#Medio Ambiente

Agua: Los desafíos de Chile

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El mercado no responde necesariamente a las necesidades de las personas que habitan el país; el mercado especula y maneja el agua como fuente de ingresos monetarios para intereses privados. Entre medio hay normas, leyes y controles que han resultado absolutamente insuficientes para regular ambiciones y especulaciones privadas sobre un recurso que debiera ser notablemente público.

Chile posee, o mejor digamos, tiene acceso a una enorme cantidad de agua productiva, rica en recursos de todo tipo. Tenemos 6435 kilómetros de borde costero, y si le sumamos los perímetros de islas, ensenadas y canales tenemos  más o menos 83. 850 kilómetros de costa. Es decir, el país tiene acceso a muchísima agua, agua salada, que manejamos espantosamente mal. 

Afortunadamente, aun no hay propiedad de dicha agua, salvo las concesiones pesqueras y de acuicultura: el agua del mar de Chile es aun relativamente libre y abundante. Todo un tema de futuro, además, pues la tecnología busca desesperadamente desalinizar  grandes volúmenes de agua de mar para surtir la demanda cada vez mayor de agua dulce por parte de una humanidad en tierra, humanidad que ha crecido exponencialmente de mil a siete mil millones en poco más de un siglo. 

Otra cosa es el agua dulce

En general podemos decir que buena parte del territorio de Chile es rico en agua dulce. Incluso en el desierto chileno, en las alturas glaciares y en las napas subterráneas, muchas de ellas relictas, el norte chileno posee también bastante agua dulce. Ya hacia la zona central, el agua dulce comienza a aumentar, pero también aumenta la población y los problemas se hacen críticos. De hecho, ya hay crisis de acceso al agua limpia, potable, para millones de personas. Ocurre esto hoy en día en la cuenca del río Aconcagua y en la Región Metropolitana. 

Más al sur somos un país afortunado en agua. El ciclo de evaporación y precipitación de agua líquida y nieves, genera las condiciones para un territorio verde y  bien surtido de agua. El calentamiento global  va a alterar estas condiciones y, sin embargo, Chile aparentemente seguirá siendo afortunado en agua.

Toda esa agua, necesariamente sometida a una gran presión de consumo humano, a nivel urbano, en la agricultura, la ganadería, la industria y, por supuesto, la minería, está hoy en día sometida a las leyes del mercado, lo que es desde ya, en mi opinión, un error histórico del Estado de Chile. 

El mercado no responde necesariamente a las necesidades de las personas que habitan el país; el mercado especula y maneja el agua como fuente de ingresos monetarios para intereses privados. Entre medio hay normas, leyes y controles que han resultado absolutamente insuficientes para regular ambiciones y especulaciones privadas sobre un recurso que debiera ser notablemente público.

Todavía la Cordillera de los Andes, alta y ancha, es capaz de almacenar mucho más agua dulce de la que hoy necesitamos. Nuestro cuidado de los glaciares cercanos está aun en pañales. En la Unidad de Arquitectura extrema de la Universidad Santa María, nos ha tocado estar en primera línea, desarrollando y construyendo infraestructura científica para apoyar los esfuerzos que hace el Ministerio de Obras Públicas. Su Dirección de Aguas, con su joven Unidad de Glaciología, para explorar, vigilar y prospectar el enorme sistema de glaciares que almacena nuestras posibilidades de agua dulce.

Hemos estado en glaciares frágiles y amenazados como el Jotabeche, a  5200m sobre el nivel del mar, en las cercanías amenazantes de las mineras Casale y Pascua Lama, de la Barrick Gold Corp. En la zona cordillerana de Copiapó, así como en el  aun más frágil glaciar Echaurren, que gobierna en la parte alta las aguas que surten a Santiago. Entre el calentamiento global y las mineras, muchos glaciares cercanos a la actividad humana están en condiciones críticas, los hielos disminuyen y las aguas se ensucian más de la cuenta por impactos de la actividad humana. Ojo con los glaciares: son la riqueza de Chile, y no los estamos cuidando bien.

Sin embargo, Chile tiene una gigantesca oportunidad global, que también tenemos casi abandonada, si no fuera por los esfuerzos de la Unidad de Glaciología, los militares locales que los apoyan, los escasos glaciólogos que tenemos y hacen actividad científica. En Chile están las segundas mayores reservas de agua dulce del planeta en zonas continentales habitadas: Campos de Hielo Norte y Campos de Hielo Sur, al sur de la ciudad de Coihaique,  donde también hemos estado con Arquitectura Extrema de la USM y la DGA del MOP. Esa enorme cantidad de agua limpia y congelada, cuyos glaciares  vierten hacia el Pacífico, es una oportunidad nacional y planetaria única, privilegiada, amenazada y prácticamente abandonada. La envidia de cualquier otro país del mundo está en las alturas de la Patagonia. Una reserva, además, geopolíticamente trascendental, que en la práctica requiere mucha más atención del Estado de Chile.

La sustentabilidad del agua dulce de Chile, un país afortunadamente con muchísima agua. Pasa por un manejo cultural y político adecuado, una adopción y búsqueda de tecnologías para su uso limpio. Atención en esto último con la minería, que va creciendo, con la industria y la agricultura y, por supuesto, las ciudades. El agua debiera ser tomada del territorio y devuelta a  él ojalá más limpia. 

El agua dulce, como un derecho humano y como una de las propiedades más importantes del país, será un tema serio y relevante en la política nacional de los próximos decenios.

Por Pedro Serrano, Presidente del Directorio de  Fundación Terram. Académico departamento arquitectura USM.

——

Fuente de fotografía

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

23 de marzo

Me parece atinado este artículo:
1.- Realmente con el agua dulce en Chile no se puede jugar entregándola a la voracidad del mercado, la pruebas están a la vista.
como se dice a confesión de parte, relevo de prueba.

2.- Se agradece el esfuerzo de algunos especialista para denunciar lo de los glaciales y defenderlos.

3.- Se debe revertir obligadamente la actual privatización de un elementos que es patrimonio de todos los chilenos, esta es cuestión de vida o muerte, y es en serio.

4.- Lo que me llama la atención es que no existen proposiciones a la vista para asegurar el agua necesaria para toda la región centro norte del país. Salvo una proposición de unos ingenieros que proponen una gran acueducto que parta de la región sur del país y llegue con agua hasta el norte grande, “según ellos” el costo de esta agua sería mucho menor que des salinizar. el agua del mar.

5.- En esto hay que tener visión de estadista y mirar al futuro de la nación (hoy no existen esas personas.

6.- Como soy un tipo de acción y muy práctico desde ya debieran estar construyendo embalses, tranque o como quieran llamarlos sean grandes mediano o pequeños en todas las cuencas de los ríos de la zona central y así acumular los millones de M3 de agua que se pierden en los inviernos de esta zona del país.
y para esto no es necesario estudios ni cosas parecida solo estimar los costos de construcción y sus sistemas de canalización, ( Por estudios la Corfo tiene un piso entero de estudios que no han servido para nada) ahora si nos ponemos un poco avispados en las salidas de estos tranques acumuladores se ponen pequeñas centrales hidroeléctrica que nos aseguran una cantidad de energía adicional al sistema. ¿que tal?

Por lo que adivino me alegra que esta organización la dirija un Ingeniero de la U. F. Santa Maria, le dará seriedad.

saludos.

fabiola manque

22 de mayo

quisiera información especifica de la aducción o canalización del agua dulce

Almendra castillo

01 de mayo

Tienes que poner mas información necesaria para hacer los trabajos que nos piden

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

"Lo que se espera en la propuesta política en estas presidenciales, es que tenga muy presente que la nobleza y dignidad de un país no se calcula sólo en el volumen de su PIB, ni en las cifras macroe ...
+VER MÁS
#Política

Chile Vamos: ¿a dónde?

La primera vuelta de las elecciones presidenciales desmintieron rotundamente a las encuestas que con un claro sesgo ideológico y serios límites metodológicas instalaron, durante meses, la victoria ineluc ...
+VER MÁS
#Política

El progresismo es mayoría política y electoral

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

¿Cuál debiese ser la preocupación esencial? Primero que todo, brindarle al INE, de una vez por todas, la autonomía que requiere. De esa forma, se evitan suspicacias sin bases o gustos políticos como el ...
+VER MÁS
#Economía

Censo 2017 ¿Un déjà vu? ¿Problema del INE, del gobierno o del Estado?