#Medio Ambiente

Lugares imposibles

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

A Santiago hay que sacarle gente. Profundizar un proceso de desincentivo a la emigración hacia la capital e, incluso, motivar que quienes ya en la región Metropolitana habitan vean con buenos ojos instalarse en otros territorios.

Por cierto que esta idea no es novedad alguna. Han sido muchos los momentos en la historia del país en que se ha impulsado la descentralización poblacional. Por disimiles motivos; laborales y productivos, esencialmente. Y otras, también, con el objetivo de “beneficiar” a las zonas alejadas del centro, de las capacidades e inteligencias que se supone por antonomasia poseen quienes se han formado en la capital.


La opción de vida es muchas veces más un tema de jerarquía de intereses que de realidades absolutas. Y eso es preciso incorporarlo como elemento de análisis, donde el deseo individual debe dialogar con el colectivo.

Pero la afirmación con que inicio estas líneas no se vincula con un interés productivo o de colonización cultural de las “rezagadas provincias”. Tiene, esencialmente, un fin ecosistémico. El otrora hermoso y natural valle de la cuenca del Maipo donde se emplaza la región Metropolitana y sus más de siete millones de habitantes no resiste la carga que se ha impuesto sobre él.

Es más, así las cosas y debido a que biofísicamente dicha área no da para el número de personas que en ella habita ni para el nivel de artificialización que ha alcanzado, necesariamente en otro lugar se está pagando la factura para hacer posible su sobrevivencia: en términos de presión sobre los ecosistemas, en materia de disposición de sus desechos. Minería en el norte, plantaciones forestales en el centro-sur, represas en el sur austral son parte de lo primero, contaminación del mar en la desembocadura del Maipo y zonas de sacrificio como destino de sus residuos, encajan en lo segundo. Son sus propias cuentas por pagar.

Por cierto que lo que ocurre con Santiago no es exclusivo de esa urbe. Por eso me resisto a hablar de Santiasco, concepto al cual algunos cercanos recurren. Sí creo, reitero, que a Santiago hay que sacarle gente. Porque hoy, en términos de autosustencación, la capital es un lugar imposible.

Así como para muchos capitalinos –aquellos que sí pueden- emigrar también lo es.  Lo escuché hace poco, cuando en el sector oriente me tocó coincidir con colegas cuya vida personal, daba la impresión, había transcurrido esencialmente en los faldeos cordilleranos de alto poder adquisitivo.

Ante mi afirmación de que por motivos ecosistémicos, Santiago debía propender a disminuir su población, la respuesta fue que eso era impracticable porque para desarrollarse bien había que vivir allá. “En nuestra profesión, incluso, es necesario para trabajar en un medio grande” fue parte de la argumentación. Y salud, educación, perfeccionamiento también integraron los elementos de la construcción mental que hace imprescindible hipertrofiar el centro. Concentrar el poder poblacional.

Para quienes así piensan, vivir en San Pedro de Atacama, Panulcillo, La Higuerita, Coyhaique, Chile Chico, Caleta Tortel es imposible.   Algo improbable. Pero aún así, en esos territorios habitan hombres y mujeres, nacen niños, mueren ancianos, construyendo su propia y particular felicidad como también lo hace ese ciudadano cosmopolita en el mejor café de París.

Así, la opción de vida es muchas veces más un tema de jerarquía de intereses que de realidades absolutas. Y eso es preciso incorporarlo como elemento de análisis, donde el deseo individual debe dialogar con el colectivo. De sustentabilidad, en este caso. Y de supervivencia, en muchos otros.

Y así sucede no solo con Santiago. También con Valparaíso-Viña del Mar, Concepción-Talcahuano. Y Coyhaique, hoy, con sus niveles de contaminación atmosférica. Es decir, con todas las urbes que no son autosustentables. Descentralizar inteligentemente, eso sí. Porque jugar a desconcentrar levantando un Santiago en el norte y uno en el sur, con cuatro millones de habitantes cada uno, será lo mismo pero con otro nombre y en otro lugar. ¿Se comprende el punto?

Está claro que en alguna oportunidad la urbanización como proceso continuado fue necesario: por economías de escala, provisión de servicios. Pero cualquier planificador sabe que siempre es necesario evaluar lo avanzado para hacer las correcciones necesarias en pos de, en este caso, el interés público actual y futuro. Y hace rato que ya pasó nuestro momento para aquello. Hoy es tiempo no solo de los planificadores, es también el de los ciudadanos (aunque, paradójicamente, el término aluda a la “ciudad”).

Porque la responsabilidad ambiental no es solo una decisión individual por el futuro. Cada día lo es más por el devenir del colectivo. De ese colectivo que todos integramos.

TAGS: Descentralización Urbanización

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Evelyn Zurita

02 de julio

Eso tiene solución el Desentralismo, que las Regiones tengan autoridad para salir adelante.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Enarbolar la pureza como un objetivo a conseguir, debe ser tal vez la gran evidencia de la carencia de un real proyecto transformador.
+VER MÁS
#Política

La impura política de los puros

La coherencia y la cohesión han estado ausente en la dirigencia del FA. No han tenido la coherencia para permitir que los militantes de base designen las candidaturas a diputados en los diferentes distritos.
+VER MÁS
#Política

¿El veto a Mayol es congruente con la renovación de la política?

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Popular

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

La broma de Piñera daña, estigmatiza y, lo que es peor aún, podría afectar la vida de un niño, niña o adolescente que está en espera de una familia que lo acoja. ¿Quién podría sonreír al drama qu ...
+VER MÁS
#Política

Los chistes de Piñera

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje

No es posible que acciones cuyo propósito es proteger los derechos, por ejemplo, cuando se decide la separación e internación de un niño, generen un daño del que nadie se hace cargo finalmente. Bajo ni ...
+VER MÁS
#Sociedad

La crisis permanente del sistema de protección de la infancia en Chile