#Justicia

Seguridad vial y delitos viales: registros negativos y propuestas de cambio

23 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En marzo del año 2016 nos envió la unidad de Estadísticas de Carabineros de Chile los registros donde se contabilizaron los fallecidos, heridos graves gravísimos y totales de siniestros viales a nivel país. Para nuestra desilusión, los datos reunidos por la institución policial -de los cuales analizamos las bases de datos completas, no solo los gráficos de las notas de prensa- son extremadamente graves y tristes. El objeto principal de este texto es comentar estos registros y proponer –con el aval de bibliografía específica- algunos cambios y transformaciones que podrían ayudar a transformar la dramática situación del años 2015, que afectó como veremos a miles de familias, con quienes como Fundación Emilia solidarizamos y ofrecemos nuestra apoyo, por medio de nuestra página www.fundacionemilia.cl


Esperamos que las autoridades respectivas, parlamentarios, ministerios, organismos técnicos, asesores especializados, gobiernos regionales o gobernaciones y municipios, hagan una autocrítica, y de forma conjunta y constante ayudemos a bajar los terribles registros sobre seguridad pública y delitos viales el año 2015.

En primer lugar indicamos que por siniestro vial, es decir choques y atropellos generados por diversas causas (manejo con alcohol, conducción distraída, exceso de velocidad, etc) fallecieron en Chile 1640 personas. Este número de personas que ya no están con nosotros, es el más alto desde el año 2010. Además esto se agrava porque el año 2010, Chile se comprometió, como integrante de la Organización de Naciones Unidas (ONU), a cumplir con el llamado Decenio de la Seguridad Vial 2010-2020. En dicho acuerdo se estableció que para el año 2020, los paises que firmaron el protocolo, debían a bajar en un 50% el número los fallecidos y heridos graves gravísimos. No solo no hemos bajado nada, ya que el año 2010 fallecieron 1595 personas, sino que hemos subido de forma significativa. El año 2015 se cumplió la mitad del Decenio de la Seguridad Vial, y si hubiéramos bajado un 25%, es decir la mitad de la meta final, deberíamos registrar para el año 2015 un total de 1196 personas fallecidas en siniestros viales. El no cumplimiento de la metas de este compromiso, significó que murieron 443 personas más. Estos registros son extremadamente graves, pero lamentablemente hasta la fecha, no hemos visto ninguna acción de autocrítica de las autoridades públicas y organizaciones técnicas –como CONASET- vinculadas a estas temáticas, pese a los reiterados pedidos en redes sociales y medios de comunicación por parte de Fundación Emilia. Solicitamos nuevamente una instancia de trabajo y fuerte autocrítica, para cambiar radicalmente estos registros.

Pero estos dolorosos registros, son también lamentables en los “fallecidos por manejo con alcohol”, pese a que en los últimos años habíamos observado una  mejora. El año 2015 fallecieron por conductores con alcohol, tanto en estado de ebriedad como bajo la influencia del alcohol, 153 personas. El año 2010 fallecieron 202 personas, el año 2012 –con la vigencia de la Ley Tolerancia Cero-  fallecieron 148 persona e igual registro para el año 2013. El 2014, bajo los primeros meses del funcionamiento de la Ley Emilia, tuvimos 143 muertos, todos datos entregados por carabineros mediante la ley de trasparencia activa. Ello había implicado que hasta el 2014 habíamos bajado en fallecidos por alcohol en un 29.2%, lo que implicaba que si seguíamos con dicha tendencia a la baja, el 2020 en esta causal íbamos a cumplir el compromiso del Decenio de Seguridad Vial de tener un 50% menos de fallecidos. Además si tomamos el primer año de vigencia de la Ley Emilia, vale decir de septiembre del 2014 a septiembre del 2015 habían fallecido 123 personas. Por todo ello resultaba bastante grave el alza de los ultimos meses del 2015, concentrada entre los meses de octubre a diciembre de dicho año, meses que estadísticamente no concentraban las principales alzas. Hasta la fecha no hemos visto un análisis crítico de esta lamentable aumento de los fallecidos con alcohol, pese a que en los meses de las alzas vimos fuerte presencia de las autoridades técnicas y políticas implicadas en medios de comunicación, donde defendieron el chaleco reflectante, que más allá de los memes que generó, no tuvo un impacto real en la disminucion de los fallecidos y que se podría haber pedido, sin tanto aspaviento durante la revisión técnica, como han dicho muchas entidades y especialistas involucrados. Hasta la fecha no hemos escuchado una examen critico sobre esta temática, pese a los reiterados emplazamientos, instancia que ayudaría a retomar la tendencia a la baja de los últimos años.

Estos números serían particularmente mas graves si se tomaran en consideración dos datos más. Los informes de carabineros  registran la situación de las primeras 24 horas de producido un siniestro vial. Uno de los compromisos del Decenio de la Seguridad Vial, es implementar el sistema de la “norma de los 30 días”, donde, como su nombre lo indica, se registra lo que pasa en los primeros 30 días ocurrido el siniestro. Como Fundación Emilia este tema es particularmente doloroso, ya que la partida de Emilita que dio vida a Ley Emilia, se produjo con posterioridad a las 24 horas, por lo que ella no esta en las cifras oficiales del año 2013. En el único estudio realizado en Chile que aplica la regla de los 30 días ha sido realizado por Fundación Emilia en la Región de Magallanes, agradecemos a las autoridades locales implicadas que apoyaron esta iniciativa –senadora Carolina Goic, Gobernadora Paola Fernández- . Dicha investigación arrojó que, si se toma la regla de los 30 días Magallanes entre los años 2010 a 2015 aumenta en un 50% los fallecidos por delitos viales. Con estos resultados nos acercamos a las agencias estatales para que no permitieran generar nuevos estudios, y la única que nos escucho fue la Subsecretaria de Prevención del Delito, que ha entendido que esta temática es un problema de seguridad pública y no de tránsito, quien apoyó el proyecto FNSP-AD-2015-04 para aplicar la regla de los 30 días en la Región Metropolitana y la de Valparaíso. Los resultados de esta investigación seran publicados hacia fines de este año.

Además el año 2015 por cada 3.4 fallecidos en delitos viales murió uno por homicidio, donde se suman muertos por delitos graves tales como feminicidios, muertos por narcotráfico, homicidios simple y calificado. Este escalofriante dato evidencia que este tema forma parte de la agenda de seguridad pública, ya que las altísimas cifras actuales, demuestran la terrible problemática de seguridad que existe en los espacios públicos.

Para finalizar, queremos solo puntear algunas propuestas para cambiar estas tcifras. Nos comprometemos a desarrollar estas temáticas más adelante en otros textos.

  1. Mantener una fuerte presencia en redes sociales y medios de comunicación. Se pueden invertir en insertos en prensa, radios y televisión, de publicidad, con las cuales se visualice de forma permanente y constante en toda la población, la gravedad de los temas de seguridad pública y delitos viales. Solo la fiscalización ciudadana constante puede generar cambios.

 

  1. Realizar acciones de intervención en el sistema escolar. Proponemos realizar esto por medio de talleres, donde se sensibilice a la población, desde la tierna infancia hasta IV Medio, en estas temáticas. Aquí ha faltado voluntad política de Ministerios y Municipios, ya que no es necesario sumar nuevos contenidos, sino aprovechar las actuales bases curriculares, para sensibilizar estos temas como parte de la formación ciudadana.

 

  1. Realizar seminarios de reflexión y sensibilización en universidades y centros de formación técnica. Por esta vía se buscará formar a las comunidades implicadas -docentes, estudiantes y funcionarios- en la relevancia de estas temáticas, reforzando la tendencia fiscalizadora que debe tener la ciudadanía.

 

  1. Fortalecer una agenda legislativa de seguridad pública y delitos viales. Se pueden levantar un conjunto de proyectos legislativos, algunos ya existen pero no avanzan, que nos ayudarían a mejorar el marco legal sobre estas temáticas. Esto último lo remarcamos, teniendo en cuenta la tendencia de algunos jueces de no respetar las leyes, que como instancia ciudadana hemos visto en la Ley Emilia, y la falta de rigurosidad de la Corte de Apelaciones de Valparaíso en su aplicación de esta legislación.

 

  1. Desarrollar de forma más significativa investigación sobre seguridad pública y delitos viales. Los resultados de las mismas, donde se pueden involucrar centros de estudios, universidades y organizaciones ciudadanas con respaldo técnico, podrían reforzar políticas públicas y cambiar algunas medidas, desde una base empírica.

En estos cinco puntos, en los cuales con voluntad política y con el apoyo ciudadano se puede avanzar de forma rápida y eficaz, hemos desarrollado aportes. Para constatar nuestros avances, invitamos a visitar la página  www.fundacionemilia.cl

Finalmente esperamos que las autoridades respectivas, parlamentarios, ministerios, organismos técnicos, asesores especializados, gobiernos regionales o gobernaciones y municipios, hagan una autocrítica, y de forma conjunta y constante ayudemos a bajar los terribles registros sobre seguridad pública y delitos viales el año 2015.

Benjamín Silva Torrealba
Vicepresidente ejecutivo
Fundación Emilia Silva Figueroa
Víctima de accidentes

TAGS: Accidentes de Tránsito Ley Emilia Seguridad Vial

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Pablo Guerrero

03 de mayo

Desafortunadamente estamos en un país donde se prefiere invertir millones en campañas para la compra y uso de chalecos reflectantes, en lugar de campañas educativas sobre seguridad publica vial en medios de comunicación y establecimientos educacionales; donde la inundación de una calle en la capital es más importante que la falta de médicos especialistas en las regiones australes del país; un país donde nuestras autoridades en lugar de dar cuenta pública y rendir ante la ciudadanía, señalan que no tienen porqué justificar o dar respuesta de sus actos.
Una muestra de humildad de nuestras autoridades sería el primer paso para reconstruir confianzas y reorientar el rumbo de muchas cosas, entre ellas la legislación, la orientación de nuestro sistema judicial y por sobre todo, la educación que brindamos a las próximas generaciones, que si no se sienten responsables de sus actos y ven que la sociedad la componemos todos y todas con nuestros actos (que nunca son inocuos, siempre tiene consecuencias), Chile sufrirá cada año un aumento desafortunado de víctimas fatales por negligencias e irresponsabilidades, crímenes que afectan directamente a las familias involucradas, pero también a toda la sociedad que debe pagar por las atenciones médicas, análisis, juicios, etc.
Fundación Emilia Silva Figueroa debe continuar dando lucha, porque la mejor satisfacción de una tarea cumplida es el cariño, aprecio, orgullo y admiración que despiertan en miles de compatriotas

Yonild Navarro

03 de mayo

Es necesario que las autoridades políticas tomen carta en el asusto y que desde los municipios se comience a implantar y aportar en la construcción de la seguridad vial para todos, seguridad vial que debemos comprender cómo seguridad pública y no sólo como un problema de tránsito.
Es por esto que rescato el último punto de la columna porque estamos a punto que comiencen las elecciones municipales y creo que los candidatos deben expresarse frente a esta situación.

Paulina Elgueta

03 de mayo

Creo que es una información necesaria para que las autoridades que se deben hacer cargo de estos temas, comiencen a visualisar de forma mas concreta la realidad que se vive, en cuanto a seguridad vial, en nuestro país.
Los datos estadísticos que se dan a conocer, gracias a la acción de Fundación Emilia, revelan una situación preocupante para todas las personas, ya que reflejan una falencia en las leyes que hoy se aplican y, a su vez, una gran falta de educación vial en nuestra sociedad. Lo que culmina lamentablemente, en la muerte de más de cien personas al año.

kevin

03 de mayo

Las cifras son realmente escolofriantes, pero más que el número lo terrible es la irresponsabilidad humana a nivel individual pero por sobre todo colectivo. Esperemos que las autoridades consideren la buena disposición y profesionalismo de la Fundación Emilia y apliquen las ideas propuestas para que de una vez por todas dejemos de lamentarnos cada fin de semana largo u otras fechas y actuemos para evitar estas muertes. Que el subirse a un auto o ser peaton deje de ser sinónimo de Peligro de muerte

kevin

03 de mayo

Las cifras son escalofriantes, pero más terrible aún es la apatia e indiferencia a nivel individual y colectivo sobre ésta problemática. Una vez más es urgente sensibilizar y responsabilizarse sobre todo las autoridades que ojala puedan acoger estas propuestas de la Fundación Emilia que lo único que buscan es revertir la situación y hacerse cargo de estas muertes que permanecen hasta hoy en el anonimato

Carmen Gloria Torrrslba

04 de mayo

Es lamentable el aumento de accidentes durante año 2015. Encuentro que lo propuesto por Fundacion Emilia es urgente de implantarlo como ayuda a solucionar este tema problema de seguridad

Berta Hernandez Guerrero

04 de mayo

Sin duda alguna que la “ignorancia es nuestro peor enemigo” , por lo que se agradece la información por parte de la fundacion , datos que aportan a los argumentos ya conocidos y que se deberían encontrar en las conversaciones y discusiones en torno a nuestro quehacer cotidiano a partir de la búsqueda de un verdadero cambio cultural.

Ángel Campos

04 de mayo

Comparto plenamente lo expuesto desde la Fundación. Aunque quisiera detenerme en un aspecto que, según he visto, no se ha tomado con la relevancia necesaria, ni en los medios de comunicación ni desde el Estado. Tiene relación con el “Decenio de la Seguridad Vial”, sinceramente, si no es por la Fundación Emilia creo que ninguna persona sabría de que se trata.
Ojalá que en estos tres años y medio que quedan para cumplir con la “meta” propuesta, se implementen las medidas necesarias y se coordinen las instancias requeridas para que al fin podamos trazar un camino en conjunto entre la sociedad y el Estado y que nos lleve a una disminuir las “cifras”.

Daniela

04 de mayo

Es imperiosa la necesidad de contar con registros que aborden esta temática con la seriedad que merece. Es imposible realizar campañas o poner en ejercicio cualquier política pública sin realizar un diágnostico que incluya las cifras reales (considerando la norma de los 30 días), y ese es uno de los grandes problemas que evidencia esta columna, una problemática que nos aqueja como sociedad porque los problemas de cada una de estas familias no son una cuestión particular, sino un fenómeno del que nos tenemos que hacer todos resonsable.
Un gran abrazo a quienes forman parte de esta institución que trabaja por crear una nueva cultura vial y espero que las autoridades le den la importancia que merece!

Javiera Lopez Scharf

04 de mayo

Soy hermana de Pablo que falleció el 21 de septiembre del 2014, El.imputado fue el.primer formalizado por la.ley emilia en la región de Valparaíso. Luego de un largo y doloroso proceso de investigación de nueve meses, y un juicio de 5 cinco días, donde se probó la culpabilidad del imputado, q iba en estado de ebriedad, el tribunal constitucional de Valparaíso le otorgo prisión domiciliaria.
ESTO UN TRABAJO.DE TODOS.
Pero sobre todo.de las autoridades, y los jueces de este país. Que entiendan de una vez por todas, que somos nosotros las víctimas, y dejen de protejer a los borrachos al volante.

Maria Alicia Ruiz-Tagle Orrego

04 de mayo

Me parece excelente que trabajen con niños y adolescentes. Mientras no haya un cambio cultural profundo será difícil revertir las cifras. Mientras eso no ocurra, hay que seguir dando la pelea legislativa.

Mucha fuerza

Pedro Ascencio Lucero

04 de mayo

El aumento de víctimas por atropellos es el resultado de la nula voluntad de las autoridades políticas por aprobar leyes que castiguen fuertemente a los responsables de estos accidentes y por tribunales de justicia garantistas y corruptos cuyas sentencias son compradas por las familias de los imputados con la complacencia de los abogados defensores y acuarios de los tribunales.
Con esta realidad nunca tendremos una disminución de los delitos por atropello por el contrario, como lo demuestran las estadisticas la sociedad chilena no cambiará su conducta porqueclas penas son un CHISTE.

Carlos Vargas Delgado

05 de mayo

Como explica el articulo, con el chaleco amarillo, no se había notado una disminución de los índices. No quiero decir con esto que no sirva, sin duda ayuda, pero se piensa siempre en como nos defendemos de los desalmados que nos amenazan en las calles, con sillas especiales para los niños, cinturones de seguridad, chalecos especiales,etc.,etc. y cada día puede aparecer otra idea más y seguir gravando la ya alta cantidad de gastos por tener el legítimo deseo de tener un vehículo. Igual mal enfoque creó que se da a la delincuencia, encerrándolos cada día más tras rejas y alarmas ,dejando el libre tránsito por las calles a los ladrones y asaltantes. Es como poner la carreta delante de los bueyes. Señores ,creó por conversaciones y coincidencias con otos ciudadanos, que los índices bajarían con total seguridad, si acaso se potenciarán estas otras medidas, : Fiscalización, pero de verdad ,en las avenidas de mayor peligro, (cercanías de lugares de esparcimiento nocturno, donde la ingesta de alcohol es más probable), en calles más cercanas a la periferia, salen desde el viernes en la tarde muchos autos “enchulados” por lo general, estos están con papeles atrasados o falsos y conducidos muchas veces por menores de edad a gran velocidad, sin respeto por nadie ni nada. Acá en Pte. Alto, es crítico, mejor no salir en la noche. Penas de cárcel efectiva y sacar muchos autos que no cumplen la ley ,así limpiarían las calles y no lamentaríamos más pérdidas inocentes,junto a esto, educar…

Luca

05 de mayo

Agradezco mucho el trabajo de la fundación Emilia que nos entrega estos datos, que en caso contrario nadie hubiera conocio. Este es el punto de partida para tomar responsabilidad con respecto a este asunto.
Creo que hay que dar mucha importancia a la educación en los colegios, para que las nuevas generaciones tengan una cultura del vivir (porque se trata de vivir no solo manejar) como corresponde.

E. Alejandro Silva Burgos

05 de mayo

Sin duda un tema relevante, que merece toda la atención y no solamente la ciudadana. Mejorar la institucionalidad y dotarla de mayores recursos, pasa por el deseo y la necesidad de todos quienes han sufrido un incidente de tránsito con distintos resultados, sino que además, por la gestión pública y privada. Todos los agentes (políticos) aquí aludidos, tienen la responsabilidad que se consagra por ley, y que más parece letra muerta. Desde lo privado, aportar recursos a iniciativas como la “Fundación Emilia Silva Figueroa” es vital, más aún, desde aquellas compañías que promueven bebidas alcohólicas, con sendas campañas “marketeras”, que incitan a su consumo, significando en números reales, 151 personas fallecidas en 2015.-
En la realidad patente, le cabe también a la prensa y televisión, visualizar a diario lo sucedido, y que significan el triplicar la cantidad de fallecidos, en comparación con delitos vinculados a la delincuencia.
Como sociedad en conjunto y en lo personal, debemos propender a la apertura de nuestros espacios, acogiendo las propuestas aquí presentadas, que fijan como objetivo final, la disminución de las terribles cifras anuales.
Finalmente, todos somos conductores, pasajeros o peatones en nuestras vidas, teniendo que saber que al otro lado se movilizan, y caminan padres, madres, hijos, amigos y parientes, que quieren regresar al hogar al final de su jornada…no solo depende de ellos…sino que de la clase política, empresarios, y especialmente de nosotros!

Javier almonacid

05 de mayo

Un gran apollo y fuerza a todas las familias que han pasado por estas experiencias tan dramaticas..

María Elena

05 de mayo

Gracias por trabajar con los niños ellos podrán cambiar, el futuro ya que nuestro politicos no tienen la voluntad,felicitaciones por su trabajo

Gloria

05 de mayo

Es lamentable que a mas de dos años de la promulgación de la Ley Emilia, las cifras de accidentes y muertes provocados por la nefasta mezcla de alcohol y conducción sigan aumentando. La pregunta que surge entonces es si existirá alguna vez un cambio en nuestro país, creo que las medidas propuestas por la fundación en relación a la educación vial son vitales, es preciso además establecer cambios en el lenguaje cuando nos enfrentamos a estas tragedias hórridas, basta de dejar que los infractores hablen de “errores”, el subirse a un auto de manera voluntaria con intenciones de manejar después de haber ingerido alcohol, es un DELITO, basta de aceptar explicaciones burdas e incoherentes como “no lo quiso hacer”, “siempre ha sido una persona respetuosa” etc. ya que nadie en su sano juicio se levanta pensando en herir o provocar la muerte de un otro. La consigna debe ser entonces invertir no solo en campañas publicitarias, sino en educación; incorporar como lo mencioné anteriormente, en los currículos la educación vial, hacer cumplir la Ley sin la aplicación del atenuante “intachable conducta anterior”, endurecer las penas suspendiendo de por vida la licencia a aquellas personas que provoquen la muerte de otras producto de la ingesta de alcohol, que juntos trabajemos para comenzar a generar acciones que nos ayuden a crear un cambio cultural, ya que solo siendo conscientes de nuestro actuar individual y colectivo podremos generar cambios positivos.

Edo Basualto

05 de mayo

Se hace sumamente necesario que las autoridades políticas de nuestro país tomen más cartas en el asunto, haciendo campañas en colegios, instituciones, agrupaciones comunitarias y donde sea necesario.
Gracias a quienes dirigen esta institución por la lucha constante para ayudar prevenir que sigan habiendo víctimas de conductores con alcohol en su sangre.

solopol

05 de mayo

Lo caracteristico de Chile es que en Chile la gente bebe Y CONDUCE. En otras partes la gente bebe y NO CONDUCE, incluso beben mas que aca, pero no conduce. Por que el chileno bebe Y conduce?, porque es poco empatico respecto a la tragedia que puede provocar, es poco preocupado respecto de su bienestar y del resto, falto de empatia.

Patricia Flores Funes

05 de mayo

Lamentablemente soy victima de siniestro vial perdimos a nuestra hija por un conductor en estado de ebriedad que se dio a la fuga y no le presto ayuda dejandola morir y es ella una mas en la alta estadistica del 2015. Conduccion vial responsable conciencia responsavilidad a los conductores a la velocidad a la distancia y tener presente que conducción y alcohol no convinan son mortal.Respeto a la vida Ley Emilia pata los conductores en estado de ebriedad.

Vivian

05 de mayo

Muy bueno el artículo en el q nos damos cuenta q falta muchísimo q hacer sobre la conducta vial ,necesitamos q se invierta realmente en educación tanto en jóvenes como en los niños más pequeños y así realizar un cambio cultural muy neceDarío en nuestro país.

Paola

07 de mayo

De sólo leer la columna y darme cuenta de las cifras que nos entregan es preocupante, también me pregunto qué hará el gobierno para comenzar a sensibilizar a la ciudadanía?, la fundación ha comenzado una gran labor…pero necesita mucho más apoyo, apoyo que a la fecha ha sido escaso y nulo, salvo uno que otra autoridad.
Espero que el gobierno tome cartas en el asunto y podamos comenzar a ver avances en responsabilidad y seguridad vial.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Donde las prácticas a las que se apunta con fiereza (incluso con cierto espíritu de superioridad moral) como responsables de la deslegitimación de la institucionalidad, del ejercicio de lo público, no s ...
+VER MÁS
#Política

Tropiezos del Frente Amplio: ¿Crónica de un fracaso o de aprendizaje?

Medio siglo después exorcicé aquellos fantasmas de Life que me producían tanto espanto y escribí un novelón de 400 páginas sobre el infierno del Somme entre 1916 y 1918 que algún día estará en los ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un verano en el Somme

Proteger la identidad cada día se hace más urgente y necesaria. Aysén no puede ni debe cerrarse a ninguna actividad productiva o de servicio; pero debe exigir que las actividades se desarrollen con una b ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Los proyectos ZOIT en Aysén, deben incluir estudios de carga

El boxeador que privilegia el espectáculo, lo hace en desmedro de su propia salud, más en una época en que incluso el uso del bucal era escaso, con guantes que apenas cumplían las medidas de seguridad m ...
+VER MÁS
#Deporte

Manuel Castillo: el estilista contra el público

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable