#Medio Ambiente

Medio ambiente y desarrollo sustentable: lo pendiente

9 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Hemos visto en los últimos meses una tremenda rebelión social y mediática por el poderoso rechazo que provocan la ejecución de proyectos energéticos en nuestro territorio. Primero fue “Punta de Choros” y la historia de la planta termo-eléctrica y ahora Hidroaysén, las que han excitado el fervor popular, llevándolo a máximos históricos, que incluso han comprometido la seguridad nacional. Este escenario resulta explicable, desde la opinión del autor, solo por la alimentación ignorante y carente de antecedentes de la inmensa mayoría de personas. Esa misma muchedumbre inquieta no tiene una conducta “ambientalmente coherente”, no propone soluciones reales, ni tampoco define responsabilidades al fenómeno en discusión. La historia de “Dr Jekyll y Mr Hyde” (novela de Robert Stevenson, 1886) aplicaría para definirnos; por el día consumimos energía por toneladas y por la noche protestamos para impedir proyectos energéticos. 

Indignación y Preocupación

El escenario arriba descrito, más allá de confrontar números, consumo país y costos, describe la conducta del “alegato por defecto”. Un peligroso mecanismo de impacto mediático, que trata de remecer a la población por la vía de la convocatoria, más que por la vía de la solución y el desarrollo. Bajo este punto de vista, me sorprende la falta de liderazgo en virtud de proyectar soluciones viables y ajustadas a nuestra realidad, sin caer en populismos. La inconsistencia de estos movimientos se explica además por la legitimidad de lo que se “alega”:

– ¿Es realmente responsable el Gobierno de Turno?

– ¿Cuántos problemas ambientales se han solucionado en 20 años de trabajo?

– ¿Quiénes escriben las leyes que conducen nuestra institucionalidad?

– ¿Qué responsabilidad tiene el Congreso Nacional?

– ¿Es realmente condenable que las empresas nacionales o extrajeras quieran hacer negocios con nuestros recursos?

– ¿Cuál es nuestro aporte real y compromiso para vivir en un ambiente saludable?

Lo peligroso, es que realmente no hemos “apuntado” al problema real y alegamos mas allá de lo que entendemos. 

Adicionalmente, hoy tenemos problemas ambientales de sobra y graves, que deberían preocuparnos. No veo protestas y convocatorias masivas persiguiendo cambios urgentes por estos casos. Expongo algunos; contaminación en Ventanas;  suelo contaminado en Las Salinas Viña del Mar, contaminación en Osorno y Temuco, suelo contaminado en ex puerto petrolero de Puerto Montt.

Otra vez surgen las preguntas iniciales y hacen pensar que proyectos como el de HidroAysen, son utilizados como plataforma mediática, dejando del lado el verdadero foco y perspectiva ambiental.

¿Cuál es el verdadero desafío?

El tema ambiental por sí solo es complejo, por tanto nuestra comprensión de las soluciones debe ser directamente proporcional a la compresión del problema. Creo que la mejor manera de salvar el planeta y vivir en un país más limpio, es hacer del cuidado ambiental un “negocio rentable”. Esto implica entender la necesaria tarea de generar progreso, utilidades legítimas de las empresas y ganarse el derecho a vivir en un ambiente saludable. Nótese que “ganarse el derecho” no es lo mismo que ejercerlo por sí solo, lo que considera un aporte de todos a la reducción del impacto. Bajo esta perspectiva me pregunto:

– ¿Cuál será la huella de carbono y agua de cada uno de nosotros?

– ¿Qué hacemos diariamente para reducir nuestras emisiones?

– ¿Cuál es nuestro compromiso futuro y el de las organizaciones para mitigar impactos ambientales?

– ¿Cuál es nuestro aporte como país, al desarrollo de tecnologías e instrumentos ambientales sustentables?

Creo que muy pocos podrían ejercer el “derecho” de vivir en un ambiente limpio. Algunos podrán decir que, lo anterior es un derecho constitucional, lo cual es cierto. No obstante creo razonable pensar que para pedir, también es importante dar, aludiendo a la antigua máxima de hacer el bien bajo la teoría de las sociedades colectivas.

Cuando hablo de tecnologías, pregunto a los centros de investigación y universidades, ¿cuál ha sido su aporte al desarrollo? Todos dicen que tenemos el mejor desierto del mundo para instalar centrales solares, pero cuánto incrementa año a año la eficiencia de paneles y procesos térmicos solares en Chile? ¿O necesariamente seguiremos comprando esta tecnología? ¿Hay piso para incentivar villas o condominios sustentables, que procesen sus residuos, aprovechen energía eléctrica y térmica con plantas de co-generación? ¿Pagaremos menos contribuciones si invertimos en estas tecnologías?

De los instrumentos de gestión ambiental, ¿cuántos proyectos de bonos de emisión transable, competencia de mercados ambientales, emisión de saturación y otros, ha aprobado nuestro Congreso Nacional? ¿Cómo hemos incentivado la competencia entre empresas, reduciendo su carga tributaria u otro beneficio financiero, en pro de una reducción del impacto ambiental? ¿Castiga la ciudadanía a los Honorables Diputados y Senadores, que no hacen su pega en estas áreas?

Todas estas preguntas, deberían convocar el verdadero debate en nuestro país que actualmente no veo. Solo observo toneladas de argumentos terroristas y recriminaciones desde trincheras políticas opuestas. Finalmente el problema persiste y no crecemos.

Economía Ambiental

La economía ambiental considera mecanismos de desarrollo sustentable con un enfoque económico sobre resultados. Las empresas compiten por ganar el premio a “mejor ambientalista” percibiendo un “beneficio económico”. A esto me refiero, cuando hablo de “la mejor forma de salvar el planeta”.

Lo anterior no es invento del autor, mas no una metodología ampliamente utilizada en países desarrollados. ¿Qué hacemos entonces, pidiendo autorización para marchar contra Hidroaysén o enfrentando posturas temperadas desde una trinchera u otra? Es aquí donde, creo, no estamos enfrentando el problema real y promoviendo un espacio sólido para vivir en un ambiente más limpio.

Mientras estos mecanismos no estén disponibles, difícilmente las empresas van a hacer un esfuerzo mayor por reducir sus impactos, o se amplificarán proyectos energéticos amigables con el medio ambiente.

Tenemos la Realidad Ambiental que nos Merecemos,  y para mejorarla hay que implementar cambios importantes en nuestra forma de ver el problema de fondo. Mientras esto no pase y la conducta de todos sea pasiva (desde la perspectiva del compromiso efectivo y no del pataleo), apoyo plenamente proyectos como el de Hidroaysén, que si bien, tendrán un impacto sobre nuestro ambiente, los considero “menos malos” que otros como los termo-eléctricos. Razones hay varias, desde las económicas (costo de materia prima es independiente del precio de hidrocarburos) hasta las de desarrollo regional (¿Cuántos proyectos de desarrollo tiene actualmente la región de Aysén? ¿Qué hemos hecho para llevar más trabajo a esta zona del país?). A veces la prerrogativa Metropolitana es bastante limitada y no profundiza más allá de sus fronteras.

Seguramente no todos comparten mi perspectiva, pero al menos espero llamar a la reflexión sobre lo que es realmente importante y no urgente. Si en esto estamos de acuerdo, ya es un avance y podemos esperar la construcción de un “piso” para debatir ideas y promover cambios razonables, en beneficio de nuestro querido país.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

27 de mayo

Estimado Víctor Hugo:

Usted ha puesto en palabras lo que pienso. El cuidado del medioambiente parte de nosotros mismos, no solamente en cuanto a qué tipo de energía necesitamos, sino que también en cuanto a nuestro comportamiento frente a la naturaleza. Nos falta reciclar, reutilizar, ahorrar energía, cuidar el agua, etc. Y sin políticas públicas que promuevan esto, estamos a años luz de ser verdaderamente desarrollados, como usted tan bien explica.

27 de mayo

Estimado Hugo:

Por fin veo el tema energético mirado desde un punto de vista individual para luego transformarse en colectivo, es interesante que a partir la situación en la que estamos como país, reflexionemos sobre nuestro consumo energético, y este no tiene que ver solo con cambiar ampolletas, sino también cuestionarse una serie de cosas que hacemos en nuestra vida cotidiana y que son “normales”. Apoyo plenamente la idea que cada uno mida su huella de carbono, ya que muchos reclaman por los impactos ambientales, pero pocos tienen idea de cuantos KW consumen de energía mensualmente.

Gracias por poner este tema, y espero sinceramente que empiecen a aparecer muchos más como este que nos inviten a preocuparnos por nuestro consumo y nos eduquen sobre como transformar nuestras vidas cotidianas en una “máquina eficiente y sustentable”.

A pesar que he leído varios textos sobre el proyecto de HidroAysen (de ambas posturas) y otros de ERNC, aún no podría decir si este proyecto es necesario o no. (Pueden ver los links publicados en mis comentarios y temas).

Saludos,

27 de mayo

Víctor perdón por el cambio de nombre….

saludos,

30 de mayo

Estimado Pablo.

Muchas Gracias por tu opinión y comentarios. Sin duda creo que instancias como estas, aportan al fomento de un diálogo mas tolerante y crítico respecto a lo que realmente se necesita para equilibrar desarrollo sustentable.

Sin ir mas lejos también resulta interesante analizar en profundidad, lo que sigue pasando en Alemania luego de el anuncio del shut down Nuclear el año 2022 (Quizás de para una próxima columna). Esto porque el mismo Ministro de Medio Ambiente de Suecia (país tremendamente eficiente) le ha dicho a los alemanes, que la medida adoptada es a lo menos cuestionable.

Conclusión, las ERNC no son la panacea y se necesita una matriz abierta a todas las posibles soluciones. Esto también incluye a los ahorros propios que cada persona sume.

Saludos,

28 de mayo

Apreciado Victor Hugo, todas tus preguntas sobre el tema Hidroaysen y lo que se refiere a creación de energia, son las que por cadena nacional debería esclarecer el Gobierno, exponer costos de cada tema, posibilidades sobre la explotación de cada recurso y lo que es mas importante, esté dirigido a sectores de la sociedad chilena que más deberían saber sobre la creación de energia, sus fuentes y costos, tanto económicos, como sociales.Buena tu exposición.

30 de mayo

Claramente se debe fomentar la información y acceso a esta, para todos.
Sin duda creo que habrán lecciones aprendidas para la clase política chilena y se marcará un antes y un después de Hidro-Aysén.

Saludos y un abrazo!

28 de mayo

Estimado Victor Hugo, creo interesante y absolutamente necesario que la gente entienda los factores que tu mencionas acá. Claramente en el último tiempo he visto que la gente peca de ignorante (considerando ésto como una desinformación), al seguir ideas netamente ambientalistas, que claramente se pueden promover como ideas puntuales de un proyecto que es de desarrollo económico y porque no decirlo también, social a nivel país. Un ejemplo de ello es cuando la gente reclama por el tendido eléctrico que va a tener HidroAysen. Primero, no hay ningún pre-informe, informe ni estudio que indique por donde pasaran las lineas que transportaran la energía a Santiago y segundo, sea cual sea el método de generación de energía (sea éste solar, eólico, geotérmico, entre otros), deben utilizar lineas que transporte esa energía, ya que no existe aún metodo alguno que permita transferir energía eléctrica de otra manera.
Por otro lado, es lamentable que el proyecto de HidroAysen, se haya tornado un tema mediático, pero tal cual lo dice nuestro actual ministro de energía (recientemente entrevistado en canal 24 horas), la gente tiene que entender que todas las maneras de energía son necesarias y a pesar que hay cambios ambientales, estos tienen forma de mitigarse.

31 de mayo

Me parece buena la reflexión que aqui se hace pero creo que el tema que esta de fondo es uno que se refiere al rol de la ciudadania, de las capacidades de la democracia, etc.

La ciudadania siempre se mueve a raiz de la coyuntura, y siempre se mueve a partir de información incompleta. Esto ha sido explicado en terminos tanto teóricos como practicos.

Teórico en el sentido de que el conocimiento profundo sobre un tema es un bien colectivo, es decir, no hay incentivos individuales ha estar informado, y porque las personas tienen capacidades limitadas. No se les puede esperar que puedan tomar conclusiones definitivas en torno a politicas públicas que toman complejidades enormes donde ni siquiera expertos pueden ponerse de acuerdo.

Practico pues la experiencia demuestra que las personas se guian más por los resultados que sienten en su dia a dia más que cuestionar la política como un todo. La ciudadania se mueve en torno a heuristicas, a atajos cognitivos.

Es por este último punto que las personas pueden parecer hipócritas. Las personas solo sienten el outcome (que se construya la hidroelectrica) y se oponen ferreamente sin ver todo el proceso político (estudiar a fondo que es lo que deberia ser la matriz energética del pais).

Hago este comentario para poner un poco de contexto a la crítica que se realiza aquí a las protestas.

Sin embargo, mi posición es de defender la democracia, ya que no porque las personas tengan juicios que nos parecen incompletos es motivo suficiente para decir que su opinión no vale. De esta forma, creo que las protestas hoy en día si bien no reflejan una posición concreta para construir una política energética, creo que sí nos demuestran una población que esta mucho más interesada por el medio ambiente y que siente que los políticos no han hecho caso a esta demanda, y que se debe avanzar mucho más hacia un desarrollo sustentable (siento que esto tambien habla muy bien de la ciudadania chilena porque en general cuando las sociedades progresan, los temas posmaterialistas como estos empiezan a tener mayor relevancia).

En este sentido apoyo a la petición ciudadana (aunque de la misma forma no puede decir que poseo conocimiento comprehensivo sobre el tema), ya que me gustaria que Chile fuera lider en ERNC.

A modo de resumen, lo que planteo aquí (y sin entrar en directo desacuerdo con el autor de este artículo) es que si bien la ciudadania no posee una propuesta comprehensiva, sus peticiones específicas (cierre de HA) dan cuenta de un sentimiento general (matriz energética basada en ERNC), que es perfectamente legítimo.

31 de mayo

Estimado Nicolás,

Muchas Gracias por tu interesante reflexión.
Lo que planteas en relación a las directrices de los movimientos sociales, puede ser efectivo considerando las distintas corrientes de sociedad que queremos. En mi caso, estoy de totalmente de acuerdo contigo en que la sociedad tiene el libre derecho de manifestarse cuando algo no le parece. Sin embargo a este fenómeno me gusta agregar un apellido, que denomino construcción. Osea si vas a alegar por algo, aporta también con un argumento positivo y ten una conducta que respalde tu visión del problema.
Si voy a protestar en contra de Hidroaysen, sin proponer mejoras y además consumiendo toneladas de energía diaria, desde mi punto de vista esa conducta es 100% pateleo. Lo cual para otras personas no necesariamente es válido y entiendo que las diferencias también existen. Por tanto las comprendo.

Creo también que este movimiento tiene un carácter cosmético y mediático muy fuerte. Tal como mencionas muy bien en tu post, no me puedo imaginar sometiendo a escrutinio popular proyectos de estas características (una de las propuestas del movimiento actual). Por lo tanto podrás estar de acuerdo conmigo, que ni si quiera existe coherencia en lo que se “alega”.

Por último, es importante mencionar que las ERNC son muy buenas (en lo personal me gustan mucho), pero no son la panacea. Hay efectos colaterales de frecuencia, abastecimiento y costo que deben ser compensados por otras tecnologías. Por tanto invito a todos a informarse muy bien respecto a esto y en detalle, para formarse una opinión asertiva.

Un abrazo y nuevamente gracias por el post!

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Este domingo nos jugamos algo importante, no estamos hablando de una elección universitaria, de centro de estudiantes, o de un tongo cuasi salfatiano.
+VER MÁS
#Política

El idealismo ético, como lastre político

Pero sí tenemos la oportunidad de intentar otra ecualización. Una donde el otro no sea, de entrada, mi enemigo sino alguien compañero, merecedor de vivir en dignidad. Donde lo que me pertenece no sea a c ...
+VER MÁS
#Política

Ecualización valórica de nuestra sociedad -en modo presidencial-

Una acción clara para hacer realidad esto, es la creación de una Empresa Nacional del Litio, que quizás no va a ser competitiva al comienzo de su ciclo de vida, pero puede volverse competitiva con el tie ...
+VER MÁS
#Energía

Litio, la última oportunidad

La tesis de una temprana degeneración concertacionista es un fantasma que, innegablemente, siempre se puede encontrar presente frente a los ojos de aquellos que depositaron sus esperanzas en el FA.
+VER MÁS
#Política

¿La temprana degeneración concertacionista del Frente Amplio?

Popular

Hoy la esclavitud no está legitimada, pero se calcula que existen unos 38 millones de esclavos en el mundo, por ejemplo en India es una realidad que se oculta y allí hay unos 16 millones esclavos.
+VER MÁS
#Economía

Lo que oculta la globalización ¿Comprarías cosas hechas por esclavos?

Mi conclusión es que Sebastián Piñera en materia de educación defenderá los intereses de los nodos principales de su red: sostenedores privados y Ues privadas.
+VER MÁS
#Educación

Red de Piñera en educación: sostenedores privados, Elige Educar y Ues privadas

Lo que antes era una carrera ganada para el expresidente, hoy es la madre de todas batallas y el resultado ahora más que nunca es incierto.
+VER MÁS
#Política

La segunda vuelta, la madre de todas las batallas para la derecha

Imagínese no sólo no ser reconocido como trabajador por su empleador, sino que, además, se le obliga a usted a cumplir con obligaciones que le corresponden a él. Así, usted se enfrenta a la posibilidad ...
+VER MÁS
#Política

La última oportunidad de ser consecuentes