#Género

Omar Mateen o el Frankenstein de la discriminación

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

La Real Academia Española de la Lengua define “monstruo”, en su primera acepción, como: “Ser que presenta anomalías o desviaciones notables respecto a su especie”.


Detrás del gatillo que asesinó a 49 personas en Orlando no sólo había un monstruo sino una sociedad enferma de discriminación. Debemos revisarnos para generar un real cambio que nos permita, como sociedad, asegurar un nunca más.

La figura de Omar Mateen, autor del ataque a la discoteque de ambiente gay Pulse en Orlando, la madrugada del pasado Domingo 12 de junio, que terminó con la vida de 49 personas, se ha transformado en un nuevo monstruo social. Así, por lo menos, parecen indicarlo los diversos calificativos que se le han dado a él o al acto que perpetró.

Ya pasados algunos días de la tragedia, continúan las interrogantes sobre las motivaciones del ataque, sin embargo nadie parece preguntarse el origen del monstruo: ¿De dónde surgen estas personas capaces de realizar estos actos?

Nadie parece hacerse este cuestionamiento o, al realizarse surgen, casi de inmediato, las voces que señalan que nada puede justificar este tipo de actos, terminando así con cualquier posible discusión al respecto.

A mi entender cuestionarse sobre cómo llega a formarse una persona capaz de cometer este tipo de delitos, no sólo es necesario sino también el punto de inicio para poder decir nunca más.

Resulta fácil hacer de estas personas monstruos sociales como lo hemos hecho en Chile con los atacantes de Daniel Zamudio o con el agresor de Nabila Riffo. El monstruo es detestable, ajeno a este mundo y bajo ese entendimiento no nos hacemos responsable de la cuota que nos toca a cada uno de quienes conformamos esta sociedad.

La escritora Mary Shelly planteó, ya a comienzos del siglo XIX, este cuestionamiento en su novela Frankenstein o el moderno Prometeo, relato conocido por la mayoría de nosotros, pero pocas veces comprendido del todo. El monstruo, creado por el doctor Frankenstein, es producto de su ambición personal por conocer el origen de la vida, sin embargo su creación se sale de control rebelándose en su contra, lo cual desencadena la persecución de todo el pueblo contra  la criatura.

De este modo, Omar Mateen, los agresores de Daniel Zamudio e incluso el atacante de Nabila Riffo se transforman en los modernos monstruos de Frankenstein, siendo perseguidos sin ninguna reflexión respecto a su creación, irguiéndose como chivos expiatorios de una sociedad que no se responsabiliza por la creación de estas aberraciones.

Al igual que Frankenstein estos monstruos son creados a pedazos, en este caso con retazos de una sociedad discriminadora, los cuales son aportados por todos nosotros. En cada chiste discriminador, en cada negación de derechos, en cada acoso callejero y en cada discriminación que consideramos de poca relevancia y naturalizamos, se lanza a este mundo un trozo de este Frankenstein que tarde o temprano surgirá para horrorizarnos.

Seguramente, para quienes entienden el mundo en blanco y negro, creerán ver en esta reflexión una especie de justificación a estos hechos, pero no es así. Por supuesto que sus autores deben ser condenados y castigados por este tipo de actos, sin embargo ello no obsta a que debemos entender o al menos cuestionarnos que hay una responsabilidad que nos cabe a cada uno de nosotros en este tipo de hechos, revisarnos para generar el real cambio que nos permita, como sociedad, asegurar un nunca más.

Detrás del gatillo que asesinó a 49 personas en Orlando no sólo había un monstruo sino una sociedad enferma de discriminación.

TAGS: Ataques Homofóbicos Discriminación Violencia de Género

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La Agenda 2030, si no involucra al poder económico, representado por las Grandes Empresas y Grandes Inversionistas, tiene poco que hacer convirtiéndola en una declaración de buenas intenciones, pero sin ...
+VER MÁS
#Chile 2030

Agenda 2030: falta un actor importante

Se requiere un Consejo Nacional de Inteligencia que esté por encima de las figuras enclenques y populistas de políticos que no se atreven a hacer cambios porque no son capaces de pronosticar los resultado ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Educación, vacaciones y lluvia

Las luchas anteriores por la filiación, el divorcio y la píldora fueron apenas el comienzo de nuevas luchas. El aborto en 3 causales, el matrimonio igualitario y la identidad de género son las banderas d ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

La militancia joven y los cambios que vienen

El fenómeno de la migración ha ido en aumento en la última década y es consecuencia propia de la realidad de Sudamérica, de sus procesos políticos, su desarrollo económico y de la globalización. Ant ...
+VER MÁS
#Sociedad

Inmigración en Chile: la Norma vigente y su enfoque de seguridad nacional

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable