#Medio Ambiente

La naturaleza, ese falso amigo de la política ambiental

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Las políticas públicas solo son eficientes para objetos de política que puedan ser pensados totalizadoramente como sujetos de la volición social mediante la acción de la política pública, es decir, son eficientes para ámbitos de realidad que puedan ser pensados justamente como objetos. En este sentido no hay política pública posible que pueda modelar lo natural, ni todo “lo natural”, ni partes de eso, de acuerdo a algún tipo de volición social. La naturaleza no puede ser el objeto de la política ambiental.

Constituye este el segundo de tres comentarios que publicaremos  de forma continuada, siendo cada uno de ellos, autónomos en su contenido. El primero ha formulado lo que entendemos como el sesgo estructural de la política ambiental actual, este segundo facilita una justificación de porque la naturaleza no puede constituir el objeto de política de la política ambiental, y finalmente el tercero introducirá lo que entendemos constituye el verdadero objeto de la política ambiental que son las relaciones socio ambientales.

Según se argumentaba en el primer comentario, revisando el paradigma de la política ambiental, ésta ha estado caracterizada por perseguir objetivos, que son más bien problemas y estrategias políticas cuya virtualidad como soluciones positivas de esos problemas nadie conoce.

El origen de esta distorsión tiene varias causas. Ya vimos una, la modalidad en la cual es descrito el supuesto problema de política, como una crisis existencial para la humanidad. Pero a su vez, esta misma se puede retrotraer a una razón más compleja, a saber, la propia definición del objeto de política de la política ambiental, y la serie de disfunciones conceptuales que ello ha significado.

Entendemos en este contexto el objeto de política como el ámbito de la realidad, como ésta se defina, que la política pretende influenciar mediante su acción. Así, podemos decir que el ámbito de política de la política educacional podría definirse como el nivel de formación reglada de algún tipo de que dispone la población del país. En ese caso esa sería “la realidad” que la política educacional desea modificar en algún sentido.

Ahora bien, para ese ámbito de política es para el cual nos planteamos, en primer lugar, propósitos, es decir aspiraciones relativas al modo que nos gustaría ver esos ámbitos de realidad en el futuro, y en segundo lugar, objetivos, logros que creemos que podemos alcanzar en ese ámbito en un determinado plazo de acción, y que de alguna forma nos acercan a esas aspiraciones.

La diferencia entre ambas no es baladí, pues las aspiraciones reflejan, al dar cuenta de nuestra ambición, nuestros valores en lo que a ese ámbito de realidad respecta, y constituyen así grandes guías para la acción. En cambio los objetivos constituyen logros muy bien medidos que reflejan lo que pensamos que podemos alcanzar materialmente en un plazo determinado y que como tal constituyen una guía muy operativa para la acción. Sin las primeras nos pondríamos objetivos carentes de perspectiva y sin los segundos actuaríamos sin una guía operativa precisa.
Si nos preguntamos por el ámbito de política de la política ambiental, es decir, por esa realidad o estado de cosas material que la política pretende influenciar, modificar, lo que tendemos a pensar es que el objeto de la política ambiental es la naturaleza, o el medio ambiente, entendido como aquello que es el entorno natural de la sociedad y el hombre. Y aquí es donde se encuentra el meollo de la distorsión de que hemos venido hablando, porque la naturaleza como tal, no es el objeto de política de la política ambiental. Con esto queremos decir que el estado de la naturaleza no puede ser el objeto de la política ambiental.

Dos razones simples nos llevan a afirmar esto. La primera razón, es de naturaleza conceptual y tiene que ver con lo que diferencia las políticas de otros ámbitos de expresión humana, y es que son de naturaleza instrumental. Con esto queremos decir que son herramientas para canalizar la acción social para el logro de una modificación efectiva de estados de cosas, y en eso se diferencian de otras formas de expresión, como la ciencia o la literatura, que no son instrumentos explícitos de modificación de ningún estado de cosas, por mucho que puedan aspirar a que ello ocurra.
Las políticas públicas no son sólo herramientas de expresión de aspiraciones, sino de opciones concretas de modificación de realidades, sean  o no exitosas en el empeño. Las políticas públicas no están para soñar, aunque sueños puedan alimentarlas. Las políticas públicas están para transformar, modificar, alterar, estados de cosas, en general indeseados, en un sentido en que la sociedad piensa es mejor. Esa es su función social.

En este sentido una condición sine qua non del objeto de política de una política pública es que pueda ser modulado por la volición social del caso mediante la política pública. Así la política pública puede pensarse como un actor capaz de modelar su objeto de política. Si el objeto de política no pudiese ser pensado como una totalidad modelable, es decir, sujeta a la volición social, entonces, no podría concebirse futuro ninguno para su objeto de política, y sin este, no hay política como tal, pues no sabríamos qué estamos modificando, alterando, en definitiva no sabríamos para que estamos haciendo lo que hacemos con la política pública.

Por tanto, las políticas públicas solo son eficientes para objetos de política que puedan ser pensados totalizadoramente como sujetos de la volición social mediante la acción de la política pública, es decir, son eficientes para ámbitos de realidad que puedan ser pensados justamente como objetos.

Esto significa que la “realidad” como tal difícilmente puede ser el objeto de una política pública, para ello se debe ir acotando esa “realidad” hasta definir un ámbito que pueda ser pensado como un objeto que puede ser sujeto de modelación de acuerdo a una volición social dada.

Una vez explicado esto resulta obvio que “la naturaleza” o “el medio ambiente” no pueden constituir el objeto de la política ambiental. El estado de cosas de todo lo que podamos definir como “lo natural” difícilmente puede ser sujeto de modelación totalizadora acorde a la volición social vehiculizada por una política pública o cualquier otro instrumento.
En otras palabras no hay política pública posible que pueda modelar lo natural”, ni todo “lo natural”, ni partes de eso, de acuerdo a algún tipo de volición social. La naturaleza no puede ser el objeto de la política ambiental. Esto es tan evidente como que ninguna política ambiental en el mundo se puede hacer responsable por el estado de la naturaleza que es de su “competencia”.

Esto no niega que el estado de la naturaleza detone la política ambiental, pero eso es otra cosa.

————–

Foto: Santiago Schroeder / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

11 de junio

Estaremos expectantes con la tercera parte.

14 de julio

Rodrigo,
En los medio en que me ha tocado actuar la naturaleza siempre ha sido considerada como parte del medio ambiente, pero no su totalidad, pues normalmente se habla del medio ambiente natural y construido. es cierto que con esa afirmación estamos hablando de TODO. Pero en realidad, desde el punto de vista ambiental, interesa lo construido en sus relaciones con la naturaleza.
No pretendo, ni osaría hacerlo, cuestionar tu reflexión, simplemente de doy una opinión de alguien que está en la práctica más que en la teoría.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Es evidente la vulneración de la Constitución española por parte de Generalitat, por ende, no puede sorprender que un Estado de Derecho utilice los medios coercitivos para defenderse cuando se promueve u ...
+VER MÁS
#Internacional

El Intríngulis de Cataluña

"Los gritos atrajeron a José. Sabiendo cientos de personas en el lugar al mismo tiempo, aprovecha la ocasión; estando cerca de una mujer manifestante le ofrece una paleta"
+VER MÁS
#Internacional

José, hablando de lo dulce y lo amargo

Canal 13, con las palabras de Bofill en su tuit y sus decisiones editoriales, entiende la democracia en un espacio bizarro, donde sus límites están definidos por la parodia y la movilización de otros dec ...
+VER MÁS
#Medios

Los hombres aparte de la bizarra democracia del debate

Desde los medios y con el pretexto del concurso se hace un énfasis en el rol docente como técnico experto en metodologías y estrategias de enseñanza y se devalúa el rol de activismo social del docente, ...
+VER MÁS
#Educación

Global Teacher Prize ¿estrategia de neoliberalización filantrópica?

Popular

Lean el Informe Valech: en este país, personas fueron violadas por perros, les metieron ratas y arañas en sus genitales, les extirparon a las mujeres hijos de sus vientres metiéndoles los brazos a travé ...
+VER MÁS
#Justicia

Reserva de identidad de la Comisión Valech

Pero esto es la típica actitud del nuevo progresismo: individualizar las problemáticas y no ver más allá. Tal vez le resulta más fácil no detenerse en que la dictadura es más que un panelista que dic ...
+VER MÁS
#Política

El problema no es Melnick

Muchos expertos asumen que las cosas se hacen bien, parece que no ven esta discusión como algo sobre lo cual haya que preocuparse y para que hablar de los medios de comunicación; éstos consumen cualquier ...
+VER MÁS
#Sociedad

En el país de los ciegos, el tuerto es rey: Encuestas de opinión en Chile

Así las cosas, el DOM de Santiago tendrá que aplicar el artículo 53º de la Ley Nº 19.880 para invalidar el mencionado permiso y en tal sentido le enviaremos esta columna por WhatsApp a Felipe Alessandr ...
+VER MÁS
#Municipales

Municipalidad de Santiago beneficia con ardides a cierta empresa