#Internacional

Algunas claves culturales e históricas para entender a las Coreas

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

En coreano, la palabra “han” (한) es clave para entender el sentir coreano frente a su pasado, presente y futuro. De difícil traducción e interpretación, “han” dice relación a un fuerte sentido de injusticia no vengada, de lamento frente a las desdichas históricas que han penado sobre los coreanos durante siglos.

Más allá de lo irresistible que se hace comentar sobre el actual escalamiento en la península coreana, se hace necesario tener en consideración varios aspectos históricos, culturales e idiosincráticos de esta emergente nación en el concierto internacional, tristemente dividida por visiones radicales del mundo que, sin embargo, se sustentan en un ideario común.

Primeramente, está la cuestión de la “nación coreana”. Pese a la radical diferencia entre sus regímenes políticos, ambas Coreas comparten un mismo pool genético. Los coreanos son una de las poblaciones más homogéneas del mundo: prácticamente no existen minorías étnicas en la península, y las diferencias lingüísticas no pasan de cierta variedad de acentos y dialectos menores, sin conformarse un tronco idiomático distinto dentro de su territorio.

Entérminos estrictamente geográficos, la península coreana estádividida casi equitativamente entre ambos países. Mientras Corea del Sur presenta un área total de 100,210 kms.2, Corea del Norte controla 120,540 kms.2. Demográficamente, sin embargo, Corea del Sur literalmente dobla en población a su conflictivo vecino: poco más de 50 millones de surcoreanos colindan con 24.554.000 norcoreanos.

Durante gran parte de su historia, la península coreana no estuvo precisamente unificada, siendo la excepción el establecimiento del reino de Joseon, que veremos más adelante. En el siglo primero de la era cristiana florecieron tres reinos que disputaban entre sí: el más poderoso militarmente y extenso, Goguryeo, se encontraba al norte. Lo que hoy es Corea del Sur estaba dividido entre los reinos de Silla y Baekje. Mientras Goguryeo se concentraba en expandir sus fronteras y mantener a raya a los chinos y mongoles, los reinos del sur – sobre todo Baekje – se constituían en entidades firmemente establecidas, prósperas y civilizadas, manteniendo una intensa actividad comercial entre sí, además de acercarse económicamente a China y Japón.

Ya en esta época tenemos entonces un Norte guerrero versus un Sur propenso al avance cultural y económico. En el siglo XIV de la era cristiana, y tras intensos conflictos entre los reinos, nace laprimera entidad unificada en la península, el reino de Joseon. Durante esta época de oro de la nación coreana, se asentaron las actuales bases societarias, culturales y lingüisticas de su población hoy separada. Si existe una figura histórica capaz de enorgullecer a norcoreanos y surcoreanos por igual, sería el cuarto rey de Joseon, Sejong el Grande (r. 1418-1450) quien dotó al pueblo coreano de notables avances científicos y un alfabeto propio, el Hangul, usado hoy en día por ambos países en conflicto.

La decadencia de Joseon, sin embargo, llegaría cuatro siglos después: la decisión de los gobernantes de Joseon de cerrarse completamente a la creciente influencia occidental llevó a la pequeña asiática a ser conocida como el “Reino hermitaño”. Este enclaustramiento voluntario y desesperado por parte de Joseon frente a la“contaminación cultural” foránea está por cierto claramentepresente en la doctrina juche de Corea del Norte, que sustenta su particular relación con el mundo hasta nuestros días.

La estocada mortal en el corazón de una única Corea vendrá en el siglo XIX con la brutal anexión japonesa  e la península, que se extendió hasta la Segunda Guerra Mundial. La cultura local fue aplastada de tal forma que su idioma fue proscrito, sus riquezas naturales dominadas por extranjeros, y su orgullo histórico obliterado de raíz. El rencor, pasión desmedida y sentimiento de impotencia frente al amargo destino de ser vecino de Japón y China – y posteriormente  ser desgarrado en una abierta lucha fraticida durante la Guerra de Corea – alimentaría en el pueblo coreano un sentimiento que perdura hasta nuestros días.

En coreano, la palabra “han” () es clave para entender el sentir coreano frente a su pasado, presente y futuro. De difícil traducción e interpretación, “han”dice relación a un fuerte sentido de injusticia no vengada, de lamento frente a las desdichas históricas que han penado sobre los coreanos durante siglos. Quienes hayan asistido algún filme surcoreano contemporáneo, como Old Boy (2003) por ejemplo, podrán sacar algo en limpio de este concepto. “Han” es una potente mezcla de conmiseración, rabia, angustia, pánico y desgarro del alma. Hay quienes describen este sentimiento como una característica universal de la experiencia coreana: no hay coreano que no haya sido criado en tal amargo sentir durante todos estos siglos.

El fuego interno que aún mantiene herido el sentir más profundo del coreano existe hasta nuestros días. Lo vemos en Corea del Sur, que ha logrado establecerse como una potencia cada vez más relevante en términos económicos, pero que ha soportado la incómoda pero necesaria presencia occidental, no salvándose de grandes manifestaciones y protestas en su contra, dejando decenas de miles de muertos tras varias dictaduras consecutivas post-Guerra de Corea. Lo vemos más aún en Corea del Norte, que se ha empapado del aislacionismo, beligerancia y tozudez que caracterizó al reino de Goguryeo casi dos milenios atrás. Y lo que es más triste, vemos ese ardor virulento y compulsivo siendo lanzando entre ellos mismos, incapaces de lograr comunicación alguna más allá de un eterno cese al fuego de teléfono rojo y misiles chocando punta con punta.

¿Quién podrá volver a unificar en paz a Corea tras siglos de fracturas expuestas y profundos traumas psíquicos colectivos? Depositamos nuestra convicción de que la notable capacidad de reconstrucción y desarrollo cultural de este particular pueblo asiático se sobreponga a toda expresión de odio fraternal que nubla su porvenir, teniendo como modelo histórico al gran rey Sejong y su sueño de una Corea única y próspera.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

¿Y por qué creo que es necesario todo esto?, porque deseo que en mi país se respete mi libertad, y la de todos, de buscar mi propia felicidad en un ambiente optimo, donde se respeten las opiniones y no s ...
+VER MÁS
##UnPaísQueOpina

Mis ideas para un Chile mejor

Me parece insolito pensar que la razón de esta visita, largamente esperada, era rearmar el espíritu de los congregados, mediante buscar aumentar la credibilidad en la Iglesia. Pues claramente estuvo lejo ...
+VER MÁS
#Religión

Papa Francisco en Chile. Una venida que de nada sirve

¿Qué peso y legitimidad tiene tomar definiciones de una ley que no se ha podido implementar porque carece de reglamento?
+VER MÁS
#Política

¿Trabajo, derecho para todos? Los reglamentos de la Ley 21.015

¿Cuántos obreros que ganan el mínimo se habrán reunido para ponerse pulseritas y ver tocar a Moral Distraída
+VER MÁS
#Política

Izquierdapalooza

Popular

Es posible que alguien que no tenga un conocimiento adecuado de la PSU realice rankings de las escuelas basados en sus puntajes y realice inferencias respecto de su calidad
+VER MÁS
#Educación

La responsabilidad de #DataChile

Cuando escuchas o vez los noticiarios, o cuando pretendes dimensionar lo que pasa luego de la lectura noticiosa de un diario, las imágenes que dibujas en tu cabeza no hacen justicia con la real dimensión ...
+VER MÁS
#Sociedad

Chaitén, botas húmedas

Se podría pensar que el nuevo gobierno de Piñera apuntará a una restauración mercantilista y conservadora. Así como sería lógico que toda la Nueva Mayoría coincidiera con el Frente Amplio en una age ...
+VER MÁS
#Política

Chile ¿Qué está en riesgo?

Para una economía relativamente pequeña como la chilena, el tamaño de estos grupos es extraordinariamente mayúsculo.
+VER MÁS
#Economía

Chile y su Concentración Económica