeléctricas no es sustentable, tanto desde el punto de vista ambiental como del económico debido a la necesidad de tener que importar tanto el carbón como el gas y elevar los costes de mediano plazo. No podemos predecir el futuro de los precios, pues estos son variables dependiendo de los contextos internacionales. El sólo hecho de que sean más baratas hoy no implica que en el futuro se conviertan en energías sucias y caras.
 
Es perfectamente posible abrir un debate sobre energías limpias que colabore a diversificar nuestra matriz energética, haciendo un esfuerzo económico por el bien del país. Con energías limpias que no requieren más que el sol o el viento, que generan una nueva economía y que es coherente con una idea de desarrollo sustentable.
 
Se hace urgente estudiar y debatir sobre una Estrategia Energética Nacional donde participen todos los actores y definamos juntos, no sólo las empresas, el futuro de Chile.
 
(*) Gonzalo Prieto Navarrete es sociólogo y Máster en Medio Ambiente
——————-
TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
lissette espinozal

02 de octubre

me parece muy interesante!!! me gustaría lograr comunicarme con el sociólogo que logro hacer este articulo.. PORFAVOR.. necesito que esto se difunda, lo que pasa es que hoy en día un pueblo llamado Paposo que está cerca de Taltal y Antofagasta esta desesperado porque se construirá una termoeléctrica , y lo más importante es que este pueblo sobrevive de la pesca y el mar, por lo tanto está luchando para que no se construya una termoeléctrica. Paposo ya se está manifestando, pero necesitamos que se haga mucho más público, se imagina lo difícil que es ir en contra las autoridades cuando estas están a favor de la construcción, Paposo está más unido que nunca para luchar y lograr que esta termoeléctrica NO se construya. no aceptaremos el daño que le causaran a las algas y animales marinos como la flora y fauna. se podría comunicar aquí por favor! necesitamos ayuda…

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Si en el primer gobierno de la Presidenta, tapó de termoeléctricas Chile, en el segundo se alzó con un sello ecológico, ¿Porque es la única con posibilidad de aprender del pasado?
+VER MÁS
#Política

Vergüenza ajena

Cabe destacar que el tema de los derechos humanos y los ex soldados conscriptos, es una deuda pendiente y una responsabilidad que el Estado de Chile ha evadido, con un sector de la sociedad de más 7.000 ex ...
+VER MÁS
#Justicia

Segundo gobierno de Presidenta Bachelet no reparará a ex soldados víctimas de abuso

No hago encuestas por teléfono a personas que quieren cortar pronto la llamada, no relleno cuadernillos con estadísticas ni leo los diarios para copiar lo que otros dicen.
+VER MÁS
#Política

Segunda vuelta: no es lugar para débiles

En el papel se ve esperanzador pero seremos nosotros: el quinto poder (la ciudadanía) quienes debemos velar porque este realice su trabajo y lo realice bien.
+VER MÁS
#Justicia

El defensor del niño

Popular

Lo que antes era una carrera ganada para el expresidente, hoy es la madre de todas batallas y el resultado ahora más que nunca es incierto.
+VER MÁS
#Política

La segunda vuelta, la madre de todas las batallas para la derecha

Los candidatos y sus equipos tienen la responsabilidad de enunciar Programas que permitan pasar a un escalón o piso superior de desarrollo nacional, como lo está haciendo China, Corea, Singapur
+VER MÁS
#Política

¿Votar por personas, consigna, imágenes o Programas de Gobierno?

Una acción clara para hacer realidad esto, es la creación de una Empresa Nacional del Litio, que quizás no va a ser competitiva al comienzo de su ciclo de vida, pero puede volverse competitiva con el tie ...
+VER MÁS
#Energía

Litio, la última oportunidad

Piñera tuvo la falta de ética de designar como director de Gendarmería de Chile a Iván Andrusco, quien fuera miembro de los aparatos represivos de la dictadura en un organismo conocido como la Dicomcar ...
+VER MÁS
#Política

La lista de la desvergüenza de Piñera: Derechos Humanos y Codelco