#Internacional

El presidente que descolgó los retratos de los golpistas

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

No voté ni a Néstor ni a Cristina, pero ver a los pobres llorando y a algunos ricos riendo, muestra que hicieron varias cosas bien”. (@rayovirtual, en Twitter).

Si hay un solo gesto que, a mi juicio, basta para reivindicar la memoria de Néstor Kirchner ése fue el retiro de los retratos de los ex dictadores Jorge Rafael Videla y Reynaldo Bignone de los salones del Colegio Militar. El acto, de una tremenda potencia simbólica, tuvo lugar en marzo de 2004, a 28 años del golpe de Estado, encabezado por Videla, que derrocó a la presidenta Isabel Martínez de Perón, e inauguró una era negra de represión indiscriminada en Argentina.

Kirchner, acompañado de todo su gabinete, le ordenó al jefe del Ejército, teniente general Roberto Bendini, “¡Proceda!”, con gesto adusto y majestad republicana, y el uniformado procedió a descolgar los cuadros de sus predecesores. A continuación, el entonces mandatario señaló: "Que quede bien claro, el terrorismo de Estado es una de las cosas más sangrientas que le pueden pasar a una sociedad. No hay nada que habilite el terrorismo de Estado, y menos la utilización de las Fuerzas Armadas".

"Vengo a rescatar el espíritu sanmartiniano del Ejército para que juntos podamos reconstruir el país con democracia, pluralidad y justicia social", añadió con voz golpeada.

Por razones protocolares, cuentan las crónicas de ese momento histórico, los únicos aplausos surgieron de los ministros y funcionarios que lo acompañaban. Acto seguido, en aquel mismo día, el 24 de marzo de 2004, el director de Inteligencia Militar, general Jorge Cabrera, presentaba su renuncia al ministro de Defensa de la época, José Pampuro.

Ese poderoso gesto quedó grabado a fuego en la memoria de los argentinos y de no pocos latinoamericanos que vieron en él una expresión concreta de la subordinación del poder militar al poder civil en un país cuya transición a la democracia no estuvo exenta de amenazas de retroceso.

Como ejemplo, basta mencionar los alzamientos “carapintadas” contra Raúl Alfonsín, que culminaron con dolorosas transacciones. Y el doble juego de Carlos Menem, quien junto con reprimir a los sectores más extremos y fundamentalistas de las Fuerzas Armadas (entre ellos a Mohamed Seineldin, líder de las asonadas contra Alfonsín), concedió lo que el grueso de la corporación castrense le exigía: las leyes de impunidad y obediencia debida para ser aplicadas en favor de los cruzados de la “guerra sucia”.

Pero Kirchner no fue sólo el gran reivindicador del peronismo de izquierda de los 70, un relato histórico que parecía perdido luego de que en los 90 Menem llegara al poder arropado en la vieja retórica populista para después dedicarse a privatizar todo lo que pudo, en una década en la que el cambio uno a uno del peso y el dólar sumió a los argentinos en la conformista farra de la “pizza con champán”.

Además de ser portaestandarte de una generación a la que se quiso exterminar de modo sistemático, el “Pingüino”, llegado desde el sur, tras doce años de eficaz administración de la provincia de Santa Cruz, de la cual fue gobernador, reconstruyó el pacto de sangre del peronismo con el pueblo llano, con los ciudadanos de a pie que vieron en él a un líder comprometido de verdad con su causa.

Y aquí vale la pena una digresión: los chilenos, ignorantes como, en general, somos de lo que ocurre más allá de nuestras narices, solemos anatemizar al peronismo como una doctrina de inspiración nazi-fascista que alimenta el siempre repudiable “populismo”.

Lo cierto es que el peronismo es algo mucho más complejo que eso. Y más allá de las caricaturas, los argentinos saben muy bien que cuando su país estaba en llamas, en la crisis posterior a la dimisión del radical Fernando De la Rúa, que generó tres presidentes en un año, el único sector político que pudo juntar los restos de la nación desintegrada y devolverle gobernabilidad al país fue el peronismo.

Conviene, entonces, ser cuidadoso en los análisis y no aplicar enfoques binarios, en blanco y negro, a realidades que se rigen por códigos bien distintos a los nuestros.

Néstor Kirchner fue también un hombre confrontacional, qué duda cabe. Dejó el poder en 2007, pero no sin antes instalar a su esposa, Cristina, en la Casa Rosada. Y en junio de 2008, ambos enfrentaron a la llamada “rebelión del campo”, cuando quisieron aplicar retenciones a los exportadores de granos y se echaron a medio país encima.

Y ahora último, después de que a mediados de 2009, perdieran la mayoría en el Congreso, los K, siempre fieles a la consigna de que la mejor defensa es el ataque, se lanzaron a una quijotesca batalla contra Papel Prensa, el consorcio formado por los dos grandes diarios trasandinos, La Nación y Clarín, en nombre de la diversificación de las fuentes informativas y de la democracia comunicacional.

Arremeter de frente contra enemigos poderosos parecía estar en el ADN del hijo de un cartero descendiente de suizos y una madre chileno-croata. No por nada enfrentó sin temores a los poderosos capitales españoles beneficiados por las privatizaciones de Menem, y amparados por el Partido Popular y el PSOE.

Tampoco tuvo problemas en echar a pique el ALCA en la Cumbre de Mar del Plata, donde hizo pasar malos momentos a George W. Bush, de la mano de Evo Morales y Chávez. Y menos le tembló la mano a la hora de ponerse en la vereda de enfrente del FMI, cuando lo quisieron apretar con el tema de la deuda externa pendiente o las cuentas fiscales.

Su audacia tuvo premio, pero al mismo tiempo le presentó una inevitable factura. Para pocos cabe siquiera alguna duda de que la política fue su pasión de tiempo completo y en no escasa medida fue minando una salud ya de por sí complicada. “La muerte  no consagra a nadie ni lo mejora, pero permite ver a quién le resulta más dura”, escribió hoy en La Nación, Beatriz Sarlo, una intelectual que jamás adscribió a sus ideas, pero que le dedicó una necrológica llena de admiración ante su consecuencia.

Ver a masas de viejos y jóvenes, hombres y mujeres, militantes de izquierda y sindicalistas más bien de derecha, conmovidos por la partida de Lupín (así lo apodaban sus amigos de juventud, en su Santa Cruz natal, debido a su parecido físico con el aviador aventurero de una historieta de sus años mozos) y llorando su muerte en las calles, confirma y evidencia a las claras a quienes más les dolió su deceso.

Y eso es suficiente para que yo, al menos, me incline ante su féretro con respeto.

Sus enemigos de ayer y de ahora podrán repetir viejas y variadas acusaciones. Que se enriqueció en el ejercicio de cargos públicos (lo que no está probado, pues buena parte de su fortuna personal de US$ 14,5 millones, la hizo con negocios inmobiliarios como abogado). Que debió establecer alianzas espurias con buena parte de la corrupta dirigencia sindical (lo que sí está probado). Y que siempre subordinó la política exterior argentina a los vaivenes de la política interna, como lo evidenciaron sus entredichos con Chile por el gas y con Uruguay por la planta de celulosa.

En el caso particular de los chilenos, se nos recordará, además, en todo momento, que fue un “duro” tanto en el conflicto del Beagle como en el de Campos de Hielo Sur. Pero no es un dato menor el hecho de saber que por ser hijo de chilena y representante de una provincia patagónica, tal vez estaba forzado a jugar ese papel.

No obstante, en la suma y la resta de factores, el balance, en mi modesta opinión, es positivo. Para mí, el Kirchner que quedará en la historia es el que tuvo el coraje de hacer descolgar los retratos de los golpistas del lugar donde se forman las nuevas generaciones de militares. Y eso no es poco. Sobre todo mirado desde un país donde el retrato de Augusto Pinochet todavía forma parte de la galería de cuadros que antecede a la oficina del comandante en jefe del Ejército.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

28 de octubre

Felicitaciones. Muy buena columna.

29 de octubre

Adhiero a la felicitaciones respecto a la esta columna debido a su meritoria fundamentación.
Sin embargo, tras conocer personalmente la realidad de ciudades y pueblos de la Patagonia Argentina, como la misma Calafate, lugar en el que finalmente fallece Kirchner, uno queda con la impresión que el nivel de desarrollo no es el esperado para localidades que colindan con las tierras que son propiedad de él y su señora (que en definitiva, son practicamente todas) y de las cuales constituyen la cuna del ex mandatario.
En este sentido, queda la impresión que la ausencia de centros médicos (sólo existe una posta menor en Calafate), educacionales e incluso de seguridad corresponden a zonas en las que las autoridades no están interesadas en invertir un peso en el desarrollo de estos sectores, potenciando al mismo tiempo, un latifundismo encubierto.
Por desgracia, no poseo mayores antecedentes de dónde provienen las riquezas del señor Kirchner y si éstas son bien habidas, hechos que agradecería pudiera complementar y, lógicamente, corregir si me encuentro en equivocado.
Atentamente

Rita

18 de julio

anarkasis,menuda recopilacif3n! la vrdaed que estareda bien que se pudieran detectar las actualizaciones (si ya hay algfan modo, lo siento, no lo he encontrado ). muy interesante la pe1gina en cualquier caso. en cuanto al goglito, tiene gracia que recomiendes en la pe1gina que se utilice otro buscador y despue9s ofrezcas ese (es el que tienes para buscar en la pe1gina y fuera de ella). por no hablar de la publicidad goglita aunque lo cierto es que yo personalmente tambie9n tengo unas cuantas contradicciones con el tema un saludo y gracias por el descubrimiento!

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

"Lo que se espera en la propuesta política en estas presidenciales, es que tenga muy presente que la nobleza y dignidad de un país no se calcula sólo en el volumen de su PIB, ni en las cifras macroe ...
+VER MÁS
#Política

Chile Vamos: ¿a dónde?

"Lo que se espera en la propuesta política en estas presidenciales, es que tenga muy presente que la nobleza y dignidad de un país no se calcula sólo en el volumen de su PIB, ni en las cifras macroeconómicas en azul, sino también y más que nada se mida en que la distribución del ingreso sea equitativa y alcance a todas/os."

La primera vuelta de las elecciones presidenciales desmintieron rotundamente a las encuestas que con un claro sesgo ideológico y serios límites metodológicas instalaron, durante meses, la victoria ineluc ...
+VER MÁS
#Política

El progresismo es mayoría política y electoral

El mensaje es, la población con salir a votar estuvo a punto de generar un gran cambio que hizo asustarse a muchos analistas en un primer momento, y que dejó como gran triunfante al Frente Amplio, que har ...
+VER MÁS
#Política

El Frente Amplio, una gran lección para todos

Una vez que la violencia ha comenzado no va a disminuir, sólo irá incremento, hasta que el miedo nos paralice y nos impida salir de la situación.
+VER MÁS
#Género

Violencia en pareja, que el amor no te mate

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?