#Género

No más acoso callejero, ¿O es muy talibán lo que estoy diciendo?

30 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Quiero ser tratada como igual, no como un “objeto lindo” o “carne”. Sin embargo, los extraños en la calle piensan que una es sólo un objeto, uno que no siente, que no responde, que no debe responder o que hasta le parece “divertido” que responda. No somos más que una cosa que mirar, inferior y ESO es lo que debe cambiar.

Cuando era niña, me acuerdo de este spot publicitario de TVN, donde una bella muchacha, en sus veintes, con un ceñido traje de ejecutiva, camina bajo el alero de una construcción. Por supuesto, los silbidos, chiflidos y frases de pseudopoeta no se hacen esperar, mientras ella, nerviosa, ríe y baja la cabeza al caminar. “Qué linda esa pollita, para chuparle los huesitos”, dice una de las voces de los “maestros” que destaca por sobre el resto y grita. Ella ríe, sale el mensaje del canal y el spot termina.

Recuerdo no haber sonreído, ni que me pareciera pintoresco u original el spot, al contrario, en mi fuero interno, tuve esa sensación intestinal de que algo no estaba bien con el conjunto entero, en especial con la frase para el bronce, la reacción de ella, todo. Me parecía y me parece insultante. “Pollita”, “Chupar”, “Huesitos”. No son términos que a mí me gustaría escuchar en la calle.

Yo no tenía más de 10 años y hasta hoy esa frase me persigue. Creo que representa una naturalización institucionalizada de un acto que, lejos de ser poético, ofende y menosprecia. El tratar a una mujer con un símil animal ya es bajar de categoría tanto al animal como a la mujer, reduciendo ambos a una categoría “inferior”. Yo hombre, te trato en la categoría de “pollo” (carne) al que me puedo comer, en mi categoría de carnívoro, porque no eres un interlocutor válido y por lo tanto te puedo tratar como se me venga en gana. Segundo, por la reacción de ella ante el estímulo “piropo/halagador/poeta”, que más parece de vergüenza que esa reacción de inocencia que intentaron, vanamente, retratar.

Es cierto que a los 10 años una no haría un análisis de esa clase, pero sí sentí que debía cuestionarlo. Al principio, fue de carácter instintivo, sólo un “algo está mal”, sin demasiados argumentos, pero un cuestionamiento al fin. No es como quiero que me traten. No es la forma de tratar a una mujer, ni en su categoría de mujer, ni en su categoría de persona.

Los años pasaron y unos cuantos “piropos” después, había reunido argumentos para responder de vuelta. No me gusta que me incomoden cuando yo no molesto a nadie en la calle. La pregunta siempre era la misma: “Y a ese, ¿qué le importa cómo me veo o cómo me visto? No lo conozco, no me interesa conocerlo y mucho menos, si se mete en lo que no le importa”.

Al final, se trata de eso: quiero ser tratada como igual, no como un “objeto lindo” o “carne”. Sin embargo, los extraños en la calle piensan que una es sólo un objeto, uno que no siente, que no responde, que no debe responder o que hasta le parece “divertido” que responda. No somos más que una cosa que mirar, inferior y ESO es lo que debe cambiar.

Una idea: primero desnaturalizando el asunto. No es “simpático” que nos llamen por sobrenombres o nos digan poemas mal hechos, creyendo que nos hacen un favor. No es “simpático” que hagan sentir a una escolar asqueada de su propio cuerpo con insinuaciones venidas de un viejo que es el único asqueroso. No es “natural” que nos toquen la bocina o nos griten de un auto groserías pensando que son “halagos”, sin posibilidad de defendernos o al menos responder si nos parece o no. ¿Si debe terminar el acoso callejero? Mil veces sí.

* Columna publicada por Kitsune

—–

Foto: OCAC Chile / Licencia CC

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
elizabeth Coña

17 de junio

Estoy totalmente de acuerdo con esta campaña , no me gustaria que a mi hija la ofendan asi con groserías que ellos juran que son piropos, los que publicaron ustedes son de bajo calibre comparado con los que he escuchado, que por cierto son irreproducibles, y mas encima estos hombresillos son tan básicos que si una les para el carro te tratan peor ,como si fuera nuestra obligacion aceptar que nos ofendan y nos falten el respeto.

Melmac

18 de junio

Quien escribe tuvo suerte de aproximarse a esta realidad desde la televisión, pero hoy hay muchas niñas que a los 9 o 10 años ya son acosadas en la calle por hombres desesperados por demostrar su virilidad, su deseo sexual y de mostrarles que en esta sociedad, la calle, el espacio público en general, es todavía un espacio de hombres y nosotras casi tenemos que pedir permiso para usarlo, a riesgo de que nuestro cuerpo sea comentado, tocado e incluso violado.

18 de junio

Todo bien y estoy de acuerdo con tus posturas. Lo que no entiendo es porqué a este lado del mundo, para validar nuestros argumentos tenemos que recurrir a la reproducción de estereotipos que sólo reproducen el Patriarcado de la alteridad y la subalteridad. “Esto no es Pakistan” “Acaso soy Talibana?” “Ni que fuera una Mujer Musulmana…” pues querida, no basta con descolonizar la calle de Patriarcado, sino también el lenguaje y los códigos de opresión que reproducimos al hablar. No jhabrá fin de la cosificación a los cuerpos de las mujeres, mientras nosotras mismas no dejemos de cosificar a otros y otras por razones de cultura, religión, geografía. Saludos

18 de junio

Gracias, Vanessa, acogemos tu acotación y asumimos que no fue la forma más idónea de referirnos. Sin embargo, en ningún caso nuestra intención es denostar a otro grupo. Prestaremos más atención en el futuro y te invitamos a comentar y reflexionar en nuestros textos cuando quieras. Un saludo, equipo OCAC.

Antonio

19 de junio

Mmmm y los “viejos asquerosos”??. En tu columna haces lo mismo que criticas. “Desprecias” y “cosificas” a una persona por ser viejo y por “molestarte” al expresar el atractivo que siente por tu apariencia.

Yo estoy totalmente de acuerdo con que la forma en que se expresan es, muchas veces, la peor posible, pero no dejo de preguntarme: les molestaría tanto si los piropos vinieran de un “mino”, joven y de clase alta?

Esta actitud de “déjenme tranquila, que nadie me moleste” sólo lleva a una alienación total. Si quieres vivir así, no elijas una ciudad, acá estarás expuesta siempre a la inevitable interacción con otros seres humanos, de todo tipo, de los buenos y los malos.

Les hace falta mas tolerancia y menos hacer de víctima.

Si alguna feminista en llamas mezcla mis argumentos con violencia hacia la mujer, está mezclando peras con manzanas. Detrás de cada piropero NO hay un violador, ni un misógino ni un femicida.

Mari.

20 de junio

A mi me molesta que todo hombre o mujer sea de la clase social que sea, tenga la edad que tenga, sea atractivo o no, se “dirija” a mi sin mi permiso, (lo puse entre comillas, por que cuando lo hacen, son gritos de una esquina a la otra, silbidos o sonidos desde los autos, murmullos casi inentendibles), si tan atractiva encontraron a una persona, no les cuesta nada acercarse y pedirle permiso para dirigirle la palabra, tal cual como se pregunta una dirección a un desconocido o se pide la hora.

Personalmente creo que se generaliza con el “viejo verde” por que del 100% de personas que te puede molestar en la calle, un 80% serán hombres pasaditos los 50? y por que lo hacen? No tengo idea, quizás debe influir, en que a esa edad empiezan con sus disfunciones sexuales, pero eso no es mi problema

NO, no creo que haga falta “mas tolerancia”, he sido tolerante con estas personas toda mi vida, la paciencia llega a un limite, aquí nadie se hace la víctima, muchas mujeres enfrentan a los acosadores, (me incluyo) y también muchas de ellas son agredidas cuando los increpan. (me ha pasado mas de una vez)

“Detrás de cada piropero NO hay un violador, ni un misógino ni un femicida.” No, probablemente no lo haya, pero si hay un machista, que cree que la hace de oro gritandome estupideces, o hay un hombre desesperado por demostrar que es mas hombre frente a sus amigos, o quizás haya un hombre frustrado que no sabe como interactuar con el sexo opuesto.

Melmac

20 de junio

Como plantea Mari, la distinción de “viejos asquerosos” no se hace porque sí. Estadísticas han sido claras en que las principales acosadas son las mujeres adolescentes y jóvenes, mientras que los acosadores pasan los 40. No se trata de “viejos” como tales, pero hay una diferencia etaria que muchas veces roza en la pedofilia. El “viejo asqueroso” no es gratuito.

Respecto a tu segundo argumento. Primero, el piropo no es la única forma de acoso sexual callejero, y claramente no es la más grave. Por otra parte, yo misma he sido acosada por un alto gerente de la minería Y NO ME GUSTÓ. Ni la clase ni la apariencia importan cuando se trata de una práctica violenta y machista.

Respecto al “que nadie me moleste”. ¿Acaso no se puede pedir caminar sin ser violentadas en la calle? Cada cual tiene la libertad de interactuar con quien quiera y si hay alguien interesado en mí, podrá acercarse de manera respetuosa y con intención real de comunicarse, no diciendo algo a la pasada y seguir caminando, o seguir en el auto o la bicicleta. El acoso es unidireccional y no tiene intención de mantener una conversación. Muchas veces me ha pasado que les pido que me lo repitan a la cara, para escuchar bien lo que me susurraron a hurtadillas, y NINGUNO se ha atrevido.

Finalmente, HAREMOS DE VÍCTIMAS MIENTRAS SIGAMOS SIÉNDOLO. Dile a una niña de 13 años, a la que un hombre (sano y socialmente habilitado para circular por la calle) le tiró semen en su jumper después de salir del colegio, que no se haga la víctima y que se acostumbre a ser humillada y violentada. Dícelo a sus padres.

Diego

23 de junio

Una lástima tu comentario, Antonio, pero representa la mayor barrera que hay que traspasar para lograr el respeto que las mujeres necesitan. La única forma de saber de antemano que un piropo va a ser bien recibido es en el contexto de una relación personal adulta, no en el de un grito a una desconocida en la calle, no en el susurro lascivo a una escolar.
Simplemente dején a las mujeres en paz y demuestren su hombría de maneras más virtuosas.

Liliana

23 de junio

Tienes razón Antonio, cuando dices: “detrás de cada piropero NO hay un violador, ni un misógino ni un femicida.” Pero, SI podría haber un payaso ridículo, un bueno para nada, un galán de cuarta o un pobretón resentido 🙂

emunozin

20 de junio

lo “único” que faltaria es que promovieran una ley para que esto, como para todo se quiere resolver mediante una ley. Puedo estar de acuerdo en que algunos “terminos” pueden ser efectivamente vulgares, pero me parece un poquito grave que, para estos “detalles”, se tenga que tenr un observatorio.
me resulta complejo que la sociedad siga “dividiendose” en tantos grupos para promover o defender situaciones que son, segun mi opinión, bastante menos importantes que otras, por ejemplo la Educación.

Tamy

23 de junio

Que ridícula tu reflexión 🙂

Loreto

23 de junio

No es lo único que falta, es lo que buscamos. Y obviamente hay casos que son muy graves, pero no creo que seamos graves e incluso histéricas (condición propia de la mujer? Que siempre se le atribuye por hacer un “show” cuando exagera y algo no le gusta), lo que sucede es que llevamos AÑOS, aguantando comentarios sexistas, AÑOS aceptando “los buenos comentarios” y de verdad molesta. A mí,personalmente, me molesta que me digan cosas que no quiero escuchar. Que me digan rica y con un tonito que te lo encargo, y más encima me lo tengo que aguantar porque no me dicen nada malo, no tiene ni un sentido. Entonces si encuentro que alguien tiene cara de hueon, y le digo hueon, no tiene nada de malo, porque es un detalle, lo más probable es que la persona no sea hueona, ¿entonces por qué enojarse? Y sé que se va a decir que uno es un halago y el otro un insulto, pero creeme que la violencia no está en la palabra, en el significado, si no en atribuirte un derecho en molestar a otro (y, por favor, no hablo de que alguien me pregunte la hora o me pida ayuda o incluso que me ceda el asiento, porque ya he escuchado leseras de ese tipo). Y justamente la educación es super importante porque por ahí también pasa. Y de acuerdo a lo “importante” es un argumento más que inválido, porque es algo subjetivo, “algo no es un problema hasta que es tu problema”. Cuando vayas por la calle y los hombres empiecen a gritarte rico, a tocar la bocina en cada esquina en la que estás parado, se te acerquen lo más posible para susurrarte algo al oído, ahí cuentanos cuán exagerado es lo que promovemos.

Liliana

23 de junio

Juan Escobedo, tienes razón, difícilmente este tema se podrá RESOLVER con una ley. Hay que ir “atacando” por diferentes flancos. Y NO, no es un asunto sólo de términos vulgares aislados si no de una cosa mayor, “the big picture” como dicen en inglés. Mira, ya que buscas la simplificación, te voy a dar el siguiente ejemplo:

Si un día vas caminando y te llega un pelotita de ping pong por la cabeza ¿qué piensas? Ah, qué raro. Es molesto, pero es sólo una ¿cierto? Luego llegas a la siguiente cuadra y otra vez lo mismo, otra pelotita. Más adelante en el día, te llega un pelotazo de pelota de fútbol en las narices ¡Joder! Ese se sintió más ¿no? y luego antes de llegar a casa, te cae una pelota de tenis por la espalda, pero no te dolió tanto, comparada con la de fútbol, claro está. Osea, si evalúas tu día en las calles de la ciudad, de acuerdo a cada pelota recibida, tal vez no lo verás tan malo: 2 pelotitas, una pelota de tenis y sólo un pelotazo realmente desagradable. Pero, si esto te pasa casi a diario, por meses, por años ¿mmm?, y se lo comentas a tus colegas y amigos, y ellos te comentan que también les pasa lo mismo, que están hartos con la lesera de las pelotas, que ya no se puede caminar tranquilo por la calle y de pronto piensan, y ¿por qué no nos unimos y vemos si a otros también están hasta las pelotas con lo de las pelotas? Te lo dejo como ejercicio de empatía 😉

Diego Luna

21 de junio

Primero encuentro razon de cuando los hombres lanzan piropos de grueso calibre contra las mujeres , pero lo unico que falta es que propongan una ley y despues tambien van a condenar las miradas y que todos anden con anteojeras para que nadie moleste a nadie , por otro lado son las mujeres las que andan tratando de maracas a otras mujeres o dudan de la virtud o reputacion de otras mujeres , al final todo depende de la educacion y que todos nos tratemos como iguales

scarlett

22 de junio

No se trata de condenar, se trata de un tema de educacion y de demostrar que vamos evolucionando, avanzando y no en retroceso. Es absolutamente condenable el simple y común hecho de que alguien tan sólo te violente en la calle con una amenaza u objeto. Si, una persona se siente violentada física o psicologicamente, es necesaria una ley. O a caso no existe una ley en caso de que te amenazen que te proteja?

Es un ejemplo de violentacion la simple amenaza, y amenazas hay varias.. sin desviarme de mi tema principal, si alguien violenta a otro ser humano indispensablemente su sexo, es agresion igual y como agresión debería ser sancionada.

Estamos hablando de algo que es “directo” una persona se lo dice a otra persona
En un acto comun: NO DANDO LA CARA
acto que haría y utilizaría y simple delincuente
En una proximidad: ya sea, en vehículo o a pie en movimiento.
Si se utiliza lenguaje inapropiado y el sujeto en tanto es un completo desconocido, sea cual sea su rango, sea civil, policial o militar
Y sus palabras son demigrantes y humillantes, desagradables y que atentan a la moral y las buenas costumbres (que este país aun defiende) y yo como persona me siento agredida y/o violentada debo como ser humano tener como defenderme ante personas de esta categoría con lo unico que este país defiende tipos de violencia y en especifico: leyes.

Si, creo que es necesaria una ley, en contra de: SERES HUMANOS, (pensantes y racionales) que, NO saben vivir con otros seres humanos.

Ahora, si tu crees que mirar va a ser sancionado en un futuro, por tu comentario, no lo creo. Por que mirar es un derecho del ser humano,(PERO con mirar no molesto a nadie, diciendo palabras desagradables a alguien que no conosco y que solo viste bien, con lo que sea que se haya puesto, si). al igual que la libertad que tenemos de decir lo que queramos, pero algo a recordar

MI LIBERTAD, TERMINA DONDE, COMIENZA LA TUYA.

Loreto

23 de junio

Y con lo de mirar, he visto como hombres miran a otras mujeres y pareciera que están viendo la media porno! Hay miradas y miradas, ojo. He visto a mujeres super incómodas porque las están desnudando con la mirada. Si lo que se pides respeto, si no tratas así a tus congéneres, porque al otro sexo si?

Liliana

23 de junio

Ja,ja Diego Luna, te falta mundo. Tú no puedes concebir una existencia o un lugar en todo el globo terráqueo en el que un hombre macho, machote, musculoso, guapo o uno espigado de caminar seguro y paso firme no se voltee a mirar a una mujer o que ni la mire de reojo con el más mínimo tinte libidinoso ja,ja,ja. Te digo que esos lugares (países) existen. Haz tu tarea ya que tienes internet.

esteban

21 de junio

Y por que alguien debería pedirte permiso para decirte lo bien que te vez? .
Si no quieres que te digan algo no te vistas con ropa ajustada, provocativa, es decir no llames la atención a tu cuerpo. Pero seguro saltaras con Que eres libre para vestirte como a ti se te ocurra. La misma libertad que tiene la otra persona para decirte lo que se le ocurra.

scarlett

22 de junio

Claramente no conoces el respeto, si yo me quiero dirigir a ti obviamente debo pedirte permiso. Es mas, si no te conosco y mas aun, si vas a comentar como luce una persona que no esta pidiendo tu aprovación para salir a la calle.

Ignorando tu tipo de educación y tus valores como ser humano.
Te respondo y digo en base a “situaciones de la vida cotidiana” que da igual como luzca una persona, si la otra la quiere violentar usando palabras que pasan lo desagradable.

Si una mujer usa pantalon de tela olgado, y blusa o camisa grande y otra persona quiere decirle algo poco agradable a otra. Lo va a hacer, NO va en la vestimenta lo que le griten desde metros a una persona.

Va en la capacidad intelectual darse cuenta de eso, espero que no trates de decir que las escolares con jumpers o faldas QUE SON SU UNIFORME no usen faldas o a una ejecutiva de banco que no use falda o a una azafata de avión.

No creo que esperes que las mujeres en este país terminen por optar a querer usar “BURKAS” de manera voluntaria, para no ser violentadas por seres que no saben donde termina su libertad.

Si te gusta tu libertad, no sobrepases la de otro

dude

22 de junio

O sea si un vendedor te atiende tú no puedes decir “gracias, qué buena su atención”, o a un mesero “deliciosa la comida” o “felicitaciones la ambientación de su local”, o a una chica “me encanta cómo llevas tu cabello”?

Una cosa es respetar al otro, otra cosa es llevar todas nuestras conversaciones a transacciones utilitarias.

te gusta vo no mas

23 de junio

Es el comentario mas estúpido que he visto en mi vida.
Mujer que soportó 9 meses ha esperar un hijo educado, comprensible, que no sea de tal manera.. que decepción debe tener ahora.

Loreto

23 de junio

Siempre que leo los comentarios de los hombres, me pregunto si estos serán los mismos que gritan leseras en la calle, porque ese afán con el que defienden este acto. O de verdad creerán que nos hacen un favor. O deben sufrir de alguna incontinencia verbal diarreica.

23 de junio

Quizás no pedir permiso, pero sí demostrar un interés genuino en la persona a la que va dirigido el comentario. Como dijo alguien antes por ahí, es muy diferente que te griten rica desde lejos a que esa misma persona establezca una situación de conversación que tenga la intención de felicitarte por tu aspecto. En el primer caso es como gritarle algo a una cosa o animal, en el segundo es asimilar su calidad de ser humano y dirigirte como igual. Alguien dio el ejemplo de por qué no se puede decir eso, pero sí le puedes decir al mesero que la comida estaba ricao que su atención fue muy buena. La situación es muy, muy distinta, pues por ejemplo la intención directa del mesero o vendedor de la tienda es agradarle al cliente, y uno haciendo eso lo felicita por su trabajo, le confirma su esfuerzo. En cambio al decirle piropos a alguien en la calle se está haciendo una calificación no buscada ni deseada. La persona que camina por la calle no se vistió para que cualquier hombre la encuentre atractiva. El objetivo de su esfuerzo no fue en ningún caso el ser percibida como potencial pareja sexual por todos los hombres de santiago. Quizás lo hizo para algún hombre en particular, porque así vestida se siente bien, porque tiene calor, porque su trabajo le exige tal vestimenta, porque está a la moda, porque es lo que se usa, o por mil otras razones, pero te aseguro que ninguna va a ser que la calibre cualquier persona y se sienta con derecho a decírselo. Usando el ejemplo del mesero y la tienda, es como que alguien se pusiera en la vitrina de la tienda a gritar “qué bonita es la tienda, que lindos los productos, por qué no me regala algo? deme comida, que la hace tan rica!” Y respecto a la ropa que cada uno usa, sí, todos tienen derecho a ponerse lo que quieran y andar provocando, pero eso no le da derecho a nadie a meterse con el otro. Que miren todo lo que quieran, pero que no intenten ninguna interacción desubicada. Si fuera por eso (sigo con el ejemplo de la tienda) cualquiera tendría derecho de llegar y pedir que le sirvan un plato de comida en un restaurán sin pretensión de pagar.

El piropo, para que sea aceptado, implica compromiso e interés.

23 de junio

Por qué alguien debería pedirte permiso? Simplemente por respeto. Porque no conoces a esa persona y principalmente, porque su opinión sobre ti te tiene absolutamente sin cuidado, por ende, es del todo innecesaria.
Presumes que le gritan cosas a las mujeres por vestir “de manera provocativa”. Pero eso no es cierto, puedes andar de buzo y poleron y te gritarán igual, porque hay hombres que creen que tienen el poder y derecho de hacerte sentir incómoda.
Siéntate a conversar con mujeres y pregúntales si las molestan sólo si visten de cierta manera. Te sorprenderás con las respuestas.

Liliana

23 de junio

Ja,ja,ja oye si TENER BOCA te da la libertad para decirle lo que quieras a alguien, me imagino que te tomarías muy bien si llega un tipo, un tipo alto y fornido y te dice fuertecito: MIRATE ESA PANZA CERVECERA WEON… IGUAL TAI RICO :))

Tamy

23 de junio

Que terrible es ver que los comentarios en contra de la entrada sean de hombres, así la sociedad nunca va a cambiar porque los que cometen el error no son consientes de que es un error.

Lo siento por el comentario “feminista” que ustedes mismos provocan a pensarlo, pero dejen de ser tan animales, que la línea que separa al perro del HOMBRE, (sí, no mujeres.) en cuanto a instintos no es muy amplia que digamos.

Liliana

23 de junio

No te desanimes Tamy, aunque no lo creas, estos AUSTRALOPITECOS están disminuyendo. Los comentarios cavernícolas que arrojan desde su falta de empatía, muestran más que nada la incomodidad de tener que pensarse estas cuestiones.

09 de agosto

No tiene nada de malo ser feminista. Ser feminista significa buscar la igualdad de género, no que la mujere sea mejor que el hombre, no andes pidiendo disculpas por eso. Ser feminista es motivo de orgullo, pues es una causa justa.

Matilda

23 de junio

Los hombres acosados en la calle por otros hombres tienen re-claro el acoso y saltan más rápido y más alto que las mujeres por cosas que a nosotras nos parecerían inocentes. No sé si los que publican acá a favor del piropo o del acoso lo hacen de trolls o porque sinceramente no saben de acoso. Porque hombre que conozco que ha sido ligeramente acosado sexualmente por otro hombre le tiene terror y asco. Cuando hombre desconocido, o relativamente conocido se acerca sonriente a otro y lo abraza o le susurra al oído lo guapo que está, lo mucho que le gusta verlo pasar, lo bonito que tiene el pelo…. pfff No conozco ningún hombre que no salte del horror, le pegue a dicho hombre, lo suba a garabatos, cambie de recorrido si la cosa es frecuente, etc. Pero cuando lo mismo le pasa a una mujer, “ah, no, qué exagerada. Hay que aguantar no más, con la falda que andas, pero si son cosas tiernas”, etc.

23 de junio

Esos mismos hombres son los que violentan a todo el resto de personas que les hacen sentir amenazados en su empobrecido concepto de lo que es “ser hombre”. Es penoso notar lo naturalizada que está la violencia machista en este país, tanto por hombres como por mujeres, y si a esto se sumas la escasa deconstrucción de masculinidades, desgraciadamente el panorama calza perfecto.

Qué bueno lo del Observatorio. He podido verles en varios medios y me parece excelente que tengan el ímpetu de trabajar por este tema. ¡Saludos!

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

La Agenda 2030, si no involucra al poder económico, representado por las Grandes Empresas y Grandes Inversionistas, tiene poco que hacer convirtiéndola en una declaración de buenas intenciones, pero sin ...
+VER MÁS
#Chile 2030

Agenda 2030: falta un actor importante

Se requiere un Consejo Nacional de Inteligencia que esté por encima de las figuras enclenques y populistas de políticos que no se atreven a hacer cambios porque no son capaces de pronosticar los resultado ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

Educación, vacaciones y lluvia

Las luchas anteriores por la filiación, el divorcio y la píldora fueron apenas el comienzo de nuevas luchas. El aborto en 3 causales, el matrimonio igualitario y la identidad de género son las banderas d ...
+VER MÁS
#Todos somos ciudadanos

La militancia joven y los cambios que vienen

El fenómeno de la migración ha ido en aumento en la última década y es consecuencia propia de la realidad de Sudamérica, de sus procesos políticos, su desarrollo económico y de la globalización. Ant ...
+VER MÁS
#Sociedad

Inmigración en Chile: la Norma vigente y su enfoque de seguridad nacional

Popular

El tema de fondo es cómo no se desperdicia la oportunidad histórica de conquistar una sentida demanda del magisterio, por más que hoy se desdibuje por la conducción actual del Colegio.
+VER MÁS
#Educación

La desmunicipalización y la postura errática del Colegio de Profesores

No sé usted, pero nunca he visto a alguien usando trigonometría en la calle para medir la altura de un árbol o ecuaciones para comprar pan (y mucho menos para calcular el impacto de un kame-hame-ha)
+VER MÁS
#Educación

Las matemáticas de la vida real

Así que, mis queridos contertulios, si realmente están interesados en opinar de política, participen e involúcrense, porque si ya resulta difícil conseguir que los chilenos vayan a votar por algún pol ...
+VER MÁS
#Política

El joven Giorgio Jackson

Debemos replantear la participación del Estado, replantear el modelo de Licitaciones y prestaciones de servicios públicos por parte de las empresas privadas. Que no se confundan los Liberales, no estoy ne ...
+VER MÁS
#Política

La funcion Pública no es concesionable ni licitable