#Justicia

#LeySayen: Nacer privados de Libertad

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Nacer en un centro penal, y verse sometido a un régimen carcelario durante los primeros meses de vida puede ser, posiblemente, la expresión más violenta y clara de los impactos que puede alcanzar en la vida de niños y niñas la privación de libertad de un familiar significativo.


La invitación ahora es abrir el debate público,  atrevernos a hablar de cárcel, seguridad pública, políticas punitivas, derechos humanos y por sobretodo de protagonismo de niños y niñas.

En los 6 años que llevamos trabajando en la protección de derechos de niños y niñas con familiares encarcelados, ha sido difícil encontrar espacios públicos para invitar al debate sobre la existencia de los “convictos colaterales” tras el encarcelamiento efectivo de una persona. El enfoque punitivo y represivo que tienen nuestras políticas asociadas a la tan “manoseada” seguridad pública, nos ha hecho invisibilizar a las personas y sus historias, y en mayor medida no considerar las consecuencias desoladoras y de largo plazo que provoca el encarcelamiento de mujeres en sus familias, muchas de las cuales no representan un riesgo real para la sociedad.

La dolorosa historia de Sayén, hija de la comunera Mapuche que parió engrillada, comenzó a hacer eco en los medios de comunicación, permitiendo evidenciar la realidad de más de 40.000 niños y niñas que en nuestro país tienen a su padre o madre encarcelado y más específicamente a los 122 que vivían en Sesiones Materno Infantiles  dentro de las cárceles hasta agosto de 2016. Su historia habla de una experiencia de niños y niñas que es compartida, marcadas por la violencia, marginalidad y trascendencia de la pena.

Alejandro Navarro fue el único Senador que se atrevió a hablar abiertamente del tema, enfrentando prejuicios y asumiendo el desafío de poner en el debate público un tema tan complejo para nuestra sociedad como es la cárcel y los Derechos Humanos de niños y niñas. Así fue como conformamos una mesa de trabajo, convocando a Corporación Humanas y ONG Leasur, dos organizaciones que trabajaban en la línea de Derechos Humanos. Juntos, construimos un proyecto de ley que se presentó en enero de 2017, el que tiene en su corazón el fundamento ético político de que niños y niñas tienen derecho a nacer libres e iguales en dignidad y derechos y que ninguna pena cometida por los adultos les pueda trascender.

Lamentablemente, tras la presentación del proyecto, las discusiones sobre la Ley Sayén se han centrado en visibilizarla como una iniciativa que busca entregar un “beneficio” a las mujeres privadas de libertad. Niños y niñas no son reconocidos como el punto de partida del debate y muchas veces ni siquiera son mencionados en la discusión.

Sabemos que vivimos en una sociedad adultocéntrica donde la voz de los niños y niñas no es escuchada, mucho menos en situaciones vinculadas a procesos penales de sus padres. Hoy es una realidad innegable que niños y niñas son invisibles para el sistema penal, aún cuando la Convención de los Derechos de Niños y Niñas declara explícitamente que los Estados deben garantizar el derecho a que puedan “expresar libremente su opinión sobre las situaciones que les afecten, teniéndose en cuenta sus opiniones” .

Estamos convencidos/as de que es posible y necesario escuchar la voz de niños y niñas en este proceso, permitiéndoles que nos digan cómo viven la privación de libertad de un familiar y qué significó en sus vidas nacer en un centro penal, abriendo con esto un debate que permita centrar la discusión en el fundamento real del proyecto de Ley.

En lo concreto, la Ley Sayen propone que mujeres embarazadas con hijos/as hasta 3 años puedan cumplir sus condenas con medidas no privativas de libertad, primando el derecho que tienen niños y niñas a ser cuidados por sus familiares, nacer libres y contar con igualdad de derechos y oportunidades. Insistir con esto, una vez más, que es el interés de proteger los derechos de niños y niñas lo que da vida a este proyecto de Ley y no dejar sin pena delitos que cuentan con condena.

Debemos abrir un debate que nos invite también a comprender que los centros penitenciarios no son la única vía para aplicar una sanción penal. La cárcel no es la respuesta a los problemas de “seguridad”, en particular en el caso de delitos cometidos por mujeres embarazadas o con niños/as a su cuidado, el encarcelamiento debe ser el último recurso o incluso evitarse por completo, tal como señalan las recomendaciones internacionales firmadas por nuestro país.

La invitación ahora es abrir el debate público,  atrevernos a hablar de cárcel, seguridad pública, políticas punitivas, derechos humanos y por sobretodo de protagonismo de niños y niñas.

El proyecto de Ley Sayén hoy cuenta con muchos detractores y pocos convencidos con abrirse a la posibilidad de dialogar sobre esta realidad. Sabemos que tenemos una ardua tarea, de la que nos sabemos hasta ahora perdedores, pero como dice Brecht en uno de sus poemas “nuestras derrotas no significan nada, solamente que somos pocos los que luchan contra la infamia y de los espectadores esperamos que por lo menos se sientan avergonzados”.

Francisca Hidalgo, Directora Ejecutiva,

ONG ENMARCHA

TAGS: #DerechosDelNiño #DerechosHumanos Infancia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

A pesar del nuevo escenario, la correlación de fuerzas entre la derecha y la centroizquierda quedó casi igual a la que existían bajo la lógica binominal.
+VER MÁS
#Política

El desafío del nuevo Congreso

Queremos que los educadores disfruten de su profesión, que se sientan realizados y orgullosos de tener uno de los trabajos más relevantes, que benefician a quienes nosotros consideramos justamente las per ...
+VER MÁS
#Educación

Educación de párvulos, la profesión más importante del mundo

La ley de pesca es mucho más que pesca, es una deuda pendiente con Chile. Es la luz de alerta para entender que nuestra democracia es frágil y las políticas públicas pueden conllevar privilegios inexpli ...
+VER MÁS
#Política

Ley de pesca, mucho más que pesca

Se espera que en este mes de campaña el sector de los grandes empresarios y las consultoras y bancos de inversiones redoblen sus mensajes sobre el impacto positivo para la inversión si gana Piñera y vice ...
+VER MÁS
#Política

El balotaje y un nuevo ciclo político

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Será interesante saber si Piñera y Guillier ofrecerán nuevas propuestas en materia científica, y si rescatarán propuestas e ideas de los programas de las otras candidaturas, en particular si quieren bu ...
+VER MÁS
#Ciencia

Segunda vuelta: ¿qué esperar para la ciencia?

El capitalismo es una buena herramienta, siempre y cuando y por una avaricia desmedida genere abuso, se destruya el medio ambiente y deshumanice las relaciones entre las personas.
+VER MÁS
#Sociedad

El Burro, la Zanahoria y la utopía del crecimiento económico eterno

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos