#Internacional

Aung San Suu Kyi: los desafíos de la esperanza

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Este fin de semana fue liberada la Premio Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi. La líder opositora ha pasado 15 de los últimos 21 años bajo arresto domiciliario. Es uno de los últimos grandes líderes de talla mundial de aquellos que integran la espiritualidad, la ética y la política. Ha sido comparada con Gandhi y Mandela; Obama se refirió a ella como su heroína.

Suu Kyi enfrenta la tarea de reconciliar y unir a su pueblo, realizando una política idealista y a la vez pragmática, que le permita avanzar en mayores grados de libertad y desarrollo para su nación. Lo que viene será tan complejo como la propia Myanmar, pero si somos optimistas, quizás Suu Kyi será la encargada de guiar la integración de la antigua Birmania a la tendencia floreciente del mundo asiático.

Myanmar es un mundo contradictorio, cruce de civilizaciones e intereses entre las dos potencias más pobladas del planeta: India y China. La gobierna una dictadura condenada mundialmente, pero cuando en el 2006 recorrí sus principales ciudades y varias aldeas, -a las que solo se podía acceder a pie, en carreta o navegando ríos-, muy pocas veces vi militares.

El poder de los monjes es tan fuerte como el de las armas. Los birmanos hacen el servicio religioso en lugar del militar. La presencia del Buda está en todos los rincones, para adorarlo y producirlo. Myanmar es un gran exportador mundial de figuras religiosas. Los crean y producen en grandes cantidades, en todos los tamaños y materiales, para adornar casas y templos de toda Asia.

Conversé con opositores a la junta militar. Algunos habían formado parte de la caravana de la líder Aung San Suu Kyi, que fue emboscada por partidarios del gobierno en 2003, en Depayin. En cuanto se menciona el gobierno, se instala un miedo casi primitivo, oscuro; todos pueden ser espías, vigilantes. En los cibercafés no era posible utilizar Hotmail, pues la censura del estado había bloqueado el acceso para impedir el contacto con el exterior.

Una vez instalado, el miedo te acompaña hasta el último día. En el aeropuerto, los carteles prohíben ingresar o sacar materiales impresos, filmados y una larga lista de cosas, que incluyen antigüedades y figuras religiosas. Pero los funcionarios y agentes encargados de hacer cumplir la prohibición son amables y gentiles, como en pocos lugares del mundo. Probablemente no aplican la norma gubernamental sino la tradición cultural de la amabilidad y espiritualidad birmana.

En esa región de Asia, otros países, como Vietnam, Camboya o Laos han superado recientemente guerras de exterminio y  genocidios donde los muertos, torturados y desaparecidos se cuentan por millones. Sin duda ha ayudado una espiritualidad  y una convivencia que los lleva a vivir más en el presente que en el pasado, a perdonar más que a castigar, a comprender más que a juzgar y a cumplir su destino más que a quejarse por el entorno. Cada una de esas naciones ha desarrollado su presente, su identidad y estilo propios, acorde con su propia historia y tradición. Myanmar, sin la carga de las naciones del Sudeste, también tendrá que hacer lo mismo.

Al abandonar su cautiverio, Aung San Suu Kyi, declaró con paz y firmeza su voluntad de reconciliación y diálogo, su compromiso de avanzar en el cambio y la democracia y la necesidad de hacerlo junto a la gente. En otras latitudes estas habrían sido “palabras de político”, pero viniendo de ella, desde su intachable y paciente trayectoria, nadie duda que siga ese camino. La acompañarán las miradas de la humanidad que ha visto en esa pequeña mujer de 65 años una esperanza de que es posible otra forma de vivir y hacer la política, de liderar y enfrentar los desafíos y el poder.
 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

“La persona mayor tiene derecho a un sistema integral de cuidados que provea la protección y promoción de la salud, cobertura de servicios sociales, seguridad alimentaria y nutricional, agua, vestuario ...
+VER MÁS
#Sociedad

Adulto Mayor a focalizar sus necesidades, por una vejez digna

Así las cosas, el DOM de Santiago tendrá que aplicar el artículo 53º de la Ley Nº 19.880 para invalidar el mencionado permiso y en tal sentido le enviaremos esta columna por WhatsApp a Felipe Alessandr ...
+VER MÁS
#Municipales

Municipalidad de Santiago beneficia con ardides a cierta empresa

Este proyecto ha sido muy fructífero en temas de salud pública y porque se ha creado un vínculo de confianza, donde las personas en situación de calle nos avisan cada vez que tienen algún problema con ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

Biblioteca y centro comunitario Bellavista: Huella animal

Mientras los españoles se reían de ella, dijo: "La afrenta que se recibe por la patria en vez de humillar engrandece"
+VER MÁS
#Cultura

María Olivares y Venancio Coñuepan: Libertadores populares olvidados

Popular

Lean el Informe Valech: en este país, personas fueron violadas por perros, les metieron ratas y arañas en sus genitales, les extirparon a las mujeres hijos de sus vientres metiéndoles los brazos a travé ...
+VER MÁS
#Justicia

Reserva de identidad de la Comisión Valech

Un gran aspecto que los cursos deben superar es que estos no solo se basen en la opinión de expertos. La opinión o los consensos forman la base de la pirámide de la calidad de la evidencia, en otras pala ...
+VER MÁS
#Salud

Reflexiones en torno a los cursos ofrecidos a los cirujanos dentistas

Fue tal el impacto de lo que se hizo en la comunidad que, en el 2013, se realizó un acto en el que se instaló una placa en memoria de Littré Quiroga y Víctor Jara; el homenaje contó con la presencia de ...
+VER MÁS
#Cultura

Población y memoria

Y en cierto sentido eso podría hinchar el pecho de Bachelet de satisfacción por el deber cumplido; sin embargo, el grave error es no haber explicado en qué consistían medidas como la despenalización de ...
+VER MÁS
#Política

Rabia evangélica: otro triunfo de la derecha