#Internacional

El futuro de la Unión Europa: ¿el fin del eje franco-alemán?

2 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La victoria del partido socialista francés el domingo pasado es una doble forma de castigo al saliente Presidente Nicolás Sarkozy: por un lado, si bien sus decisiones en materia de política fiscal han apuntado a la austeridad y la reducción de la deuda externa, por otro lado, los franceses, a pesar de saber que un Presidente de derecha tenderá a rebajar el gasto para salir de la crisis, le han dado su voto a un socialista.

Así, el próximo Presidente francés tendrá la doble misión de cumplir con los valores y costumbres propios de un país acostumbrado a un Estado de Bienestar y de reducir la incertidumbre en el mercado de valores francés. En esta doble misión, existe un fuerte dilema para el nuevo Presidente: mantener las relaciones clásicas con Alemania, o generar un modelo propio, ya no basado en la austeridad, sino en el potenciamiento del desarrollo económico para salir de la crisis.

La crisis actual de la zona euro no es un producto de la Unión Europea (UE), sino consecuencia de problemas estructurales en el diseño histórico-institucional de este organismo supranacional, donde no existen verdaderos incentivos para transparentar las cuentas sobre gasto público de cada país al Banco Central Europeo (BCE) Teniendo esto claro, la tesis de la austeridad es una respuesta (una reacción) a una crisis estructural, pero no una solución. En manos de Francia está la posibilidad de solucionar la crisis estructural a través de un liderazgo nuevo basado en una mayor intervención y delegación de soberanía en la Comisión Europea desde los 27 países miembros, tesis que choca con la visión alemana de “laissez-faire” que centra en la política fiscal restrictiva todo su énfasis y preocupación. De esta forma, la llegada de Hollande puede generar un cambio en el eje franco-alemán, y por tanto, del futuro de la UE (diseñada para dar preponderancia y hegemonía a estos países en la toma de decisiones).

La crisis del euro es una crisis estructural de la UE, no el producto de una crisis foránea originada en un país que basa su economía en la desregulación de su mercado financiero.

La crisis del euro no es solo una crisis económica, es una crisis política, una crisis de valores y confianza entre los miembros de un regionalismo que en realidad deja el idealismo de lado y se enfatiza en la satisfacción de los intereses particulares de cada país. Los intentos de solución desarrollados en el Tratado de Lisboa el año 2008, a través de un Pacto de Estabilidad que restringe un endeudamiento de los países miembros de la UE superior a un 3% sobre el PIB, no fue respetado (lo que fue fomentado por Francia y Alemania para poder aumentar su rango de deuda y mantener sus industrias locales). Sumado a ello, el euro descansa bajo una tensión basada en una política fiscal no regulada y dependiente del criterio de cada país, y una política monetaria fija para todos los países aumenta los incentivos para falsear los datos relacionados a deuda interna y externa. Así, aquellos países que poseen Estados de Bienestar, pero no los medios para mantenerlos, inevitablemente deberán mantener (o aumentar, como el
caso griego) su gasto público para evitar conflictos internos y posibles crisis de gobernabilidad. El euro se vuelve, de esta forma, en un “elefante blanco”.

La crisis ha sido llevada bajo dos posiciones claramente delimitadas: la germana (no intervención, corregir la crisis mediante la restricción del gasto y conceder préstamos condicionados) y la francesa (intervención directa, haciendo lo posible para salvar al país en cuestión). Los medios europeos han destacado el liderazgo de Francia en el Consejo Europeo, y el rol más bien silencioso de Alemania. A pesar de ello, Francia no ha logrado imponer su visión, y han sido los alemanes quienes han logrado que su postura sea la que prevalezca. Se ha acusado, por ello, una ausencia de liderazgo en la UE, que Alemania no desea hacerse cargo de su rol director en el viejo continente. Este conflicto de visiones, a la larga, no hace sino agravar la crisis de solvencia y credibilidad de la zona euro.

Francia tiene la oportunidad histórica de replantear el eje franco-alemán y corregir los errores estructurales de la UE, proyecto que llevará a que inevitablemente entre en conflicto con los alemanes. Es hora de corregir los errores históricos, so pena de que la zona euro colapse bajo sus propios cimientos.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Flor

10 de mayo

Noto algo de esa inocencia del Estado clásico ¿en serio pretendemos creer en la tésis climatológica del capitalismo? que es una tormenta que pasará con el tiempo?
A estas alturas debemos comprender que los ciclos del capitalismo superan las estructuras que antes lo afirmaba y los canales institucionales o la buena o mala administración de las divisas son solo variables discursivas y especulación.

No existen argumentos suficientes ni económicos ni políticos que sustenten hoy en día la tésis de un liderazgo como forma de superar las crisis, la imagen del estado macroeconómico, del estado monolítico capaz de intervenir de forma eficiente, del Estado autómata autodeterminado, ESA es la crisis si quieres buscarla en algún lado.

Alemania puede haber leido muy bien esta situación, puesto que es la fantasía liberal, se explicaría mucho más porque ningún pais busca el liderazgo, saben que es una causa perdida.
Europa esta en una jaula, el capital ya se desvaneció y cambió de naturaleza.

11 de agosto

La UE nació con la idea de ser los EEUU de Europa, una superpotencia, pero el barro no puede unirse con el hierro, no poseen una lengua y cultura que los unifique, su crisis es estructural, y lo veremos en los siguientes 3 años…..

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La jueza Mónica Jeldres advirtió que "no se debe relativizar la protección de la infancia", cuando el Estado asigna recursos, cobertura y legislación en la Protección de la niñez.
+VER MÁS
#Ciudadanía

El defensor que no será defensor

No es difícil soñar e imaginar durante el siglo XXI, ver crecer la ciudad eléctrica, eólico-fotovoltaica más grande de América, una ciudad para vivir sin un horrible puerto de carga al frente, con la ...
+VER MÁS
#Sociedad

Soñando Valparaíso, la ciudad eléctrica

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena

Entendemos que el derecho a la libre determinación es un derecho imperativo, por lo que no sería entendible su negación, entendiendo que los pueblos indígenas en su conjunto han debatido y apuntado a in ...
+VER MÁS
#Política

Kizugünewtun: Derecho a la libre determinación

Popular

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

Uno de los pilares y principios en que se basa la mediación en salud, es efectivamente a imponer mesuradamente en la sociedad Chilena un cambio de razonamiento y de búsqueda a sus problemas, y así desjud ...
+VER MÁS
#Justicia

Un cáncer llamado negligencia médica