#Género

¡Mijita rica!: ¿Libertad de expresión?

34 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

No soy objeto, no soy a quien crees conocer. Me construyo y de-construyo día a día. Soy un cuerpo diferente, autónomo. Y mientras el masculino hegemónico defiende su libertad de expresión, yo lo invito a expresarse de otra manera. A que deje de parapetarse en sus viejas estrategias de supremacía, a que se rebele, a que le invente a su cuerpo un significado diferente, a que renuncie a los roles conocidos, a que se exprese, a que entienda que la libertad es permitirnos existir entre muchos.

José existe y compartió un recuerdo conmigo. El de un tío que a los quince años, lo obligaba a acosar mujeres en la calle: “Grítale, ¡mijita rica, te lo metería hasta adentro!”.  José cuenta que sentía un nudo en el estómago. No se atrevía a hacerlo. Le daba miedo, vergüenza. Para zafar, José hacía oídos sordos. Pero un día no pudo con la presión, y lanzó el grito. Fueron pocas veces. Las suficientes para sentirse podrido. Sobre todo cuando su tío le palmoteó la espalda, felicitándolo.

La historia de José, ilustra algo que suele invisibilizarse: la masculinidad es adquirida. Se aprende a ejercer de masculino, así como se aprende a armar una carpa en verano.

El problema es que nuestros cuerpos no vienen con instrucciones de uso escritas en un folleto fácil de leer. Hay mandatos de género socializados entre nosotros, que provocan relaciones de poder y dominación, otorgándole a ciertos cuerpos mayor estatus que a otros.

Diversas teóricas feministas han sido enfáticas en señalar que así como vivimos en un sistema económico desigual, también estamos inmersos en un sistema sexo-género, que asigna roles y significados sociales a nuestros cuerpos, reprimiendo su potencial de existir en el mundo.

Es sabido que la masculinidad heterosexual y misógina ha conquistado este sistema, ejerciendo control. Y, en palabras de Michael Kaufman -teórico y activista por una masculinidad crítica-, esta masculinidad hegemónica se ha impuesto mediante un “trabajo de género” que, además de someter a sujetos diferentes, busca el adoctrinamiento entre iguales, forzándolos a eliminar sentimientos, esconder las emociones y suprimir necesidades particulares.

En ese sentido, el “grítale-mijita-rica-te-lo-metería-hasta-adentro”, es la cancioncita de una masculinidad que sigue buscando nuevos soldados para su causa. Por eso, resulta tristemente coherente que desde que el Observatorio Contra el Acoso Sexual Callejero comenzó a operar, militantes activos de esa masculinidad hegemónica hayan contra-argumentado a nuestras denuncias diciendo que éstas coartan su libertad de expresión.

Para esa masculinidad que hoy dramatiza, el grito de connotación sexual que lanzan a las mujeres en la calle, la mirada lasciva, el silbido, los jadeos en el oído, las masturbaciones públicas y los “punteos” en el metro, son las manifestaciones necesarias de su sobrevalorada virilidad. De ahí que acusen una persecución en su contra. Porque huelen en nuestra denuncia el cuestionamiento a una masculinidad que para ellos es la única imaginable.

Porque al denunciar el acoso sexual callejero que vivo, estoy tomando el “grítale-mijita-rica…” y lo estoy devolviendo en forma de boomerang. Porque ese “grítale-mijita-rica…” pretende ubicarme en un lugar en el cual no quiero estar, al que no pertenezco. Es una cárcel inventada por quien se atreve a inscribir en mi cuerpo, un femenino obligatorio. Una forma de ser mujer que no comparto. No soy objeto, no soy a quien crees conocer. Me construyo y de-construyo día a día. Soy un cuerpo diferente, autónomo. Y mientras el masculino hegemónico defiende su libertad de expresión, yo lo invito a expresarse de otra manera. A que deje de parapetarse en sus viejas estrategias de supremacía, a que se rebele, a que le invente a su cuerpo un significado diferente, a que renuncie a los roles conocidos, a que se exprese, a que entienda que la libertad es permitirnos existir entre muchos.

* Por Verónica Torres

TAGS: Acoso Callejero

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Ordenar comentarios por:

11 de agosto

Gran columna.

jose-luis-silva

12 de agosto

naaa son leseras. Ojalá pasaran por las contrucciones y ni las miraran nunca mas a ver como se sentirian con su “cuerpo autónomo”.

12 de agosto

Jose, ojala pasara eso, qur mal estas al creer que una mujer sufriria por no ser mirada, ufff!! Dios te escuche!!!

Camila

13 de agosto

Jose vivo en Holanda y aca pasa lo que tu temes. Nadie jode con mi cuerpo. No te podría explicar la sensación de libertad que sentí cuando llegué. Nada mas, no se necesita la “aprobación” masculina para andar segura por la vida, muy por el contrario, la ausencia de estos comentarios es lo que me hace salir mas segura a la calle.

jose-luis-silva

13 de agosto

En realidad lo dije como ironia porque creo que un piropo no grosero puede sentirse casi como una gentileza. Ademas tambien hay bastantes mujeres alrededor mio, no soy de marte, y sinceramente una actitud indiferente parece incomodarles mucho mas que cualquier otra “sancion social”.

Ademas cuando hablan entre ustedes mejor taparse los oidos ¿ han escuchado la cantidad de “chuchás” al escuhar dos amigas caminado por la calle y a veces ni les importa si las escuchan ? ¿ y se espantan con un “mijita rica” ? cortala po galla.

Pia.

13 de agosto

Luis me puedes explicar que carajos tiene que ver que dos amigas vayan caminando por la calle, hablando con garabatos a que un tipo que ninguna de ellas conoce les diga algo por la calle? tu argumento es tan weón, (perdón pero no encontré otra palabra, soy del 90% de la población chile que usa garabatos y modismos propios de este país), como el que he leído con mucha frecuencia de hombres que piensan como tu, cito “ayy le dan color, si las minas les encantan que uno les diga cosas en la cama y se escandalizan por que les grito cosas en la calle”

Te escandalizas por que son las mujeres las que dicen chuchás? si fuesen dos hombres te apuesto que te daría lo mismo.

siempre veo que comentas estos temas, (nunca me habia animado a responderte por que las mujeres que te responden, me sacan las palabras de la boca en la mayoría de los casos), y siempre tratas de justificar tus puntos de vista con argumentos que me daría mi hermano menor, el cual tiene 14 años.

jose-luis-silva

13 de agosto

No me escandaliza que hombres o mujeres hablen chuchás. Solo me extraña que gente que habla chuchas se escandalize que simplemente le digan “mijita rica”.

Yo entiendo que hay un límite en el lenguaje para no caer en lo mas vulgar, pero cortalá, decir “mijita rica” no es un escandalo. A lo mas puede ser censurable por ordinario, quizá mal educado, pero eso que lo censure alguien mas educada y menos ordinaria, no la que habla a chuchá limpia.

Una célebre de Lafourcade decia: “En Chile nadie es tan fino como se cree ni tan ordinario como parece”

Escuchese ud. antes de censurar lo que escucha de otro amiga mia.

Saludos

Fernando

14 de agosto

Estimado Jose Luis
que cresta tiene que ver que dos mujeres digan chuchas en la calle si no se las están diciendo a usted. que derecho tienes tu de venir a decirle cualquier wea a una mina en la calle a la cual no conoces, no es nada tuyo, y a menos que quieras preguntarle algo e interrumpirle su día, deberías empezar con un “hola discula puedo decirte algo”, si ella dice si, dale le hablas, pero no tienes ningún derecho de decirle mijita rica, o dime como te sentirías si fueras caminando por la calle y un gay te dijera “mijito rico te lo meteria todito”, molesta no? tu no tienes derecho de decirle nada a nadie en la calle, y si quieres decir algo debes pedir permiso antes

jose-luis-silva

14 de agosto

Me parece que la comparación con una expreción gay no corresponde porque eso trasgrede otras fronteras. En realidad personalmente nunca le diria nada a una mina en un lugar público por mi formación y perso, yo soy bastante distinto des teclado pacá, pero sí defiendo esa presisa expreción cultural común que no daña a nadie, no es hostil no hay nada genital ni vulgar en la expreción, es una mini-prosa picaresca muy nuestra y alegre. Pero es la gente trancada la que busca darle una vuelta mas cualquier tuerca que vea. El proximo paso será fiscalizár alguna expresión grosera contra el arbitro en el estadio, despues al que esta detras del que se puso a wasapear cuando ya dieron la luz verde, etc.. en fin, creo que le ponen mucho.

Saludos

jose-luis-silva

14 de agosto

Y creo que el tema no da para tanto. Todos sabemos que “MIJITA RICA” es una forma de decir “que linda eres” pero en su forma mas popular, más cálida, como lo se expresa alguien mas auténtico, mas de pueblo, en su forma mas simpática y rescatable en definitiva

Nose que les pasa a ustedes. O son trancados o acomplejados sociales.

Saludos

Lorna

14 de agosto

Te estás yendo por las ramas José Luis. Aquí no se discute que tan pulcra o mala clase sea la expresión “mijita rica”. El tema de este artículo es el acoso callejero y como esta expresión o cualquier otra se vuelven acoso cuando un DESCONOCIDO llega y se EXPRESA sobre una mujer (niña, adolescente, adulta, etc.), invadiendo su metro cuadrado. Siempre nos han molestado esas “expresiones” a las mujeres. Yo con 4 décadas de edad te puedo decir que como joven o adulta, mis amigas y yo encontrábamos esas FRASECITAS rancias, cursis, molestas y francamente innecesarias. La diferencia está en que en otros años las mujeres en Chile no “sabíamos” que podíamos alzar la voz por estas cosas. Que nos quedáramos calladas no significa que nos gustara este tipo de acoso. Era OTRA ÉPOCA. Las CHICAS JÓVENES de ahora no “están ni ahí” con andar aguantando leseras y no les gusta siquiera que un tontorrón se les aparezca con la cabezota asomada en una esquina para decirles “PRECIOSA”. BIENVENIDO José Luis al mundo de ahora, el de los chiquillos y chiquillas sacando la voz por la PORQUERÍA DE MUNDO que les hemos dejado los adultos. Si no te gusta ¡ENTIÉRRATE!

jose-luis-silva

15 de agosto

Bueno, a algunas les gustará y a otras no. Yo te aseguro que mas de una prefió alguna vez sí pasar por el lugar donde le dicen pirópos y te aseguro que mas de una vez has escuchado a alguna decir algo como “pa que veai que sí soy atractiva a los hombres” o algo asi.

OK, si no da para mas el tema

jose-luis-silva

15 de agosto

Ok Rocío tendré muy en cuenta lo que ud. me dice y voy a reservarme algunas opiniones ya que el tema parece ser para otros algo mucho mas trascendental que para mi.

Saludos

Karina

16 de agosto

La acción machista no pasa por ser “hombre” o “mujer”, o del género que se estime, sino de la acción de dominación y violencia que está presente en dicha acción. En ese sentido, perfectamente hay mujeres que quizá “les guste” ser piropeadas ¿pero lo son por sus valores, virtudes, capacidades, talentos.. o por ser percibidas como un objeto, por lo demás con carga sexual? Esas mujeres que les da lo mismo ser objetos porque no se sienten víctimas del patriarcado simplemente no han llegado a tomar conciencia real de éste, que involucra esferas políticas, económicas, culturales, religiosas, sociales (y muchas otras). No porque a alguna chiquilla o chiquillo le guste ser piropeado en espacios públicos se deba justificar el acto, el hecho de que transgreda a las personas lo hace violento, pues quien piropea no discrimina ni repara en “aah, a ella le gusta ser piropeada así que le voy a tirar un piropo”… justificar este tipo de conductas es normalizarlas aún más, y ya estamos suficientemente cagad-s para eso.

Nicole

11 de agosto

“Tu libertad termina hasta el punto en que afecta la mía”
Corta y simple.
Gran columna, no podría estar más de acuerdo.

Rodrigo

12 de agosto

Tenemos una misión, erradicar el machismo de nuestra sociedad. No sólo el de la calle, si no el que domina en cada rincón de los derechos de los seres humanos mujeres y hombres (por igual)… Es necesario compartir este tipo de lecturas en nuestras redes, porque los tiempos están cambiando y cada vez deberíamos ser más. Para lograrlo…necesitamos armarnos de optimismo y esperanza y unos buenos “anda a buscar tu dignidad al vertedero”, en otras palabras
..efecto boomeang
Excelente columna, saludos

12 de agosto

Hay una constante presión por demostrar masculinidad todo el tiempo y los hombres lo hemos permitido porque creemos que es lo correcto. Que si escuchas cierta música eres menos “hombre”, que jamás usarás algo rosado porque el rosado es “color de mujer”. La sociedad heteropatriarcal en la que vivimos nos exige vivir bajo esta presión por demostrar masculinidad a cada segundo porque desde que eramos chicos si algo nos hacía llorar nos decían “uy, es mariquita”, “los hombrecitos no lloran”, por eso muchos hombres crecieron creyendo que gritarle a las mujeres en la calle era una forma válida de demostrar esta “hombría”. Ahora es tarea de todos cambiar esta forma de pensar, pero va a ser más difícil que la cresta. Gran columna.

Juan Carlos

13 de agosto

Creo que todos los hombres pasamos por algo parecido, si no le gritas eso en la calle a una mujer pasas a ser maricón automáticamente, el punto es que a algunas personas les “cauterizaron” la habilidad de autocuestionarse y revisar su comportamiento social… escarbar en eso sería reabrir heridas, y esas heridas necesitarían vivir de nuevo la vida desde el principio para ser reparadas, de ahí que defiendan tanto su posición. Mientras más uno se mete en el origen del problema, va descubriendo problemas más grandes…

Ana

14 de agosto

colores

Ana

14 de agosto

ojalá las feminazis se preocuparan por asuntos de mujeres maltratadas mucho más serias que prestarle atención a simple piropo o no, ( claro, como no es brad pitt el tipo que te dice el piropo, altiro se siente ofendida).

Practiquen algo de indiferencia o respuesta creativa en vez de hacerse las victimas por ridiculeces. Hay cosas mucho más importantes afuera de las cuales luchar como mujer.

Este tipo de problemas se soluciona de maneras más fáciles que andar creando agrupaciones o protestas.

Y sinceramente, las mujeres no son la excepción cuando se trata de decir algo de otra persona, las mujeres son MUCHISIMO MÁS CRUELES y crudas al momento de comentar sobre alguien: sea hombre o mujer. Que el otro no escuche no las hace menos ofensivas y “ordinarias”, aprendan del otro que por lo menos, sea por leseo o no, te dice a la cara lo “mijita rica” que eres, en vez de estar tu diciendo a sus espaldas y en susurro lo horrible, feo, gordo, etc… que es.(y palabras peores a esas… fue suave)

Lorna

14 de agosto

Y usted Anita, ¿es mujer? ¿Por qué dice las “mujeres SON muchísimo más crueles” en vez de decir las mujeres SOMOS, ya que usted se hace llamar “Ana”?

Y otra cosita… ¿Por qué cosas luchas usted como MUJER, HOMBRE o lo que sea? ¿Lucha por las mujeres maltratadas? Hágame una listita por fa’ ¡Inspíreme con su obra! 🙂

Tania

14 de agosto

Poco empático tu comentario que quieres que te diga. Sabemos que hay muchos y millones de problemas “más” graves pero por algo se parte no? De verdad espero que el día de mañana tu hija, mamá, hermana, sobrina o cualquier mujer de tu entorno cercano salga a la calle y no se sienta agredida, si AGREDIDA verbalmente porque un tipo iba pasando y le susurro al oído (no con mucho decoro) o simplemente le grito a viva voz cosas que ella no quiere que le digan. Por qué hay que aguantar que un tipo te grite “mijita rica” en la calle, tú dices que se puede acudir a la indiferencia o respuestas creativas, bueno créeme que si respondes el tipo se pone agresivo y te agarra a chuchas’ ¿por qué? porque asume que tienes que aceptar su “PIROPO”.

Sea mas empática Ana, que aunque pelemos con nuestras amigas a quien se nos cruce (cosa que creo tú también debes hacer) no andamos por la calle haciendo sentir incomodo a un hombre porque la polera le queda apretada y se le notan los pectorales.

Faby

19 de diciembre

Ana, me extraña que siendo mujer no sepa lo molesto que es ser acosada en la calle y con eso no solo me refiero a un “mijita rica”, cuando hablamos de acoso callejero nos referimos a como los hombres siguen a mujeres para grabarlas.
o de que vayas caminando por la calle y te peguen un agarron en el poto, te toquen las pechugas, o acaben en ti cuando te dirijes a tu trabajo, Te pregunto eso para ti es normal?, te agradaría que te pasara a ti?? no te sentirías violada? si le sucediera a tu hija, hermana más chicas dirías lo mismo???, lo que se busca es que esto no le pase a ninguna mujer. Piensa antes de escribir y si no te a pasado por lo menos se empatica por que no sabes lo que se siente y los traumas que este genera. HAY QUE TENER PRESENTE SIEMPRE LA MAXIMA “TUS DERECHOS SE TERMINAN CUANDO COMIENZAN LOS MIOS”. En verdad das pena al genero femenino.

Cristian Calabrán Veas

14 de agosto

“grítale-mijita-rica-te-lo-metería-hasta-adentro”…y desde esa frase expresada lo más probable por un tipo educado en alguna escuela pública de una comuna periférica (si es que fue educado), las femistéricas empiezan a desparramar contra la figura masculina. Los que se masturban en público, los que se puntean a las mujeres en espaciones como el metro son de un perfil educacional bastante pobre, seguro que en la casa de estos tipos nunca les dijeron lo que era respetar a una mujer (porque la mujer se respeta, algo muy romántico-machista).

Kitsune

14 de agosto

bastante segregacional tu comentario, se nota que no conoces el trato de los colegios privados, en el cual tuve el infortunio de educarme: hombres subiendo faldas en los recreos, tratando de puta a cualquiera que se saliera del cánon de niña bien (esto iba desde ser rebelde hasta escuchar punk rock)

No tiene nada que ver con la educación formal, te guste o no, o quieras creer que es sólo en “la pobla” es transversal y NOS MOLESTA

Tania

14 de agosto

Créeme que no es así, “piroperos” y oridnarios hay en todos lados, no es un tema de educación forma, mas bien pasa por un tema de respeto, y además el que te puntea en el metro muchas veces anda de terno y maletín en mano.

17 de agosto

encuentro tan desagradable a esos tipos que le gritan cosas a las chicas, a veces voy con mi novia y le gritan cosas yo respondo de la peor forma y en lo personal me afecta, encuentro muy violento que alguien que ni conoces afecte tu andar cotidiano, ni me imagino lo que deben sentir las mujeres al escuchar cada grosería. Aparte siempre pienso que ganara el tipo que lo hace, es más bacán el weon? le tire un piropo a una chica soy un weon pulento? Cuek! respeto ante todo y por cada uno!!

Ana

17 de agosto

Bellas, soy mujer, y siempre hablo en tercera persona porque me siento muy ajena al género en general porque he sido bastante maltratada por la misma, mucho más que por los hombres ( y no soy lesbiana ni machista ni etc,.. solo considero que todo está muy mal planteado)

Mi cuñada es feminista de verdad que busca igualdad y me ha instruido bastante bien en la diferencia de encontrar igualdad versus las mujeres que solo buscan ser más que los hombres, y es lamentable que gracias a esas mujeres que el movimiento no ha evolucionado mucho por discuciones ridículas y por lo mismo no ha sido tan considerada con la seriedad que merece.

A lo que voy:

Es cierto que impacta cuando te sorprenden con un comentario fuera de lugar cuando estas pensando en cómo mejorar tu día, es cierto que incomoda… y ok, tampoco es agradable ver quién te lo dice, pero ésto se soluciona con educación por ambas partes: según el artículo a ese niño sus amigos le insistieron el acto y bueno… ¿ acaso la chica que lo recibió le dijo , (sin volverse loca histérca y atacada por la vida) “oye, disculpa, pero eso no me hizo sentir más bella, me hizo sentir horrible y fue desatinado” ? (un ejemplo vago y simple), pero no, usualmente las chicas callan muuuchooo. Esa chica probablemente agarró sus cosas y se fue a su grupo de amigas a comenzar el pelambre. Desde el colegio ni en la casa nadie te dice ” oye responde algo con respeto”. Nadie te dice cómo lidiar con ese tipo de situación de forma correcta, insisten en ir por lo violento e ir a la defensiva de una y no considero que sea la forma ¿ y luego comienzan las prohibiciones?
Y en qué momento comienza el respeto de verdad, educar a los chicos a respetarla a una? Muchos hombres recién entendieron cómo se sentía la situación cuando tuvieron una polola, o una amiga muy cercana, pero este tipo de situaciones se dan desde mucho antes que eso, y en ese tiempo está muyyy segmentado el club de lulu y club de toby por los estereotipos.

Eso, soné como histérica con el comentario anterior y disculpen por ello, pero ésto era lo que realmente quería decir con eso.

Josefina

11 de septiembre

La ultima vez que un tipo me dijo “mijita rica” y le respondi con “honestamente, podrias guardarte tu opinion en tu cabeza y respetarme”, el tipo se rio de mi… tampoco es tan efectivo (aunque, en todo caso, es mejor no insultar, ya que con mas violencia nunca se llega a nada bueno)

Caminar en paz: una petición “feminazi” | Zancada: Cosas de minas

09 de septiembre

[…] algunas semanas, como OCAC publicamos una columna de opinión explicando por qué el acoso sexual callejero no es una forma de libertad de…. Recibimos comentarios que decían cosas como “ojalá las feminazis se preocuparan por asuntos de […]

Puerco-Potter

15 de octubre

Soy hombre y siempre que escucho que le gritan alguna cosa a una chica en la calle cuando estoy cerca hago una de dos:
-Les grito “gracias miamurrrrrr” a los tipos.
-Me acerco a la chica y le digo que como me tiene harto salir a la calle y que me griten cosas, solo porque soy increíblemente sexy eso no esta bien.
La mayoría de las veces la chica se ríe, alguna vez me han dado un numero, pero simplemente trato de convertir ese mal momento en algo que al menos recordaran con gracia la próxima vez que les pase.
¿Realmente no entiendo que intentan lograr gritando idioteces? Si su objetivo es atraer la atencion de la chica, esa es una atención muy negativa.

Sebastián

06 de diciembre

Disculpa, pero con este artículo me pasa lo mismo que con miles de otros que hablan del mismo tema. Estoy de acuerdo contigo, pero eso es exactamente parte del problema. La gente como yo y como una buena mayoría de los hombres no necesitamos que nos digan cosas de este estilo, porque no las hacemos. Los hombres que lo hacen (como el tío de José) no van a leer esto, y si lo hicieran solamente dirían “ahh que son alaracas las weonas, si igual les gusta la weá a las culiás”. Este mensaje tiene validez como manifestación personal, pero no hace nada en el mundo real.

Gente como el tío de José desaparecerá naturalmente con el tiempo, y eso supongo que ya lo sabes. La solución a estas situaciones pasan por un tema de educación, en lo cual tienen que ver los padres de ahora, en que les enseñen no que “a las mujeres se les respeta su intimidad”, sino que TODOS merecen respeto por su dignidad, y que cada uno tiene una dignidad que vale y merece ser defendida ante cualquier atropello. La solución no pasa por penalizar un acto de interpretación ambigua y dificil de probar (¿como cresta pruebas que “te miraron lascivamente”? ¿Que rango de actitudes serán tomadas como acoso callejero? hay gestos obvios, como los “piropos de la contru”, pero hay otros no tan evidentes), sino por hacer valer la dignidad de esa persona en la calle que está siendo oprimida en la calle por un/a weón/a cobarde que oprime a otro para sentirse superior por un rato. Con niños y niñas que sepan que su dignidad vale la pena, y que no tienen por que aguantar opresión de cobardes de mierda, ellos mismos encararán a los acosadores, y la gente alrededor los apoyará. Así, lentamente los acosadores se retirarán de las calles.

Si se intenta penalizar este tema, no habrá ninguna internalización de la dignidad de las personas.

Guillermo

06 de enero

Ser ordinario, en verdad, y espero que muchos caballeros coincidan conmigo en lo que digo, no tiene nada que ver con la masculinidad de un hombre. Es más bien un claro signo de inseguridad y falta de educación. Desgraciadamente, debo decir que José fue también débil al ceder a los obscenos requerimientos de su tío. Debió permanecer firme en lo que él sabía que era lo correcto. Porque lo sabía, esa es la verdad.

Walter Jiménez Altamirano

22 de marzo

La Cultura y la educación es la respuesta, en los países desarrollados me imagino que no se ve tanto el acoso, ni la violencia. Al poder le conviene la ignorancia y aproximarnos lo más posible a un estado animal, no nos enseñan a hablar a debatir a discutir. La violencia que existe en Chile no es sólo contra la mujer, es contra los niños, contra los ancianos, contra los pobres, contra los gordos, contra los feos, contra los indigenas, contra los trabajadores, contra los estudiantes. Se nos lava el cerebro haciendonos creer que existimos sólo para trabajar como esclavos, se nos lava el cerebro con la tv y la prensa. Se nos enseña el dogma de la violencia, de que el que tiene el poder tiene la razón. El poder no nos respeta como personas, somos sólo consumidores, máquinas hechas para gastar dinero y trabajar. La forma en que tengo de sentirme algo poderoso y no totalmente aplastado es aplastando a alguién a quien yo crea más débil.

Ver todos
Ocultar

Nuevo

VER TODO

Nuevo

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Chile debe aceptar el desafió de ir por sus ventajas comparativas y tomar como propio el ser considerado como el país con más proyección en Energías Renovables (Solar, Eólica, GeoTérmica, Mareomotriz ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

La leña, el cambio climático y la industria forestal

Nuestra participación y la de muchos otros es la que hace posible orientar la dirección de un país en un sentido u otro. Un grano de arena no hace una montaña, sin embargo un gran número de granos, sí ...
+VER MÁS
#Política

¿Por qué no votar?

Mirar los acontecimientos con perspectiva histórica y elucubrar una posible respuesta resulta del todo ejemplar para evitar los juicios y decisiones apuradas, de manera que en la vieja reyerta sobre si apr ...
+VER MÁS
#Política

Kohl o Merkel: la disyuntiva DC después de las elecciones

Popular

Baradit deja al desnudo aspectos políticamente incorrectos, ha tocado la fibra del conservadurismo doble estándar de la elite criolla, aristocrática, oligárquica, momia. Para ellos, es de muy mal gusto ...
+VER MÁS
#Sociedad

El caso Baradit, o el arte de develar lo incómodo en Chile

Para nosotros los psicólogos, cuando la química (no racional) te impide dar tu 100% con un paciente estás obligado a derivarlo a otro, luego, si eres responsable, tienes que analizar porque no toleraste ...
+VER MÁS
#Política

Cero tolerancia al Rincón que mata en mala

Ahora bien, en estas elecciones no da lo mismo quien gobierne los próximos años, lo que está en juego es decidir el país que soñamos.
+VER MÁS
#Ciudadanía

Porque no da lo mismo quien gobierne

No podemos dejar de recordar el caos que se viví­a no hace mucho tiempo en las calles de Santiago, permanentemente en pugna y con olor a bomba lacrimógena, no bien se hubo disipado el polvo el terremoto.
+VER MÁS
#Política

Cómo ganarle a Piñera