#Internacional

Relaciones Chile-Perú: Los años perdidos

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Lamentablemente, nuestras clases políticas son demasiado inmaduras para plantear por sí solas una nueva etapa en nuestras relaciones binacionales. En este punto es necesaria la participación de la sociedad civil para sacudir de sus vicios a nuestros gobiernos. 

Francia y los territorios que ahora son parte de Alemania, estuvieron en guerra incluso antes de que Perú y Chile existieran como repúblicas. Sólo durante los años 1800 a 1945 (e incluso antes de este periodo), Francia y Alemania vivieron en permanente hostilidad, lo que desembocó en distintas conflagraciones como las guerras napoleónicas y la guerra franco-prusiana en el siglo XIX, o la primera y segunda guerra mundial en el siglo XX. Desde la primera de ellas, estas guerras estuvieron plagadas de acciones e hitos que generaron el resentimiento y fueron el combustible para una nueva acción bélica “reivindicatoria”: la anexión de Alsacia y Lorena por ambos bandos en diferentes períodos, la ocupación de las riberas del Rhin o la ocupación y posterior rendición de Alemania en Berlín, y de Francia en París en distintas épocas. Estos actos de ambos países fueron hechos para humillar al otro y afirmar su superioridad e influencia en la región europea. Francia y Alemania se veían como enemigos hereditarios e históricos, con los cuales no cabía solidaridad, simpatía o ayuda: su relación era un círculo vicioso de desconfianza y hostilidad.

Luego de la segunda guerra mundial y la total destrucción que ésta trajo para toda Europa, los gobiernos franceses y alemanes, conscientes que de continuar enemistados se generaría un nuevo conflicto y preocupados por otras amenazas en la región, decidieron trabajar en una agenda que los convirtiera de enemigos históricos a promotores del desarrollo y la unidad europea. La “declaración Schuman” pronunciada el 9 de mayo de 1950 por Robert Schuman, ministro francés de asuntos exteriores, y posteriormente la firma entre Alemania y Francia del tratado constitutivo de la comunidad europea del carbón y del acero el 18 de abril de 1951 (para la administración conjunta de estos recursos por los países firmantes), son reconocidas por la Unión Europea como el fin de la hostilidad franco-germana y como el primer paso hacia la integración europea.

Aunque la relación peruano-chilena también estuvo marcada por hitos negativos, no son peores de los que sufrieron Alemania o Francia. Si hacemos una comparación cronológica, la última bala en un conflicto bélico entre Perú y Chile fue disparada en 1883 y entre Francia y Alemania en 1945. Cinco años después de su último conflicto, los gobiernos de Francia y Alemania trabajaban el tema de la integración con medidas a hacerla real en el menor plazo posible y 131 años después de su último enfrentamiento, los gobernantes de Chile y Perú  aun se miran con recelo, a pesar de las declaraciones públicas indicando lo contrario. Nuestros países tienen demasiados años perdidos en los que pudimos construir una verdadera unidad, en que debimos acabar con nuestro círculo vicioso de desconfianza y hostilidad para construir un nuevo círculo de amistad y confianza. Sería un error histórico que los gobiernos de ambas repúblicas no aprovechen el fallo de la Corte de la Haya como una oportunidad para generar una “declaración Schuman” o un gesto similar que termine con el recelo institucional de ambos estados, como ejemplo para la sociedad civil peruana y chilena. Si algo mostró de nuestras clases políticas el proceso que llevó a la sentencia del tribunal de justicia de La Haya, fue quiénes y por qué fomentan un espíritu belicista como forma de supervivencia política.

Lamentablemente nuestras clases políticas son demasiado inmaduras para plantear por sí solas una nueva etapa en nuestras relaciones binacionales. En este punto es necesaria la participación de la sociedad civil para sacudir de sus vicios a nuestros gobiernos. Se ha revelado en toda su crudeza que los culpables del atraso y olvido de Tacna y Arica no están entre los que pasan la frontera a diario, sino en los que habitan el palacio de gobierno en Lima, y el palacio de La Moneda en Santiago. Como ciudadanos debemos plantear una nueva agenda de desarrollo binacional y asegurarnos de que nuestras autoridades la incorporen a sus planes de trabajo. Recordemos que somos los y las ciudadanas los principales afectados con nuestros problemas en común: la trata de personas, el tráfico de drogas, la drogadicción, entre otros. Demostremos que esta es una frontera viva, que respira y late; no la ahoguemos con rencor, que crezca con la solidaridad entre los pueblos.

Por: Gonzalo Luna Chávez, equipo Tacna, Proyecto por la Integración y la Cultura de la Paz.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

05 de febrero

Para Chile lo mejor es reforzar fuertemente a la poblacion chilena de Arica y de la region norte en general, apoyando economicamente la zona, incluso construyendo nuevas ciudades en vez de seguir expandiendo a fuerza las ya sobrepobladas (ya es hora de hacerlo y precisamente hacerlo en el norte) de forma que sean un polo de desarrollo que beneficie a nuestro pais, y que Peru haga lo suyo como esta haciendo con Tacna, pero cada cual por su lado. Porque no conviene a Chile tener tratos con un narcoEstado como Peru. Chile no se merece que le caigan los mismos flagelos que Peru (narcobancada en el congreso, terrorismo de grupos y de Estado activo, esclavitud, trafico de personas y trafico sexual, etc) por una supuesta buena relacion con un Estado que dedica años en difamarlo y buscar perjudicarlo. Las buenas intenciones no pueden hacernos ciegos ante lo que implica a Chile relacionarse con un pais como Peru, que se ha convertido en Michoacan y no hay el menor interes en poner un freno porque ¿para que hacerlo? Peru es el segundo exportador de cocaina en el mundo, un negocio de millones de dolares. Lo siento, ya tenemos suficientes problemas en Chile como para caer en el mismo saco que Peru.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Los datos muestran un escandaloso porcentaje de exclusión normalizada. Se pone obstáculos a priori a los participantes que han aprobado el nivel secundario. Ni siquiera se les permite intentarlo.
+VER MÁS
#Educación

Selección Universitaria y datos 2018: exclusión académica estandarizada

En este presente conflicto, el temor pareciera ser una emoción recurrente, especialmente porque ante tal coyuntura hay definiciones económicas para cada espacio geográfico. Esta incertidumbre muestra có ...
+VER MÁS
#Sociedad

Entre el miedo y el orgullo: 110 años de rivalidad portuaria

Curiosamente, la variable clase media parece hacer una buena labor explicando la votación del candidato, pero en una forma justamente contraria a la propuesta por el relato modernizador.
+VER MÁS
#Política

Analizando el relato de la modernización desde los datos

"La iglesia católica no desaparecerá, pero en Chile y el mundo se avanza en una dirección en la que ella seguirá perdiendo influencia, perdiendo fieles y también perdiendo vocaciones sacerdotales. ...
+VER MÁS
#Religión

La coherencia vaticana

Popular

Para una economía relativamente pequeña como la chilena, el tamaño de estos grupos es extraordinariamente mayúsculo.
+VER MÁS
#Economía

Chile y su Concentración Económica

No nos olvidemos que la discriminación en Chile no es un fenómeno exclusivo de chilenos contra inmigrantes, sino que de chilenos contra chilenos, sin miramientos a su nivel ni condición social
+VER MÁS
#Política

Racismo y discriminación, la otra cara de nuestro Chile profundo

Esta forma de adoctrinamiento es contraria al “libre pensamiento”, resultando en personas con las cuales no es posible dialogar ni llegar a acuerdo con ningún tema valórico, ellos sienten que están d ...
+VER MÁS
#Política

Debemos defender el estado laico y la libertad de pensamiento

¿En esta coyuntura, hubo algún interés de los obispos en proteger la integridad del Papa Francisco y evitar que cayera en el error? Desde luego, no.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El Papa Francisco ¿víctima de una confabulación?