#Medio Ambiente

HidroAysén: Cuando la transformación social marcha por las calles

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Han sido éstos días azarosos, extraños, impredecibles.

Ni la coalición gobernante ni la oposición se esperaban la reacción ciudadana nacional e internacional, a la aprobación de las cinco represas en la Patagonia impulsadas por HidroAysén. 

Movilización que se ha sustentado logística e informativamente en redes sociales como facebook y twitter, o en el simple correo electrónico, pero que no se ha quedado en el mundo virtual.

No. La movilización se ha hecho presente en las calles de todo Chile, de norte a sur, de este a oeste, como reza el canto aquél que se entona en cada una de las protestas de los últimos días y que llama a alcanzar un ideal “cueste lo que cueste”.

Son chilenos, muchos de ellos jóvenes que pronto tendrán derecho a voto, que están diciendo: queremos un cambio profundo, un nuevo pacto socioambiental donde la protección del medio ambiente y el fin a la degradación de los bienes comunes en que se sustentan tantas comunidades, sea lo esencial. No son sólo ecologistas como, caricaturescamente, dicen algunos, sino ecologistas junto a personas que saben que la mejor calidad de vida no puede ser sólo tener más acceso a bienes materiales, algo de lo cual el mercado ya nos ha dicho, equivocadamente, demasiado.

Este gobierno, y algunos próceres de la Concertación, junto a empresarios dinosaurios, con el debido respeto que me merecen los extintos dinosaurios,  se han equivocado al leer la realidad.  No hace poco Daniel Fernández, ante la reacción ciudadana de rechazo por la campaña del terror que opuso a Patagonia sin Represas el tétrico mensaje de un “Chile a Oscuras”, señaló que “cientos de twiteros no son un pueblo”.  Sería bueno preguntarle hoy si él considera o no que un 74 por ciento de rechazo a HidroAysén a nivel nacional y un 75 por ciento a nivel regional, sí son un pueblo.  O si los más de 100 mil movilizados en todo el país desde el 9 de mayo, tampoco lo son.

Mismo error cometen los políticos que se quedaron anclados en soluciones del pasado, que habrán sido vistas como viables hace 30 o 40 años, pero que hoy no son compatibles con una sociedad nacional y regional que no está dispuesta a cualquier cosa en pos de un crecimiento que no asegura la equidad ni menos mejor calidad de vida para todos.  Más que desarrollo sustentable, hoy necesitamos hablar de sociedades sustentables.

Hoy es la ciudadanía la que está marcando la pauta de lo que quiere que hagan sus representantes y mandatarios. Hoy es la ciudadanía la que está diciendo, éste es el Chile y el Aysén que queremos. Y aunque algunos políticos nacionales y regionales sigan haciéndose los sordos porque simplemente no están preparados para los desafíos de hoy, eso no significa que en algo vaya a cambiar la exigencia que en las calles está haciendo la gente.

La injusticia medioambiental donde millones pagan los costos de los beneficios de muy pocos, el monopolio donde sólo algunos controlan un sector tan estratégico como el de la energía, la decisión de políticas públicas entre cuatro paredes sin participación ciudadana, la privatización de facto de un patrimonio de todos como lo es la Patagonia, son sólo algunas de las insensateces a las que los chilenos estamos diciendo basta. Que el crecimiento a ultranza no es nuestro objetivo, y eso lo dicen hombres, mujeres y niños, trabajadores y desempleados, dueñas de casa y altos ejecutivos, desde ariqueños a puntarenenses y chilenos en el extranjero, gente de izquierdas y derechas, lo mismo que quienes se autodesignan apolíticos, porque el 74 por ciento representa transversalidad, representa un sentir nacional.

Quien no quiera entender eso, sea gobierno, Concertación o supuesto líder social, simplemente no está a la altura para leer la realidad y, por ende, conducir nuestra hoy, más que nunca, esperanzadora sociedad.  Esperanzadora porque así como desde la base, incluso desde la juventud, están naciendo liderazgos para los nuevos tiempos, también hay quienes viniendo de la política tradicional, como el senador Antonio Horvath, o de la elite espiritual como el obispo Luis Infanti, son portadores de un mandato y están a la altura de lo que es el verdadero anhelo de su comunidad.

Foto: El Mote / Felipe Silva (Flickr)

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

30 de mayo

Estimado Patricio:

Sólo agregaría a la frase “Hoy es la ciudadanía la que está marcando la pauta de lo que quiere que hagan sus representantes y mandatarios.” lo siguiente “Siendo la ciudadanía misma la que también haga esfuerzos por disminuir y racionalizar su consumo, y junto a sus gobernantes en campaña conjunta busquen soluciones sustentables”.

recordar que el problema energético es de todos…

saludos,

31 de mayo

Como una gran mayoría de los chilenos y chilenas concordamos con la necesidad de reconocer las movilizaciones como el medio social para confrontar un descontento. Los temas caricaturizados como “verdes” son de absoluta relevancia, más aún cuando la punta de lanza es debatir la necesidad de un proyecto como Hidroaysen como eje de crecimiento energetico como único medio. Que pasa con la integración de este debate ciudadano en la aulas de nuestros niños y niñas, que pasa con esa sociedad que se manifiesta…

Hasta ahora hay posiciones deterministas desde el gobierno y oposición, no hay fondo que pueda sostener este proyecto, para la sociedad la situación es muy clara: sin más opciones, sin capacidad de generar formulas distintas y con mayor diversificación no es posible concebir el desarrollo. El crecimiento o el desarrollo no depende de generar más energía, sino de comprender estos fenómenos como un elemento de discusión que apunta a mejorar la gestión ambiental y política.

31 de mayo

Esto solo viene a recalcar que los partidos políticos ya no son las instituciones que marcaban la pauta ciudadana, pues ellos se han transformado en oligarquias olvidando el componente fundamental de ellos, las personas. Es por esto que las organizaciones no gubernamentales pasan a ser protagonistas de los movimientos, son capaces de agrupar intereses que los partidos han dejado de lado. las demandas sociales no pueden ser caballitos de batalla para adquirir presencia mediatica, hay que tener visión y no ser reaccionarios.

Sólo me queda agregar el gusto que me da ver que los últimos movimientos sociales nazcan de esta manera, porque refuerza la convicción por querer mejorar tanto nuestra sociedad como el país.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Este domingo nos jugamos algo importante, no estamos hablando de una elección universitaria, de centro de estudiantes, o de un tongo cuasi salfatiano.
+VER MÁS
#Política

El idealismo ético, como lastre político

Pero sí tenemos la oportunidad de intentar otra ecualización. Una donde el otro no sea, de entrada, mi enemigo sino alguien compañero, merecedor de vivir en dignidad. Donde lo que me pertenece no sea a c ...
+VER MÁS
#Política

Ecualización valórica de nuestra sociedad -en modo presidencial-

Una acción clara para hacer realidad esto, es la creación de una Empresa Nacional del Litio, que quizás no va a ser competitiva al comienzo de su ciclo de vida, pero puede volverse competitiva con el tie ...
+VER MÁS
#Energía

Litio, la última oportunidad

La tesis de una temprana degeneración concertacionista es un fantasma que, innegablemente, siempre se puede encontrar presente frente a los ojos de aquellos que depositaron sus esperanzas en el FA.
+VER MÁS
#Política

¿La temprana degeneración concertacionista del Frente Amplio?

Popular

Hoy la esclavitud no está legitimada, pero se calcula que existen unos 38 millones de esclavos en el mundo, por ejemplo en India es una realidad que se oculta y allí hay unos 16 millones esclavos.
+VER MÁS
#Economía

Lo que oculta la globalización ¿Comprarías cosas hechas por esclavos?

Mi conclusión es que Sebastián Piñera en materia de educación defenderá los intereses de los nodos principales de su red: sostenedores privados y Ues privadas.
+VER MÁS
#Educación

Red de Piñera en educación: sostenedores privados, Elige Educar y Ues privadas

Lo que antes era una carrera ganada para el expresidente, hoy es la madre de todas batallas y el resultado ahora más que nunca es incierto.
+VER MÁS
#Política

La segunda vuelta, la madre de todas las batallas para la derecha

Imagínese no sólo no ser reconocido como trabajador por su empleador, sino que, además, se le obliga a usted a cumplir con obligaciones que le corresponden a él. Así, usted se enfrenta a la posibilidad ...
+VER MÁS
#Política

La última oportunidad de ser consecuentes