#Internacional

Israel: El Estado de la vergüenza

5 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

El pueblo palestino, que carecía de una dirección uniforme, no creó su Estado y no pudo ser capaz de evitar la creación del Estado de Israel. En 1948, este "Estado terrorista" expulsó a punta de pistola y guerra psicológica al 90% de la población de Palestina, ante la indolente mirada de los británicos que aún controlaban la zona y de la comunidad internacional.

En los últimos días hemos sido testigos de una nueva ofensiva militar de Israel sobre Palestina, pero lo cierto, es que la ofensiva ya lleva 65 años con la creación de un Estado terrorista.

Un Estado “creado” por la declaración de Balfour en 1917 (sin el apoyo del imperio británico, es muy difícil que el sionismo haya podido lograr sus objetivos) que ha sido un satélite de los intereses de Occidente en la zona, fue posible gracias a la ocupación de los británicos del territorio palestino en ese año.

Cuando esta declaración fue aprobada por la Liga de las Naciones, constituyó un gran triunfo para el sionismo internacional que en ese momento era una enorme minoría dentro de los judíos del mundo. Tanto es así, que el documento fue rechazado de forma tajante por el único miembro judío del gobierno británico, Edwin Montagu. Montagu realizó una fuerte y clara diferencia entre judaísmo y sionismo, ya que este último daba razón al antisemitismo al considerar a los judíos de Europa como inasimilables al cuerpo social de cada país.

Tan importante era para los intereses británicos la instalación de un Estado judío, que por aquellos años Weizmann (que sería el primer presidente de Israel) declaraba que “Una Palestina judía sería una salvaguarda para Inglaterra, en particular con el Canal de Suez.”

Esta declaración en ningún momento menciona al pueblo palestino, siendo que este representaba más del 90% de la población del territorio y era propietario del 97% de la tierra. De hecho, se refería a este pueblo como “comunidades no judías de Palestina”, omitiendo cualquier derecho político. “Una tierra sin pueblo, para un pueblo sin tierra” sostenían los partidarios de ésta. Para fundamentar la limpieza étnica en Palestina el sionismo se sostuvo en la Biblia, tal cual lo hizo el colonialismo británico.

El pueblo palestino, que carecía de una dirección uniforme, no creó su Estado y no pudo ser capaz de evitar la creación del Estado de Israel. En 1948, este “Estado terrorista” expulsó a punta de pistola y guerra psicológica al 90% de la población de Palestina, ante la indolente mirada de los británicos que aún controlaban la zona y de la comunidad internacional.

Así, surge la heroica resistencia de un pueblo que, increíblemente con los antecedentes de la creación de este Estado, no se opone a su existencia. Tampoco tiene demandas antisemitas, ni religiosas o de remembranzas bíblicas. Lo que busca este pueblo es recuperar las tierras asignadas para ellos, incluso de manera injusta y desventajosa, para construir en ellas su Estado, algo negado por Israel durante todos estos años.

La respuesta a esas demandas ha sido un apartheid vergonzoso ante la mirada de toda la comunidad internacional, desplazados, destrucción constante de los ya disminuidos territorios palestinos, un bloqueo que hace difícil hasta la entrada de papel higiénico a Palestina, la tolerancia de la comunidad internacional hacia el Estado que, de forma más recurrente, viola el derecho internacional junto con su gran aliado con asesinatos, etc. Una historia conocida.

La Franja de Gaza, en estos días bombardeada, es uno de los territorios con mayor densidad de población en el mundo, cruzada por una eterna muralla que la hace ser la “cárcel más grande del mundo”.

Cuesta magnificar la crueldad de lo que ocurre en Palestina, sobre todo cuando hay un lobby internacional muy fuerte para justificar lo que a toda vista es un genocidio. Y, para justificar este genocidio, se tiende a relativizar los hechos o a tratar de lograr una “igualdad” realmente patética.

Los que han defendido las acciones de Israel contra el pueblo palestino se afirman en los ataques de misiles que caen sobre territorio israelí. Lo justifican en una guerra, pero una guerra de un pueblo que no tiene ejército contra otro pueblo que tiene el noveno ejército más grande del mundo, y que es el principal recepcionista de ayuda estadounidense (aunque hagan el show mediático de cerrar la embajada) no es una guerra, es una masacre. Y para más, parecen hasta relativizar el terrorismo, ya que las autoridades israelíes acusan una autodefensa contra el terrorismo siendo que, varias de las autoridades de Israel participaron activamente de grupos terroristas, como Shimon Peres en el grupo Hagana, en donde hacía explotar a civiles palestinos, algo por lo que varias autoridades israelíes han sido condecoradas.

Cabe señalar que el sionismo ha tenido siempre una gran resistencia dentro del mundo judío, y que nadie niega el legítimo derecho que puede tener el pueblo judío de construir un Estado, que ya ha construido no de la mejor forma. Pero no puede negarle el mismo derecho a otro pueblo, masacrar a su gente y su historia.

Además, es preocupante de por sí el apoyo a un Estado que se declara abiertamente sionista y a un lobby perseguidor de todo aquel que cuestione las acciones de este Estado como ha sucedido injustamente con el humorista Dieudonné en Francia. Por ello, sería interesante un gesto de humanidad de la comunidad judía en Chile, más allá de las ambigüedades, condenando la violencia de ambas partes, pero solicitando la vuelta a las fronteras anteriores a 1948, como saben que debería ser.

TAGS: Conflicto palestino-israelí Israel Palestina

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

12 de julio

Un poco fantasioso el artículo, compa.
Se te olvida mencionar que antes del mandato británico, no eran los árabes palestinos los que gobernaban ese territorio, sino los turcos otomanos. Y que el 48 fueron los 5 países árabes, que atacaron a la vez a Israel, los que, en gran medida, llamaron a la población árabe de palestina a emigrar, para dejar camino libre a la invasión. 5 países contra 1 (y perdieron)

Rafapablaza

13 de julio

Los británicos quedaron con control de la zona después de la primera guerra junto con la desintegración del Imperio Otomano, pero eso no quiere decir que la zona no haya estado habitada por palestinos. Como comenté en la columna, los palestinos no crearon un Estado, pero si habitaban la zona y componían la enorme mayoría de la población y eran propietarios del 97% de la tierra. Efectivamente al formarse Israel fue atacado por países árabes, pero tampoco olvidemos a las potencias occidentales que fueron claves (con ayuda militar, logística, económica, etc.) en la guerra de los seis días y su preocupación por la instalación de Israel en la zona.

servallas

14 de julio

Es muy complejo este tema, grandes cabezas han intentado solucionarlo, hay historia antiquisima, hay historia reciente, hay tergiversación de la historia, hay sucios manejos, hay choques ideológicos con sus correspondientes soldados alineados como en este caso, hay choques religiosos, hay muerte por donde se mire, destrucción y mucho dolor. Es dificil saber como terminará todo eso.

15 de julio

En junio de 1922 la Sociedad de Naciones aprobó el Mandato Británico de Palestina, con efectos a partir de septiembre de 1923. El Mandato de Palestina establecía las responsabilidades y competencias de Gran Bretaña en la administración en Palestina, incluido «asegurar el establecimiento del hogar nacional judío» y «la salvaguardia de los derechos civiles y religiosos de todos los habitantes de Palestina». En septiembre de 1922, el gobierno británico presentó un memorando a la Liga de Naciones donde se indicaba que Transjordania quedaría excluida de todas las disposiciones relativas a los asentamientos judíos. Debido a la rígida oposición árabe, grupo étnico ampliamente mayoritaria en Palestina,3 y a la presión contra la inmigración judía, Gran Bretaña redefinió ésta, restringiendo su flujo de acuerdo a la capacidad económica del Mandato para absorber a los inmigrantes.

Tras el ascenso de Adolf Hitler y otros regímenes antisemitas en Europa, un número cada vez mayor de judíos europeos estaban dispuestos a gastar el dinero necesario para entrar en el Mandato Británico de Palestina. Las Leyes de Núremberg de 1936 convirtieron a 500.000 de judíos alemanes en refugiados apátridas. La emigración judía se vio limitada por las restricciones nazis sobre la transferencia de fondos al extranjero, pero la Agencia Judía fue capaz de negociar un acuerdo por el cual permitiría a los judíos alemanes utilizar sus fondos para comprar mercancías alemanas para su exportación al Mandato Británico para así poder eludir las restricciones.

Como resultado de esa situación, un gran número de judíos comenzó a entrar en el Mandato. Según el Ministerio israelí de Absorción e Inmigración, entre 1933 y 1936 más de 160.000 inmigrantes llegaron legalmente y miles de personas más llegaron clandestinamente.4 Esta fue la razón para la revuelta árabe de 1936, liderada por Hajj Amin al-Husayni, gran mufti de Jerusalén, que fue posteriormente el principal aliado árabe del Tercer Reich. Gran Bretaña respondió a la rebelión mediante el nombramiento de una Comisión Real, conocida como la Comisión Peel que viajó al mandato y llevó a cabo un estudio a fondo de los problemas. La Comisión Peel recomendó, en 1937, que el Mandato Británico sea dividido en dos estados, uno árabe y el otro judío.

En enero de 1938, la Comisión Woodhead fue al Mandato para estudiar la forma trabajar sobre la partición sobre el terreno. El informe de la Comisión Woodhead se publicó el 9 de noviembre de 1938. La idea de partición fue confirmada, pero el proyecto del Estado judío iba a ser sustancialmente menor, recibiendo sólo la llanura costera para su territorio.

En marzo de 1938 Hitler anexionó Austria a Alemania, convirtiendo a 200.000 judíos en refugiados apátridas. En septiembre los británicos firmaron un acuerdo a la anexión nazi de los Sudetes, adicionando, por este motivo, otros 100.000 refugiados judíos con deseos de emigrar a Palestina.

En julio de 1938 una conferencia internacional convocada por los Estados Unidos, fracasó para encontrar una solución al creciente problema de los refugiados judíos perseguidos por el régimen nazi.

En febrero de 1939, la Conferencia de Saint James (conocida también como la Conferencia de la Mesa Redonda de 1939) se convocó en Londres; la delegación árabe se negó a reunirse con su homólogo judío, e incluso utilizar las mismas entradas al edificio. Las propuestas entonces fueron formuladas por separado a las dos partes, que sin embargo no pudieron ponerse de acuerdo con cualquiera de ellas. La Conferencia concluyó el 17 de marzo sin lograr ningún progreso.

Regímenes favorables al nazismo estaban aumento en Europa (Hungría, Rumania y Bulgaria) y gobiernos antisemitas títeres del Reich se encontraban en Polonia y Austria, ya sea dedicados a expulsar a sus poblaciones judías o a imponer restricciones a sus derechos. Eran pocos los países que estaban dispuestos a aceptar inmigrantes judíos. Gran Bretaña temía que millones de judíos en breve intenten salvar sus vidas emigrando al Mandato Británico.

La Liga de Naciones, cuya autoridad recaía sobre el Mandato, no poseía ninguna fuerza internacional ya que cada vez más regímenes hacían caso omiso de sus fallos.

En septiembre de 1939 (después de que el Libro Blanco se publicó) la Alemania nazi ocupó el resto de Checoslovaquia, convirtiendo así otros 100.000 judíos checos en apátridas.

Maximiliano

17 de julio

igual la relacion es 3×600

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

A Chile no le hace bien que nuestros argumentos base sean las descalificaciones, que a final de cuentas, poco impactan en la intención de voto.
+VER MÁS
#Política

La eterna contradicción del voto informado

Todos debemos estar convencidos de que la Contraloría tiene que disponer de más poderío para que su importante tarea, que busca la probidad en todos los ámbitos del quehacer nacional, sea una realidad e ...
+VER MÁS
#Política

El gobierno no desea que la Contraloría ejerza bien su trabajo

Yo en lo personal siempre he pensado que el más poderoso es quien puede hacer lo que quiera, quien simplemente sus actos no le conlleven consecuencias alguna, puesto le da lo mismo lo que piensen de él.
+VER MÁS
#Ciudadanía

¿Quién es el más débil?

Por favor, ayudemos a salvar vidas, compartamos esta información y hagamos consciencia de que el cáncer de mama detectado a tiempo se puede curar.
+VER MÁS
#Salud

Cáncer de mama: detectarlo a tiempo

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena