#Género

Omar Mateen o el Frankenstein de la discriminación

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Imagen

La Real Academia Española de la Lengua define “monstruo”, en su primera acepción, como: “Ser que presenta anomalías o desviaciones notables respecto a su especie”.


Detrás del gatillo que asesinó a 49 personas en Orlando no sólo había un monstruo sino una sociedad enferma de discriminación. Debemos revisarnos para generar un real cambio que nos permita, como sociedad, asegurar un nunca más.

La figura de Omar Mateen, autor del ataque a la discoteque de ambiente gay Pulse en Orlando, la madrugada del pasado Domingo 12 de junio, que terminó con la vida de 49 personas, se ha transformado en un nuevo monstruo social. Así, por lo menos, parecen indicarlo los diversos calificativos que se le han dado a él o al acto que perpetró.

Ya pasados algunos días de la tragedia, continúan las interrogantes sobre las motivaciones del ataque, sin embargo nadie parece preguntarse el origen del monstruo: ¿De dónde surgen estas personas capaces de realizar estos actos?

Nadie parece hacerse este cuestionamiento o, al realizarse surgen, casi de inmediato, las voces que señalan que nada puede justificar este tipo de actos, terminando así con cualquier posible discusión al respecto.

A mi entender cuestionarse sobre cómo llega a formarse una persona capaz de cometer este tipo de delitos, no sólo es necesario sino también el punto de inicio para poder decir nunca más.

Resulta fácil hacer de estas personas monstruos sociales como lo hemos hecho en Chile con los atacantes de Daniel Zamudio o con el agresor de Nabila Riffo. El monstruo es detestable, ajeno a este mundo y bajo ese entendimiento no nos hacemos responsable de la cuota que nos toca a cada uno de quienes conformamos esta sociedad.

La escritora Mary Shelly planteó, ya a comienzos del siglo XIX, este cuestionamiento en su novela Frankenstein o el moderno Prometeo, relato conocido por la mayoría de nosotros, pero pocas veces comprendido del todo. El monstruo, creado por el doctor Frankenstein, es producto de su ambición personal por conocer el origen de la vida, sin embargo su creación se sale de control rebelándose en su contra, lo cual desencadena la persecución de todo el pueblo contra  la criatura.

De este modo, Omar Mateen, los agresores de Daniel Zamudio e incluso el atacante de Nabila Riffo se transforman en los modernos monstruos de Frankenstein, siendo perseguidos sin ninguna reflexión respecto a su creación, irguiéndose como chivos expiatorios de una sociedad que no se responsabiliza por la creación de estas aberraciones.

Al igual que Frankenstein estos monstruos son creados a pedazos, en este caso con retazos de una sociedad discriminadora, los cuales son aportados por todos nosotros. En cada chiste discriminador, en cada negación de derechos, en cada acoso callejero y en cada discriminación que consideramos de poca relevancia y naturalizamos, se lanza a este mundo un trozo de este Frankenstein que tarde o temprano surgirá para horrorizarnos.

Seguramente, para quienes entienden el mundo en blanco y negro, creerán ver en esta reflexión una especie de justificación a estos hechos, pero no es así. Por supuesto que sus autores deben ser condenados y castigados por este tipo de actos, sin embargo ello no obsta a que debemos entender o al menos cuestionarnos que hay una responsabilidad que nos cabe a cada uno de nosotros en este tipo de hechos, revisarnos para generar el real cambio que nos permita, como sociedad, asegurar un nunca más.

Detrás del gatillo que asesinó a 49 personas en Orlando no sólo había un monstruo sino una sociedad enferma de discriminación.

TAGS: Ataques Homofóbicos Discriminación Violencia de Género

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Chile debe aceptar el desafió de ir por sus ventajas comparativas y tomar como propio el ser considerado como el país con más proyección en Energías Renovables (Solar, Eólica, GeoTérmica, Mareomotriz ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

La leña, el cambio climático y la industria forestal

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Porqué no votar?

Mirar los acontecimientos con perspectiva histórica y elucubrar una posible respuesta resulta del todo ejemplar para evitar los juicios y decisiones apuradas, de manera que en la vieja reyerta sobre si apr ...
+VER MÁS
#Política

Kohl o Merkel: la disyuntiva DC después de las elecciones

Popular

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

El trabajador, aparte de no leer ni siquiera Condorito en su somnolencia transantiaguina, constata como día a día su patrón ingresa desde paltas del supermercado a autos 0kms.
+VER MÁS
#Política

Saber hacerla

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

No podemos dejar de recordar el caos que se viví­a no hace mucho tiempo en las calles de Santiago, permanentemente en pugna y con olor a bomba lacrimógena, no bien se hubo disipado el polvo el terremoto.
+VER MÁS
#Política

Cómo ganarle a Piñera