#Internacional

La dignidad de los rebeldes rojos

1 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

No es nada nuevo que se señale a los rojos, que se les pretenda insultar con el mote de conspiradores, con esto tratando de desacreditar los arrestos de los consecuentes. Esos lastres, esos subversivos, bochincheros, los agitadores de sueños, esos perturbadores, resentidos sociales. Esas lacras que le apuestan a la anarquía.


No sintamos miedo por el color rojo porque solo es necesario pincharnos la yema de un dedo para que veamos que lo llevamos dentro, así seamos de distinta clase social, de color de piel, hablemos distinto idioma, seamos letrados o analfabetas.

Terroristas los llaman los capitalistas. Esas camisas blancas que viven de la sangre roja que le chupan al país porque saben que ahí está la vid. Ellos mismos se nutren de nuestra hemoglobina, y en un cuento de hadas nos hacen creer que los rojos son los malos de la historia, así nos han traído arreando durante siglos. Y al contrario, no hay nada más digno que el rojo porque el rojo es el color de la sangre, nadie vive de chilate en las venas, -solo los vendidos-. Entonces el rojo es vida. Simple. No hay que ir a la universidad y estudiar maestrías y doctorados para entender algo con el sentido común. Para ejemplo ahí están los campesinos, con más arrestos que la mayoría de letrados que no hacen para no ensuciarse los mocasines.

Los capitalistas que sí son los verdaderos terroristas, destilan ese odio que nos tienen a los proletarios cuando nos atrevemos a expresar. Ese temor cuando los que siempre hemos cargado en los hombros los cimientos del país, nos atrevemos a denunciar, a pensar, a salir del silencio. Cuando abarrotamos las calles sienten la guillotina cerca, porque no hay traidor que pueda con la dignidad de un pueblo.

Esos mercantilistas que han vendido a los extranjeros hasta su propia entraña, nos han dicho desde las escuelas de primaria hasta los salones de universidad que la rebeldía no trae nada bueno, que por rebeldes hay muchos bajo tierra. Que no se puede nadar contra la corriente. Que la rebeldía es sinónimo de delincuencia.  Tratando con esto de hacer del temor nuestro hábito y una tradición. Están bajo tierra y desaparecidos no por rebeldes, sino porque esos mismos mercantilistas no los pudieron ver de frente y directo a los ojos, se acojonaron con tanto valor y no pudieron contra la dignidad. Y la emboscada fue a traición, cobardemente por la espalda. Todas las dictaduras que han sufrido nuestros países han sido golpes a traición. Impuesto el temor, la opresión, la deslealtad la desmemoria y la ignorancia. Golpe a golpe hasta obligarnos a renunciar a nuestra propia identidad y honra.

Para luchar por lo que es propio no se necesitan ideologías o credos, sí de arrojo y nervio. Sí de dignidad y conciencia. A través de la historia han sido los rojos los que han puesto los muertos y las violadas, ríos de sangre han retumbado las calles marchitas de nuestra Memoria tiranizada. Y digo rojo por decir dignos. En la vida no se puede ser otra cosa si no rojo. Veámonos la sangre que hace bombear nuestro corazón. Ésa es la respuesta. Cuando dudemos solo sintamos el pulso de nuestras venas vivas y ahí estará la respuesta y la fuerza. La luz.

Ser rebelde significa salir del redil, abandonar la oscuridad de la sumisión. Significa salir de la esclavitud de la doble moral y de la ignorancia. Es sinónimo de perder el miedo. De ser justo y equitativo. No se puede estar vivo no siendo rebelde.

Seamos capaces de cuestionar, como estudiantes universitarios de universidades públicas o privadas, de cualquier clase social, no seamos manejables, dóciles, no demos por sentado que lo que nos dicen así es. Como campesinos, obreros y proletarios no demos por hecho que lo que repiten en televisión, en la radio y los periódicos es la verdad verdadera. La historia oficial ha sido escrita por los tiranos. Y los mismos absolutistas controlan toda la basura desinformativa y manipulada que nos llega por los distintos medios vendidos a la oligarquía traicionera, con el único fin de mantenernos dormidos y amnésicos. Títeres y condicionados para que no despertemos en rebeldía y luchemos por nuestra libertad. Para que nos devuelvan lo que nos robaron, para que seamos una humanidad justa y vibrante en equidad.

No, no sintamos miedo por el color rojo porque solo es necesario pincharnos la yema de un dedo para que veamos que lo llevamos dentro, así seamos de distinta clase social, de color de piel, hablemos distinto idioma, seamos letrados o analfabetas. Y las fronteras que nos han impuesto nos dividan como hermanos. Se necesita rebeldía para hacer los cambios estructurales porque la imposición es demasiada, un yugo que no nos deja respirar y que se empeña en no querer que pensemos y tengamos criterio propio y que esto nos lleve a la movilización. A la unidad. Por eso nos dicen que el rojo es sinónimo de vandalismo. Por eso nos meten el miedo por donde nos quepa y por donde nos dejemos.

No tengamos miedo de los rojos porque todos lo somos. Nos guste o no. No nos dejemos manipular, ya no más. Para luchar por la justicia  se necesita dignidad, se necesita  corazón y amor. Se necesitan sueños de libertad. No denigremos, todas las voces son necesarias e importantes, todos valemos lo mismo como seres humanos. Todos somos capaces de aportar desde nuestros espacios, con nuestros medios. Solo la unidad  y la rebeldía nos pueden salvar del desconsuelo de la dejadez y el dominio.

No es ningún insulto que nos digan resentidos sociales, es que sí somos resentidos y como dice la poeta y escritora chilena Cote Avello en su poema Resentidos:

Siento, sentí, sentiré,

resentidamente…

Después de todo lo arrebatado

después de todo lo trastocado

todo lo destrozado,

lo dañado y lo enturbiado,

no me pedirán que olvide y perdone.

No me abofetearán de nuevo.

No escupirán sobre mis antiguas

y renacidas lágrimas, su indolencia.

Después de todo, quiénes son para llamarme resentida.

¿Cuántos de nosotros entonces, desde nuestro resentimiento, inconformismo e insurgencia vamos a honrar nuestra sangre roja, despertando de una vez por todas de la modorra del miedo y de la indolencia?

Hablo de todos como humanidad y en todos los aspectos.

TAGS: Izquierda Izquierda Ciudadana

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
servallas

30 de abril

Ignoro en qué condiciones de carencia habrá nacido en su país la autora de este artículo, pero su visión muestra una amargura y resentimiento que sólo una ideología de extrema izquierda puede canalizar, y quizás darle paz. Pero el odio en realidad no conduce a nada, quizás a más odio. Al contrario de lo que piensa la autora, me parece que aún en las peores condiciones de inhumanidad, siempre habrán oportunidades para construir la propia vida, generar un proyecto de vida e intentar aplicar valores humanistas de respeto, ética y honradez a su propio actuar, pretender cambiar sistemas mediante revoluciones, insurrección popular, rebeldías masivas, es en realidad jugar con la muerte y seguirles el juego a ciertas mentes torcidas que sólo quieren el poder final, y que cuando lo logran simplemente se deshacen de quien estorba sus visiones mesiánica, ese tipo de mentes, los mesías inspirados, pululan hoy con sus discursos por la universidades y por la política arrastrando las mentes jóvenes en una suerte de religión. El tema de fondo es darle algún valor a lo humano, a la diversidad humana, al esfuerzo humano, a la creatividad humana, a la capacidad humana de dialogo y a la capacidad humana de rehacer caminos mal andados, en síntesis intentar ser más humanistas, quizás sirva de referencia mirar la historia humana reciente, en la lucha entre izquierdas y derechas millones de inocentes han sido sacrificados, talados desde la vida.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Donde las prácticas a las que se apunta con fiereza (incluso con cierto espíritu de superioridad moral) como responsables de la deslegitimación de la institucionalidad, del ejercicio de lo público, no s ...
+VER MÁS
#Política

Tropiezos del Frente Amplio: ¿Crónica de un fracaso o de aprendizaje?

Medio siglo después exorcicé aquellos fantasmas de Life que me producían tanto espanto y escribí un novelón de 400 páginas sobre el infierno del Somme entre 1916 y 1918 que algún día estará en los ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un verano en el Somme

Proteger la identidad cada día se hace más urgente y necesaria. Aysén no puede ni debe cerrarse a ninguna actividad productiva o de servicio; pero debe exigir que las actividades se desarrollen con una b ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Los proyectos ZOIT en Aysén, deben incluir estudios de carga

El boxeador que privilegia el espectáculo, lo hace en desmedro de su propia salud, más en una época en que incluso el uso del bucal era escaso, con guantes que apenas cumplían las medidas de seguridad m ...
+VER MÁS
#Deporte

Manuel Castillo: el estilista contra el público

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable