#Internacional

Jonathan, flores y astronautas

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

A partir de septiembre, cada año, Antonia acude por la tarde-noche a la estación del metro Romero Rubio en la Ciudad de México. Antonia es una mujer joven, su cabello color rojizo lo lleva suelto en esta ocasión. Tiene grandes ojos y un timbre de voz grave. Lleva consigo un bote grande, agua, galletas, celular con batería recién cargada, algo de abrigo y unas flores. Se trata de claveles y rosas de diferentes colores, algunas envueltas en papel, otras sueltas.


Jonathan hace berrinche, Antonia reacciona, le grita, lo regaña y le pide que se calle. Mientras sostiene su celular con una mano y grita -flores, lleve flores, para su esposa, para la novia- saca con la otra unas galletas dentro de una bolsa, no las mira, se las da a Jonathan

Este día, como tantos otros, la acompaña su hijo Jonathan. Ellos caminan sobre las banquetas amplias, recién colocadas por la delegación, hacen acto inaugural sobre ellas. Jonathan no puede darle la mano a su madre porque ella camina complicada con todos los elementos, sin embargo, él sabe que debe ir atrás de ella. Mientras caminan, Jonathan mira las líneas y las formas de los cuadrados en las banquetas, entonces piensa, -quiero dejar mi huella-.

Cuando llegan a la estación del metro, suben las escaleras y se ubican en el segundo descanso. Antonia coloca las flores dentro de la cubeta con agua; Jonathan se alista a esperar, a veces paciente a veces estresado, a que Antonia cumpla con su misión.

Una vez todo en su lugar, en cada arribo de tren, Antonia dice algunas palabras, aprovecha que la gente regresa a sus hogares. Ella les ofrece flores, la época es un buen momento para el negocio, es víspera de fiestas. Transcurridos algunos minutos, su ofrecimiento de flores se vuelve automático, no pone atención en sus prospectos, su celular la ha atrapado.

Son alrededor de cuatro horas las que yacen ahí, llega un momento que toman asiento en el suelo frío, ella se toma el tiempo para mirar lo que ocurre desde su celular. En tanto, Jonathan de tres años, rueda por el pasillo. Su ropa ya de por sí sucia y vieja, atrapa la mugre que la gente deja a su paso. A través de su nariz le escurre una sustancia viscosa, reacción necesaria ante un otoño frío. Llega un momento que ríe y juega, imagina que ese espacio es el universo y él un astronauta, es por ello que, la gente lo ve en el suelo, asemeja su tránsito en la luna, verifica qué nuevo orificio le han hecho los ratones, sobre todo, comprueba, se trata de un gran queso. Luego, algo lo interrumpe, regresa a su realidad, su estómago le dice hambre y su cuerpo le dice frío y sueño. Entonces, incesantemente llora, nadie le hace caso.

Antonia sigue atenta a su celular al mismo tiempo que grita -flores, lleve flores, para su esposa, para la novia-. Los transeúntes, algunos conversando, otros pensando en solo llegar, no se han percatado de su presencia, necesita atención.

Jonathan no aguanta más, es suficiente, piensa, ha sacrificado la posibilidad de estar en cama, cobijado, luego de haber tomado su leche y pan, tal vez, con un cuento leído o un arrullo. Se desespera, grita a su madre; ella no lo escucha o lo escucha a medias; nadie lo entiende, no lo atienden, no lo escuchan, el asunto se ha vuelto normal, él es parte de la vida diaria de las personas y de su madre, pero al mismo tiempo no lo es. Se harta.

Jonathan hace berrinche, Antonia reacciona, le grita, lo regaña y le pide que se calle. Mientras sostiene su celular con una mano y grita -flores, lleve flores, para su esposa, para la novia- saca con la otra unas galletas dentro de una bolsa, no las mira, se las da a Jonathan, él desesperado, rápidamente lleva la primera a su boca, es urgente, entonces, guarda silencio, la noche transcurre. El futuro astronauta siente la delicia de lo dulce, luego, regresa a la luna, se recuesta, cruza los pies mientras mira al mundo girar, ve personas ir y venir, algunos corren, gritan, se empujan; sigue saboreando la galleta mientras cientos de estrellas se cruzan en su mirada, le roban una sonrisa, sabe que cuando sea grande su imaginación lo llevará a la realidad, abordará una nave espacial y crecerá tan alto como pueda. Total, nada se lo impide, ¿o sí?

Postdata: De acuerdo con la Convención de los Derechos del Niño, todo niño/a tiene derecho a un nivel de vida adecuado para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral y social (Art. 27).

TAGS: #DerechosDelNiño #DerechosHumanos Infancia

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
kjfhdfjshd look

10 de febrero

esto plantea usted:
nivel de vida adecuado para su desarrollo físico, mental, espiritual, moral y social

y le pregunto: ¿qué es lo que espera lograr? ¿o qué le gustaría que pasara? ¿o qué no le gustaría?

Si dice que Jonathan debe haber estado en casa durmiendo abrigado, satisfecho de amor maternal y alimentos, .. ¿cómo cree que debe ser cambiada la vida de su madre para que él tenga eso?

1 .. ella va por trabajo. Luego, proporcionarle trabajo bien remunerado debe ser parte del tema. Esto nos lleva al dónde. Mejor si es cerca. Mejor si es en casa o en un radio de pocas manzanas. Esto nos lleva a que debe haber una metodología que le dé operatividad a un sistema que dé trabajo y remuneración a personas que no lo encuentran con facilidad en un radio de una cinco manzanas en torno a su casa. Estatal por su puesto, pero, con la participación de su gente para encaminarse a una independencia económica. Se deben crear pilotos, colocarlos en la red y tv como un reality y se creará una cultura sobre esos centros que hará posible reproducir la idea y colaborar al objetivo.

2 .. ella va por dinero. Proporcionarle dinero mediante un usufructo soberano de los recursos soberanos de su nación. Si el cobre es de todos y el Estado lo explota, debe pagar a sus dueños el usufructo que corresponda. Si lo explota una privada, debe pagar al Estado y a los dueños soberanos, ósea a la mamá de Jonathan y a Jonathan… Para esto se necesita metodología. Si no encuentra una, la inventamos..

jfhjkdsfhkjsdelpeón

10 de febrero

3 .. Jonathan va porque tiene q ir detrás de quién lo cuida. … Luego, es necesario un centro adecuado de cuidado de niños. El centro de trabajo descrito en 1 ..debe preocuparse de la realidad de Jonathan y acogerlo de alguna forma mientras su madre trabaja ..en el centro.

Esto existe, pero, Jonathan no lo tiene. Es decir, no ha llegado la cobertura con la extensión necesaria, o no se ha creado una forma de hacerla llegar utilizando el complemento lógico de lo q expresa el punto uno. Una guardería infantil q sea útil a la vida de Jonathan, a la comunidad y a su madre. Una escuela permanente que forme su vida con lo necesario. Un tema amplio, pero no imposible.

y 4 .. A Jonathan y su madre le faltan recursos y los que tienen deben ser protegidos…

Protegidos, de toda la clase de insensibles que constituyen la mafia política que protege la fabricación de usura en los bancos, en las tiendas de retail o que no rentan lo que deben, tal como las AFPs o las transnacionales.

Si los recursos que logre la madre de Jonathan y el propio Jonathan son protegidos de la forma adecuada, incluyendo los que les corresponda por usufructo soberano de los recursos soberanos de su nación, las expectativas de futuro para ambos serán mejores y más seguras.

Si esto no se hace, cualquier esfuerzo por procurarle recursos que le den descanso, alimento y abrigo, puede fracasar.

Proteger los recursos que le proveen seguridad a Jonathan es proteger a todos aquellos que lo necesitan.

15 de febrero

Aprecio los comentario y me quedo con la siguiente idea para mi reflexión:

“Proteger los recursos que le proveen seguridad a Jonathan es proteger a todos aquellos que lo necesitan”

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

<em>Aquellos que piensan que no tienen tiempo para el ejercicio, tarde o temprano tendrán tiempo para la enfermedad.-Edward Stanley.</em>
+VER MÁS
#Salud

Las fibras que tu organismo necesita

Mientras en la franja televisiva expresaban: “Si crees que la política se tiene que seguir haciendo en la cocina a espalda de todos. No entiendes nada”.  Hoy la frase desborda al FA y no  existe una ...
+VER MÁS
#Política

El desborde que amenaza al Frente Amplio

La propuesta de un mecanismo de justicia transicional es la genuina alternativa a la propuesta de "Paz para la Araucanía" que recoge el Plan Araucanía del gobierno, la cual reitera las propuest ...
+VER MÁS
#Política

Justicia transicional sin mano dura en Araucanía: la solución política

"Es claro que un candidato a las primarias presidenciales pudiera en segunda instancia, solicitar una prioridad con razones y argumentos válidos sobre un territorio."
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: una crisis, una prueba

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Porque no hay que olvidar que nuestro enemigo es el capitalismo y no sólo hay que cambiar la forma en que producimos y distribuimos los alimentos, sino que también todos los productos que consumimos a dia ...
+VER MÁS
#Sociedad

Un año de vegetarianismo, un año de aprendizaje

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson