Columna en Género
13
Difunde: Whatsapp

Muchas más mujeres al poder

más-mujeres-al-poder

La discriminación impregnada en las estructuras es también violencia, ejercida silenciosamente desde lo que se vende como neutral o natural. Sí, porque es violento que una mujer por el mismo trabajo reciba una remuneración inferior a la de un hombre; es agresivo que de mí se espere que sea capaz de hacerme cargo de familia, casa, ingresos y más, mientras a muchos hombres se les rinda honores porque después del trabajo preparan una mamadera.

Tuve la suerte (y la invitación que agradezco enormemente), de ir a un acto de reconocimiento que el programa “Más mujeres al poder” (llevado adelante por Corporación Humanas, La Morada, el Observatorio de Género y Equidad, Dialoga, entre otras), hizo a mujeres de diferentes tendencias políticas que fueron candidatas a concejalas y alcaldesas. Merecidísimo reconocimiento, porque pucha que se nos hace cuesta arriba a las mujeres llegar a cargos de representación popular o de primer nivel jerárquico de la administración pública. Y difícil no porque las barreras estén en las puertas de las instituciones, sino porque las trabas empiezan antes de que siquiera asomemos la nariz fuera de nuestra casa.

Por alguna razón este acto que me entró por los sentidos, se me instaló en la mente, la guata y el corazón. Llegó ahora al teclado como que no quiere la cosa, para seguir celebrando a las valientes y a quienes las animan. No fui candidata. No estoy ni cerca de ser una experta en temas de género. Soy una mujer a mucha honra, y punto. Desde ahí es que escribo estas letras.

Ver a todas las candidatas, electas o no, más un número considerable de mujeres como yo, que fuimos a apoyarlas y reconocer su trabajo, me hizo acordar de mi bisabuela, con la que tuve la gran suerte de convivir hasta que fui bastante grandecita. Ella, entre delantales, mermeladas y una gran descendencia, escribía cartas sobre la contingencia a toda personalidad que se preciara de tal, trabajaba en campañas, escuchaba, exponía sus puntos de vista, daba su apoyo, o denunciaba con su letra de buena alumna las barbaridades de la dictadura.

Trabajó para conseguir el voto para las mujeres, y mucho después con ya más de 80 años recorrió todo Santiago pegando pacífica y sistemáticamente estampitas protestando por el exilio de uno de sus hijos. Me imagino cómo habría estado de feliz con el triunfo de la Pepa Errázuriz, vivió muchos años en Miguel Claro y luego en la calle Valenzuela Castillo, en la comuna de Providencia.

Ya muy viejita, sentada en su sillón y luego de contarme alguna de sus miles y fascinantes historias, mirándome fijo me hizo más de alguna vez esta pregunta:“¿usted cree que yo habría sido una buena senadora?” “Obvio que sí”, decía yo. Lo creía y lo sigo creyendo.

Pero quien crea que porque hoy mi bisabuela podría haber tenido efectivamente la posibilidad de ser senadora, o que porque muchos hombres laven platos y potos de guagua el machismo está muerto, no tiene idea de lo que es la discriminación.

El machismo no está muerto, el machismo mata, encubierto, con impunidad y de diversas maneras. Y es que justamente uno de los problemas más grandes de la discriminación y la violencia de género pasa por la invisibilización de esas formas de discriminación cotidiana, que se impregnan, y a las que, con y sin querer, nos acostumbramos, naturalizando así las desigualdades. Costumbres, estereotipos, procedimientos, legislaciones y premisas incuestionadas forman una muralla de vidrio que funciona como corral invisible.

La discriminación impregnada en las estructuras es también violencia, ejercida silenciosamente desde lo que se vende como neutral o natural. Sí, porque es violento que una mujer por el mismo trabajo reciba una remuneración inferior a la de un hombre; es agresivo que de mí se espere que sea capaz de hacerme cargo de familia, casa, ingresos y más, mientras a muchos hombres se les rinda honores porque después del trabajo preparan una mamadera.

De la publicidad ni hablar, ya hay mucho escrito sobre eso, pero pucha que me da rabia cuando veo un spot televisivo que para mostrar “graciosamente” que un grupo de ejecutivos se puso nervioso por una presión laboral, los convierte en novias gritonas e inoperantes.

Y si de violencia y agresiones se trata, una de las peores: ¿no es violento que en la sala de espera de un consultorio, una mujer trans sea llamada en voz alta por un nombre masculino que, además de la vulneración in situ, solo le revive historias de dolor? Sé que algunos me tildarán de grave, puede que lo sea. De hecho, el tema lo es. La violencia estructural genera rabia, dolor, encierro y, sobre todo, más violencia aún.

Por eso mismo lo del acto de reconocimiento me alegró el día. Solo nosotras podemos desenmascarar la transparencia de la discriminación, y para ello hay que tomarse las instituciones, las estructuras, y ponerle de nuestra diversidad, de nuestras experiencias, de nuestros conocimientos técnicos, de nuestras intuiciones. Hoy en una sala no muy grande pero elástica para acogernos a todas, nos unía el ser mujeres en plural: viejas, jóvenes, más o menos. Altas y chicas, las feministas a ultranza, las menos militantes, las de izquierda, las no tanto. La dueña de casa con carácter, las con menos carácter pero no menos pasión…Todas distintas, todas mujeres, todas convencidas de que hay muchas vías para ocupar los espacios que merecemos siendo lo que somos, y dispuestas a explorarlos todos. Y así como hay violencia simbólica, hay también actos de reparación, acciones afirmativas, o actos de reconocimiento como este, que permiten ir marcando pautas, hitos, estableciendo nuevos paradigmas. Pero sobre todo nos ayudan a hacer causa común, a establecer y consolidar complicidades.

Agradezco a las mujeres candidatas, a las electas y a las que no. Por ir adelante abriéndonos camino a todas, por la constancia, por el pensar en lo colectivo y abrir la ronda cada vez más. Y por supuesto a las organizaciones que trabajan sistemáticamente para que no solo se logren avances, sino que estos sean sostenibles y significativos. Sí, porque así de a poco y de repente, nuestras manos, nuestras mentes, nuestras múltiples formas de ser y hacer, van conquistando espacios. Pero es cierto, para eso, necesitamos muchas más mujeres al poder.

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores. Somos una  comunidad de expresión ciudadana que estimula el diálogo sobre la base del respeto. Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:
Carolina Jiménez Rojas

07 de noviembre

Excelente columna María Inés!!
Es frustrante cuando escucho a la gente decir “Si ya no discriminan a las mujeres” siendo que en cada fin de mes me retiran una cantidad considerable de dinero de mi salario solo porque “estoy en edad fértil”, como si tener hijos solo fuera responsabilidad de las mujeres.
A eso sumale que si en el mejor de los casos logró ganar lo mismo que un hombre que hace mi misma labor… A fin de mes SOY MAS POBRE que él!! Por el sólo hecho de ser mujer! Si eso no se considera discriminación… No se que lo sería.
Siento que reflejaste mis incomodidades bastante claro… Gracias!! a veces pienso que soy la única que lo nota!

08 de noviembre

Muchas gracias Carolina por comentar. Somos muchas más que dos. Saludos

Jimena Norambuena Huenulao

07 de noviembre

Que merecido reconocimiento! a estas tremendas Mujeres al Poder!. Comparto plenamente tu visión, estimada María Inés, porque también, fue emocionante aplaudir, fuertemente, a Alejandra Gónzalez, primera mujer trans! Concejala de Lampa, reelecta por tercera vez, quién, emocionadísima me dijo ” me siento felíz por este reconocimiento, porque se, que, si a las bio-mujeres les cuesta cinco veces, posecionarse y reconocerlas..a nosotras nos cuesta diez!. Doble mérito y admiración, por todas las mujeres trans , que se la juegan en las municipalidades y en las calles, también, porque son muchísimas, las que han puesto el cuerpo, literalmente, siendo víctimas de innumerables violencias de género, institucionales, físicas y simbólicas, al no reconocerles su identidad de género, femenina, porque simplemente, se sienten “mujer”.

08 de noviembre

Tal cual Jime, yo agradezco la valentía de todas las mujeres y personas trans, de OTD, Iguales y otras organizaciones, que han tenido además la generosidad y paciencia de enseñarnos una realidad tan injusta como invisibilizada. Qued mucho por delante, pero vamos avanzando. Un abrazo!

marta tonda mitri

07 de noviembre

Mis felicitaciones Mane ,sé lo que has trabajado para ver estos logros , sé lo que te has esforzado y me encanta verte ahora celebrando , son pequeños logros , vendrán muchos más , tienes el poder de trasmitir credibilidad y eso es muy valioso en estos días , todo mi amor para tí y sigue adelante , tu suegra

Veronica Guillermina Bustos Apablaza

07 de noviembre

soy de la Florida…soy una de las candidatas que estuvo ayer en el acto de mas mujeres al poder…conozco la violencia y el machismo ,mi candidatura fue la mas pobre de la comuna y estoy entre los trece mas votados ,mi único medio de transporte fue un triciclo,jamas tuve un vehículo para nada todo en micro,mis banderas llevaban mi nombre y mi numero, con plumón,las hizo una amiga ,pero fue una campaña distinta creativa,alegre, austera … entonces como no compartir ,como no agradecer este espacio de solidaridad de genero donde tuve la primera oportunidad de visibilizar me,de tener una foto con la Carola ,por que la verdad es que hasta una foto es difícil pa nosotras,por que nadie apuesta por una mujer pobladora,por que solo estamos y somos reconocidas si nuestro liderazgo favorece a otros ,entonces se nos pone techo y paraguas ,gracias por abrir espacios.estoy a 9 votos de diferencia.y se dice que mi votación es un fenómeno.Yo diría las mujeres ¡¡¡somos fenomenales¡¡¡

Manuel De Ferrari

08 de noviembre

Soy hombre, concuerdo con que el machismo y, más ampliamente, el patriarcado mata, a mujeres, a hombres, a la humanidad. Comprendo la frustración y la indignación de las mujeres. Admiro su fuerza para luchar contra la corriente. Es obvio y fácil darse cuenta de las mil facetas que tiene el machismo en la sociedad. No reconocerlas o justificarlas, me parece, solo se explican por la ceguera que producen el egoísmo o la cobardía, ante los cambios que implica enfrentar tales aberraciones. Habemos hombres que nos sumamos a la transformación del patriarcado y todas sus expresiones, por las mujeres, por los hombres, por la humanidad.

Mas Mujeres Al poder » Muchas más mujeres al poder

08 de noviembre

[…] El Quinto Poder-Tuve la suerte (y la invitación que agradezco enormemente), de ir a un acto de reconocimiento que el programa “Más mujeres al poder” (llevado adelante por Corporación Humanas, La Morada, el Observatorio de Género y Equidad, Dialoga, entre otras), hizo a mujeres de diferentes tendencias políticas que fueron candidatas a concejalas y alcaldesas. Merecidísimo reconocimiento, porque pucha que se nos hace cuesta arriba a las mujeres llegar a cargos de representación popular o de primer nivel jerárquico de la administración pública. Y difícil no porque las barreras estén en las puertas de las instituciones, sino porque las trabas empiezan antes de que siquiera asomemos la nariz fuera de nuestra casa. […]

Muchas más mujeres al poder -

08 de noviembre

[…] El Quinto Poder-Tuve la suerte (y la invitación que agradezco enormemente), de ir a un acto de reconocimiento que el programa “Más mujeres al poder” (llevado adelante por Corporación Humanas, La Morada, el Observatorio de Género y Equidad, Dialoga, entre otras), hizo a mujeres de diferentes tendencias políticas que fueron candidatas a concejalas y alcaldesas. Merecidísimo reconocimiento, porque pucha que se nos hace cuesta arriba a las mujeres llegar a cargos de representación popular o de primer nivel jerárquico de la administración pública. Y difícil no porque las barreras estén en las puertas de las instituciones, sino porque las trabas empiezan antes de que siquiera asomemos la nariz fuera de nuestra casa. […]

Maya

08 de noviembre

muy muy conmovedora, y potente tu columna, mane.., que rico conocerte de cerquita!!!
abrazo, maya!!!

Aliro Sttotchlen Ferguson

09 de noviembre

El extremismo feminista en Chile es una tendencia bastante peligrosa, quieren coparlo todo; lo único que falta es que ellas nos follen a nosotros.

10 de noviembre

Que difícil es ser mujer a veces pero siempre es reconfortante sobre todo cuando miras el pasado y vez todo los logros de nstras antepasadas para que estemos aquí con dignidad y respeto.

Paula Salvo Del Canto

11 de noviembre

María Inés, estuve en el mismo acto y realmente buenísima tu columna.gracias