#Internacional

Violencia en México: ¡Me cansé!

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

Hace un par de días comenté la publicación de una amiga en una red social que era relativa al llamado “Caso Iguala”, -sutil nombre para referenciar al terrible crimen en contra de 43 estudiantes mexicanos-, en ésta expresaba mi molestia respecto la indolencia que presentaba el Presidente mexicano Peña Nieto, y a la vez reflexionaba gracias a un comentario posterior sobre la responsabilidad tácita de todos quienes somos parte de esta delicada sociedad latinoamericana.


Es menester que el Estado mexicano reconozca sus vicios y sus culpas, pero también lo es el avanzar en conjunto entre todos los países de Latinoamérica respecto las políticas de drogas, hay que decidir si acabar con el prohibicionismo…

Y sí, hablo de responsabilidad tácita porque es algo con lo que no estamos enterados ni relacionados del todo, y también -por qué no decirlo- es algo que intentamos negar de manera implícita.

Tanto en la comunidad internacional como en la chilena causó estupor la desaparición y posterior confirmación de los hechos en cuanto al crimen, sin embargo cabe preguntarse: ¿Qué hay más allá de la indignación?

Bastante tarde se hicieron llegar las muestras de dolor y compañía con el pueblo mexicano de parte de nuestro país. Para muestra, un botón: recién el día 13 de noviembre los estudiantes chilenos realizaron una velatón para solidarizar con el caso, y al parecer en las redes se volvían más interesantes los dichos de un postulante a una dirigencia en una universidad de la cota mil. Sin embargo, no quiero quedarme en la crítica banal, ni tampoco contabilizar cada acto o noticia local, si no más bien, lograr tocar la fibra para la comprensión de que cada uno tiene como tarea personal la misión de visibilizar una tragedia que no puede quedar indiferente, con un país hermano que sufre las consecuencias directas de la asunción del crimen organizado, y que desde las sombras reaparece la oscuridad de una democracia denostada por la corrupción y el poder.

Porque cuando en Chile el silencio reinaba y las cosas terribles ocurrían, también se esperaba que el resto alzara la voz, que alguien dijera que lo que estaba pasando no era correcto, y que de alguna sacramental forma se liberaran las almas que habían pasado a la eternidad.

No es un secreto que en México las dificultades con el narcotráfico, el crimen y la corrupción llevan tiempo haciendo estragos a una inocente sociedad, pero cuando los parámetros violan lo que llamamos Derechos Humanos, es hora de decir basta ya. Basta de vivir con miedo, basta de poner a la policía en contra de la ciudadanía. No es sólo por México, es por todos y cada uno de los países en donde la vida ha sido trastocada, y en donde el miedo avanza por las solitarias calles de los pueblos avasallados por el dolor.

Es menester que el Estado mexicano reconozca sus vicios y sus culpas, pero también lo es el avanzar en conjunto entre todos los países de Latinoamérica respecto las políticas de drogas, hay que decidir si acabar con el prohibicionismo, hay que buscar los métodos para la protección de la institucionalidad, incentivar la fiscalización constante de la sociedad civil, velar siempre por el resguardo y la seguridad ciudadana, pero por sobre todo, encontrar para todos esa esquiva justicia y con ella, al menos un atisbo de tranquilidad.

Gritemos todos, junto al pueblo mexicano: “¡YA ME CANSÉ!” Porque a final de cuentas si preferimos el silencio, terminamos siendo cómplices directos y nos vamos convirtiendo en seres cada más indolentes con lo que más debiese importarnos: la vida.

 

TAGS: Drogas

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Rosario Rojas Peralta

20 de noviembre

“TENGO PENA EN MI CORAZON”, COMO UN PUEBLO LLEGA A MATAR A SUS PROPIA GENTE?, COMO SE PERMITE QUE ESTOS DENOMINADOS CARTELES, SE APODEREN DE UN PAIS Y PROVOQUEN TANTO DOLOR A SU MISMA RAZA?. TANTO ES EL VALOR DEL DINERO Y EL PODER QUE NADIE PUEDE HACER ALGO, TODA ESA GENTE Y TODAS ESAS MUJERES QUE HAN DESAPARECIDO EN JUAREZ, NO TIENEN VALOR PARA EL MUNDO?….

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Este domingo nos jugamos algo importante, no estamos hablando de una elección universitaria, de centro de estudiantes, o de un tongo cuasi salfatiano.
+VER MÁS
#Política

El idealismo ético, como lastre político

Pero sí tenemos la oportunidad de intentar otra ecualización. Una donde el otro no sea, de entrada, mi enemigo sino alguien compañero, merecedor de vivir en dignidad. Donde lo que me pertenece no sea a c ...
+VER MÁS
#Política

Ecualización valórica de nuestra sociedad -en modo presidencial-

Una acción clara para hacer realidad esto, es la creación de una Empresa Nacional del Litio, que quizás no va a ser competitiva al comienzo de su ciclo de vida, pero puede volverse competitiva con el tie ...
+VER MÁS
#Energía

Litio, la última oportunidad

La tesis de una temprana degeneración concertacionista es un fantasma que, innegablemente, siempre se puede encontrar presente frente a los ojos de aquellos que depositaron sus esperanzas en el FA.
+VER MÁS
#Política

¿La temprana degeneración concertacionista del Frente Amplio?

Popular

Hoy la esclavitud no está legitimada, pero se calcula que existen unos 38 millones de esclavos en el mundo, por ejemplo en India es una realidad que se oculta y allí hay unos 16 millones esclavos.
+VER MÁS
#Economía

Lo que oculta la globalización ¿Comprarías cosas hechas por esclavos?

Mi conclusión es que Sebastián Piñera en materia de educación defenderá los intereses de los nodos principales de su red: sostenedores privados y Ues privadas.
+VER MÁS
#Educación

Red de Piñera en educación: sostenedores privados, Elige Educar y Ues privadas

Lo que antes era una carrera ganada para el expresidente, hoy es la madre de todas batallas y el resultado ahora más que nunca es incierto.
+VER MÁS
#Política

La segunda vuelta, la madre de todas las batallas para la derecha

Imagínese no sólo no ser reconocido como trabajador por su empleador, sino que, además, se le obliga a usted a cumplir con obligaciones que le corresponden a él. Así, usted se enfrenta a la posibilidad ...
+VER MÁS
#Política

La última oportunidad de ser consecuentes