#Justicia

21 de mayo: ¿Dónde quedan los Derechos Humanos?

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Estábamos expectantes ante el discurso del 21 de mayo. En las últimas semanas, la reacción de Carabineros frente a diversas protestas se había estado volviendo cada vez más preocupante: mujeres manifestándose frente a la Moneda detenidas sin razón y maltratadas, un Presidente de un Centro de Alumnos desnudando y humillado durante su detención, dos funcionarias del INDH debidamente identificadas detenidas y maltratadas, protestas disueltas usando indiscriminadamente el carro lanzaaguas y gases lacrimógenos. Estos no son hechos aislados.


Los derechos humanos en la protesta social, y la seguridad u orden públicos no son conceptos entre los cuales hay que elegir. Son conceptos que es imprescindible que se resguarden en conjunto y con la misma fuerza. Pero si el trato será el mismo para el que se manifiesta pacíficamente y quien comete hechos de violencia, no hay seguridad para nadie.

De acuerdo a cifras recopiladas por Amnistía Internacional, las denuncias por uso excesivo de la fuerza de Carabineros se habrían incrementado en un 300% en los últimos 10 años. De las causas que llegan a justicia militar, aproximadamente un 90% es sobreseída y menos de un 1% termina en condena – casi nunca con pena de cárcel. Esta impunidad contribuye a que los hechos sigan produciéndose.

Es un problema que requiere de una mirada de responsabilidad del Estado ante violaciones a los derechos humanos. Habríamos esperado un reconocimiento de esta realidad. Habríamos esperado, dentro del marco de un compromiso con los derechos humanos, medidas para un mejoramiento del actuar de Carabineros en el contexto de manifestaciones en línea con los estándares internacionales y un anuncio de reforma a la justicia militar para que los casos de violencia policial no se vean en tribunales que operan como juez y parte. Todas materias que, por lo demás, eran parte del programa de gobierno de la Presidenta (véase p.165 del programa).

Pero nada. Las referencias expresas a los derechos humanos se limitaron a dos cosas: la creación de la Subsecretaría de Derechos Humanos (pese a que llevamos meses sin que se nombre a un/a Subsecretario/a), y los proyectos de ley para tipificar el delito de tortura (en tramitación desde septiembre de 2014, hoy en segundo trámite constitucional con lento avance) y establecer la imprescriptibilidad e inamnistiabilidad de los crímenes de derecho internacional (que se encuentra desde diciembre de 2014 en primer trámite constitucional). Asuntos importantes, sin duda, que se han dilatado innecesariamente. Pero nada más.

Paralelamente, en las calles de Valparaíso personas encapuchadas quemaron un edificio patrimonial causando la muerte de Eduardo Lara, un guardia municipal. Un hecho gravísimo y condenable. Y se ha insinuado o mencionado que Carabineros no actuó para detener el hecho por temor a ser acusados de usar la fuerza de manera excesiva, o a ser condenados públicamente como lo fueron tras el ataque a Rodrigo Avilés justo un año antes. La misma Presidenta Bachelet señaló que Carabineros se podría haber “inhibido” por esta razón.

Mientras que en el discurso oficial no se reconoce el problema, en el discurso mediático se confunde.

Sí, la protesta pacífica es un derecho, es el ejercicio del derecho a reunión pacífica en lugar público y de la libertad de expresión. El Estado tiene el deber de resguardar la posibilidad de las personas de ejercer este derecho de manera segura. Y el uso de la fuerza del Estado de manera indiscriminada contra quienes ejercen estos derechos es condenable.

No, los actos de violencia no forman parte de este derecho a la protesta. Sea por la razón que sea que se cometan, el Estado tiene el deber de resguardar la seguridad y el orden público. Y sí, Carabineros podría hacer uso de la fuerza de manera proporcionada en caso de ser necesario. Esas personas deben ser detenidas, ser tratadas adecuadamente mientras estén recluidas, los hechos investigados para ser llevadas ante tribunales dentro del marco de un debido proceso, y sancionadas de acuerdo a la ley.

Y no, no hay una contradicción entre ambas afirmaciones. Los derechos humanos en la protesta social, y la seguridad u orden públicos no son conceptos entre los cuales hay que elegir. Son conceptos que es imprescindible que se resguarden en conjunto y con la misma fuerza.

Cuando los derechos humanos se reducen al mínimo en los discursos oficiales, y luego se confunden en los discursos mediáticos, lo que se está consiguiendo es perpetuar la sensación de que o los derechos no son tan importantes, o son una barrera incómoda para actuar contra la delincuencia o mantener el orden público.

Pero si el trato será el mismo para el que se manifiesta pacíficamente y quien comete hechos de violencia, no hay seguridad para nadie. Si no tenemos nuestros derechos humanos debidamente resguardados, no habrá seguridad para nadie.

TAGS: Carabineros manifestaciones ciudadanas represión

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Servallas

31 de mayo

En realidad lo que se ve cada día es más impunidad, desorden y delincuencia, probablemente las acusaciones contra Carabineros se han incrementado porque hay una verdadera campaña contra ellos, nadie siquiera se pone a pensar en el escenario en que esa fuerza actúa, en climas tensos, de violencia y sobre todo de agresión brutal de grupos organizados y protegidos legalmente, así, se les trata como si ellos fueran un decorado, sin derechos y sin protección legal especial, ¿donde ocurre eso en otras partes del mundo?. Se olvida que es, o que rol cumple la fuerza pública, si son sobrepasados ya no hay barrera estamos a merced de la violencia, de la maldad en definitiva. Es lamentable como actúa esta organización, Amnistía , todo este artículo se dedica a desprestigiar a las fuerzas de orden que son producto de nuestro estado de derecho, y se le otorgan dos línea a una persona fallecida, a un inocente muerto por este verdadero carnaval de odio y delincuencia que desata cada protesta, culpando solapadamente a Carabineros de no actuar, finalmente viene la pregunta, ¿qué planes internacionales se están cumpliendo con estos intentos de debilitar nuestro estado de derecho?.

El Burrito

01 de junio

Estamos en Chile, un pais reconocido internacionalmente por tener politicas debiles y aparte pesima diplomacia internacional (esto ultimo no viene al caso)

que pasa en el primer mundo?

un grupo de ciudadanos se siente pasado a llevar y se manifiestan pacificamente, expresan su malestar, exponen sus ideas y la masa apoya las actividades positivamente
PERO al momento que a algun grupo se dispone a vandalizar o causar caos simplemente se dispara a matar, pasa en europa, en estados unidos y en cualquier pais desarrollado. EL ESTADO GARANTIZA EL BIENESTAR DE TOOOOODOS SUS CIUDADANOS, no solo de los que se manifiestan, es DEBER y OBLIGACION de un ciudadano respetar la paz y el orden publico, al quebrantarse esa norma tacitamente se renuncia tambien a sus derechos

el 95% de los que se manifiestan, sino mas, son gente que quiere dar a entender un malestar y lo hace de forma pacifica y ordenada, la otra MINORIA de DELINCUENTES empaña los movimientos sociales y debe ser castigada con todo el rigor de la ley, el problema es que los medios parecen empeñados en defender tambien a esa lacra social, carabineros no debiese ser cuestionado al actuar contra esos cobardes que destruyen todo encapuchados, es mas, debiese incentivarse el uso de violencia contra ellos, sin embargo, si se debe poner limites muy claros a su actuar frente a civiles que no hacen ningun daño y expresan una opinion

el problema viene por parte de quienes hace nuestras leyes, ahi esta la falla :/

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La Agenda 2030, si no involucra al poder económico, representado por las Grandes Empresas y Grandes Inversionistas, tiene poco que hacer convirtiéndola en una declaración de buenas intenciones, pero sin ...
+VER MÁS
#Chile 2030

Agenda 2030: falta un actor importante

Se requiere un Consejo Nacional de Inteligencia que esté por encima de las figuras enclenques y populistas de políticos que no se atreven a hacer cambios porque no son capaces de pronosticar los resultado ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Educación, vacaciones y lluvia

Las luchas anteriores por la filiación, el divorcio y la píldora fueron apenas el comienzo de nuevas luchas. El aborto en 3 causales, el matrimonio igualitario y la identidad de género son las banderas d ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

La militancia joven y los cambios que vienen

El fenómeno de la migración ha ido en aumento en la última década y es consecuencia propia de la realidad de Sudamérica, de sus procesos políticos, su desarrollo económico y de la globalización. Ant ...
+VER MÁS
#Sociedad

Inmigración en Chile: la Norma vigente y su enfoque de seguridad nacional

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable