#Internacional

Aung San Suu Kyi: los desafíos de la esperanza

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Este fin de semana fue liberada la Premio Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi. La líder opositora ha pasado 15 de los últimos 21 años bajo arresto domiciliario. Es uno de los últimos grandes líderes de talla mundial de aquellos que integran la espiritualidad, la ética y la política. Ha sido comparada con Gandhi y Mandela; Obama se refirió a ella como su heroína.

Suu Kyi enfrenta la tarea de reconciliar y unir a su pueblo, realizando una política idealista y a la vez pragmática, que le permita avanzar en mayores grados de libertad y desarrollo para su nación. Lo que viene será tan complejo como la propia Myanmar, pero si somos optimistas, quizás Suu Kyi será la encargada de guiar la integración de la antigua Birmania a la tendencia floreciente del mundo asiático.

Myanmar es un mundo contradictorio, cruce de civilizaciones e intereses entre las dos potencias más pobladas del planeta: India y China. La gobierna una dictadura condenada mundialmente, pero cuando en el 2006 recorrí sus principales ciudades y varias aldeas, -a las que solo se podía acceder a pie, en carreta o navegando ríos-, muy pocas veces vi militares.

El poder de los monjes es tan fuerte como el de las armas. Los birmanos hacen el servicio religioso en lugar del militar. La presencia del Buda está en todos los rincones, para adorarlo y producirlo. Myanmar es un gran exportador mundial de figuras religiosas. Los crean y producen en grandes cantidades, en todos los tamaños y materiales, para adornar casas y templos de toda Asia.

Conversé con opositores a la junta militar. Algunos habían formado parte de la caravana de la líder Aung San Suu Kyi, que fue emboscada por partidarios del gobierno en 2003, en Depayin. En cuanto se menciona el gobierno, se instala un miedo casi primitivo, oscuro; todos pueden ser espías, vigilantes. En los cibercafés no era posible utilizar Hotmail, pues la censura del estado había bloqueado el acceso para impedir el contacto con el exterior.

Una vez instalado, el miedo te acompaña hasta el último día. En el aeropuerto, los carteles prohíben ingresar o sacar materiales impresos, filmados y una larga lista de cosas, que incluyen antigüedades y figuras religiosas. Pero los funcionarios y agentes encargados de hacer cumplir la prohibición son amables y gentiles, como en pocos lugares del mundo. Probablemente no aplican la norma gubernamental sino la tradición cultural de la amabilidad y espiritualidad birmana.

En esa región de Asia, otros países, como Vietnam, Camboya o Laos han superado recientemente guerras de exterminio y  genocidios donde los muertos, torturados y desaparecidos se cuentan por millones. Sin duda ha ayudado una espiritualidad  y una convivencia que los lleva a vivir más en el presente que en el pasado, a perdonar más que a castigar, a comprender más que a juzgar y a cumplir su destino más que a quejarse por el entorno. Cada una de esas naciones ha desarrollado su presente, su identidad y estilo propios, acorde con su propia historia y tradición. Myanmar, sin la carga de las naciones del Sudeste, también tendrá que hacer lo mismo.

Al abandonar su cautiverio, Aung San Suu Kyi, declaró con paz y firmeza su voluntad de reconciliación y diálogo, su compromiso de avanzar en el cambio y la democracia y la necesidad de hacerlo junto a la gente. En otras latitudes estas habrían sido “palabras de político”, pero viniendo de ella, desde su intachable y paciente trayectoria, nadie duda que siga ese camino. La acompañarán las miradas de la humanidad que ha visto en esa pequeña mujer de 65 años una esperanza de que es posible otra forma de vivir y hacer la política, de liderar y enfrentar los desafíos y el poder.
 

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Debemos entender que el individualismo está subyugado a lo colectivo y si queremos algo, debemos ver cómo encajaría dentro del ideario de las propuestas de otras personas, a veces tan alejadas de lo que ...
+VER MÁS
#Política

Sobre qué prioridades y una reflexión sobre Venezuela

La derecha “cavernaria” y la derecha “liberal” se unifican en la estrategia de control, ambas apuntan a mantener un statu quo mediante la articulación de un discurso conservador que se muestra como ...
+VER MÁS
#Política

La falacia de la libertad

El ex presidente Mujica, tal cual lo refirió en sus ruedas de prensa en Chile, repartió lo que había entre aquellos que entendió más lo necesitaban y muchas veces lo dispuso excediendo sus atribuciones ...
+VER MÁS
#Política

Hay que complejizar más la figura de Pepe Mujica

Guiller hizo lo correcto al no comprometerse con un eventual abrazo de oso por el FA, no pueden ofrecer coherencia como bloque, por cuanto su identidad está en formación, no han matado a ningún padre
+VER MÁS
#Política

Frente Amplio: al centro de una izquierda vacía

Popular

Una acción clara para hacer realidad esto, es la creación de una Empresa Nacional del Litio, que quizás no va a ser competitiva al comienzo de su ciclo de vida, pero puede volverse competitiva con el tie ...
+VER MÁS
#Energía

Litio, la última oportunidad

Los candidatos y sus equipos tienen la responsabilidad de enunciar Programas que permitan pasar a un escalón o piso superior de desarrollo nacional, como lo está haciendo China, Corea, Singapur
+VER MÁS
#Política

¿Votar por personas, consigna, imágenes o Programas de Gobierno?

Piñera tuvo la falta de ética de designar como director de Gendarmería de Chile a Iván Andrusco, quien fuera miembro de los aparatos represivos de la dictadura en un organismo conocido como la Dicomcar ...
+VER MÁS
#Política

La lista de la desvergüenza de Piñera: Derechos Humanos y Codelco

La eclosión de este nuevo candidato metamorfoseado producto final de su desesperación por llegar al poder, más que ser admirable o asombroso, lo ha transformado en el hazmerreír induciendo en él compo ...
+VER MÁS
#Política

Piñera metamorfoseado por Kafka