#Género

Que le poní color o la ceguera de los privilegiados

51 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La calle es agresiva para nosotras, porque somos como el ciervo en una cacería y encima nos dicen que tenemos que sentirnos halagadas con ello.

“No es para tanto”, “Están exagerando”, “No le pongan color”. Son las respuestas que suelen darnos cuando hablamos de acoso sexual callejero. Muchas de ellas de hombres. Otras tantas, de mujeres. ¿Por qué? Aquí un par de razones.

En primer lugar, lo obvio: los hombres no lo ven porque prácticamente no les pasa. Esto no quiere decir que no haya hombres que no hayan sido acosados. Los hay, pero son pocos y, probablemente, no les pase más de un par de veces en toda su vida.

Y cuando algo no es tu problema es fácil pensar que no es un problema. Eso se llama privilegio.

Aunque muchos de los que leen esta columna nunca hayan sufrido acoso sexual callejero (enhorabuena), eso está lejos, lejísimos, de significar que no exista. Sólo un par de cifras: según la Encuesta sobre el Acoso Callejero realizada por el OCAC, a más del 70% de las y los encuestados les han dicho “piropos” agresivos, un 38,3% reportó haber sufrido agarrones y un 27,9% exhibicionismo o masturbación. ¿Siguen pensando que no es un problema?

Además de que a la mayoría de los hombres les resulta difícil verlo porque no les pasa, seguramente sus madres, esposas, pololas e hijas tampoco se lo cuentan. Es casi seguro que ellas sí lo han sufrido, sin embargo, la sensación de culpa, frustración y vergüenza es tanta, que muchas veces prefieren callar. Pregúntenle a las mujeres que están a su alrededor, es probable que se lleven una sorpresa.

Otra respuesta típica es: “Pero si es un piropo, nada más”. Lo que no son capaces de ver quienes piensan así es que ese silbido, ese bocinazo, ese hostigamiento sexual nos pasa todos los días y a veces más de una vez al día. El problema es que lo ven desde la perspectiva del acosador, no de la acosada.

¿Se han preguntado cómo reaccionarían ustedes si todos los días un desconocido les gritara que quiere culiar con ustedes? Y no como broma, sino en serio. Si les pasara, al menos, una vez en la vida, probablemente sería un hecho anecdótico, pero la sistematicidad y la frecuencia hacen que se convierta en un acto profundamente agresivo, que limita el transitar de las mujeres por el espacio público.

Después de varios silbidos, bocinazos, punteos y agarrones, nadie tiene el derecho a pedirnos que tomemos bien un supuesto “halago”.

Porque aunque muchos y muchas argumenten que son cosas distintas, que no podemos comparar un silbido con que se masturben delante nuestro, o un “piropo” con un punteo, lo cierto es que todas esas expresiones son parte de la misma estructura social: el machismo.

Se entiende que hay distintos niveles de gravedad dentro del acoso sexual callejero, sin embargo, también tenemos que entender que aunque esos grados varíen lo que está detrás es lo mismo: que las mujeres cuando estamos en un espacio público pasamos a ser también una propiedad pública y los hombres sienten que tienen el derecho a expresarnos qué tanto les gustaría acostarse con nosotras, a decirnos que nuestro cuerpo es de su gusto.

Mientras para ellos caminar por la calle es algo de lo más normal, algo que ni siquiera se cuestionan, para nosotras es un tema. Porque tenemos que pensar cómo vamos a vestirnos, por cuál calle vamos a pasar y a qué hora vamos a volver. Planificarlo todo porque la calle es agresiva para nosotras, porque somos como el ciervo en una cacería y encima nos dicen que tenemos que sentirnos halagadas con ello.

TAGS: Acoso Callejero

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Nicole

19 de agosto

Como siempre, toda la razón.
Espero que con esta sistematización de información acerca del acoso sexual callejero podamos quedar en las mentes de más personas, aunque sea como una molestia, pero que se retenga que hay un problema y que las mujeres ya no queremos seguir limitándonos a causa de éste.

Skarge

19 de agosto

Lo peor de todo esto es exactamente el privilegiado que no cae en el peso de lo que significa para la mujer ser violentada de esa manera. La desviación del tema en cuanto a tratarlo como una humorada, es una forma de fomentar la permisividad de estas conductas. El machismo existe porque se ignora, se pasa a segundo plano: total “siempre es una talla, siempre es una broma, y para que nos vamos a poner graves”.

Maria paz

20 de agosto

Es complicado la verdad, y hay que ser de fierro para que puedas seguir como si nada pasara. Tenemos que ser fuertes para que no nos afecte este tipo de cosas.
Pero claro estoy de acuerdo, una vez a propósito me puse ropa muy grande, no se me notaba nada, parecia tabla, y aun asi me gritaron y me silvaron!!!! o sea que esto ya va más allá, practicamente es por que estan aburridos y quieren darselas de choro con los amigos.
Lo que más me molesta es cuando un viejo decrepito te habla a la oreja cuando pasas por el lado, una vez estuve a punto de pegarle un combo a uno.
Lamentablemente esto seguirá dia a dia, no podemos hacer que los viejos dejen de decir cosas, por lo que como les digo tenemos que ser fuertes y mirar en menos estas situaciones, por más que cueste, se puede!

20 de agosto

Sí podemos hacer que dejen de hacerlo, lo estamos haciendo. Y aunque no podamos hacerlo instantaneamente, podemos hacerlo para que no les pase a futuras generaciones. Lo que sí que no podemos hacer es resignarnos y no hacer nada “porque nada se puede hacer”. Obviamente si lo miramos en menos va a seguir pasando. Para la otra mándale un combo al viejo, pero verbal y bien contundente, creo que si revisas los artículos del ocac vas a encontrar harto material para armarte argumentos buenos. Es probable que no te pesquen, pero al menos el tipo se va a dar cuenta de que lo que está haciendo te molestó mucho.

Miguel Saavedra

20 de agosto

Pues tienes razón: muchas veces los “piropos” los tiran de aburrimiento o como talla y no necesariamente significan de que efectivamente tengan intenciones serias de coger. Lo creepy es lo del viejo que te dijo cosas al oído: ahí deberías haber mandado el combo no más.

Creo que los piropos y esas cosas no están para nada mal, siempre y cuando exista un límite bastante claro hasta donde llegar y si para eso las mujeres tienen que ponerse firmes con viejos que se pasan para la punta, pues que lo hagan.

Lorna

20 de agosto

María Paz, el pasar por alto estas situaciones no va a hacer nada por las generaciones que vienen. Ignorar, hacerse el leso o la lesa perpetúa el problema. Además, no todxs son fuertes como para tolerar esto o defenderse; ¿qué me dices de las niñitas de once años que tienen que pasar por esto… y con viejos más encima? Pensemos en nosotrxs, pero también en lxs demás.

20 de agosto

Recuerdo que una vez, cuando tenía unos 14, iba saliendo del colegio camino a mi casa y un tipo de unos 40 años (se veia super normal y decente) cuando pasó al lado mío me susurró al oído “linda”. Yo me di vuelta bruscamente y lo miré con una expresión como entre sorprendida, confundida y asqueada, y el tipo me sonrío y me guiñó un ojo. A mí no me cabía en la cabeza que un tipo adulto me hubiera dicho algo de forma tan íntima sin siquiera conocerlo, y peor aún porque yo estaba con el uniforme del colegio puesto, y obviamente era menor de edad. No tenía nada que ver con lo que me dijo, sino con que invadió mi espacio de una forma súper intimidante. Y más encima cuando lo miré de vuelta me guiñó el ojo, como si lo que hizo hubiese sido chistoso o agradable.

Hace poco leí otro artículo donde un tipo explicaba que a las mujeres el piropo o las halaga o les sube la autoestima, y que eso se nota cuando una mujer devuelve la mirada. Lo que me sorprendió es cómo la percepción está tan distorsionada, que ahora lo pienso y me doy cuenta de que el tipo que me susurró al oído cuando chica probablemente creyó que mi mirada de asco y molestia significaba que me gustó lo que dijo.

Al final creo que lo que pasa es que no se dan cuenta de lo hiriente que puede ser, y están tan fijos en esa idea que cualquier reacción de la mujer que no sea verbalmente explicita la interpretan como que le gustó.

Mi punto es que creo que nadie puede tratarme de exagerada por exigir que eso que me pasó cuando estaba en el colegio no le pase a nadie más ni a mí nunca. Me sentí violentada, intimidada, y asqueada, porque un cuarentón invadió mi espacio personal para susurrarme al oído. Y eso que sólo me dijo “linda”.

La cosa no está en las palabras, por favor entendamos eso.

Oh, y tampoco tiene que ver con la edad o la pinta del tipo que lo dice. Una vez iba paseando a mi perrita en un parque y un tipo de más o menos la misma edad que yo, y a mi parecer atractivo, venía caminando de frente hacia mi. Como me pareció atractivo lo miré y le sonreí. Cuando nos cruzamos, en lugar de saludarme o sonreírme de vuelta, se acercó a mí (demasiado cerca, era más alto que yo y tuve que retroceder para no chocar con su pecho) y me dijo “pero qué linda esta perrita” y se fue. Me sentí profundamente insultada por lo que me dijo, y además sentí mucho miedo porque era más grande que yo y ce acercó lo suficiente como para que yo no me pudiera defender.

No somos exageradas.

Lorena Victoria

20 de agosto

Sí, la invasión de tu espacio personal es heavy cuando se te acercan a susurrarte tonterías al oído. ¿Cómo no respetan ni eso estos tipos? ¿Cómo algunos pueden minimizar este tipo de gestos?¿Cómo pueden burlarse incluso, si nunca han caminado 2 cuadras teniendo que pasar por cosas así unas 3 o 4 veces en ese corto trayecto?¿Cómo no empatizan (los que están justificando los piropos) con las niñas de 12 o 15 años que pasan por esto?
En verdad es indignante.

mauricio

21 de agosto

si solo dijo “linda” como tanto rollo, despues sales a pasear a tu ´perrita, que esperas que te digan ” fea asquerosa. y saca a esa perra de aqui, no entiendo como tanto rollo, ahora resulta que tenemos que vivir con los audifonos puestos y estar en una ciudad solos!!! francamente encuentro absurdo tu historia, creo que la verdad me ofende el sentido que le has dado a las cosas, porque pensar que lo que tu piensas que esos hombres querian es lo correcto, solo tu opinion es certera, por lo que yo leo solo te dijieron linda, y pero que linda esta perrita, y si el segundo tipo era gay y no le pareciste atractiva en lo mas minimo y se fijo solo en tu perrita, que dirias!!! te sentirias ofendida? no da ni para escribir mas el mega rollo que te pasaste!!!

Ines

21 de agosto

Don Mauricio, bastante AGRESIVO su comentario a la señorita Isidora. Además que cae en la FALACIA AD HOMINEN (ataca a la persona y no al argumento) y a la FALACIA DEL HOMBRE DE PAJA (tergiversa y exagera el argumento de la persona para que sea más fácil atacarla).

Le cuento, LAS PALABRAS no vienen solas, hay un CONTEXTO. Isidora describió claramente que ella tenía 14 años y el tipo como 40, y que además el DESCONOCIDO se le ACERCÓ AL OÍDO ¿Ha escuchado usted hablar de la PROXÉMICA? Pues, fíjese que es una disciplina creada por un antropólogO (lo destaco con “O” para que después no salga con que son cuestiones de “mina enrollá”) y que describe las distancias y espacios en los que las personas se sienten cómodas mientras interactúan. Resulta que existe algo llamado “distancia ÍNTIMA” (entre 15 y 45 centímetros de cercanía con otra persona). Dicha distancia es la zona de cercanía que le permitimos a los AMIGOS, PAREJA, FAMILIARES, etc. a personas con los que estamos emocionalmente unidos y si es MENOS de 15 centímetros de nuestro cuerpo, ya pasamos a la llamada ZONA ÍNTIMA PRIVADA. Con este argumento, espero que usted comprenda que el señor de 40 no tenía NADA QUE HACER ENCIMA DE LA OREJA de una colegiala CASI PRE-PÚBER, y que ella estaba en su más LEGÍTIMO DERECHO (y la ciencia lo avala) a sentirse ASQUEADA e INTIMIDADA ¿Me entiende o prefiere que le deje algunos links de bibliografía pertinente? ¿Eh?

Ines

21 de agosto

¡Ah, Mauricio! lo de la PROXÉMICA también aplica al segundo ejemplo que dio Isidora. Y en cuanto a lo de “perrita”, por si no lo sabía, le cuento que es un término que no sólo significa “perra pequeña” sino que tiene una connotación sexual. De hecho si usted se anima a “googlear” el término “perritas” se va a encontrar con unos vídeos más que sugerentes. O sea… ja,ja (déjeme distenderme) IMAGÍNESE que usted sale con su perro chico y un hombre más alto y fornido que usted, pero de orientación gay se le acerca a unos 10 centímetros de distancia y le dice “¡PERO, QUÉ LINDO ESTE PERRITO!”… No se pase rollos ¿ya? 😉

Lupe

20 de agosto

Es horrible el tema del acoso, cuando estaba en el colegio una vez iba de vuelta a la casa, cuando un viejo asqueroso me dice “que linda mijita” y paso por al lado, no contento con eso el tipo se devolvio y por detras me metio la mano bajo la falda.
mucha gente paso por al lado y no dijo nada. y el viejo, obvio, se fue cagado de la risa.

Rodrigo

20 de agosto

Es complejo esto porque la gente es diferente y todos no tienen las mismas intenciones, lo planteo de esta forma porque si tuviera que escribir todas las variables de este asunto serian unas cuantas paginas para que la gente se diera cuenta de unas cuantas cosas. Hagan el ejercicio de pensar en todas las formas posibles del asunto y si alguien lograra hacerlo no le gustaría el resultado y no lo diría. Repito el asunto es complejo y con esto me refiero a hombres y mujeres.

Leandro

20 de agosto

Los piropos son la expresión última de un sistema patriarcal y machista que sigue tan vivo como hace años.
Cuando un hombre piropea una mujer la está violentando, en tanto la concibe como merecedora de dicha palabra, la cosifica, la deshumaniza.
El piropo es una patética estratégica que muchos machos alfas retrógrados utilizan para demostrar su falsa y construída masculinidad.

Guillermo Villa

20 de agosto

Chuu vamos a tener que cortar el wifi en la cocina, están escribiendo puras alaracas.

Lorna

20 de agosto

¿Estás en la cocina, Guillermo? ¡Fantástico! Nos encantan los hombres que saben cocinar 🙂

Alejandro Becker

21 de agosto

cero empatía gilazo. te voy a ir agarrar el culo

Canela

21 de agosto

¿Cuándo fue que inventaron la fórmula de la inmortalidad que no me enteré? Acabo de leer a un australopithecus pitecantropo!! Aprendió a leer, pero no evolucionó… (eso, señor, es hacer una alHaraca -con H, por favor-, el tema que supongo que leyó hasta la mitad o quizás sólo el título es lo que afecta a su mujer e hijas. Pregúnteles!!

Cata

07 de septiembre

Guillermo Villa, eres un pobre y triste weón

mauricio

21 de agosto

yo creo que le pone color, confunde las cosas, un agarron o un ,e quiero acostar contigo, es algo muy distinto a un piropo bien dicho aunque a veces trillados, si realmente le molesta un buen piropo, entonces que viva en un pais anglosajon, porque deberia yo pensar en cambiar una costumbre arraigada, no me diga ahora que tambien le molesta que le den el asiento en la micro, le ayuden con los bolsos, a subir o bajar, o que tengan privilegios en la custodia de los hijos, porque al parecer esan dispuestas solo a erradicar algunas conductas machitas, pero no todas!!! y para ser de verdad, empezaria por pedir igualdad de derechos con los hijos!!! cosa que nunca he escuchado.

Lorna

21 de agosto

¿Y QUÉ ES un PIROPO BIEN DICHO? ¡A ver mente creativa, salta con tu repertorio! 🙂

Melmac

21 de agosto

CITO (para ayudar a la comprensión lectora, digo yo):

“Otra respuesta típica es: “Pero si es un piropo, nada más”. Lo que no son capaces de ver quienes piensan así es que ese silbido, ese bocinazo, ese hostigamiento sexual nos pasa todos los días y a veces más de una vez al día. El problema es que lo ven desde la perspectiva del acosador, no de la acosada.”

Winry

21 de agosto

Hay un dicho que dice “el patriarcado nos jode a todo@s”, y sirve para hacer ver a hombres como tú que esas cosas en las que te sientes perjudicado son consecuencia de la misma lógica machista y patriarcal contra la que estamos peleando… cada vez que le dicen a los hombres que no son machos si lloran, que no son igual de aptos que las mamás para cuidar a los hijos, etc, el patriarcado se los está cagando. Una razón más para que, en vez de tirarnos mierda, Ud. apoye las lucha para revertir esta mentalidad.
Esos supuestos privilegios, aunque a algunas en la práctica les resulten funcionales y los aprovechen, son rechazados por la mayoría de nosotras porque vienen, igual que el acoso y el maltrato, del mismo presupuesto básico: las mujeres -aunque seamos jóvenes y sanas- somos inherentemente inferiores, débiles e incapaces de valernos por nosotras mismas ni de abrir una puerta sin la ayuda de un hombre; nuestro lugar natural es en la casa, con los hijos, cuya crianza es nuestra responsabilidad.

Sobre este último punto, con su permiso, me extenderé un poco: la desigualdad que existe en el tema de las custodias es malo e injusto para hombres y mujeres. Para ellos es malo por razones obvias y para nosotras porque nos tira toda la responsabilidad de la crianza, mientras el papá pasa a ser un visitante de fin de semana. Y el castigo social es enorme para la pareja que intenta invertir los papeles. Se asume que si los niños viven con el papá es mínimo porque la mamá es drogadicta o prostituta, o, en todo caso, mala madre… eso tiene que cambiar. Lo mismo que el post-natal, que en países como Noruega es para hombres y mujeres.
En resumen: los supuestos privilegios no son tales, son consecuencias de la misma lógica machista. ¿No le gusta? a nosotras tampoco, y estamos luchando para cambiar el pensamiento que hay de base. No sea agresivo con nosotras, entonces. Nosotras no somos el enemigo, y menos las feministas o mujeres conscientes, que estamos precisamente tratando de cambiar las cosas. El enemigo es la cultura patriarcal; sabotéela a ella, mejor.

M.

21 de agosto

Sabi que Mauricio?
la historia no es nada absurda como tu dices, yo también he sacado a pasear a mi perra y en diversas ocasiones hombres, si HOMBRES, me han dicho lo mismo cuando se acercan a preguntarme que sexo es el animal, “que perrita mas linda”, “uuyy que linda la perrita”, generalmente lo hacen cuando van en grupo, su tono no es “amigable”, más bien es lascivo, y tu como persona, sabes que no se están refiriendo al animal en cuestión, que su seas un pobre humano incapaz de comprenderlo es problema tuyo…

imbécil.

Francisca

21 de agosto

Es bien distinto opinar cuando nunca te ha pasado nada por el estilo. Es bien fácil mejor dicho; también es bien fácil atacar a la mujer por sentirse agredida y por lo que entiendo que tú dices “que se hace la víctima”. Y también es bien fácil desviar el tema…totaaaaaalmente!

No creo que te hayas tenido que cambiar de vereda alguna vez para evitar algún comentario o “piropo” como le dices tú. Personalmente creo que un “piropo” solamente se puede llamar así cuando ambas partes se ven involucradas voluntariamente…cuando la mujer está dispuesta a aceptarlo y sonreír de vuelta. (y obvio cuando el comentario no incluye vulgaridades)

Creo que no entiendes a lo que va esta iniciativa, en lo más mínimo. No estamos con la idea de que la gente no se ande mirando por las calles ni mucho menos que no haya contacto entre las personas; lo que se busca es que por el sólo hecho de ser mujer se sienta uno vulnerable a pasar por situaciones incómodas que están totalmente de más.

“Le ponen color”, “se pasan rollos”, “te creí muy bonita acaso?” PFFF A ver como te sentirías cuando se acercan a 3 cms. de tu cara para susurrarte “Rrreinitaaaa no sabí lo que te haría”

La palabra propiamente tal es ACOSO, y no nos tildes de exageradas.

Carolina

21 de agosto

En serio no sabes lo que significa cierto?… Si tienes amigas, hijas, esposa o mamá, anda y preguntales que por el tremendo desagrado frente a estas vulneraciones… Esto no nos sucede cuando somos mujeres, comienza cuando aún somos niñas, 12, 13 años!.. Por muy “simple” que suene la palabra, el que un hombre con la edad de tu padre o tu abuelo te piropee da
ASCO! Y lo peor es que no conozco a ninguna mujer que alguna vez en la vida no le haya pasado una situación de este tipo… En fin, comenzar a visibilizarlo es nuestro desafío

Loreto

22 de agosto

Con lo único que estoy de acuerdo es con lo de la custodia, pero no tiene nada que ver con lo que se habla. (Y si es tu caso, una pena, porque nunca se debiese creer, solo porque sí, porque es lo dicta la lógica, que un hijo va a estar mejor con una mamá que con un papá).
Además, en mi vida alguien me ha dado el asiento o me ha ayudado con los bolsos, pero, ¡que lo pasan regio cuando andan gritando leseras en la calle! ¿Entonces soy guapa para unas cosas, pero para otras no? ¿O todos son actos de caballerosidad?
¿Y por qué me tengo que bancar una costumbre arraigada? Escribir como las pelotas en internet también es una costumbre arraigada y te digo que no es para nada bonito y ya deberían comenzar a ocupar tildes, comas bien puestas y el comienzo de los signos exclamativos, porque así como quieres que nos vayamos a un país anglosajón, allá se escribe solo con los exclamativos finales, aquí no.

Nessa Guerrero

25 de agosto

Mauricio, tal vez lo que te molesta es que tú hay dicho cuestiones así también. No se trata de lo que dice solamente, se trata de que el tipo tenía 40, ella tenía 14 y estaba con uniforme. Tú no tienes idea lo vulnerable que uno se siente cuando esas cuestiones pasan. No siempre es así de grave, si un tipo de mi edad me dice eso en la calle lo voy a mirar con pena, porque pobre imbécil, y chao, pero que un cuarentón le diga cosas a una niña de 14 es asqueroso, sea lo que sea que diga.

Tu solución es que nosotras nos vayamos a otro país en donde sí respetan a las mujeres? Tanto te cuesta quedarte callado y admirar la belleza ajena con respecto? Nadie te va a dar la pasá si decí algo en la calle, porsiaca, y nadie está diciendo que no mires porque todos lo hacemos. Tu costumbre arraigada es cerda y machista, y te guste o no en algún momento se va a acabar porque es falta de respecto y punto, lo que pasa es que cuesta mucho cambiar ese tipo de cosas en la sociedad, precisamente por la gente cerrá de mente que no se pone en los zapatos del resto.

25 de agosto

1° Que una costumbre esté “arraigada” no significa que sea algo bueno. Falacia básica.
2° Mezcla peras con manzanas y toca temas que ni se han hablado para construir un hombre de paja.
3° Al leer sus comentarios, no me queda claro si ES o se está haciendo…

Amy

30 de agosto

Ahora entiendo por qué terminaste divorciado jajajjaa. Pobre tipo, cada vez que salgas de tu casa deberian decirte “Imbécil”, “weon de mierda”, “Tonto” eso es lo que siente una mujer al escuchar palabras que según tu son “un buen piropo”, porque siempre hay violencia en esas palabras, sus caras lo dicen todo.
Y otra cosa es tener buenos modales, eso va en hombres y mujeres.

Pau

21 de agosto

una vez en reunión un cliente me dijo “te pone nerviosa tener reunión conmigo?”, sólo le faltó el “arsss”. Era primera vez que lo veía, le dije “estás hablando en serio?, tú no me conoces, yo no te conozco pero concentrémonos en el tema de la reunión”. Sus colegas se avergonzaron con y por él. Después se sentaba lo más lejos posible y no hablaba.
Eso es machismo estúpido, y una buena parada de carro es muy saludable.

mauricio

22 de agosto

Es extraño y bien paradigmatico que sigan pensado, pero el tenia la intension de…, una vez un colega me dijo, bueno como esperas que encuentre pareja un hombre si no puede decir nada, bueno yo tambien me he sentido profundamente discriminado y violentado por mi genero, me estaba separando y fui al tribunal de familia y sin escuchar.ni.gun argumento le dieron la custodia a ella, uff y aun no escucho ninguna feminista alegar por esta.discriminacion, y sabes ines es nien interezante tu comentario pero yo ademas soy practico y pienso viene una niña como dices pre puber de 14 años 1,45 frente a mi de 40 contectura media 1,70 involucra que en el instante que me cruzo debo agacharme para llegar a su oido y decir esas.sucias palabras “linda” y seguir, en que 2 segundos, quizas seria mas logico que le dijieron linda al cruzarse pero noal oido, haga la prueba si no cree, y ya no estaria en esa ” zona intima” la verdad concuerdo con que a algunos se les pasa la mano, pero la verdad a mi me paso estaba con mi hija en el parque y le digo mira que linda la perrita y una mujer me dice que como digo eso y blabla bla, entonces cuidado como figieren las palabras, porque las palabras son solo eso y algunos le dan cierto significado que muchas veces no tienen, piensan que uno esta pensando asi o asa y muy lejos de la realidad, quizas por sentirse el centro de atencion, nunca pense que tsn cagado estamos si la mayoria dice.senti que lo dijo con esa intension, senti que me miro asi, que pensaba esto, y la verdad nadie puede juzgar a otro por como cree que piensa esos tiempos se fueron..

Ines

22 de agosto

¡Pero, Mauricio! por lo que comentas no le estás dando NINGUNA CREDIBILIDAD a la historia de Isidora ni a ninguna historia sobre “viejos calientes” susurrando ordinarieces o lo que sea a niñas chicas ¡Además, tienes hija! Entonces, ¿le vas a decir que exagera si un día te llega contando una historia similar a las de este post? ¡¡¡¡¡!!!!! Mira, tú cuentas que dijiste inocentemente en cierto contexto la frase “qué linda la perrita” y que una mujer la tomó mal erróneamente Y TAMBIÉN TE CREO. Puedo empatizar con tu historia también. Uno se siente pésimo cuando dice algo que se tergiversa, ¿cierto? Me pides que haga la prueba del susurro en la oreja, PERO SI A MÍ TAMBIÉN ME PASÓ y andando en la calle con mi hijo chico en plena época cuando le daban sus crisis epilépticas con tutti ¿Cachai lo que es eso? Da lo mismo la estatura del sujeto o la mía ¡Qué argumentos son esos! Estos gallos que andan diciendo cosas en las orejas de las mujeres son EXPERTOS en hacerla CORTITA. No alcanza uno ni a reaccionar. Oye, y te vuelvo a decir, en los 2 ejemplos relatados anteriormente se dejó clarito que los tipos se aproximaron DEMASIADO. También he sabido de mujeres que acosan a hombres, si te pasara más seguido estoy segura que nos entenderías ¡REFLEXIÓN!

Pablo

22 de agosto

Oye Mauricio, estai cagao, como vai a justificar que un weón viejo ande molestando niñas de 14 años. Ese comportamiento es de PEDOFILOS. Y tenís hija más encima!! chucha que está mal el mundo!

Te dejo una wikipeada pa que cachís que estay mal:

La definición científica es aquella de la Organización Mundial de la Salud así como de las diversas asociaciones psiquiátricas, entre las cuales la Asociación Americana de Psiquiatría6 y la Asociación Psiquiátrica de América Latina (APAL):7 es decir, la atracción sexual primaria de los adultos hacia niños pre-pubescentes o de pubertad temprana, considerándose dentro de la clasificación de desórdenes mentales y conductuales.

La definición jurídica considera la pedofilia como la atracción sexual de los adultos por cualquier niño o adolescente abajo de la edad mínima para el consentimiento sexual, según las leyes de cada país o jurisdicción. Las relaciones sexuales con personas por debajo de esta edad son legalmente consideradas como abuso sexual.

25 de agosto

UF

Ya con leer que tratas de explicar lo del susurro al oído de un viejo de 40 a una NIÑITA de 14 como si fuera lo más normal del mundo, me deja claro que tienes una visión de mundo “particular”, por decir lo menos.

Ojalá a tu hija no le pase nunca algo más grave que el acoso callejero (que te ASEGURO que sí le va a pasar, si es que no le ha pasado ya), porque está claro que apoyo de tu parte, CERO. Es más, se lo vas a tratar de explicar y justificar.

Enfermo. Totalmente enfermo.

Cata

07 de septiembre

Mauricio culiao pedófilo, que bueno que no te dieron custodia de tu hija

Paco Arenas

22 de agosto

Muchos años pensé que un piropo era inofensivo, supongo que porque nunca tuve la inteligencia para ponerme en el lugar de la mujer piropeada. Si de algo me han servido artículos como éste es para comprender que hay muchas mujeres a las que no sólo no les agrada sino que se sienten agredidas ante un piropo de un desconocido. Hace ya tiempo que decidí no arriesgarme más a ofender (sin pretenderlo) a una desconocida y por norma no hablo con mujeres en la calle, ni para pedir la hora o las indicaciones para llegar a algun sitio. Y evito también hacer cualquier contacto visual por aquello de las miradas lascivas o sostenidas. Después de un tiempo, ya ni siquiera es necesario reprimir un impulso, ni de verlas, ni de hablarles. Supongo que es otro tipo de deshumanización, aunque por lo menos no es agresiva y objetivamente no se me puede acusar de nada. Y cuando las ganas de admirar la belleza femenina y de verbalizar mi admiración son muy grandes, pongo una película donde salga Irene Jacobs o Anne Hathaway y cuando cubren la pantalla, les digo muy bajito: “qué hermoso perfil”, o “la profundidad de tus ojos y tu mirada me abruma”. Pero más allá de mi determinación particular, creo que es importante que las mujeres desarrollen estrategias discursivas y corporales para defenderse, cuando sea necesario, de agresiones físicas o verbales. Que demuestren, no ante los hombres en abstracto, sino ante el agresor de carne y hueso que se les acerca demasiado o que les dice cosas que no quieren oír, que no son inherentemente inferiores, débiles e incapaces de valerse por sí mismas. Porque para ser honestos, artículos como éste (que por lo demás me parece excelente) no llegan a los ojos ni a las mentes de muchos patanes que pueblan las calles de muchas ciudades de latinoamerica y, muy probablemente, de muchos otros lugares en el mundo.

juan

22 de agosto

…..Y cuando las ganas de admirar la belleza femenina y de verbalizar mi admiración son muy grandes, pongo una película donde salga Irene Jacobs o Anne Hathaway y cuando cubren la pantalla, les digo muy bajito: “qué hermoso perfil”, o “la profundidad de tus ojos y tu mirada me abruma”………….. ZAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA…. jajaja…. bueno, según lo que leí en el artículo, tus palabras llenas de poema siguen siendo iguales que las del compadre de la constru… meten en el mismo saco a todos, desde el que dedica a pensar una frase que demuestre en ella toda la belleza femenina que está observando a las del weón enfermo que grita ordinarieces e invade y/o toquetea a una mujer… es una discusión sin destino si no se enfoca en lo importante… educación en la niñez y respeto por tu prójimo…

Camila

22 de agosto

Exelente entrada!!! no puedo estar mas de acuerdo! ultimamente se ha vuelto una frustracion enorme para mi, ir por las calles, sobre todo en el barrio en el que vivo ya que hasta los mismos “vecinos” me hostigan con sus “halagos”. Muchas veces he respondido a estos imbesiles, con palabras de desdén u odio, porque en esos momentos, es lo unico que siento (aparte del asco). Per muchas veces, por miedo a agresiones peores, me he quedado callada, solo esperando llegar sana y salva a mi casa y es ahi cuando rompo en llanto. Ya no soporto a los tipos asi. Acaso ellos no piensan que tienen madre, hija o hermanas??? obviamente no piensa porque su cerebro no les da para mas; porque si fuerse de otra manera, no gritarian cosas en la calle. Hombres sin cultura, ni empatía, ni un minimo de respeto hacia el sexo opuesto :/ una pena que pasen estas cosas, pero es obvio, seguirá pasando queramoslo o no 🙁 Solo darle animo, fuerza y paciencia a todas esas mujeres que al igual que yo, nos sentimos agredidas por los hombres cada vez que salimos a la calle!

23 de agosto

COomparto casi en su totalidad lo expresado en esta nota. Tengo esposa e hijas y nuestra hija menor a sufrido un par de acosos y si supiese quién fue, creo que no iría a la policía, creo que le pegaría. Es feo acosar, es feo pretender a una mujer de manera chabacana, vulgar y no dejarlas andar por el espacio público de manera segura y tranquila. Apoyo esta cruzada contra el acoso, porque es feo y hasta profanador.
Pero sí discrepo de dos cosas, de una menor y secundaria y de otra medular.
La discrepancia menor, es que para expresar y escribir en una artículo público, no es necesario ser demasiados explícitos, como usar la palabra “cu…”. No es mojigatería, ni tabú, ni conservadurismo evitar expresiones fuertes y chabacanas, si todos podemos entender usando otra forma de comunicar lo mismo.
Pero lo medular de mi discrepancia es que la autora de este artículo homologa el galanteo, el piropo al acoso y al abuso; y al final, tira la catapulta de decir que todo esto es consecuencia de toda la “estructura machista”.
Si la autora, reclama contra la violencia del acoso callejero, contra los que lo acometen, pues a mi me violenta que al final nos meten a todos en el mismo saco y prácticamente nos ponen un sello (así como se ponía una L en el pasaporte a los exiliados, por se peligrosos para el país), a todos los hombres y somos silentes y potenciales acosadores y abusadores.
No, no comparto y me violenta en mi hombría y dignidad de hombre estas recurrentes reflexiones feministas hechas al boleo y esperando de nosotros una renuencia.
Lo que le diría a la articulista de que a los hombres nos cabe conquistar o pretender a una mujer. Todo hombre soltero, tiene todo el derecho y libertad de pretender a una mujer. Y pretenderla es intentar conquistarla y la conquista es un juego de sensibles y sensuales seducciones. El galanteo es lo apropiado, lo educado para responder a nuestra masculinidad.
En mi caso particular no necesito conquistar a nadie,porque estoy felizmente casado hace 31 años. Pero sí defiendo a mi género (también tengo identidad de género como las mujeres) y no quiero dejar pasar este mortero que nos lanza esta autora.
Creo que las distinciones categóricas y en el lenguaje son esenciales para entender conceptos, ideas y acciones. Es como saber distinguir entre la franqueza y la prudencia, entre la falta de carácter y la dignidad, entre la sinceridad y el irrespeto, entre lo erótico y lo pornográfico. La autora no puede homologar un intento de galanteo un piropo respetuoso de la línea que separa a la chabacanería, vulgaridad y agresión sexual.
Todo el asunto de conquistar a una mujer es un asunto de formas y de la oportunidad, la pertinencia, el escenario. Porque en la intimidad todos podemos ser de lo más bizarros, de lo más sadomarqueses, lo más pornográficos.
Las feministas siempre usan como argumento, lo que aparentemente no da derecho a disentir de sus posturas y expresiones, es usar la palabra de moda: “invisibilizar”. Repiten que los hombres nos son invisibles ciertor asuntos de género. Puede ser. Pero al revés, uds., tampoco pueden visibilizar nuestra hombría y si bien algunos han nacido para matar como Rambo, casi todos nacemos para conquistar, a nosotros nos corresponde alzar el plumaje verde azul de pavo real.
Y como hombre aún casado, no quiero que se me aniquile la potencialidad de que pueda conquistar a una mujer y es grato sentir (las mujeres no lo visibilizan) de que puedo espontáneamente hacerle un cumplido a una mujer para quien merece que yo pueda abrirle la opción de mi mundo. No necesito conquistar, pero sí saber que tengo la posibilidad latente de hacerlo, saber de que siempre tengo la latencia de ser un hombre posible.

Ines

24 de agosto

Me imagino Boris que por ser usted de otra generación (le calculo entre ¿50 a 60 años?) le es difícil comprender las demandas que las mujeres de las nuevas generaciones hacen acerca de cómo QUIEREN o NO QUIEREN que las “aborden” los hombres. El artículo no critica el piropo en sí, si no que el “piropo callejero”. Si usted es hombre de piropos, halagos o frases poéticas, me parece que aún encontrará receptoras de tales expresiones entre las mujeres de SU generación y tal vez algunas un poco más jóvenes. Pero, olvídese del rango 15 a 35 años, por ejemplo, por razones que prefiero, por cortesía, no enumerar.

Los códigos sociales y de interacción entre las personas van cambiando. No hay mucho que usted pueda hacer al respecto. Todavía hay mujeres que ante un piropo en la calle lo reciben bien, siempre y cuando no sea el de tipo grosero, pero el punto es que existe una DIVERSIDAD DE MUJERES y entre ellas hay muchas que lo DETESTAN, por más poético que sea. Y algunos de los problemas de los piropos EN EL ESPACIO PÚBLICO, sean estos galantes o no, no están en la frase en sí, sino que, entre otras cosas, en la actitud de “aquí te las traigo, Peter”; en la estereotipadas característica de rol (mujer-pasiva, hombre-activo); en la invasión del espacio que es siempre de manera abrupta e inesperada; y por qué no decirlo, en el caso de un piropo “galante”, en la siutiquería que la receptora del mismo pueda percibir.

En fin, usted querrá poder alzar cuando quisiere su “plumaje verde azul de pavo real”, pero si no sabe leer los NUEVOS CÓDIGOS SOCIALES, es más que probable que en ALGÚN CASO termine haciendo el ridículo. Y ya que le preocupa su hombría, una situación así frente a una mujer que lo desdeña sospecho que podría, fácilmente, afectar su ego de conquistador.

Not all men!

26 de agosto

Not all men!

24 de agosto

Las mujeres nunca deben aceptar este tipo de cosas. Una amiga mía iba a su trabajo sin ningún problema todos los días hasta que comenzaron unas obras de construcción en su ruta hacia el trabajo y de ahí todo se puso mal porque comenzaron los “piropos”; gritos a lo lejos, silbidos, que le digan cosas ordinarias en la oreja, etc. Ella es de armas tomar así que les fue a preguntar en la cara a varios que le repitan lo que le decían y obvio se retraían y se hacían los locos… ya que los pantalones solamente los tienen puestos cuando están rodeados de sus amigos y compañeros. Un día que esto volvió a pasar, ella recriminó al sujeto y este le dice de manera burlona y despectiva: “Pero señorita, ud debiera sentirse alagada”… una soberana ordinariez. La cosa es que terminó en una discusión en la que ya mi amiga se sintió superada por el nivel de impotencia y ¿saben que hizo? finalmente llamó a carabineros nomas. Mientras los esperaba, ella se dirigió a la construcción donde la atendió el jefe de la obra, el cual fue super despectivo en su trato y cayendo en lo mismo.. diciendo que no era para tanto, que ella le estaba poniendo mucho color, que mejor se deje de hinchar.. que sin verguenzura mas grande. Super choro el jefe, llega y le dice: “Si tiene tanto problemas llame a los carabineros po señorita”, a lo que ella responde que ya lo hizo y el jefe incrédulo diciendo que lo deje de hacer perder el tiempo. Minutos después llega carabineros y adivinen… el jefe tan chorito y despectivo se comporta como un angel frente al carabinero y le responde amablemente todo lo que le preguntan. Obviamente mi amiga le pregunta en ese momento: “Bah, que amable se puso de repente con el carabinero siendo que a mi me estaba hablando super mal” A lo que el jefe responde cobardemente: “Noo señorita ¿¿¿¿¿cuándo?????”

Siguiendo con la historia, mandan a buscar a la persona que hizo el acoso (porque eso es lo que es… no me vengan con que eso es un piropo) y como obviamente ella no sabía el nombre y solamente pudo dar una descripción cruda del sujeto en cuestión, mandaron a buscar a una persona X que por supuesto no era el hostigador.. ya que lo gallito lo tienen cuando están frente a una mujer y no cuando les toca asumir la responsabilidad de sus actos, por lo cual todo quedó finalmente en ir a dejar una constancia a carabineros y quedarse con esa rabia dentro de no poder hacer nada.. incluso las autoridades pueden acoger.. debe pasar a ser una tragedia mayor lamentablemente para que se pueda hacer algo.

Entonces imaginen la impotencia… para mi fue un dolor increíble que mi amiga me llame para contar esta historia y de repente rompa en llanto por la frustración y la rabia de no poder hacer nada y resignarse o a tomar un colectivo para llegar a su trabajo que queda como a 10 minutos de su casa o a cambiar su ruta por una mucho más larga en la cual probablemente igual verá a obreros de esa construcción pasar y le dirán las mismas ordinarieces.

Quiero dejar en claro algo: a mi me encantan las minas, soy bien machito pa mis cosas y pololeo. Pero si algo me hace arder la sangre es ver que pasen este tipo de estupideces. Esto no es más que una mera manifestación de poder que el hombre cree tener frente a las mujeres. No olvidar que ellas también son personas. También tener presente que el hombre, aunque no lo admita, es tremendamente sensible a este tipo de acoso. Pruebas? Puedo decir que el mayor miedo que tiene la mayoria de hombres al momento de caer en cana/carcel/prisión es el de ser violado, más que el que lo maten. A un hombre le da brios cuando alguna pariente cercana que no te agrada mucho llega y te toquetea en modo de saludo… el instinto es de alejarse por sentirse ACOSADO.

Yo no entiendo cual es la necesidad de hacer ese tipo de cosas. Acaso alguna mujer habrá sucumbido al encanto de un viejo verde rancio que le dice una ordinariez en la oreja? Acaso alguna mina se habrá enamorado perdidamente de un guatón parrillero que está en el último piso de la construcción que le silba y le grita WASHITA RIKAAAA!!!

Mi mensaje para ese tipo de gente es: Corten el webeo, en serio. Uds también deben tener mamás, hermanas, hijas, sobrinas. Cómo se sentirían si le pasara lo mismo a alguna mujer de su familia?

Así que sentido común y empatía porfa!!!

mauricio

24 de agosto

Yo no entiendo bien cuando pasamos de un piropo. Groceria o como quieran llamarle a una violacion, pedofilua, abuso sexual, creo que una cosa esta muy separada de la otra. No pueden meter todo en el mismo saco, esta. Como dijo alguien por ahi exagerando el argumento, estirando el elastico.

24 de agosto

esto va dirigido al tal mauricio: un piropo sólo es bueno cuando tiene la intención de generar un vinculo o conversacion con la otra persona, o cuando se lo dices a alguien con quien ya tienes cierto grado de cercania. Es distinto a que te griten cosas en la calle, groseras o no, porque aunque sea un tipo atractivo que te grite “que linda tu sonrisa” igual incomoda. Sé que es difícil de creer, pero me ha pasado, a muchas mujeres les ha pasado, y todas lo encuentran desagradable. Te hace sentir como que no eres más que un adorno, y que ellos tienen el derecho a opinar lo que quieran sobre tu cuerpo y forzarte esa opinión. Te dejo este artículo que creo que explica bien por qué es tan molesto. Es muy diferente gritarle desde otra vereda “Mamita que linda!!” que acercarsele, preguntarle “oye te puedo decir algo?” esperar la aprobación y ahí expresarse. Cuando se hace eso, se percibe como un acto de consideracion y de real admiración, pero gritado en la calle da la impresión de que sólo quieren molestar o darse el gusto ellos mismos. http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/1-67759-2014-04-27.html

Francisca

25 de agosto

Cuando era más pequeña no me daba tanto cuenta de este tipo de acoso. Muchas veces no le daba importancia a que me gritaran cosas, me molestaba a veces pero no en gran cantidad.

Ahora que ya ha pasado tiempo y las circunstancias me han cambiado, este tipo de situaciones hacia la mujer me molesta mucho. Lo he tenido que vivir en carne propia los constantes “piropos” que los hombres son capaces de decir, los cuales más que hacerme sentir “alagada” como muchos creen, me hacen sentir enfadada, asqueada e incómoda. Han llegado al límite que caminando con mi novio, de la mano, me han gritado ordinarieces, situación que mi novio no soporta y ha llegado incluso a la agresión, más bien verbal. Este tipo de hombres no poseen siquiera respeto por nuestras parejas o familiares y se atreven a tratarnos de la forma que se les plazca.

Cuesta creer que estando en el siglo XXI siga existiendo el machismo y el dominio sobre el género femenino. Mas increíble es el hecho de que se nos culpe por el hecho de ser acosadas al decirnos frases tales como: “pero si tu lo provocaste por como andas vestida”, “obvio que te iban a gritar cosas con esa falda”, “la violaron por andar vestida como puta”, y así miles de formas de culparnos por las faltas de seres retrógradas que aún nos ven como un objeto parte de su inventario.

Somos libres de vestirnos como se nos antoje, de andar por cualquier calle, de salir tranquilas de nuestros hogares, somos personas como cualquiera, y por ende merecemos respeto y cuidado, merecemos una vida en paz y por esto hay que lograr un cambio de mentalidad en nuestros pares, en nuestro país y en el mundo en general.
Hay que erradicar el machismo y sacar todas nuestras fuerzas para lograr un real cambio que nos haga libres y felices, que trascienda a las próximas generaciones.

Rodrigo Juri

25 de agosto

En efecto… la próxima vez que escuche de un congénere (otro hombre tan hetero como yo) que “no es para tanto”, le voy a pedir que se siente en mis rodillas, a ver si todavía sigue pensando que no es para tanto. Esas estupideces han hecho llorar a mi esposa y a mi hija, y ellas valen mucho más para mi que cualquiera de esos “amigos” que no lo son.

06 de septiembre

Quisiera preguntarte si has considerado o tienes noción de las mujeres a las que sí les gusta ser “piropeadas” o ven como simpático el hecho que un hombre (o varios) les silben mientras pasan al lado o frente de ellos. He conocido mas que un par de congéneres a las que les gusta que eso les pase. Se sienten importantes, del gusto de hombres, como si su autoestima acerca de su belleza correspondiera en cuántas veces les han gritado algo en la calle. Por otro lado, no deja de impresionarme el que muchas mujeres salen a defender o justificar al piropero puesto que es imposible que un hombre no mire o diga algo cuando tal mujer se viste como “perra”. ¿Qué tan solidarias somos las mujeres al momento de conversar estos temas? Felicitaciones

qwerty

22 de octubre

wow…

como hombre… puta… de vd jamas me habría esperado q a las mujeres les desagradara tanto esto…

yo crecí creyendo q les gustaba… más aún q al piropear a una desconocida en la calle… de una forma lo más obscena posible… hacía q las mujeres te vieran como mas canchero y q por lo tanto tuvieras mas éxito con ellas…

y es… harto sorprendente por decir lo menos… darme cuenta que no solo no es así la cosa… sino q a las mujeres… a muchas al menos… parece q les carga esto del piropo…

weno… algo aprendí… nunca hacer esos comentarios a ninguna mujer q no me haya dado la confianza pa hablarle de esa manera…

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El fenómeno de la migración ha ido en aumento en la última década y es consecuencia propia de la realidad de Sudamérica, de sus procesos políticos, su desarrollo económico y de la globalización. Ant ...
+VER MÁS
#Sociedad

Inmigración en Chile: la Norma vigente y su enfoque de seguridad nacional

La sociedad, el ciudadano corriente, proyectó con estupor y horror la posibilidad de que una oposición que avala y promueve el terrorismo a ese nivel se convirtiera en gobierno. “¿De que sería capaz l ...
+VER MÁS
#Internacional

La MUD movilizó millones de votos para el chavismo

Un día en donde la lucha feminista gana un nuevo paso hacia una sociedad más igualitaria, más inclusiva y que nos reconoce como sujetas de derechos. Las lágrimas de emoción de muchas y muchos presentes ...
+VER MÁS
#Género

#aborto3causales ganamos todas, incluso ustedes

Donde las prácticas a las que se apunta con fiereza (incluso con cierto espíritu de superioridad moral) como responsables de la deslegitimación de la institucionalidad, del ejercicio de lo público, no s ...
+VER MÁS
#Política

Tropiezos del Frente Amplio: ¿Crónica de un fracaso o de aprendizaje?

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable