#Género

Por qué solo nos queda el mal

3 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

La gente de bien tampoco está de acuerdo en legalizar el matrimonio igualitario, cualquier señal que den en este sentido nos más que cosmética, instrumental y finalmente falsa. Solo miren a la Fundación Desiguales.

Muchas personas me han preguntado porqué del Mal es mi apellido ficticio. Solo puedo decir que en este país las personas de bien se cierran, por ejemplo, ante el aborto terapéutico, que es una medida de literalmente sano sentido común: es absurdo permitir un embarazo que está destinado a un término abrupto o a una tragedia interminable.Solo el pensamiento mágico de la gente de bien de derecha se atrevería a dejar este tipo de cuestiones en manos de una entidad tan caprichosa como un dios (no es un error, no escribo nunca ‘dios’ con mayúscula porque no es realmente un nombre propio), el Hada de los Dientes o los unicornios rosados. La gente debien tampoco está de acuerdo en legalizar el matrimonio igualitario, cualquier señal que den en este sentido nos más que cosmética, instrumental y finalmente falsa. Solo miren a la Fundación Desiguales.

La procreación consistirá́ en una formalidad anual como la renovación de la cartilla de racionamiento. Suprimiremos el orgasmo. Nuestros neurólogostrabajan en ello. Escribía Orwell en su 1984. Por suerte esto no es posible, porque de serlo, la gente de bien de la derecha ya habría implementado un plan para extirpar ese tremendo flagelo a la salud pública y Allamand ya hubiera ofrecido un bono para canjearlo en los hospitales de Mañalich o en las clínicas privadas de la gente de bien.

La gente de bien ha llegado a casi prohibir fumar. Me parece genial que le hagan difícil la vida a los fumadores, sin embargo, no parecen bien los motivos de la gente de bien para hacerlo. De hecho me recuerdan a la madre directora del colegio de mi pueblucho natal, cuando nos prohibió fumar incluso fuera del colegio si vestíamos la insignia de las Hermanas de Mitilene (nombre ficticio que le doy a mi establecimientoprivado de niña bien en mis memorias). Como a la madre directora, a las personas de bien no les preocupa la salud, sino que sienten la necesidad de mantener controlado hasta en los más mínimos detalles al populacho, o sea todos los que vivimos de Tobalaba para abajo y que no formamos parte de su distinguida clase de gente buena.

La gente de bien no quiere distinguir entre semillas y árboles ni entre embriones y bebés, pero a la gente de bien le gusta distinguir entre niños morenos y rubios o pobres y ricos. Así, permitir el aborto, aunque sea terapéutico, o el matrimonio entre personas del mismo sexo, sería inaugurar una era de un trato realmente igualitario entre las personas. Si las mujeres que abortan son iguales a las mujeres de bien, si los matrimonios entre personas del mismo sexo son iguales a los matrimonios heterosexuales ¿qué les daría a ellos la superioridad y autoridad moral que ellos creen tener para seguir siendo la clase dominante? No les importa quenadie más se los crea, ellos se lo creen y a pesar de que disponen de los mejores medidores de opinión pública, ellos todavía creen que el público cree lo mismo que ellos: esa es la naturaleza irracional de la fe de la gente de bien, ellos creen que la desigualdad está bien.

Por estas y otras razones, la agenda por la libertad sexual nunca será transversal, así como en los Estados Unidos la agenda del movimiento por los derechos civiles tampoco nunca lo fue, para dar un ejemplo. Es cierto que hoy mostrar racismo es un pecado social en las clases educadas del país del norte, pero ello no se logró con ningún acuerdo transversal, sino que fue una conquista de los movimientos sociales de izquierda de los sesenta, una conquista contra la gente de bien.

Se equivocan quienes piensan que desde la derecha o desde dentro del mundo de la gente de bien puede lograrse algún cambio hacia una mayor equidad; la gente de bien no quiere eso porque para ellos la equidad no es buena. El mismísimo Allamand, otrora el bastión de la así llamada derecha liberal, propuso dar un bono antiaborto. Las personas de bien no aceptarán nada que acerque a los chilenos a un trato igualitario, menos los derechos reproductivos y la igualdad sexual, al menos no para las clases bajas, porque los ricos son capaces de comprar cualquier cosa legal o ilegal, en Chile o en el extranjero. La transexual rica se transforma en mujer cuando se compra su vagina y sus senos, mientras que a la pobre no le queda más que ser un travesti. Cada homosexual que ellos presentan como aceptable es en realidad un obstáculo para quienes no se parecen a esos homosexuales hombres, blancos, limpios, cuicos y masculinos ¡ay del afeminado, del travesti o de la loca perdida! La mujer lesbiana parece ser para ellos un mito, porque no existe. Cada una de sus multíparas mujeres de bien es un recordatorio de que cualquier mujerque no tenga ocho hijos no es santa, y si no es santa es, por ende, una mediopelo y medio puta.

Las personas de bien son capaces de perder los gobiernos antes de dar sus brazos a torcer, después de todo no necesitan cargos públicos para gobernar este país, que ahora es atendido por sus propios dueños. Nunca entenderán que no les creemos ni les queremos y si llegan a entenderlo, pensarán que somos siempre una minoría de inútiles y subversivos. Sin embargo, tenemos que entender que las reivindicaciones sexuales, económica, sociales, étnicas y educativas son todas partes de un mismo paquete que pide grito una sola cosa: igualdad. La lucha es siempre lucha de clases, el desprecio de la gente de bien por el otro en cualquier momento sevuelve el desprecio contra ti. Un día son las mujeres a quienes se les niegan sus derechos reproductivos, otros día los mapuches a quienes les niegan sus reivindicaciones ancestrales, otro día las minorías sexuales, otro día los trabajadores, otro día las pymes o cualquiera menos los grandes empresarios. Pero la gente de bien nunca querrá que veas la opresión del otro como la posibilidad de que tú mism@ seas oprimid@. Por eso es que para ellos hay que dividir, enfrentar a unos contra otros. No sea que de pronto, la suma de esas minorías se vuelva mayoría, por eso es que para ellos hay que mantener vivo el racismo, la homofobia, el machismo y la discriminación en general. No sea que hombres y mujeres terminen la guerra de los sexos y se concentren en la lucha de clases, no sea que chilenos y mapuches se den cuenta de que los subyugan los mismos patrones, no sea que héteros y homos se den cuenta de que a los dos los arriendos les cuestan lo mismo y que tienen que trabajar igual para pagarlos. No sea que por fin nos demos cuenta de que el enemigo no está al lado, sino en la cúpula; no sea que entendamos finalmente en qué se trae entre manos la así llamada gente de bien.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Por qué solo nos queda el mal

15 de abril

[…] "CRITEO-300×250", 300, 250); 1 meneos   Por qué solo nos queda el mal http://www.elquintopoder.cl/genero/por-que-solo-nos-queda-el-mal/  por arturoruizo hace nada […]

EDITH GOMEZ

15 de abril

Lamentable lo rancio de la sociedad chilena, esta expuesto en todo este contenido. Pero que bueno que existan estos espacios para poder hablar y discutir, de aqui se parte para luego llegar a que las demandas de leyes que IGUALEN los derechos de pobres y ricos.

servallas

15 de abril

No entiendo que tiene que ver una cosa con otra, me suena a confusión pura, quizás sería bueno tomar una buena tasa de te para aclarar ideas.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Con la escasa información y poca congruencia que aún se tiene de los programas de los candidato(a) s a la presidencia y de cara a los resultados a obtener a marzo del 2022 así: ¿No sería lo mismo el ca ...
+VER MÁS
#Política

¡Atención electores de Chile!

Esto no se trata de quién gana y quién pierde, se trata de devolver la vida al boxeo, en general como historiador escribo columnas sobre la época dorada del boxeo entre 1930-1960 cuando el boxeo llevaba ...
+VER MÁS
#Deporte

La vuelta del público al boxeo

Entonces les enseñamos a los niños que si quieren ganar un partido deben dar directo al hueso para dejar deshabilitado al contrincante. Ese directo al hueso se refleja en las famosas planchas, (cuando ent ...
+VER MÁS
#Internacional

En el fútbol, como en la vida misma

Los embarazos en niñas y adolescentes menores de 14 años no son producto de una violación aislada, sino por lo general se producen por abuso sexual reiterado. Su enorme incidencia ya no permite continuar ...
+VER MÁS
#Internacional

Ese cuerpo no te pertenece

Popular

Sí a su equipo le faltó coraje, valentía, decisión, arrojo, valor, ánimo, esfuerzo o ímpetu, no se complique, dígalo con algunas de esas palabras, no con los anodinos "faltó huevos" o &quo ...
+VER MÁS
#Sociedad

Eufemismos... ¡Cuánto mal hacen!

Lamentablemente, la Mecánica Cuántica en vez de llegar a la cultura popular por sus logros científicos y tecnológicos, lo hizo con versiones extravagantes, engañosas y en algunos casos hasta ridículas ...
+VER MÁS
#Ciencia

El erróneo uso del término Cuántico por las pseudociencias

Sólo nos quedará ver que pasa en la segunda vuelta, con los mismos actores que conocemos desde la vuelta de la democracia, que aunque las reglas han cambiado y nuevos actores han entrado, siguen siendo lo ...
+VER MÁS
#Política

Segunda Vuelta: La antesala de una crónica anunciada

El Chile de todos no merece un gobierno de derecha que signifique retroceder en los cambios de largo aliento, sino más bien uno que se atreva a generar políticas responsables que no dinamiten el camino t ...
+VER MÁS
#Política

El eterno retorno: Desafíos de la centro-izquierda chilena