#Género

Los trabajadores y la igualdad de derechos sin importar su orientación sexual

0 |
COMPARTIR
EN WHATSAPP
COMPARTIR
EN WHATSAPP

Tenemos todos los mismos derechos, ó unos tienen más derechos que otros. Una trabajadora lesbiana, gay, bisexual, transexual, trangénera, hétero, como podría hacerse la distinción, sin de paso atropellar los derecho fundamentales, el reconocimiento a la condición humana, con todo lo profundo de su significación.

Hace unas semanas ocurrió un hecho de la mayor importancia para la constitución de los derechos de los que se denomina diversidad sexual. Para la denominada cultura legalista chilena, “heredera de las antiguas codificaciones legales romanas”, el tema de la ley, se presenta (por aquellos autores interesados), como un elemento que permite, limita, o regula nuestra vida social.

El derecho consuetudinario de carácter anglosajon, es un derecho constituido por prácticas sociales, de carácter inmemorial y sentido común, es el derecho común. Así visto, ambas se nos presentan como prácticas culturales opuestas. No obstante, observando un poco más de cerca nuestro pasado, podemos observar que fueron las prácticas sociales entre los propios trabajadores, quienes dieron origen en el mutualismo a la seguridad social. Cuando no existían derechos, cuando los grupos en el poder no les importaba la suerte de los trabajadores, entonces fueron estos mismos quienes hubieron de preocuparse  por sí mismos. No esperaron a que en el Congreso Nacional se discutiera eternamente una ley, generaron un modelo de facto que aunque precario era propio. Sobre estos hechos constitutivos de los trabajadores, evolucionaría la legislación social. Sin la actividad y lucha del movimiento sindical, ganando cada día una pequeña batalla, generando acuerdos, consensos, ganando derechos y reconocimiento, no existiría el Chile que conocemos.

Actualmente, y producto de la presión de cientos de miles de personas, ha entrado en discusión en el Congreso Nacional, un proyecto de ley que, de malas ganas, intenta reconocer los legítimos derechos de miles de trabajadoras y trabajadores, discriminados junto a las personas con las cuales han decidido compartir sus vidas, temporal o permanentemente, cuando estas son del mismo sexo. Le llaman AVP, o Ley de Matrimonio Igualitario.

En este campo, el movimiento de trabajadores y en especial, La Confederación de Trabajadores del Cobre ha obtenido un logro histórico, en la ultima negociación colectiva en al mina los “Bronces”, controlada por Anglo American. Reconocer que los beneficios de salud, dental y otros, serán reconocidos a las parejas, o cónyuges de trabajadores, sin distinción de la orientación sexual de éstas.Toda/os trabajadoras y trabajadores recibirán el mismo trato, como personas y sujetos de derechos que son. Esto sin esperar las medievales discusiones que se efectúan en la Cámara de Diputados, que más bien parece un sínodo de obispos, discutiendo cuestiones bíblicas, que un organismo laico, en donde deben estar representados los intereses de la ciudadanía toda.

Somos o no somos iguales, ese es el dilema. Tenemos todos los mismos derechos, ó unos tienen más derechos que otros. Una trabajadora lesbiana, gay, bisexual, transexual, trangénera, hétero, como podría hacerse la distinción, sin de paso atropellar los derecho fundamentales, el reconocimiento a la condición humana, con todo lo profundo de su significación. La Confederación de Trabajadores del Cobre, da una lección de cómo ha de constituirse la base del derecho, el derecho del sentido común. Es ésta la base de la ley, no lo que se discuta en el Congreso.  El resultado de las discusiones del Congreso habrán de enmarcarse, dentro de lo ya dicho y reconocido por la Confederación.

De no llegar a buen puerto y el conservadurismo clerical triunfase, las trabajadoras y trabajadores, habrán de buscar en el alero del movimiento sindical su legítimo reconocimiento. Un derecho paralelo, un derecho al margen de la ley. Pero ojo, esto no significa ilegalidad. Los acuerdos de los trabajadores por medio de la organización sindical, tienen reconocimiento, y son obligatorios para los contrayentes en todas las partes que señale la negociación colectiva. Desde esta perspectiva, los trabajadores chilenos, pueden encontrar en el movimiento sindical, una dimensión oculta del derecho y de los instrumentos que tienen en su lucha por el reconocimiento. Más sindicatos, más federaciones, más confederaciones, de empresa, interempresas, multisindicales, centrales, significará que, independiente del clericalismo, los trabajadores podrán bregar por sus derechos.

Hoy en Chile, lo que está en discusión no son migajas, que si es AVP, matrimonio igualitario u otro sortilegio. Es el principio de igualdad ante la ley lo que está en juego. Este es el tema central de la discusión pública. Para el movimiento sindical, no cabe duda alguna, trabajadoras y trabajadores, independiente de su orientación sexual, identidad de género, o cualquier condición preferencia o gusto, tienen los mismos derechos. No es acaso de sentido común pensar, que al emperador, patrón o empresario, no discrimina a la hora de explotar al trabajador o trabajadora. Porque entonces los sindicatos habrían de hacer distinciones entre sus asociados esperando el permiso de los parlamentarios, para actuar clara y decisivamente en la aplicación del sentido común, el principio de igualdad ante la ley. Los dirigentes sindicales afirmamos y reconocemos, que los derechos son la base de la ley. No nos detenemos en la espera de una ley especial que reconozca el derecho de nuestros asociados, esa es tarea nuestra.

TAGS:

Los contenidos publicados en elquintopoder.cl son de exclusiva responsabilidad de sus respectivos autores.
Te invitamos a conocer nuestras  Reglas de Comunidad

Comentarios

Quedan 1500 carácteres.

Nuevo

VER TODO

Nuevo

El objetivo Millennial será un enorme desafío para las viejas y nuevas ofertas electorales, considerando, además, que el único candidato por debajo de los 40 años es el costarricense Carlos Alvarado.
+VER MÁS
#Política

Elecciones en tiempos de desconfianza

"...la ampliación de la vía férrea mejoraría aún más, estimularía los comercios locales, podría incluso llevar con facilidad y eficientemente grandes cargas de mercaderías e insumos, además i ...
+VER MÁS
#Desarrollo Regional

Buscando la integración tras las vías del tren

La austeridad implica no implica renunciar a una buena vida, sino que no caer en la vorágine del consumo. La buena vida, como niños, jóvenes, adultos y adultos mayores, pasa necesariamente por no entrar ...
+VER MÁS
#Sociedad

La austeridad en retirada

Para mayor abundamiento, ingresar a Derecho, Ingeniería Comercial o Ingeniería Civil en la Universidad de Chile o en la Pontificia Universidad Católica (PUC) mejora notablemente las posibilidades de lleg ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

La élite endogámica chilena: un caso de privilegios

Popular

Contra el diagnostico de ciertos círculos izquierdistas o post-izquierdistas que suelen culpar a los ciudadanos por contextos del que son resultado, nosotros proponemos una mirada diferente. Hay que conoce ...
+VER MÁS
#Sociedad

En defensa de los "fachos pobres"

Para mayor abundamiento, ingresar a Derecho, Ingeniería Comercial o Ingeniería Civil en la Universidad de Chile o en la Pontificia Universidad Católica (PUC) mejora notablemente las posibilidades de lleg ...
+VER MÁS
#Ciudadanía

La élite endogámica chilena: un caso de privilegios

Existen normas sociales profundamente arraigadas que a través de la educación y el conocimiento debemos ir dejando atrás y entre ellas la desigualdad sexual y de género.
+VER MÁS
#Sociedad

Estamos desaprovechando a la mujer como aporte para una mejor sociedad

Dos espacios de vital importancia para la sobrevivencia de un proyecto revolucionario como el que aspira RD sobre todo en esta etapa son su Frente Estudiantil y el Equipo de Formación del partido.
+VER MÁS
#Política

Los próximos años de Revolución Democrática